Tratar los moluscos contagiosos con medicamentos homeopáticos

Última modificación: 18-08-2020 13:52:23

Los moluscos contagiosos son una infección vírica que causa unas lesiones pequeñas y abultadas sobre la piel que con frecuencia suelen producir picor. Según la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) esta infección llega a afectar al 25% de los menores de 5 años, descendiendo su prevalencia a partir de los 12 años.

Aunque, como decimos, es una patología relacionada con la infancia, también los adultos con un sistema inmunitario debilitado pueden llegar a sufrirla. Así, la infección puede extenderse por amplias zonas de toda la piel en personas con VIH o en tratamiento con corticoides por vía oral o en pacientes que están recibiendo quimioterapia.

En los adultos con un sistema inmunitario normal los moluscos pueden aparecer en la zona genital y se considera una enfermedad de transmisión sexual.

Las lesiones protuberantes que aparecen tras el contagio de los moluscos contagiosos tienden a desaparecer durante el siguiente año. Lo que ocurre es que en muchos casos estas lesiones son muy abundantes y pruriginosas, generando muchas molestias al niño e, incluso, problemas de relación por lo evidente de las lesiones y el riesgo de contagio a otros niños, por lo que un tratamiento eficaz y seguro se hace imprescindible en estos casos.

Además, aunque los moluscos tienden a desaparecer en seis meses a un año tras su aparición, es frecuente que a lo largo de los siguientes años puedan ir apareciendo sucesivos brotes.

Mi experiencia en el tratamiento de los moluscos en niños con Homeopatía es francamente buena, así que en este post voy a intentar explicar lo más relevante de estas lesiones víricas y trasladaros esta experiencia en el tratamiento de los moluscos con la Homeopatía.

Síntomas de los moluscos contagiosos

Las lesiones de los moluscos contagiosos aparecen con mayor frecuencia en la cara, el cuello, las axilas y la parte superior de las manos en los niños, aunque yo he tenido pacientes con los muslos o el tronco cubiertos de moluscos. Pueden aparecer dos o tres lesiones o decenas de ellas.

Cuando la infección es de transmisión sexual, es característico que los moluscos aparezcan en la zona genital y en la parte alta de los muslos.

Los moluscos pueden presentar las siguientes características:

  • Son lesiones abultadas, con relieve, y suelen tener el color de la piel. Es característico que en el centro tengan una depresión, como un pequeño ombligo.
  • Son pequeñas en general. Pueden tener el tamaño de una cabeza de alfiler hasta un máximo de unos 6 mm de diámetro.
  • Aunque, como decíamos, su color es el de la piel, en ocasiones pueden inflamarse y enrojecerse.
  • Es muy frecuente que piquen hasta llegar a provocar heridas de rascado en los niños.

No son frecuentes las complicaciones que, básicamente, suelen tener que ver con las heridas que los niños pueden hacerse al rascarse y su posterior sobreinfección por bacterias.

¿Son contagiosos los moluscos?

Pues sí, de ahí su nombre: molusco contagioso.

El contagio del molusco parece que se produce por el contacto directo piel con piel y también al compartir objetos que hayan estado en contacto con las lesiones, como ropa o toallas. Es frecuente que con el rascado de las lesiones éstas sangren e incluso se desprendan y esto puede hacer que el virus se propague por las zonas circundantes de la piel.

Clásicamente su contagio ha estado relacionado con las piscinas aunque no está claro que los moluscos puedan contagiarse a través del agua clorada o de las superficies de contacto. Más bien se tiende a pensar que tenga que ver con el hecho de compartir toallas o por el propio contacto piel con piel tan fácil entre los niños cuando juegan en la piscina.

¿Cómo prevenir la infección por moluscos contagiosos?

Algunas medidas para prevenir la infección por moluscos contagiosos, contagiarlo a otras personas o expandir tus propias lesiones por la piel circundante son:

  • Procurar lavarse las manos siempre que toquemos las lesiones.
  • Evitar tocar y rascarse las lesiones. Esto es fácil de decir pero prácticamente imposible de cumplir, sobre todo en los niños.
  • Evitar compartir objetos personales que hayan estado en contacto con los moluscos.
  • Evitar las relaciones sexuales si hay moluscos por la zona genital o cercana a ella hasta que éstas hayan desaparecido totalmente.
  • Cubrir las lesiones con ropa siempre que sea posible.

Moluscos contagiosos genitales

La localización más frecuente de los moluscos en los adultos es la zona de los genitales externos, la región púbica, ingles y la zona baja del abdomen y se considera, en la mayoría de los casos, una enfermedad de transmisión sexual pues la forma de contagio más frecuente es el contacto piel con piel.

Digo en la mayoría de los casos porque también pudiera ser que el contagio se diera por compartir ropa o toalla con un infectado sin que llegue a mediar contacto sexual entre ambos.

¿El molusco puede contagiarse practicando sexo oral? Las lesiones del virus del molusco contagioso no tienden a aparecer en la cavidad oral ni en la mucosa genital, aunque sí podrían desarrollarse en la piel alrededor de los labios.

El diagnóstico y el tratamiento de los moluscos genitales no difiere de lo indicado en el resto de las localizaciones.

Diagnóstico y tratamiento convencional

Normalmente el diagnóstico del molusco contagioso lo hacemos simplemente observando las lesiones que suelen ser muy sugerentes de la infección por moluscos. Si hubiera dudas se puede tomar una muestra para examinarla al microscopio.

El tratamiento convencional del molusco contagioso suele consistir en extirpar las lesionesmediante una cucharilla dermatológica o cureta. Así, la técnica se denomina curetaje. Es un procedimiento doloroso que, cuando son muchas las lesiones, puede requerir una sedación ligera en el niño para que sea capaz de tolerar el procedimiento.

También se cuenta con tratamientos locales del molusco contagioso a base de distintos productos químicos que se aplican sobre las lesiones en toques con un pincel. Estas sustancias químicas inflaman la lesión hasta que se acaba cayendo.

La crioterapia, que consiste en la destrucción de las lesiones por congelación, también es otra opción de tratamiento del molusco contagioso.

El problema de estos tratamientos es que son dolorosos, pensad que la mayoría de los pacientes van a ser niños pequeños, y que pueden ser eficaces en un primer momento pero que no van a prevenir los rebrotes de los moluscos, por otra parte, tan frecuentes.

La Homeopatía en el tratamiento de los moluscos contagiosos

Con los medicamentos homeopáticos tenemos la posibilidad de abordar el problema de los moluscos contagiosos desde dos niveles diferentes y complementarios:

  • Medicamentos homeopáticos sintomáticos para tratar los moluscos contagiosos.

Son los medicamentos homeopáticos que usaremos teniendo en cuenta las características específicas de las lesiones, su aspecto y sus síntomas.

El medicamento homeopático que mejor se relaciona con el aspecto habitual de los moluscos en la piel es, en mi experiencia, DULCAMARA.

Otro medicamento muy usado, sobre todo cuando los moluscos están enrojecidos y pican, es CINNABARIS.

  • Medicamentos homeopáticos de terreno para tratar los moluscos contagiosos.

Estos serán los medicamentos homeopáticos que usaremos teniendo en cuenta no ya las características de las lesiones sino más bien los aspectos constitucionales, emocionales, comportamentales y las tendencias patológicas del paciente. Esto es, su globalidad.

Este nivel de tratamiento de los moluscos contagiosos es de suma importancia porque es el que nos permitirá tanto ser eficaces en el tratamiento de las lesiones que ya tiene la persona como trabajar sobre su terreno para evitar que vuelvan a reproducirse nuevos tras la desaparición de los que estamos tratando.

Dos grandes medicamentos que usamos habitualmente en personas con predisposición a hacer lesiones verrucosas, como son las verrugas comunes de cualquier localización, los condilomas o los propios moluscos, son THUJA y MEDORRHINUM.

Si el niño presenta asociado a sus moluscos una piel atópica, con sus eccemas característicos, pensaremos en asociar al tratamiento sintomático algún medicamento homeopático, como podrían ser NATRUM MURIÁTICUM o SEPIA, que nos ayude a regular ese terreno particular.

CALCÁREA CARBÓNICA es un buen medicamento homeopático de terreno para niños con moluscos que sean gorditos, tranquilos, buenos comedores, con tendencia al estreñimiento (que no les molesta) y a los eccemas.

En los moluscos genitales serán especialmente considerados medicamentos homeopáticos a base de MEDORRHINUM, THUYA o NITRICUM ACIDUM.

Son solo unos ejemplos que nos permiten ver las posibilidades tan profundas de tratamiento de los moluscos contagiosos que nos ofrece la Homeopatía.

Otros tratamientos naturales, como el aceite esencial del árbol del té, pueden complementar a nivel local el tratamiento homeopático, con la ventaja de no ser tan irritantes y dolorosos como los tratamientos tópicos convencionales.

Ventajas de la Homeopatía para tratar los moluscos contagiosos

  • Es un tratamiento indoloro, muy bien tolerado y fácil de administrar, incluso en niños muy pequeños.
  • El medicamento homeopático actúa estimulando el sistema inmunológico del paciente para que sea éste el que acabe con la infección y las lesiones.
  • Disminuye, por eso mismo, la posibilidad de recidivas. En mi experiencia, no he visto nunca un caso de paciente tratado de moluscos con Homeopatía que, una vez desaparecidas las lesiones, vuelvan a manifestarse al cabo de un tiempo.
  • Pueden combinarse con otros tratamientos locales si se considera indicado.
  • En pacientes especialmente inmunodeprimidos podemos complementar los medicamentos homeopáticos propios de los moluscos con medicamentos homeopáticos orientados a estimular la función de esas defensas debilitadas.

#HomeopatíaSuma

Sobre el Autor

Dr. Guillermo Basauri
Dr. Guillermo Basauri

Soy Guillermo Basauri, médico formado en Homeopatía y Osteopatía. Ejerzo la medicina desde el año 92, actualmente en Getxo (Bizkaia), y siempre me han interesado las terapéuticas que estimularan los propios recursos del organismo, que son extraordinarios, para llevarlo de nuevo a la salud.

Además, dirijo un espacio sobre salud y Homeopatía todos los domingos por la mañana en Radio Popular de Bilbao-Herri Irratia y soy profesor del CEDH. Y ambas cosas me apasionan.

Y, eso sí, en mi tiempo libre lo que más me gusta es ir con mi mujer a la montaña. Me ayuda a no olvidar que vivimos en un planeta de una belleza que emociona.

10 Comentarios

Comentar
  • Estimado Maestro, me gustaría hacer algunas consideraciones que espero sean de utilidad.
    Como pediatra, veo muchos casos de molusco contagioso. En la serie de 30 casos (estudio observacional) que presenté el año pasado en la reunión de la SEMH, he utilizado sistemáticamente Vaccinotoxinum, como tratamiento de la vía etiológica (se trata de un poxvirus).
    He utilizado el siguiente protocolo:
     Vaccinotoxinum 30CH: Un tubo-dosis semanal.
     Medorrhinum 30CH: En casos rebeldes y/o de localización en área genital, glúteos y región perianal. Un tubo dosis semanal.
    Pueden utilizarse en semanas alternas, según la evolución.

     Thuya occidentalis 15CH gránulos: 5 gránulos/día. Tras curación, mantener 1 tubo-dosis/semana durante 4-6 semanas, para evitar recidivas.
     Dulcamara 9-15CH gránulos: 5 gránulos 2v/d si lesiones claras o translúcidas.
     Cinnabaris 9-15CH gránulos: 5 gránulos 2v/d si lesiones sonrosadas o rojizas.

    Con él, he obtenido un 76,7% de curaciones en un plazo máximo de tres meses.
    Estoy convencido de que aún hubiese ido mejor si hubiese tratado el tipo sensible, ya que se trata de un proceso crónico. No lo he hecho porque desde hace 3 años trabajo sólo en la sanidad pública y, como sabes, vamos con el tiempo muy limitado, atendemos a una población que mayoritariamente desconoce y/o tiene prejuicios sobre la homeopatía (las campañas en contra han sido muy duras) y, en mi caso, asisto a usuarios de nivel adquisitivo bajo o medio-bajo. Pero estoy seguro de que se podrían haber obtenido mejores resultados aún. «Mea culpa».

    Un abrazo y gracias por tu dedicación y perseverancia.

    • José, es una maravilla vivir esas veces en las que el alumno se convierte en maestro como es tu caso. Me pareció precioso tu estudio cuando lo presentaste en la SEMH. Cuanto se puede hacer con tan poco cuando, como es tu caso, se tiene pasión y amor por la medicina.

      Un abrazo muy fuerte.

  • Muy buen artículo, sencillo y a la vez toca todos los puntos que un homeópata debe incluir al estudiar a un paciente de forma integral. Gracias

  • Qué interesante, Guillermo! No conocía esta especialidad de los moluscos, me quedé en la zoología de los caracoles, las ostras, las almejas, etc,…pero nunca imaginé que su especie llegase tan lejos ni que tuviesen un sistema de contagio tan prolífico ni que especialmente los niños pudiesen sufrir sus ataques ni que las toallas y la ropa fuesen agentes del contagio.
    Muchas gracias, de verdad, por esta información completísima preventiva y reparadoramente homeopática; tengo muchos nietos y nietas (14 en total) y creo que a toda la familia le va a interesar muchísimo descubrir esa faceta guerrera de los moluscos, ahora que la mayoría de la jornada se la pasan en remojo al aire libre en piscinitas de jardín y huerto, nada de playa tal y como está la pandemia.
    Gracias, como siempre, por estar ahí como ángeles cuidadores de bata blanca.

    Un abrazo enorme, Guillermo, querido amigo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2020 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar