Tarjeta roja. ¡Por homeópata!

El más alto objeto de conocimiento es la naturaleza esencial del Bien, de donde procede el valor que otorgamos a todo lo bueno y correcto.

Platón 

Después de tantos años de profesión pensaba que lo había visto casi todo, pero cada día puede surgir una nueva sorpresa de la infinita capacidad que tenemos los médicos para el absurdo.

Os preguntaréis de que va mi discurso de la tarjeta roja. Quizás un tema deportivo, más que médico o humanista que es de lo que habitualmente escribo. Pero es más bien una metáfora de mi expulsión del campo de la medicina de familia.

El caso es, que hace un tiempo me llamó un amigo para notificarme que no podía  participar en una mesa en el contexto de un congreso de Atención Primaria. La razón de peso: que yo era homeópata.

Sentí al mismo tiempo vergüenza por la situación por la que estaba pasando mi amigo y tristeza por comprobar a donde hemos llegado. Tristeza por los médicos que de forma unánime me juzgaron sin conocerme, solo por lo que hayan podido ver en las redes sociales.

Y pensé que mis compañeros estaban actuando conmigo como si a un paciente se le tratara a través de una fotografía de Instagram o a un presunto delincuente se le condenara a prisión por un vídeo de YouTube directamente. Lo menos que se puede pensar es que estamos en un loco mundo al revés o posiblemente es que seamos nosotros los que vamos como los cangrejos hacia atrás.

ME PREGUNTÉ SI HOMEÓPATA SERÍA EQUIVALENTE A MUJER, JUDÍO, NEGRO, HOMOSEXUAL O DISCAPACITADO Y ENTONCES ME SENTÍ ORGULLOSO. ORGULLOSO DE SER COMPARADO CON PERSONAS QUE COMO CIUDADANO Y MÉDICO RESPETO.

Vinieron a mi mente Galileo, Miguel Servet, y los miles de personas quemadas en la hoguera en las plazas públicas de nuestro país por la Inquisición. Y también en aquella ley de vagos y maleantes de los tristes y grises tiempos de la dictadura.

Me pregunté si homeópata sería equivalente a mujer, judío, negro, homosexual o discapacitado y entonces me sentí orgulloso. Orgulloso de ser comparado con personas que como ciudadano y médico respeto. Orgulloso porque mi hijo es discapacitado.

Y volví a sentir mucha pena. Pena por la medicina. ¡Qué diría Marañón! Me vino el maestro al alma en un instante.

Pena por esta sociedad hipócrita y pagada de sí misma. Por pertenecer a ese colectivo de personas. Y sobre todo, pena por ellos. Por su poca ciencia y conciencia.

Y junto a la pena, alivio. Alivio de no tener que emplear montones de horas de estudio y de trabajo delante del ordenador para compartirlo. A pesar de que compartir es mi razón de ser. De ser médico y persona.

Pensé que quizás la propuesta tenía que ver con mis 34 años como médico de familia con experiencia clínica, docente e investigadora, con mi interés especial en durante los últimos 6 años, en el tema que iba a tratar y por mi pasión por la comunicación que sería el eje vertebrador de mis palabras.

Y entonces, me di cuenta de que si algo había faltado en este asunto era comunicación. Comunicación como base de las relaciones humanas. Comunicación como herramienta principal del médico, sea médico de familia, cardiólogo, psiquiatra u homeópata.

Comunicación en la filosofía, la música, el relato, la poesía. Comunicación como encuentro y persuasión.

Porque como dice Marisa Madieri en su Verde agua, “quisiera un tiempo que no pasa, la hora de la persuasión, porque sé que no me espera nada más hermoso que el presente que vivo“ y la compañía de Arancha y Juan mientras escribo estas reflexiones que comparto con vosotros.

  1. Marinoff L. Más Platón y menos prozac. Byblos. Barcelona.2004
  2. Kamen, H. La Inquisición Española. Una revisión histórica (3ª edición). Crítica. Barcelona. 2011.
  3. https://www.boe.es/datos/pdfs/BOE/1954/198/A04862-04862.pdf. LEY DE 15 DE JULIO DE 1954 por la que se modifican los artículos 2. y 6. ° de la Ley de Vagos y Maleantes, de 4 de agosto de 1933.
  4. Marañón G. La medicina y nuestro tiempo. Espasa Calpe. Madrid. 1980
  5. Madieri M. Verde agua. Minúscula. Barcelona. 2000.

Sobre el Autor

Dr. Jose Ignacio Torres
Dr. Jose Ignacio Torres

Jose Ignacio. Médico de familia. Después de un año breve pero intenso de formacion en la Fundación Jiménez Díaz como médico residente de hematología, realicé mi residencia de medicina de familia en el Hospital Universitario Marques de Valdecilla (Santander). He trabajado en muchos aspectos relacionados con la medicina de familia: jefe de estudios, tutor de residentes, presidente de la comisión de calidad... Pero sobre todo en mi consulta en los centros de salud de las antenas (Santander), Barcelona en Móstoles (Madrid), San Agustín y Gamonal Antigua (Burgos) y actualmente en Montesa (Madrid). Siempre me han interesado la investigación, la docencia y la asistencia y por eso he tenido la suerte de poder formar muchos médicos residentes la mayoría de los cuales han compartido conmigo la ilusión y el cariño de tratar con personas, de cuidar personas. Me considero un terapeuta, alguien que intenta ayudar a mejorar la salud de los que acuden a su consulta. En los años 90 sentí la necesidad de aprender otras formar de terapia y tuve la gran fortuna de conocer la homeopatía. Soy especialista universitario en homeopatía por la universidad de Valladolid. Desde entonces, tanto en el centro de salud como durante algunos años en mi consulta privada he tenido la maravillosa experiencia de escuchar, comprender y tratar a muchos pacientes con medicamentos homeopáticos y me he sentido realmente útil.

Mis áreas de interés prioritario han sido las actividades preventivas, las enfermedades cardiovasculares crónicas, y las técnicas de comunicación. Pertenezco al grupo-programa comunicación y salud de SEMFYC y he sido varios años parte de un extraordinario grupo de profesionales y amigos en el grupo de comunicación y salud de Burgos.

Como docente actualmente soy profesor del CEDH y he tenido la posibilidad de compartir experiencias y conocimientos con alumnos de pregrado (alumnos de medicina de la facultad de medicina de Zaragoza), médicos, veterinarios y farmacéuticos.

La homeopatía me ha dado la oportunidad de conocer a excelentes profesionales y personas, ayudar a muchos pacientes y proporcionarme las herramientas más poderosas para un médico: la humildad, el sentido común, la escucha activa y unos fármacos seguros y eficaces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualizado el 13-06-2019 11:30:06 - © 2014-2019 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar