Vuelta al cole, más fácil con Homeopatía

Última modificación: 29-09-2016 17:16:19

Hay algo que me produce mal humor y un gran tedio. Los tópicos.

Resulta difícil escapar de ellos en el sistema de vida actual, y en este tema los medios de comunicación son grandes maestros. No sé si será porque me estoy haciendo mayor pero me producen un tedio insoportable los repetitivos reportajes sobre la vuelta de las vacaciones de verano, de primavera, el “ya es”, navidad, carnaval, semana santa, la operación retorno y el largo etcétera de todo aquello que inexorablemente marca nuestras vidas con una periodicidad anual y que se bautiza con el moderno nombre de síndrome postvacacional.

En cualquier caso, tengo que reconocer que los padres consultan por algunos niños (no son muchos por suerte) en relación con la incorporación a la actividad escolar, tanto por los más pequeños como por los de más edad (la edad pediátrica de los servicios públicos de salud va de los 0 a 14 años).

Los pequeños que van a entrar a la guardería o a preescolar suelen presentar (y esto si es más frecuente) una serie de cambios en el comportamiento en relación con la separación de sus padres (sobre todo de la madre) durante más o menos horas: llanto, oposición a ir al centro escolar, insomnio, pesadillas, anorexia relativa…

Los niños de mediana edad tienen que lidiar con el cambio de maestro o de compañeros si repiten, las dificultades propias de un curso superior, la adaptación después de un largo período vacacional al que no favorece ni la buena climatología ni los cambios de horario imperantes en Europa y que puede producir cierta ansiedad, dolor abdominal, vómitos, insomnio…

Los chicos más grandes se enfrentan a otras situaciones para algunos estresantes. La recién debutada pubertad, los fenómenos de acoso escolar (cada vez más frecuentes), el paso del colegio al instituto donde habrán de convivir con chic@s mayores que ellos, y como los anteriores, la vuelta a la actividad después de 2 meses de completo ocio.

Si bien la gran mayoría de los chic@s que acude a la consulta no precisan tratamiento alguno y los problemas ocasionados por la readaptación suelen ser transitorios -aunque inquietan e incomodan a los padres-, en muy escasas ocasiones hay que plantearse un enfoque farmacológico de la sintomatología y por supuesto teniendo siempre presente el binomio beneficio/perjuicio.

En este sentido, los medicamentos homeopáticos se posicionan como una terapia de elección efectiva, adaptable a cualquier edad o sintomatología y con un alto perfil de seguridad. Medicamentos como Calcarea Carbónica en el niño inseguro, Gelsemium en el niño que se bloquea, Silicea o Causticum en el niño miedoso, Coffea para el insomnio previo al comienzo de las clases o Argentum nitricum en el niño agitado ante la reincorporación al colegio son solo un ejemplo del amplio abanico que la homeopatía puede aportar para hacer más llevadero este “trastorno” pasajero y que el médico homeópata escogerá en función de las peculiaridades de nuestro hijo.

Dado que los medios de comunicación prodigan en este mes todo tipo de recomendaciones y consejos al respecto del tema que nos ocupa (como siempre en su loable interés de hacernos la vida más fácil y previsible), no seré yo quien proponga la enésima lista de recomendaciones. No obstante, no me resisto a reseñar algunos de los consejos que doy a los padres cuando me los solicitan y que derivan de la experiencia de más de 35 años ejerciendo la pediatría.

  1. Introducir progresivamente al niño en los nuevos horarios. Después de estar casi tres meses de vacaciones, despertarse temprano por la mañana, es una tarea titánica tanto para los niños como para los padres, y que requiere un cambio gradual de hábitos tanto a la hora de acostarse como de madrugar. Tengamos paciencia y no estresemos más al niño de lo que ya lo está. Crear una rutina a la hora de dormir permite establecer un horario constante, y las rutinas sobre todo en el niño, crean seguridad.
  2. No debemos romper totalmente las rutinas del verano, sino paulatinamente ir adaptándolas gradualmente. Es decir, no variar de manera brusca el ir al parque, las horas de juego o el tiempo de ocio, sino ir reduciéndolas poco a poco al mismo tiempo que introducimos nuevas tareas ligadas al estudio y los deberes, tengamos en cuenta que el buen tiempo y las horas de luz solar persisten a pesar del calendario escolar. Durante el verano, hemos estado más tiempo del que pasamos con nuestros hijos en el invierno en el que  el trabajo y las obligaciones limitan el tiempo que las familias pasan juntas. No restrinjamos de manera brusca el tiempo para compartir en familia por ello, ayudar a los niños con los deberes, preparar la cena juntos, organizar excursiones de fin de semana, etc., son buenas ideas para reunirse y que aumentan la complicidad entre padres e hijos.
  3. Si ya de por si la reincorporación a la actividad puede ser estresante en algunos niños, el hecho de agobiarlos con nuevos propósitos tales como aprendizaje de idiomas, actividades deportivas programadas, mejora de resultados académicos, clases particulares, etcétera, solo pueden cuando menos retardar la desaparición de esa “inquietud” preescolar. Aquí también la progresión es importante, no hagamos del curso escolar una montaña de responsabilidades inalcanzable para el niño. 

La vuelta al cole es una más de las situaciones donde más se utilizan los medicamentos homeopáticos cuando de cambios emocionales o de comportamientos se trata, y dada su benignidad, la farmacología convencional en la práctica está huérfana de recursos.

Por una vuelta al cole sin contratiempos pensemos en la homeopatía.

Sobre el Autor

Dr. Jorge Manresa
Dr. Jorge Manresa

Soy Jorge Manresa, pediatra y Experto Universitario en homeopatía desde hace mas de 25 años, y sobre todo curioso, muy curioso. Trabajo en un Centro de salud de Cartagena (Murcia) y en mi consulta privada. Como el resto de mis compañeros de blog, me pierde el transmitir a otros compañeros y a todo aquel que quiera oírme, las satisfacciones que me aportan los medicamentos homeopáticos en el trabajo diario.

Por eso, participo en Cursos de Experto Universitario, Seminarios, Congresos…y en todos aquellos foros en los que puedo comunicar mi experiencia. Y os lo advierto, soy incansable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualizado el 22-02-2019 11:19:23 - © 2014-2019 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar