¿Cómo trata el médico homeópata el componente emocional en el paciente crónico?

Las medicinas

Que alivian el alma

Saben amargo 

Salvador Casado

 

Las enfermedades crónicas y las emociones

En la actualidad el 45 % de la población española mayor de 16 años padece una o más enfermedades crónicas.

Los factores asociados a la aparición de las enfermedades crónicas son el aumento de la esperanza de vida en nuestro país (superior a los 85 años en mujeres y a los 80 en varones), la reducción del umbral diagnóstico, de modo que cada vez es más fácil ser diagnosticado de hipertensión arterial, diabetes, osteoporosis y un largo etcétera de enfermedades y problemas de salud, las recomendaciones de tratamiento que definitivamente nos convierten en enfermos para siempre, y la influencia de los estilos de vida (alimentación, ejercicio físico, hábitos tóxicos) en la salud y la enfermedad.

La influencia de las emociones en la salud es ampliamente conocida, de modo que los factores estresantes familiares, laborales y sociales son importantes generadores de enfermedad crónica con componente psicológico como depresión y trastornos de ansiedad que son un importante motivo de consulta en Atención Primaria.

La vida, las dificultades, las crisis personales y sociales están muchas veces detrás de los síntomas del paciente, generalmente expresados somáticamente.

Pero también de enfermedad física. Y podemos preguntarnos dónde se establecen los límites para considerar que la enfermedad es física, psíquica o social, ya que el que sufre es la persona. Los límites son tan borrosos que no podemos verlos. Pero los médicos necesitamos poner nombre a la enfermedad para tomar decisiones. 

Enfermedad versus sufrimiento

Eric Cassell definió el sufrimiento como un estado específico de distrés que se produce cuando la integridad de la persona se ve amenazada o rota, y se mantiene hasta que la amenaza desaparece o la integridad es restaurada. Los cuerpos duelen, las personas sufren.

El dolor es percepción y experiencia multidimensional: sensorial, afectiva y cognitiva. Atender a un paciente que sufre desde la perspectiva exclusivamente cognitiva o sensorial está condenada al fracaso.

El dolor físico, emocional y social se representan en las mismas áreas en nuestro cerebro siendo equiparables. Ello explica, por ejemplo, la limitada utilidad de los fármacos analgésicos si olvidamos el cuidado y el afecto. 

Mirando y comprendiendo al paciente. Una premisa para ayudar

Cuando la integridad está rota hay que saber comprenderlo, ver en la persona esta fragmentación, indagar en las causas y buscar el modo de recomponerla.

A veces es una tarea difícil. A muchos pacientes les parece imposible.

Y allí es donde el conocimiento de técnicas de comunicación, la capacidad de empatía y compasión y la historia clínica homeopática me ofrecen estrategias de ayuda.

Y es que, sabemos que la presencia de enfermedades crónicas definidas como físicas se asocian con problemas emocionales que condicionan la calidad de vida de esas personas.

Pacientes con enfermedades cardíacas, diabetes o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) por ejemplo, suelen sufrir depresión y ansiedad con frecuencia. Es una historia cotidiana, el vivir de la consulta.

Diariamente el porcentaje de pacientes ancianos o muy ancianos y personas de cualquier edad con problemas crónicos de salud supera con creces el 60-70% del tiempo de mi consulta.

Convivo con la discapacidad que genera el envejecimiento, la artrosis, las dificultades visuales y auditivas, la tristeza y la soledad, el desamparo, la sobrecarga del cuidador, el dolor y el sufrimiento en medio de cifras de glucosa, colesterol y presión arterial y decisiones de toma de uno u otro determinado analgésico, ansiolítico o antidepresivo.

Todos los días me propongo, y frecuentemente consigo, disminuir la carga de medicamentos por excesivos o inapropiados centrado en la máxima hipocrática del primum non nocere en busca de lo mejor para el paciente.

Y compruebo como la enfermedad crónica, la vida y las limitaciones funcionales generan demandas de ayuda por parte de los pacientes que, muchas veces por la limitación del tiempo de consulta, se quedan en la prescripción de otro medicamento.

El conocimiento de técnicas de comunicación, la capacidad de empatía y compasión y la historia clínica homeopática me ofrecen estrategias de ayuda

Sé que la escucha, la empatía y la compasión son fármacos mucho más potentes, pero precisan aptitud y actitud por parte del médico y el más preciado tesoro en la consulta: tiempo.

Soy consciente también de la necesidad de buscar y proponer las medidas más armónicas para cada paciente, seguras, respetuosas y efectivas. La práctica de ejercicio en función de la capacidad de cada persona, una adecuada alimentación, y medicamentos seguros y útiles como la música, la lectura, el cine, la danza, las caricias, el amor y la compañía de personas afines y queridas. Todas aquellas actividades que generen bienestar en el paciente.

En los pacientes con enfermedades crónicas que tienen problemas emocionales es muy importante proponer biblioterapia generando compromiso en el paciente y buscar las técnicas psicoterapéuticas más apropiadas a cada caso en función de nuestros conocimientos y necesidades y afinidades del paciente.

Y compartir. Compartir con el paciente enfermedad y vida, porque la consulta es, y debe ser siempre, parte de la vida de las personas. Un espacio de escucha en el que la cotidianeidad del paciente siempre es importante: su familia, sus aficiones, sus alegrías, sus penas….

Compartir conocimientos de forma oral y escrita, de modo que la comprensión de la enfermedad facilite la capacidad innata de mejora implícita en cada uno de nosotros.

Y en la búsqueda de medicamentos, siempre aquellos con mejor perfil de seguridad. Por ello, el empleo de medicamentos homeopáticos será una excelente opción en la mayoría de las ocasiones como tratamiento único o complementando a los fármacos convencionales que consideremos apropiados.

Ejerciendo una medicina armónica

La práctica de una medicina equilibrada en su componente científico y humano, centrada en el paciente y sus necesidades buscando la mayor efectividad sin olvidar la eficiencia es un modo de entender una práctica segura y cálida.

Para ello, el empleo de medicamentos debe estar acompañado siempre de presencia del profesional en todo momento que permita al paciente sentirse comprendido y atendido como persona y facilite la toma de decisiones compartidas.

Papel del médico homeópata y de los medicamentos homeopáticos en la práctica de una medicina armónica

El médico homeópata por formación y disposición clínica y humana está especialmente capacitado a través de una historia clínica dirigida a cada paciente como persona individual para valorar los aspectos emocionales de los pacientes con enfermedades crónicas.

En la comprensión de los sentimientos y emociones de cada paciente y la individualidad que condiciona la respuesta específica a los acontecimientos vitales estresantes se basa el médico homeópata para una vez conseguida la capacidad de sincronizar con su vida afectiva buscar medicamentos que le mejoren.

Los medicamentos homeopáticos pueden ser de ayuda en los pacientes con enfermedades crónicas para mejorar los problemas emocionales asociados porque:

  1. Son seguros y compatibles con cualquier tipo de tratamiento que el paciente esté empleando: fármacos, quimioterapia, radioterapia, rehabilitación…

De ese modo, utilizamos medicamentos homeopáticos, por ejemplo, para el choque emocional que supone conocer una mala noticia como el diagnóstico de una enfermedad neoplásica, para el miedo que bloquea al paciente cuando va a recibir un tratamiento o ante la cirugía, para mejorar la tristeza secundaria a la pérdida de un ser querido o el insomnio secundario a preocupaciones persistentes.

Y prescribimos para ello medicamentos como Arnica montana, Gelsemium, Ignatia, Phosphoricum acidum, Natrum muriaticum….

  1. Son efectivos para la mejora de síntomas de ansiedad, bajo estado de ánimo y problemas de sueño que frecuentemente se asocian a problemas crónicos de salud.

Disponemos de muchos medicamentos eficaces para la ansiedad, depresión con síntomas leves o moderados, la angustia, el insomnio de conciliación, los despertares precoces, el miedo, la rabia contenida por circunstancias de la vida entre las que está la propia enfermedad.

Medicamentos como Staphysagria, Nux vómica, Aconitum, Coffea, Causticum, Argentum nitricum son de uso habitual para estos problemas de salud en mi consulta.

  1. Permiten facilitar la deprescripción de fármacos inapropiados en ancianos con patologías crónicas y en adultos que emplean psicofármacos y no se benefician de su empleo después de un tiempo previo en que fueron útiles. El uso de medicamentos como Nux vómica, Opium, Ignatia, Gelsemium y muchos otros puede ser de gran ayuda en esta deprescripción-
  2. Mejora a la persona, no solo el síntoma, considerando los aspectos emocionales y el modo particular de reaccionar ante el dolor y el sufrimiento de cada paciente. Y cuando en la consulta revisamos el efecto del tratamiento propuesto el paciente nos habla más de su mejoría global que de los cambios en un determinado síntoma.
  3. Busca el equilibrio y la armonía en el proceso de mejora o curación desde una perspectiva homeodinámica, siguiendo los pasos y los tiempos más adecuados para cada persona.
  4. Se centra en los sentimientos y emociones propias de cada paciente; la frustración, la ira, la rabia, la negación, la culpa, el miedo, la pena y sus diversas formas de sentir, la carga que supone la vida para cada uno de nosotros y sus circunstancias. De modo que, el homeópata a través del reconocimiento del paciente como persona individual y única y el conocimiento de los medicamentos homeopáticos sea capaz de encontrar el fármaco personalizado que englobe el modo de sentir y las emociones negativas que la carga de la enfermedad le suponen.
  5. Los objetivos del tratamiento serán la mejora de los síntomas físicos de somatización asociados con el malestar emocional, la mejora de los síntomas psíquicos y de comportamiento y la consecución de un equilibro emocional que favorezca una respuesta resiliente frente a la enfermedad, la recuperación de la integridad.

“La cartera de servicios que desearía como paciente, y que intento llevar a cabo como médico está compuesta de sonrisas, afecto, interés genuino por el paciente, conocimientos y técnicas, capacidad de información sobre dudas y temores habituales, asertividad, concreción, capacidad de negociación, empatía y compasión.

Por eso me pregunto ¿dónde se registran el dolor, la ansiedad, la depresión, la soledad o el miedo que son los principales motivos de consulta?

¿Cuánto tiempo les dedicamos?

O es qué quizás, solo existan las enfermedades crónicas y no las personas.”

El conocimiento del método homeopático me abrió la puerta a una comprensión más profunda y humana de los sentimientos de los pacientes. Ello me permite a diario adentrarme en su mundo, compartirlo, empatizar y ayudar. Y cuando sientes, que estás de verdad ayudando a una persona a encontrarse mejor te das cuenta de que es una fortuna ser médico de familia.

  1. Casado S. Diario de un médico descalzo. 2017.
  2. http://www.msssi.gob.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/pdf/ESTRATEGIA_ABORDAJE_CRONICIDAD.pdf
  3. Minué-Lorenzo S, Fernández-Aguilar C. Visión crítica y argumentación sobre los programas de atención de la cronicidad en Atención Primaria y Comunitaria. Aten Primaria 2018; 50:114-29
  4. Montori V. Why we revolt. A patient revolution for careful and kind care. 2017
  5. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7057823
  6. Molina T, Carballo M, Palma D, López S, Domínguez JC, Morales JC. Prevalencia de polimedicación y riesgo vascular en la población mayor de 65 años. Aten Primaria. 2012; 44:2016-2022.
  7. Gavilán E et al. Rev. Esp Geriatr Gerontol 2012: 47(4):162-167
  8. Estudio Nacional sobre los Efectos Adversos ligados a la Hospitalización. ENEAS 2005. Ministerio de Sanidad y Consumo. Madrid, 2006.
  9. http://www.msssi.gob.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/docs/estudio_apeas.pdf
  10. http://www.elsevier.es/es-revista-atencion-primaria-27-articulo-prescripcion-potencialmente-inadecuada-mayores-65-S0212656716304619
  11. Gotzsche P.C. Medicamentos que matan y crimen organizado. Sin fronteras.2014.
  12. http://www.nogracias.eu/2017/11/06/sobrediagnostico-soluciones-simples-equivocadas-abel-novoa/
  13. http://www.choosingwisely.org/
  14. Moynihan, R., Doust, J., & Henry, D. (2012). Preventing overdiagnosis: How to stop harming the healthy. BMJ, e3502, 1-6
  15. https://www.semfyc.es/biblioteca/doc-33-recomendaciones-no-hacer/
  16. https://www.bmj.com/content/339/bmj.b2803
  17. https://www.google.es/search?q=nice+do+not+do+recommendations
  18. Deus J. ¿ Se puede ver el dolor ?. Reumatología clínica. 2009
  19. Craving love ? Enduring grief activates brain’s reward center. Neuroimage 2008;42:969-972
  20. Thernstrom M. Las crónicas del dolor. Anagrama.
  21. https://www.hablandodehomeopatia.com/dolor-y-homeopatia/
  22. org/como-ejercer-una-medicina-armonica-claves-para-una-practica-clinica-clemente-segura-y-sensata-2
  23. T. Torras, M.Pedregosa, M.Catala, E.Paredes, A.Garcia Curado, X.Masgrau, I.Roig ,A.Modejar. Depresión y cáncer de mama ¿Hay alguna asociación entre ellos? C.Med.Psicosom, n.73-2005.
  24. http://www.archbronconeumol.org/es-guia-espanola-enfermedad-pulmonar-obstructiva-articulo-S0300289617300844
  25. https://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/las-enfermedades-cronicas-y-la-salud-mental-como-reconocer-y-tratar-la-depresion/index.shtml
  26. https://www.hablandodehomeopatia.com/experiencia-medico-atencion-primaria-homeopatia/
  27. https://www.hablandodehomeopatia.com/homeopatia-cuidado-del-paciente-cronico/

 

Sobre el Autor

Dr. Jose Ignacio Torres
Dr. Jose Ignacio Torres

Jose Ignacio. Médico de familia. Después de un año breve pero intenso de formacion en la Fundación Jiménez Díaz como médico residente de hematología, realicé mi residencia de medicina de familia en el Hospital Universitario Marques de Valdecilla (Santander). He trabajado en muchos aspectos relacionados con la medicina de familia: jefe de estudios, tutor de residentes, presidente de la comisión de calidad... Pero sobre todo en mi consulta en los centros de salud de las antenas (Santander), Barcelona en Móstoles (Madrid), San Agustín y Gamonal Antigua (Burgos) y actualmente en Montesa (Madrid). Siempre me han interesado la investigación, la docencia y la asistencia y por eso he tenido la suerte de poder formar muchos médicos residentes la mayoría de los cuales han compartido conmigo la ilusión y el cariño de tratar con personas, de cuidar personas. Me considero un terapeuta, alguien que intenta ayudar a mejorar la salud de los que acuden a su consulta. En los años 90 sentí la necesidad de aprender otras formar de terapia y tuve la gran fortuna de conocer la homeopatía. Soy especialista universitario en homeopatía por la universidad de Valladolid. Desde entonces, tanto en el centro de salud como durante algunos años en mi consulta privada he tenido la maravillosa experiencia de escuchar, comprender y tratar a muchos pacientes con medicamentos homeopáticos y me he sentido realmente útil.

Mis áreas de interés prioritario han sido las actividades preventivas, las enfermedades cardiovasculares crónicas, y las técnicas de comunicación. Pertenezco al grupo-programa comunicación y salud de SEMFYC y he sido varios años parte de un extraordinario grupo de profesionales y amigos en el grupo de comunicación y salud de Burgos.

Como docente actualmente soy profesor del CEDH y he tenido la posibilidad de compartir experiencias y conocimientos con alumnos de pregrado (alumnos de medicina de la facultad de medicina de Zaragoza), médicos, veterinarios y farmacéuticos.

La homeopatía me ha dado la oportunidad de conocer a excelentes profesionales y personas, ayudar a muchos pacientes y proporcionarme las herramientas más poderosas para un médico: la humildad, el sentido común, la escucha activa y unos fármacos seguros y eficaces.

6 Comentarios

Comentar
  • comparto plenamente su planteamiento.
    hoy la atención primaria se ha quedado en el dx de las patologias cronicas mas relevantes y de tener todos los fármacos, pero le queda muy poco tiempo para escuchar a su paciente pues está preocupado de cumplir la meta que se le exige.Además practicamente a la mayoría de nuestros pacientes no se le hace seguimiento terapeutico y detectar a tiempo eventos adversos a medicamentos, ni siquiera se los controla una vez al año y a la mayoría se le han realizado copias de recetas x años.
    Nos hemos olvidado que el ser humano es un todo es cuerpo fisico, espiritu, cuerpo enocional y todo está conectado
    y la mayoría de las veces ya estamos enfermos pero sin manifestar ningun signo y los examenes normales.
    Y la terapia homeopatica ahí da ua gran respuesta.
    lo felicito por su gran vocación de servicio
    Alicia Zúñiga
    Quimico-Farmaceutico
    Chile

  • Llevo treinta años utilizando la homeopatía, yo y toda mi familia. Evidentemente en estas décadas todos hemos tenido distintas enfermedades y nuestro médico homeópata las ha resuelto con éxito. Hemos tenido la suerte de contar con una persona a la que les importamos y lo hemos tenido siempre a nuestro lado. Nos ha tratado como personas y eso es de agradecer.

  • Querido amigo, yo creo que esta medicina de la que hablas es la MEDICINA a la que ha de aspirar esta humanidad. Porque el día que esa sea la medicina, la humanidad se habrá salvado.
    Un abrazo con afecto y admiración.

    • ¿ Qué puedo decirte, amigo ?
      Que es lo que pienso, siento y deseo. Y así lo vivo en la consulta.
      A menudo los pacientes se quedan sorprendidos por ser tratados con cariño, con amabilidad, con escucha…
      Tenemos la misma escuela.
      Y el mismo amor por lo que hacemos.

      Abrazos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualizado el 14-09-2018 17:35:32 - © 2014-2018 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar