StopAcosoHomeopatía. Y esto no va solo de Homeopatía

#StopAcosoHomeopatía

Yo me había sentado a escribir un post sobre la utilidad de la Homeopatía en el tratamiento de las hemorroides y de sus molestias. Creo que es un tema muy interesante por su frecuencia y por todo lo que los medicamentos homeopáticos pueden hacer por estos pacientes. Pero no puedo, hoy no puedo. Prometo que queda pendiente y en la próxima sentada me pongo con ello y lo escribo.

Sobre el acoso

Os cuento. Desde hace algunas semanas teníamos apalabrada una entrevista para un domingo más en nuestro espacio de la radio Así es la vida en Radio Popular de Bilbao con un compañero médico, formado además en Homeopatía y Acupuntura, sobre un tema precioso. Él es una persona extraordinaria, de esas que uno da gracias a la vida por haber conocido, y un profesional de esos que uno quisiera tener cerca si en algún momento llegase a necesitar de un buen médico. Una de esas personas que viven y trabajan desde el corazón.

Pues bien, dos días antes me llama para decirme, sin casi saber cómo, que por favor le disculpase pero que prefería dejar la entrevista para más adelante, que estaba recibiendo muchas presiones en su entorno profesional y que prefería pasar desapercibido.

Yo sé que hay mucha gente que se cree en su derecho de insultar y de perseguir. Lo sé. Algunos hasta pueden pensar que es legítimo y beneficioso y además que tienen derecho a ello. Que insultando así van a lograr grandes fines. Y si hace falta mentir o “maquillar” un poquito la verdad, pues que no se diga que no vamos a hacerlo por esta sacrosanta misión; salvar al mundo y a sus ciudadanos de lo que no sea la verdadera medicina.

Yo no soy una persona especialmente iluminada ni me considero una autoridad moral, así que solo voy a hablar desde mi experiencia y desde el saber de otras personas que yo, humildemente, si considero referentes del saber. Y quiero decir del Saber.

Sobre los pacientes

Si mañana me dijeran que la Homeopatía ha desaparecido de la tierra pero que se ha conseguido la paz en el mundo, yo haría una fiesta. La más grande que pudiera hacer.

Lo que estamos viviendo con la Homeopatía no es grave en sí. Grave fue la guerra civil, la primera y la segunda mundiales. Los genocidios y las dictaduras. Ahí sí que sufrió la gente. Lo que estamos pasando los profesionales de la salud que creemos que la medicina es mejor cuando la Homeopatía es una opción más de tratamiento entre todas, es un día en la guardería al lado de lo que sufrió esa gente. Pero la cosa es que lo que estamos viviendo no va de Homeopatía. Va de mucho más.

¿Toda esta campaña de acoso nos está haciendo daño? Claro que sí. Y, sobre todo, está haciendo daño a mucha gente que podría mejorar su salud con medicamentos homeopáticos y que no lo está haciendo por toda está intoxicación informativa. Y no lo digo yo, lo dicen precisamente las personas que así llevan usándola desde hace muchísimos años y que ven como la Homeopatía ha supuesto un elemento de salud fundamental en el contexto de sus cuidados médicos. Y así lo han hecho saber en un reciente comunicado que decidieron emitir ante lo que consideraban “ una infame campaña de acoso y desinformación”. Pero por qué nos les escuchamos a ellos mismos: 

COMUNICADO DE LOS USUARIOS Y PACIENTES DE HOMEOPATÍA

“Reivindicamos nuestro derecho a utilizar una terapia que durante años nos ha resultado útil y satisfactoria”

En nombre de los usuarios y pacientes de homeopatía afiliados a las asociaciones de Andalucía, Aragón, Canarias, Cataluña, Navarra y País Vasco queremos manifestar a la opinión pública lo siguiente:

Nuestras asociaciones representan a ciudadanos españoles que han elegido una opción terapéutica, la homeopatía, atacada y vilipendiada en estos momentos por una infame campaña de acoso y desinformación desde distintos medios. Sin embargo, las terapias complementarias gozan de una amplia aceptación por parte de la sociedad española, según la encuesta de FECYT 2017, el número de médicos colegiados que ejercen la homeopatía en nuestro país ronda los 10.000 y los pacientes constituyen el 10-12% de la población.

Como ciudadanos responsables de nuestra salud, reivindicamos el derecho a la libre elección, al uso de una terapia que durante años nos ha resultado útil y satisfactoria. No necesitamos la protección de asociaciones como la APETP, somos individuos formados e informados que sabemos perfectamente en qué consiste la homeopatía y cuáles son sus limitaciones, del mismo modo que conocemos las de la medicina convencional.

Queremos también reafirmar que los médicos a los que acudimos los usuarios de nuestras asociaciones son eso, médicos, licenciados en Medicina y Cirugía, no charlatanes ni, muchísimo menos, estafadores que juegan con nuestra salud. Y están sujetos a su código deontológico que dice en el Artículo 12. 1. que “el médico respetará el derecho del paciente a decidir libremente, después de recibir la información adecuada, sobre las opciones clínicas disponibles. Es un deber del médico respetar el derecho del paciente a estar informado en todas y cada una de las fases del proceso asistencial. Como regla general, la información será la suficiente y necesaria para que el paciente pueda tomar decisiones”. No hay lugar a interpretaciones, es nuestro derecho.

E, igualmente, queremos recordar que existen multitud de estudios científicos que avalan la eficacia de la homeopatía. En todo caso, así ha sido en nuestra experiencia.

Además, la homeopatía está extendida en todo el mundo. Más de 400 millones de personas la utilizan y en Europa, en algunos países como Francia, Alemania o Suiza, los medicamentos homeopáticos están incluidos en los sistemas públicos de salud.

Y la OMS no sólo reconoce su valor terapéutico, sino que recomienda que se integre en los servicios de salud de los distintos países.

Por todo ello, exigimos que cesen estas interesadas campañas de difamación y que se respete una medicina cuya eficacia constatamos a diario millones de pacientes en todo el mundo.

 

Miquel Peralta

Portavoz de la Coordinadora Estatal

de Asociaciones de Pacientes de la Homeopatía.

info@acpauh.cat

 

Y también os recomiendo este post del Dr. Alberto Sacristán sobre el protagonismo y el derecho que tienen los pacientes a hacerse cargo de su salud decidiendo que tipo de terapéuticas consideran más convenientes en cada caso. El médico informa y asesora, el paciente decide. 

Sobre los medios de comunicación en general y algunos en particular

En relación al protagonismo que tiene la Homeopatía en los medios de comunicación yo me pregunto algunas cosas, creo que bastante obvias:

  • ¿Se lo merece? De verdad que hay quien cree que la Homeopatía es un problema de salud pública más importante que los escándalos de corrupción y manipulación que inundan la investigación médica o que los cientos de miles de muertos por los efectos secundarios de los fármacos convencionales (recuerdo; tercera causa de muerte después de cáncer y corazón) o que el intrusismo médico (personas que hacen medicina sin ser médicos) o que las condiciones en las que tienen que trabajar tantos compañeros de la sanidad pública. ¿No huele raro? ¿A nadie le llama la atención?
  • Vale, es que lo de la Homeopatía tiene tirón informativo, da mucho juego, los detractores son muy faltones y cañeros y eso sube la audiencia…Ya, pero si lo que se quiere es informar por qué los pseudoescépticos tienen “alfombra roja” en la mayoría de los medios y nosotros, que somos los que conocemos y usamos la Homeopatía, tenemos que ir siempre a rebufo suplicando el derecho a réplica.
  • Otra cosa, ¿por qué se publica todo lo que dicen los detractores sin contrastar la información con los aludidos? ¿Por qué tantos medios de comunicación se hacen eco de falsedades, que saben que lo son porque así se lo hemos dicho cuando nos han dado la oportunidad, sin ningún pudor? Dirán: “todo el mundo tiene derecho a dar su opinión y nosotros a publicarla” Exacto, todo el mundo. Nosotros, somos también todo el mundo.
  • También dirán que la Organización Médico Colegial española está en contra de la Homeopatía y hay que darle voz. Vale; y que la Organización Mundial de la Salud apoye su implantación en los sistemas sanitarios, que los medicamentos homeopáticos (sí, medicamentos, no productos como ponen muchos medios que parece que la verdad les produce urticaria) estén regulados como tales en toda la Unión Europea, que los países más avanzados de Europa la contemplen entre sus opciones de tratamiento en sus sistemas de salud pública, que se estudie en universidades de todo el mundo, que haya estudios publicados en todo tipo de revistas científicas que avalan su acción más allá del placebo y su seguridad. ¿No tiene todo esto mucho más peso? Y ante todo esto ¿no habría que cuestionarla más? ¿Para qué sirve el periodismo?

Y para muestra, un botón. Un botón de muchos, de demasiados. 

Sobre la doble vara de medir

Otro asunto que me parece brutal es la doble vara de medir que se usa para la Homeopatía y para la autollamada medicina científica. Y para eso parten de dos apriorismos falsos:

  1. La Homeopatía carece de evidencias científicas que demuestren que tiene efecto más allá del placebo. FALSO, y remito de nuevo a este post, el último sobre evidencias científicas en homeopatía de nuestro blog.
  1. Todo el resto de la medicina se basa en irrefutables evidencias científicas. FALSO, y en este caso remito a este impagable post de Miguel Jara que lo titula, usando una afirmación del Dr Juan Gérvas. “El 90% de la medicina científica oficial es pseudociencia” Y no digo más porque me encantaría que lo leyeseis, es cortito y no tiene desperdicio. Pero no me resisto a poneros aquí algunas afirmaciones que el autor del post extrae de otros escritos del Dr Gérvas. Atentos:
  • ”Los medicamentos de la medicina científica causan 179.000 muertos anuales por los efectos adversos en la Unión Europea (equivalente a la muerte diaria durante un año en accidente de todos los pasajeros y tripulantes del Airbus más grande)”.
  • “La aplicación de un protocolo para intervenciones quirúrgicas puede haber causado 800.000 muertes en Europa”.
  • “El 90% de la investigación publicada en medicina es falsa”.
  • “Las embarazadas, parturientas y madres lactantes sometidas en masa a tratamientos (suplementos de yodo, hierro y vitaminas) y a pruebas innecesarias por la medicina científica”.
  • Millones de varones incontinentes e impotentes por tratamientos de urólogos al atribuirles cánceres de próstata en falso, por sobrediagnóstico”.
  • “Las resistencias a los antibióticos causan, al menos, 25.000 muertos anuales en la Unión Europea”.
  • Se han evaluado 3.000 intervenciones habituales de la medicina científica, y apenas el 11% tiene valor demostrado (si se utilizaran correctamente)”.
  • Se tira el dinero en investigación en medicina científica: del orden del 85% es puro despilfarro”.
  • Millones de mujeres son tratadas como enfermas de cáncer de mama en falso, por sobrediagnóstico”.
  • “Los estudios preclínicos publicados sobre medicamentos para el cáncer se confirman sólo en el 11% de los casos”.
  • “Es imposible replicar la mayoría de los estudios sobre la medicina científica publicados en las mejores revistas del mundo”.
  • “Los médicos y científicos reconocen que inventan datos científicos en el 2% de los casos, pero creen que sus colegas lo hacen en el 24% de los casos”.
  • Se puede reproducir sólo el 39% de los mayores y mejores estudios en el campo de la psicología científica”.
  • “Los estudios sobre medicina científica concluyen con datos a favor y datos en contra sin que se pueda decidir qué es lo correcto”
  • Mueren anualmente 500.000 personas de más de 65 años en el mundo desarrollado por culpa de los psicofármacos”.

Y veréis que en el post están todas estas afirmaciones perfectamente documentadas.

A lo que voy es que es evidente, hablando de evidencias, que a la Homeopatía se le quiere exigir lo que no se exige a nada más. Quiero decir que si la homeopatía no es científica y no cumple con los requisitos de la MBE (Medicina Basada en la Evidencia) el resto de la medicina tampoco. 

Sobre el pensamiento único

Pero lo más importante de todo, a mi entender y como os decía más arriba, es que todo esto no tiene que ver con la Homeopatía, sólo con la Homeopatía. Va mucho más allá. Para empezar, no quieren acabar solo con la Homeopatía. Es que no les vale nada; Acupuntura, Medicina Naturista, Fitoterapia, Osteopatía, Psicoanálisis…nada, nada, nada les vale que no sean “sus” medicamentos. Como si, además, el resto de los médicos (farmacéuticos, veterinarios, odontólogos…nunca me olvido de vosotros, es por economía) no contempláramos todas las opciones de tratamiento que tenemos para cada paciente. Eso sí, los que más opciones tenemos…no digo más.

Lo que a mí me parece es que esto tiene que ver, sobre todo, con el pensamiento único. “No os preocupéis de nada que nosotros estamos aquí para pensar por vosotros. Nosotros os decimos que es bueno y que es malo y no importa cuál sea tu experiencia porque yo sé y tú no. Y, además, como no seas bueno verás la que te cae encima”.

Yo creo que muchos buenos médicos y muchos médicos buenos, sencillamente se están equivocando. Y no lo digo por no “creer” en la homeopatía sino por haber llegado a esa conclusión sin haber dado la oportunidad a pacientes y compañeros de contarles sus experiencias y conocimientos. Si un compañero te dice que todos los días está viendo como sus pacientes mejoran cuando toman medicamentos homeopáticos, igual que también mejoran usando otros medicamentos, si tu paciente te dice que no se encontró mejor hasta que no comenzó con la Homeopatía, si tu colega te dice que hay estudios disponibles para que los leas, si ante tantos síes decides no creer, lo respeto pero, a mi entender, no es la respuesta de un espíritu científico y curioso. 

Sobre los insultos

Y no quiero despedirme por hoy de vosotros sin hacer una pequeña alusión a los insultos.

Últimamente estoy bloqueando en twitter a todas las personas que me insultan o que, en general, necesitan insultar para expresar su opinión. Bueno, insultar, desear mal y todas esas cosas. Y está siendo un descanso pero, por otra parte, me estoy dando cuenta que casi no tengo ya opiniones contrarias a la Homeopatía. Y la reflexión es, ¿Por qué necesitamos tanto insultar?

Hablando el otro día de estas cosas con mi mujer me decía que ella sentía que cada vez que uno insulta, desea mal a alguien, habla mal de otra persona, poco a poco, se va oscureciendo. 

Yo aspiro a un mundo de Luz y de Paz y no me lo puedo imaginar en los términos en los que nos estamos tratando en este pequeño asunto que tiene que ver con la Homeopatía.

Tendemos a pensar en las grandes cosas sin reparar en las pequeñas porque nos parece que no tienen nada que ver pero hay personas muy sabias que piensan que nunca construiremos lo grande si antes no lo hemos hecho en lo pequeño. Sin la paz pequeña dentro de nosotros nunca veremos la gran Paz en este mundo. Y, ojo, que no lo digo yo, lo dice gente mucho más lista. 

Venga, ¿nos vamos a pensar, todos, lo de los insultos?

Sobre el Autor

Dr. Guillermo Basauri
Dr. Guillermo Basauri

Soy Guillermo Basauri, médico formado en Homeopatía y Osteopatía. Ejerzo la medicina desde el año 92, actualmente en Getxo (Bizkaia), y siempre me han interesado las terapéuticas que estimularan los propios recursos del organismo, que son extraordinarios, para llevarlo de nuevo a la salud.

Además, dirijo un espacio sobre salud y Homeopatía todos los domingos por la mañana en Radio Popular de Bilbao-Herri Irratia y soy profesor del CEDH. Y ambas cosas me apasionan.

Y, eso sí, en mi tiempo libre lo que más me gusta es ir con mi mujer a la montaña. Me ayuda a no olvidar que vivimos en un planeta de una belleza que emociona.

12 Comentarios

Comentar
  • Hola,
    Soy una estudiante de Medicina que cree que la Homeopatía no tiene ningún efecto a parte del placebo. Una vez hecha la declaración de mi posible “conflicto de intereses”, me gustaría decir unas cuantas cosas.

    Antes que nada, que lamento mucho que les insulten y les ataquen personalmente. Me parece indigno de cualquier persona, y elimina cualquier posibilidad de debate sano. Me disculpo en nombre de ellos, si sirve de algo.

    Sin embargo, me parece que en su post ha hecho
    usted un poco algo parecido. No faltando al respeto, pero sí diciendo “pero ellos peor”. Todos los datos que ha dado respecto al desastre que supuestamente es la Medicina convencional (tendré que consultar las fuentes) no demuestran nada a favor de la Homeopatía.

    Además, hay dos de estos datos que me parece que no vienen a cuento, y por eso su mención aquí raya la falacia. Primero, el de las resistencias a antibióticos: algunas de ellas han aparecido por mala praxis del personal sanitario, es cierto (aunque también por mal uso por parte de la población general, ojo), pero en su mayor parte es por un proceso de selección “natural”, pura evolución. ¿Qué tendría que haber hecho la medina “convencional” para evitarlo? ¿Acaso podría la Homeopatía haber hecho nada distinto? Y, si podría haberlo hecho, ¿por qué no lo hizo?

    Segundo, el del “despilfarro” en la investigación. Sí, la inmensa mayoría de los recursos destinados al desarrollo de nuevos fármacos terminan siendo para nada. Pero sólo porque así lo dictaminan las leyes: si no se consigue demostrar que aquél medicamento es mejor que los existentes, allí termina el proyecto. Y ya no se puede recuperar el dinero, el tiempo (si se tiene que abortar en las últimas fases, podemos estar hablando de diez, quince, veinte años) y los esfuerzos de todos los implicados. Pero así tiene que ser para asegurar el rigor científico. Y así es. Sé del cierto que los medicamentos “convencionales” están sujetos a numerosas leyes y controles por órganos específicos. Me gustaría que hiciera usted un post contando quién regula la Homeopatía y las Medicinas Complementarias (o si existe, que por favor me indique dónde puedo encontrarlo). Porque sé que muchos fitoterápicos, por ejemplo, dependen de la mucho más laxa Agencia Española del Medicamento. Y la verdad es que no sé lo suficiente de leyes para extraer ninguna conclusión sólida de ello, pero la verdad es que me escama.

    Luego ha hablado usted de aquellos profesionales (o aquellas personas, porque por desgracia es algo que se encuentra uno en todos los ámbitos de la vida) que intentan destruir todo aquello en lo que no creen. Y estoy de acuerdo con usted en que esa no es forma de ir por el mundo. Sin embargo, tal vez le alegre saber que eso no es, ni de lejos, lo que se está intentando inculcar a las nuevas generaciones. Por lo menos en la UAB, se abre debate sobre todo: Medicinas Complementarias, vacunación, aborto y su relación con el diagnóstico prenatal, eugenesia, creencias que entran en conflicto con terapias habituales, todo. Se destinan clases a cómo saber cuándo tenemos que creernos los resultados de un estudio. Y no creo que haya nadie en todo el curso que no lleve gravado a fuego el Principio de Autonomía del Paciente. No puedo ni contar los seminarios que hemos destinado a ello: cómo mejorar la empatía, cómo saber qué es lo que realmente quiere o necesita o pide el paciente, cómo exponer información (sobre distintas terapias, sobre posibles riesgos) de forma clara y accesible, cómo abrir espacios de confianza para que el paciente no dude en escoger, en pedir, en rechazar. Y que hay que escuchar y respetar decisiones que no serían las que nosotros tomaríamos, eso nadie lo duda. Tal vez muchos de sus compañeros, los de su generación o anterior, aún vayan endiosados por la vida. Pero no puede usted decir que esto es lo que desean perpetuar la gran mayoría de los profesionales de la salud, ya sean del lado “convencional” o no.

    Finalmente, me gustaría añadir un matiz a una idea que he expuesto al principio de todo: que no creo que la Homeopatía tenga efecto más allá del placebo. Eso no quiere decir que menosprecie dicho efecto: sé que la mente influye poderosísimamente en el cuerpo. El placebo, el estado de ánimo, el empoderamiento, la esperanza y la sensación de sentirse cuidado y acompañado en la enfermedad son herramientas muy valiosas, que, es cierto, se olvidan demasiado a menudo en la práctica clínica. Pero hay que reconocer los límites de las cosas. En la medicina convencional, cada medicamento o intervención tiene un espectro limitado de enfermedades en los que funciona, y antes de aplicarlos se explica a los pacientes qué tasa de éxito se puede esperar de cada cuál, y qué hacer cuando no funciona. Aún no he visto ningún artículo que divulgue estos aspecto en las Medicinas Complementarias. A la población general le llega la idea de que son grandes panaceas. Y ha habido gente que ha muerto por confiar de forma absoluta en estas terapias y abandonar todas las demás opciones. Me refiero a casos de cáncer, y conste que no estoy en contra de buscar otras ayudas en estas y otras enfermedades con tantísimo componente emocional, al contrario: para mí, la mejor opción sería una terapia convencional acompañada de una Medicina Complementaria, para cubrir todo el espectro bio-psico-social. Pero convencer a alguien de que abandone una quimioterapia, que no se someta a una operación, eso ya no es mala praxis, es asesinato. Y habido un caso relativamente frecuente, y todavía no he encontrado que nadie haya movido un dedo para combatir está desinformación. Creo que las Medicinas Complementarias pecan de falta de transparencia tanto como la convencional, y que habrá mucha menos polémica y mucha más aceptación el día que se corrija eso.

    • Hola Lali.

      Muchas gracias por leernos y por tu comentario.

      No voy a entrar a contestarte punto por punto pero, si me permites, voy a darte solo algunas ideas sobre las que profundizar y reflexionar:

      • La Homeopatía tiene un efecto más allá del placebo y eso no es una opinión, son estudios publicados. Te animo a que veas/leas este post, 7 vídeos para explicar la investigación en Homeopatía, de nuestro compañero Gualberto Díaz.

      • Sobre las muertes por pérdida de oportunidad terapéutica o por abandono de tratamientos, te animo a que leas también este post de Gualberto; La medicina integrativa consigue mayor aceptación de la quimioterapia que la propia oncología. El problema es cuando la referencia informativa de los médicos para crearse una opinión sobre algo son los medios de comunicación. Por cierto, sobre evidencias y manipulación científica a lo mejor te interesa leer este otro post de Gualberto, Aclaraciones sobre 5 mentiras a las revisiones Cochrane sobre Homeopatía.

      • Sobre la “mala ciencia” en la que se apoyan la mayoría de nuestros actos médicos creo que te sería muy interesante leer a compañeros como Juan Gervas o Abel Novoa, presidente de la plataforma de salud No Gracias. Creo que pueden darte una perspectiva de la medicina mucho más real y experimentada.

      • ¿De verdad crees que la medicina va a ser mejor cuando ninguna persona tenga acceso a la Homeopatía, Acupuntura, Medicina Naturista, Osteopatía, la meditación o la Musicoterapia?

      ¿No te parece que la medicina será mejor cuando todos los médicos conozcamos los límites y las indicaciones de todas estas terapéuticas y podamos generar una medicina auténticamente integrativa? En los mejores hospitales oncológicos del mundo ya lo están haciendo. El monte Sinaí de NY, por ejemplo, tiene médicos especializados en Homeopatía en su cuadro.

      La medicina no es una ciencia, solo se apoya en ella. Y la mayoría de nuestros actos médicos se apoyan mucho más en la experiencia que en los ensayos clínicos.

      Hay muchos médicos que pensamos que la idea de la MBE se está pervirtiendo al intentar hacernos creer que nada vale sin la evidencia científica. Y la verdad es que lo que nada vale es la evidencia científica aislada de la experiencia y de la percepción del paciente de ese acto médico.

      Creo que en nuestro blog y en otros como los de NoGracias, Miguel Jara o, el ya citado también, Juan Gervas puedes encontrar aspectos, visiones del mundo de la medicina, en el que estas a punto de zambullirte de lleno, que pueden darte una dimensión mucho más real de la que aún tienes, como no podría ser de otra manera.

      Si quieres, para empezar y no porque sean los mejores sino porque tratan un poco de estas cosas de las que estamos hablando, te invitaría a leer estos dos post de nuestro blog:

      ¿Es la medicina una ciencia? Reflexiones de un médico homeópata
      Sobre ciencia, pseudoterapias, pseudociencia, escépticos, pseudoescépticos, mala ciencia, medios y demás berenjenales #StopAcosoHomeopatía

      Espero que algún día llegues a entender que la medicina es un arte, el arte de acercarnos al sufrimiento humano en toda su dimensión y que la ciencia debe servir a este arte, no encorsetarlo y limitarlo.

      Muchas gracias por leernos y por tus reflexiones. Ya es para mí un honor contarte entre mis colegas.

      Un saludo y muy feliz día.

    • Buenos días.

      Solo quiero comentar que me parece un buen análisis el que ha hecho Lali, creo que va a ser una buena profesional. Por lo que he entendido, no reniega de las medicaciones homeopáticas o fitoterápicas aunque solo les confiere efecto placebo. No es así, ambos tipos de medicación funcionan, por lo menos igual que los medicamentos convencionales, aunque en mi experiencia mejor (cuando se da con el medicamento adecuado; cada persona es un mundo y necesita tratamientos personalizados con los medicamentos más adecuados para ella). Si fuera sólo efecto placebo, daría igual prescribir un medicamento que otro, y esto no es así.

      Yo llevaba ya 6 años ejerciendo como pediatra cuando decidí estudiar qué era eso de la homeopatía. Fueron mis pacientes los que me empujaron, cuando oía una y otra vez “desde que le he tratado con homeopatía no ha vuelto a tener… asma, otitis, eccemas…”. Y desde que estudié homeopatía mejoré como médico y me sentí mejor profesional porque tenía más recursos para tratar a mis pacientes. Por supuesto, empleo tratamientos homeopáticos para mí y toda mi familia, creo que eso es muestra de mi confianza en su utilidad más allá del placebo.

      Gracias por el blog y un saludo.

      • Muchas gracias por tu comentario Soledad..

        Y, como dices, seguiremos intentando ser cada vez mejores médicos para nuestros pacientes y quien diga que la Homeopatía no te ayuda en este empeño es, sencillamente, que no la conoce.

        Un saludo muy cordial compañera y feliz día.

    • Muchas gracias Juan por tu comentario. Esperamos, con toda humildad, seguir poniendo un poco de luz en estos momentos tan convulsos. La Homeopatía vale la pena, es algo bueno. Lo vemos todos los días y eso es incontestable.

      Un saludo y feliz día.

  • Gracias por este artículo. Solo soy una persona que prefiere los resultados de la homeopatía y naturopatia al empacho de medicamentos con efectos secundarios y me siento INDIGNADA, Y AGREDIDA cada vez, y son muchas las veces que oigo o leo en los medios sobre todo burlas y ataques de desprestigio como si estuviéramos otra vez en la Edad Media y la caza de brujas y me indigna la indefensión de poder replicar en ese momento a lo que sea que están diciendo. Es inconcebibles que quieran impedir el derecho a la libre elección.

    • Élida, lo puedes decir más alto pero no más claro.

      Muchas gracias por tu comentario y por tu apoyo. Nosotros seguiremos intentando que todas las personas que quieran que la Homeoaptía sea una opión más en el cuidado de su salud puedan seguir utilizándola. Como bien dices, es nuestro derecho.

      Un saludo y pasa un lindo día.

  • Enhorabuena por esta entrada y por todas las precedentes. Vuestro empeño hace de este mundo un lugar mejor.
    Estas declaraciones debieran empapelar los muros de nuestras calles para que la gente pudiera ver en ellas un poco de verdad en estos tiempos de falsedades que apestan a Inquisición.
    Dices que has limpiado tu tweeter de insultos e insultadores. Yo propongo limpiar de ellos nuestra vida.
    Esta estrategia de desprestigio ciego de terapias eficaces, reconocidas e integradas en Europa y en el mundo, muestra un país corto de miras, pobre en principios éticos y en respeto a la libertad.
    …Y los medios de comunicación y los políticos se suman a ese carro y tiran de él… ¡Decepcionante! Desde sus púlpitos alimentan cada día este fundamentalismo feroz e ignorante y lo convierten en una plaga negra más contagiosa y destructiva que la peste.
    Es mucho más fácil destruir que crear y solo se desprecia lo que no se conoce.
    Yo no quiero en mi vida a quienes apoyan estas actitudes y criminalizan y asesinan lo que no comparten.
    Yo no quiero en mi vida a quienes se proponen elegir por mí, imponerme sus creencias y arrebatarme el derecho a decidir libremente mis opciones terapéuticas y los términos de mi salud o de cualquier otro ámbito de mi vida.
    Ni les daré mi voto a los unos, ni les dedicaré mi tiempo los otros. Hay alternativas.
    Porque, por más que les pese, y tal como declaran las Asociaciones de Usuarios y Pacientes de la Homeopatía “somos individuos formados e informados que sabemos perfectamente en qué consiste la homeopatía y cuáles son sus limitaciones, del mismo modo que conocemos las de la medicina convencional”. Mi enhorabuena y agradecimiento también para ellas.

    Un abrazo

    • Paz, querida amiga, tu comentario me emociona y me vuelve a reafirmar la inmensa persona que eres. Y yo sí que pienso, en lo más hondo de mi corazón, que este mundo es un lugar mejor gracias a mujeres como tú.

      Un abrazo enorme.

  • Pues creo que cuesta entender este comportamiento si uno piensa en personas, en médicos, en pacientes.
    Pero se entiende mejor si pensamos en profesionales (técnicos e informáticos) dedicados a generar corrientes de opinión y acosar, porque esa es su labor profesional ya sea a través de pagos directos o indirectos. Ojo, no digo que ocurra ni apunto a un pagador, solo que se entiende mejor que las horas punta de los insultos se produzcan en horario laboral.
    Y los medios se dejan llevar por la polémica y lo que en un momento dado se presenta como políticamente correcto. Que no contrasten la información, eso es imperdonable cuando se trata de informar y no de entretener.

    Y la presión de medios y acosadores arrastra a instituciones, que al final retroalimentan a los medios. Y ya está liada.

    Cualquier día, eso si, sucedera al revés. La gente se harta, alguien pone el dedo en la llaga de la manera y en el momento oportuno, y de nuevo la medicina natural a las universidades, colegios profesionales y sistema público de salud, con el apoyo sin fisuras todos los medios de comunicación.
    La pena, tanto en un caso como en el otro, es que el criterio sea la moda y no la convicción surgida del rigor en el análisis realizado con mente abierta.

    • Uff, qué más decir.
      Solo una cosa; me encantaría que esto que dices llegara a todas esas personas que no entienden que está pasando en este país.

      Un abrazo y seguimos adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualizado el 10-12-2018 13:03:04 - © 2014-2018 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar