Sulfur y sus propiedades en Homeopatía

“Sulfur conviene a los sujetos con buen estado de salud que no caen enfermos más que periódica o episódicamente”, decía la Dra. Solange López Vallespir sobre SULFUR.

La vida es el resultado de un sinfín de interacciones con el medio, a todos los niveles. Todo en la vida se puede resumir en una dinámica básica de estímulo y respuesta. Así,recibimos un estímulo que pone en marcha en nuestro organismo unos mecanismos de adaptación que generan una respuesta.

Baja la temperatura y hace frío, entonces nuestro cuerpo activa los mecanismos de termorregulación para intentar no entrar en hipotermia y sucumbir ante ese desplome de la temperatura.

Entra una bacteria patógena en nuestro organismo y todo nuestro sistema inmunitario se levanta en armas para detener el ataque y evitar males mayores.

Nos sentimos amenazados y entonces nuestro sistema neurovegetativo se activa para prepararnos para la lucha o la huida, para ser capaces de desarrollar la respuesta más adecuada a la situación de emergencia.

Cuando comemos y nuestro aparato digestivo siente que entra el alimento, lo primero que hace es analizarlo para ver de qué se trata pues el comportamiento de nuestros órganos digestivos no será el mismo si estamos comiendo una manzana que si ingerimos almendras con miel. El tiempo de digestión y los jugos gástricos que van a secretar dependerá del tipo de alimento que estemos tomando. Cada alimento, el estímulo, tendrá una respuesta adaptada a sus características particulares.

De esta manera, el éxito en la vida dependerá de la capacidad que tengamos de generar las respuestas mejor adaptadas a los constantes estímulos del entorno. Si no somos capaces de segregar los jugos digestivos adecuados en cada ocasión tendremos problemas de estómago y si no sabemos encajar y adaptarnos a una pérdida o a una desgracia podemos correr el riesgo de caer en una depresión.

Así, habría personas con un gran potencial de adaptación, que podríamos llamar “buenos resolvedores”, que serán capaces de sufrir un ataque, generar una respuesta de defensa, superar el proceso y volver de nuevo al equilibrio. Pues bien, este es el tipo de persona que necesitará SULFUR para superar sus problemas de salud cuando, a pesar de su gran potencial de defensa, las situaciones de la vida le desborden y caiga enfermo.

Pero en SULFUR, como siempre en esta vida, no todo son luces, también existen las sombras. De todo ello vamos a hablar, pero primero dejadme que os cuente de un caso clínico entre muchos en donde SULFUR resultó de gran utilidad, porque ya sabéis lo que dicen de las imágenes y de los ejemplos.

Hace ya algo más de cinco años llegó a mi consulta un hombre de casi cincuenta con un problema de hipertensión arterial medicado con VALSARTAN 160, un comprimido todas las mañanas, desde hacía cinco años.

Tenía buenas referencias de la Homeopatía y quería ver si sería posible mantener buenos niveles de tensión arterial sin tener que tomar de por vida un fármaco convencional con todos sus potenciales riesgos. Pesaba 75 kg y medía 172 cm y tenía también una hermana hipertensa. Solo voy a contaros algunos aspectos de su historia clínica, esos que nos hagan entender la “naturaleza” de esta persona.

De crío le habían extirpado las amígdalas y con 25 años se sometió a una terapia con vacunas por un problema de alergia a los ácaros y al pelo de los perros. En el momento de la consulta la alergia al pelo de perro aún persistía. También paso una hepatitis A de niño y algunas crisis hemorroidales ya de adulto.

Ningún problema digestivo (“puedo comer piedras”) y no solía enfermarse durante la época de catarros.

Desde hacía cuatro años había comenzado a sufrir sabañones en invierno, con el frío, pero él se consideraba una persona calurosa.

Duerme bien y hace deporte habitual pero un poco irregularmente. No fuma, come de todo y bebe alcohol puntualmente.

Se considera una persona con buen humor y positiva; “suelo ver la botella siempre medio llena”.

Le gusta el trato con la gente. Su trabajo es de cara al público, algo de lo que disfruta.

En base a estos datos y a algunos otros que ahorro por no sobrecargar, decidí proponerle el comenzar a tomar SULFUR junto con su medicación habitual de la tensión, ver cómo evolucionaba y plantearnos la posibilidad de ir reduciendo la medicación convencional.

Resumo: a día de hoy tiene unos niveles de tensión arterial de entre 120-130/75-80 con una toma semanal de 5 gránulos de SULFUR, sin otro tratamiento.

Ha podido sustituir una medicación diaria con potenciales efectos adversos por una toma semanal de un medicamento homeopático seguro, manteniendo los mismos niveles de tensión arterial. Él está muy satisfecho, y yo también.

La cepa, la materia prima que se utiliza para obtener a partir de ella el medicamento homeopático, es en el caso de SULFUR el azufre sublimado y lavado. Se presenta en forma de un polvo amarillo, sin sabor ni olor.

El azufre es un elemento esencial de la materia viva. Interviene en numerosos procesos enzimáticos y está presente en prácticamente la totalidad de los órganos de nuestro cuerpo. Es una molécula imprescindible para la vida.

Dada su ubicuidad en el organismo es fácil entender que éste sea uno de esos medicamentos homeopáticos con capacidad de actuar a muy diferentes niveles en la persona sensible a él.

Siempre decimos que cuando miramos a un paciente con los ojos de la Homeopatía nos importa tanto la enfermedad que está sufriendo y por la que nos consulta, con su forma particular e individual de manifestarse, como el resto de los aspectos que tengan que ver con esa persona y con su vida.

Sus otras dolencias, sus puntos débiles a nivel físico, su carácter y su forma de ser y de relacionarse, sus gustos y apetencias, su trabajo, sus análisis clínicos y todas las pruebas médicas que pueda aportarnos o si relaciona el comienzo de la enfermedad con alguna circunstancia concreta, en definitiva, todo lo que nos pueda hacer entender quién es y por qué ha enfermado nuestro paciente de esa forma particular.

Como decíamos ya antes, las pacientes sensibles a SULFUR en Homeopatía son personas con una reactividad y un potencial de respuesta muy alto. Tienen una gran capacidad de eliminar y la piel es uno de sus órganos preferidos para hacerlo. Así, SULFUR será un medicamento a tener muy en cuenta en todos los problemas de piel con picor que se agrave con el calor y el baño.

Tienen tendencia a hacer enfermedades agudas intensas. Sus catarros, sus gripes, resfriados son brutales, con tendencia a fiebres altas, sobre todo en los niños, pero suelen recuperarse rápido y salir de estos cuadros fortalecidos.

Suelen ser personas calurosas y congestivas, grandes y corpulentas, siempre buscando el frescor, aunque también encontramos una tipología de pacientes más delgados y longilíneos, más frioleros, aunque toleran muy mal el calor y con una tendencia al cansancio crónico.

Tienen un carácter muy expansivo, alegre y sociable. Son activos e impulsivos cuando se encuentran en buena forma, pero pueden volverse más irritables y perezosos cuando pasan por una época de decaimiento. Esta alternancia de fases es también algo característico en ellos.

Son personas optimistas que disfrutan de la vida, de sus placeres, pero a veces pueden ser demasiado soñadoras y poco pragmáticas. Pueden tener tendencia vivir construyendo “castillos en el aire” que nunca acaben de materializar.

Otro rasgo de su carácter suele ser el que sean personas un tanto egocéntricas. Les puede costar llegar a entender que ellos no son el centro del mundo, que el resto de las personas también existen y que sus necesidades son tan importantes como las suyas propias. Tienen un espíritu muy de niño, muy fresco y espontáneo, con las luces y las sombras que esto conlleva, como ya lo decíamos.

Todos estos aspectos de su carácter y comportamiento, su estructura física, su tendencia a ser personas sanas y fuertes hasta que hacen un cuadro agudo, que suele ser sobreagudo y del que suelen salir rápido y fortalecidos, o su tendencia a manifestar problemas en piel, son características de la persona que nos orientan a pensar que SULFUR puede ser el medicamento homeopático que necesite cuando haya que tratar algún problema de salud.

Y cuáles son esas dolencias en las que SULFUR puede estar indicado en las personas sensibles al medicamento:

  1. Estados febriles y procesos inflamatorios agudos.
  2. Problemas de piel que cursen con picor intenso que se agrava con el calor y el lavado y se acompañen de una sensación de ardor local. Muy a tener en cuenta en las urticarias, por ejemplo.
  3. Problemas de piel que tiendan a la congestión y a la supuración. Acnés, forunculosis, herpes, sabañones, orzuelos, entre otros.
  4. Patología respiratoria infecciosa de repetición. Catarros, resfriados, bronquiolitis en los más pequeños, otitis, amigdalitis.
  5. Patología respiratoria crónica o repetitiva no infecciosa. Asma, rinitis alérgicas, rinitis vasomotoras.
  6. Gastritis y problemas digestivos. Los pacientes sensibles a SULFUR suelen sufrir problemas digestivos en relación con los excesos en la mesa a los que suelen ser muy aficionados.
  7. Artritis inflamatoria y determinados procesos reumáticos.
  8. Hipertensión arterial espasmódica.
  9. Sofocos de la menopausia y problemas ginecológicos y urinarios asociados a personas sensibles al medicamento.
  10. Problemas metabólicos de sobrecarga tipo diabetes, excesos de ácido úrico o grasas en sangre en personas, como ya decíamos, con tendencia a los excesos y al “buen vivir”.

Esto no pretende ser un listado detallado de indicaciones clínicas sino una muestra de las posibilidades de regulación de un medicamento homeopático como SULFUR en las personas sensibles a él. En ocasiones el propio medicamento será suficiente para ayudar al paciente en su dolencia y en otras tendremos que complementarlo con algún otro medicamento, homeopático o no, según se necesite.

SULFUR es sin duda uno de los medicamentos homeopáticos más complejos y profundos de los que disponemos y, por ello mismo, también es uno de lohs medicamentos homeopáticos sobre los que más se ha escrito. Mi intención tan solo ha sido trasladar la profunda dimensión clínica que puede tener un medicamento homeopático como SULFUR cuando llegamos a conocerlo y somos capaces de entender en qué tipo de personas puede estar indicado.#HomeopatíaSuma

Sobre el Autor

Dr. Guillermo Basauri
Dr. Guillermo Basauri

Soy Guillermo Basauri, médico formado en Homeopatía y Osteopatía. Ejerzo la medicina desde el año 92, actualmente en Getxo (Bizkaia), y siempre me han interesado las terapéuticas que estimularan los propios recursos del organismo, que son extraordinarios, para llevarlo de nuevo a la salud.

Además, dirijo un espacio sobre salud y Homeopatía todos los domingos por la mañana en Radio Popular de Bilbao-Herri Irratia y soy profesor del CEDH. Y ambas cosas me apasionan.

Y, eso sí, en mi tiempo libre lo que más me gusta es ir con mi mujer a la montaña. Me ayuda a no olvidar que vivimos en un planeta de una belleza que emociona.

14 Comentarios

Comentar
  • Muchas gracias por tan valiosa información Dr., sólo quisiera preguntarle… menciona que así como todo, el sulphur también tiene sus sombras, cuáles serían éstas??

    Gracias nuevamente!!!

    Saludos!

    • Hola Diana.

      ¡Que buena pregunta! Hace tiempo estuvieron emitiendo por tv un anuncio de unos neumáticos en el que el slogan decía algo así como que la potencia sin control no tiene sentido, haciendo alusión a la seguridad de agarre de los neumáticos de la marca anunciante. Y eso es lo que puede pasarles a las personas SULFUR, que se pasen de rodada por esa sensación de potencia que pueden llegar a sentir. Su potencia acaba siendo su peor enemigo. Hablaríamos mucho sobre el tema pero me parece que es una buena forma de sintetizar lo que siento que puede ser el talón de Aquiles de este medicamento. A ver cómo lo ves tú.

      Muchísimas gracias por leernos y por tu confianza. Te mando un saludo y te deseo un feliz día.

  • hola..me llamo Marina y me gustaría me resolviera una duda… yo tengo hipertension arterial y tomo una capsula de Aprovel 300 mg. y me gustaría quitarla. Como todo sin sal excepto la que viene añadida a los alimentos buscando los que menos contienen. He intentado quitarla y es muy mi tensión es muy variable, asi que la tomo para no tener sustos cardiovasculares.
    Usted indica a un paciente acompañar su medicación de 5 granulos de Sulfur a la semana y ha podido abandonar su medicación. Puedo yo combinar una y otra y observar si me baja o manera de administrarla?.
    Le agradezco mucho su artículo y su respuesta si así se produce. Atentamente un saludo

    • Hola Marina.

      Lo primero, muchas gracias por tu confianza. Es una pregunta muy interesante que voy a intentar aclararte.
      SULFUR es un gran medicamento para muchos casos de hipertensión pero no es el único ni todos los pacientes con esta dolencia van a necesitarlo. Es decir, una vez diagnosticada la hipertensión hay que individualizar cada caso para saber si el medicamento que necesita el paciente es SULFUR u otro como pudieran ser NUX VOMICA, LACHESIS o BARYTA CARBONICA, solo por nombrarte algunos.

      Te envío un saludo y espero haberte podido aclarar tu duda.

    • Hola Marina.

      Perdoname pero no llego a entender muy bien tu comentario. Si me lo pudieras volver a plantear intentaría contestarte.

      Hasta entonces recibe un saludo muy cordial.

  • Muchas gracias por su explicacion tan clara, yo duelo tomar homeopáticos como carbo vegetalis para prob digestivos, cántaros para prob de sistitis y otros, dados por una Homeopata , me pregunto si me servirá para una dermatitis alérgica q tengo en un pie, con ampollitas y las cremas ya me están haciendo mal me las da la Dermatologa que ya no encuentra que, además sufro de calores , podré probar sulphur 6 , podré probar , a lo
    Mejor me mejora la picazón q siempre tengo en mi piel muy sensible . Gracias
    Mercedes

    • Hola Mercedes.

      SULFUR es uno de los grandes medicamentos de piel con los que contamos en homeopatía pero ya sabes que no es el único y que sería muy importante conocer detalles de tu caso en particular para ver si SULFUR sería el adecuado. Si pudieras consultarlo con algún médico experto en homeopatía, sería lo ideal.

      Muchísimas gracias por leernos y por tu confianza. te mando un saludo y te deseo un feliz día.

  • Que buenos artículos y que manera de explicar la homeopatía Doctor, yo padezco muchas alergias y me pregunto si es posible tomar el sulfur a diario, cuando lo tomó me siento bien, solo no estoy segura que tan bueno es tomarlo del diario, tengo en general muy buena salud y soy positiva, mi único problema son las alergias y el colesterol un poco arriba de lo normal. Me encantaría saber su opinión, gracias de antemano.

    • Hola Areli.

      Tomar SULFUR todos los días no tiene que ser un problema siempre que esté indicado. Mi consejo es que lo consultes con algún médico experto en homeopatía que pueda conocer tu caso directamente para que pueda recomendarte la mejor frecuencia y dilución del medicamento en tu caso.
      Muchas gracias por leernos y por tu confianza. Un saludo y te deseo un feliz día.

  • Muchas gracias, Guillermo, amigo, por este post tan bien planteado, concreto y sabio. Desde hace años, (varias décadas ya) vengo comprobando la eficacia del Sulfur. Es un básico para mí, como el Arsenicum album, Apis mellifica, Mercurius solubilis, Arnica Montana, Bryonia o Thuya occidentalis, por citar algunas joyas en el laboratorio universal de la madre Naturaleza, que gracias a médicos como vosotros, los homeópatas, ayudan a tantísimas personas de todas las edades y en cada necesidad concreta del organismo, tratando al unísono el cuerpo, la mente y el alma. Un abrazo!

    Sol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2020 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar