Siete consejos para disfrutar de una Navidad segura con tu hijo pequeño

Aunque homeópata, ante todo soy pediatra y aun cuando no soy nada amigo de los tópicos que nos inundan en cada estación, verano, otoño, primavera, vuelta al cole, astenia primaveral, etc., si me gustaría dejaros hoy unos  consejos para reflexionar y tomar algunas precauciones para disfrutar de unas fiestas navideñas seguras y sin sobresaltos.

Un enchufe demasiado expuesto, un árbol de Navidad inestable o las prisas en la cocina pueden amargarnos estas fiestas y lo que es peor, dejarnos problemas de por vida que nos harán acordarnos para siempre de estas navidades.

Recordad siempre que PREVENCIÓN es la medida o disposición que se toma de manera anticipada para evitar que suceda algo que consideramos negativo.

1.- La iluminación

En pocas casas falta en estas fechas la iluminación especial de Navidad en el árbol, belén, fachadas, ventanas, pero ojo, ¿si tuviéramos dos años no nos fascinarían estas luces?, pues claro, como es lógico sus colores y brillos llaman poderosamente la atención de los más pequeños, por eso es necesario extremar las precauciones para evitar posibles accidentes. Se hace entonces muy muy conveniente:

– Comprar luces seguras: Es altamente recomendable comprar luces que cumplan la normativa europea y en comercios fiables ya que son un riesgo directo de incendio o descarga eléctrica. Más de un lector habrá tenido la experiencia de un cortocircuito o de un juego de luces o adorno que arde o se calienta en exceso, con el peligro que ello, no solo para el niño sino para toda la familia conlleva.

– Colocarlas de forma adecuada. Es muy necesario colocar las luces y guirnaldas fuera del alcance de los pequeños. De esta manera podremos evitar posibles quemaduras si tocan las bombillas ya sobrecalentadas, pero también para impedir que tiren de ellas y arrastren otros objetos consigo o que se les enreden en alguna parte del cuerpo. Actualmente la mayoría portan bombillas led pero su alimentación sigue siendo eléctrica.

– Cuidado con los enchufes. Merece una atención especial el lugar donde enchufamos las luces navideñas, es preciso colocar las conexiones fuera del alcance  de los niños para evitar descargas eléctricas o peor aún, que ocurra una electrocución.

Tal como señalan los especialistas de la Asociación Española de Pediatría (AEP) en su Guía Práctica para padres‘, las lesiones que se producen como consecuencia de una descarga eléctrica “son quemaduras muy profundas que afectan a estructuras internas como tendones o músculos”

  1. El árbol de Navidad

El árbol de Navidad es un elemento decorativo frecuente y uno de los más atractivos para los niños. Para que no represente ningún riesgo para ellos, es preciso tener en cuenta algunas pautas:

– Colocarlo sobre una base firme y estable para evitar posibles vuelcos sobre el pequeño. Recordemos que la curiosidad puede ser muy peligrosa.

– Utilizar adornos y figuras grandes y sin aristas, optando por materiales resistentes o irrompibles para que el niño no pueda metérselos en la boca y atragantarse.

  1. Las figuras colgantes

Desde hace unos años es costumbre en algunos hogares, colgar muñecos de Papa Noel, de Reyes Magos o juegos de luces o guirnaldas de las ventanas, balcones o fachadas de las casas.

Los niños, que no son conscientes aún del peligro existente en las ventanas y balcones pueden intentar alcanzar estas figuras o luces que llaman tanto su atención y sufrir así un peligroso accidente. Las caídas desde altura son la cuarta muerte por lesiones de los niños en la Unión Europea.

  1. Los dulces navideños

Mazapanes, turrones, polvorones, bombones, peladillas, etc., son dulces de gran consumo en Navidad. Tengamos siempre presente que no se deben dar frutos secos o alimentos que puedan provocar atragantamiento hasta que el niño tenga cinco años, como mínimo.

Cuidado con las alergias,  en concreto la alergia a los frutos secos es de las alergias alimentarias más frecuentes a partir de los 3 años y podemos tener algún problema si descuidamos la vigilancia de lo que come el niño. Es obvio que se trata de dulces muy atractivos para los niños.

No dejemos que abusen del chocolate, es un alimento graso para el niño pequeño y lo hará estar más excitado.

5.- Cocinando

Las prisas son malas compañeras y pueden provocar accidentes si nuestro hijo juega a nuestros pies mientras cocinamos o dejamos platos calientes en algún sitio al que el niño pueda alcanzar. Quizá no tengamos una segunda oportunidad para apartarlo del fuego, sartenes o platos calientes y tengamos que sufrir sus consecuencias toda su vida.

6.- Los juguetes

Parece obvio hacer referencia de nuevo a las precauciones respecto de los juguetes.

Aunque existen especificaciones de seguridad a la hora de su fabricación, no está de más recordar el adaptar nuestras compras a la edad de cada niño; el mercado está lleno de juguetes potencialmente peligrosos, sobre todo si no son los apropiados para cada edad.

¡¡¡ Ah, y por favor ¡¡¡  volver a insistir hasta la saciedad que un teléfono móvil no es un regalo a determinadas edades, no es didáctico, va a acaparar toda atención de nuestro hijo  y lo miremos por donde lo miremos va a traerle en general más perjuicio que beneficio radiaciones aparte. No olvidemos la forma en que lo utilizan, duerme con el bajo la almohada, lo tienen todo el día pegado a la oreja…. que les voy a contar que ustedes no sepan. Miremos por su bienestar y no nos dejemos arrastrar por las modas.

En serio, reflexionen la oportunidad de la compra de uno antes de hacerlo.

7.- Y por supuesto, tengamos precaución al volante.

Desplazamientos cortos, con alcohol en nuestro cuerpo en muchas ocasiones, con un tráfico que como nosotros tiene prisa. Llevamos a nuestros hijos con nosotros, seamos responsables y extrememos las precauciones estando atentos a nuestra conducción y a la de los demás.

Los médicos homeópatas españoles ya tenemos nuestro regalo de Navidad. La Unión Europea ha rechazado de plano los torticeros intentos del Ministerio de Sanidad español de retirar de las farmacias los medicamentos homeopáticos y de que estos dejen de denominarse medicamentos. Textualmente asegura que “no tiene previsto evaluar ni modificar la actual legislación de los medicamentos homeopáticos, de obligado cumplimiento para todos los estados miembros de la Unión Europea. La Comisión, no tiene constancia de solicitudes similares de otros Estados miembros”.

FELICES FIESTAS PARA TODOS NUESTROS LECTORES

Sobre el Autor

Dr. Jorge Manresa
Dr. Jorge Manresa

Soy Jorge Manresa, pediatra y Experto Universitario en homeopatía desde hace mas de 25 años, y sobre todo curioso, muy curioso. Trabajo en un Centro de salud de Cartagena (Murcia) y en mi consulta privada. Como el resto de mis compañeros de blog, me pierde el transmitir a otros compañeros y a todo aquel que quiera oírme, las satisfacciones que me aportan los medicamentos homeopáticos en el trabajo diario.

Por eso, participo en Cursos de Experto Universitario, Seminarios, Congresos…y en todos aquellos foros en los que puedo comunicar mi experiencia. Y os lo advierto, soy incansable

2 Comentarios

Comentar
  • Consejos muy prácticos que, a veces, podemos olvidar con consecuencias funestas. Pequeños detalles que marcan la diferencia.
    Muchas gracias por este post tan adecuado a estas fechas…y a todas. Un abrazo.

    • Hola Guillermo

      No hay que olvidar que la prevención consiste en adelantarse a los acontecimientos, una vez que estos ocurren poco podemos hacer y en ocasiones sus consecuencias nos acompañan el resto de la vida.

      Gracias por tu comentario. Otro abrazo para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualizado el 18-07-2019 11:38:32 - © 2014-2019 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar