¿Qué son las ETS y cómo tratarlas con Homeopatía?

¿Qué son las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS)?

Mañana se celebra el Día Mundial de la Salud Sexual por lo que conviene recordar qué son las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Éstas, que actualmente en medicina se conocen como infecciones de transmisión sexual (ITS), son un conjunto de patologías infecciosas que producen diferentes problemas de salud en los que la vía de transmisión está relacionada con la práctica de relaciones sexuales.

¿Cuál es la causa de las enfermedades de transmisión sexual?

Las ETS pueden ser de origen bacteriano, micótico o viral.

Las infecciones virales (Virus Hepatitis B, Virus Herpes Simple, VIH, citomegalovirus-CMV-, virus del papiloma humano-VPH-) han superado a las bacterianas clásicas (gonococia, sífilis, chancro blando, linfogranuloma venéreo, granuloma inguinal, Chlamydia trachomatis y Ureaplasma urealyticum) en importancia y frecuencia y además presentan mayor cronicidad.

Las enfermedades de transmisión sexual han aumentado en España

A menudo atiendo en la consulta del Centro de Salud (era mucho más raro en mi práctica en años anteriores) a pacientes que acuden por presentar síntomas de ETS, sobre todo uretritis, vaginitis o sífilis (diagnóstico serológico), y es muy frecuente que las infecciones sean mixtas.

Las ETS han aumentado por la relajación en la prevención, las prácticas sexuales incorrectamente protegidas (desuso o mal uso del preservativo), la disponibilidad de tratamientos eficaces (antirretrovirales) que han trasformado socialmente el SIDA de enfermedad mortal en enfermedad crónica, el consumo indiscriminado de drogas asociado a la práctica de sexo (“ChemSex”) y la posibilidad de viajar y tener contactos sexualesque genera mayor riesgo de contraer enfermedades durante estos viajes. Además, en los adultos mayores los contactos sexuales esporádicos, las creencias erróneas, el bajo o nulo riesgo de embarazo y la reticencia a consultarlo al médico son factores que incrementan el riesgo de transmisión de ITS.

Tipos de ETS

La práctica de relaciones sexuales sin protección puede tener como consecuencia además de un embarazo no deseado enfermedades que cursen con dolor, heridas (lesiones en piel y mucosas) y secreción genital, de modo que se suelen dividir en dos grandes grupos: uretritis y enfermedades que provocan úlceras genitales (figura 1).

Figura 1. Síntomas de las enfermedades de transmisión sexual

https://www.museodelprado.es/coleccion/obra-de-arte/triptico-del-jardin-de-las-delicias/02388242-6d6a-4e9e-a992-e1311eab3609

Síntomas de las Enfermedades de Transmisión Sexual

Los síntomas más habituales en las enfermedades de transmisión sexual (figura 2) son la presencia de úlceras en la región genital de varones y mujeres, en el ano o en la boca y la secreción vaginal, anal o uretral, en función de la causa que provoca dicha infección, aunque puede haber otro tipo de síntomas como son vesículas y costras especialmente en el herpes vaginal, dolor abdominal en las mujeres, disuria (dolor al orinar) y síntomas generales en las primoinfecciones virales, así como la presencia de adenopatías (ganglios).

Figura 2. Algunas de las manifestaciones clínicas de las ETS en ambos sexos

Enfermedades de Transmisión Sexual en hombres

La uretritis es la ETS (genital, oral o anal) más frecuente en los varones (figura 3). Cursa con exudación uretral y puede haber síntomas ano-rectales y faríngeos.

Su causa suele ser infecciosa, siendo los gérmenes más frecuentes el gonococo (25%) y la chlamydia tracomatis (15-40%), aunque es frecuentemente mixta.

El diagnóstico se realiza con la toma de exudado(uretral, rectal o faríngeo) pero debe proponerse tratamiento empírico con antibióticos que cubran todos los gérmenes una vez tomada la muestra y aconsejar la búsqueda de otras ETS así como el estudio de los contactos sexuales de la persona que consulta.

En los varones pueden manifestarse las ETS también con úlceras genitales producidas sobre todo por el herpes genital y la sífilis.

El herpes genital es una enfermedad Transmisión Sexual recurrente (que reaparece en brotes) que es la causa más frecuente de úlceras genitales en la actualidad. Su contagio es por transmisión sexual y con frecuencia se asocia a otras ETS sobre todo el VIH. Aunque el diagnóstico es fundamentalmente clínico no es sencillo porque el 65-90% de los casos son asintomáticos.

Figura 3. Algunas de las principales ETS en los hombres

Foto del autor. Museo Nacional de Bellas Artes. Buenos Aires. https://www.bellasartes.gob.ar/

Hay que tener en cuenta, por tanto, que hay portadores asintomáticos en la primoinfección y en las recurrencias, pero siempre es contagioso. Las recurrencias suelen ser menos severas y curar antes. En las personas que son portadoras del VIH suele presentarse más como una recurrencia que como una primoinfección, con más severidad, extensión y duración.

En el diagnóstico, además de los síntomas pueden ser de utilidad la serología y la PCRo cultivo viral y en el tratamiento se emplean antivirales orales (aciclovir, famciclovir, valaciclovir) aunque ninguno elimina la latencia viral, junto con tratamiento analgésico tópico y oral.

No son eficaces los antivirales tópicos, e incluso se asocia su uso a resistencias. Para las recidivas se emplean los mismos medicamentos y en ocasiones puede plantearse un tratamiento supresor.

Se deben investigar y tratar a todas las parejas sexuales.

Enfermedades de Transmisión Sexual en mujeres (figura 4)

Uretritis-cervicitis-EIP

Los síntomas de uretritis en las mujeres pueden ser similares a los de los varones con secreción uretral, disuria, polaquiuria, urgencia miccional, picor, síntomas ano-rectales y faríngeos, pero hay que tener en cuenta que en ellas puede haber también secreción vaginal y muy frecuentemente la clínica es larvada. Los gérmenes que originan la enfermedad son los mismos que en los varones pero pueden causar también cervicitis y enfermedad inflamatoria pélvica (figura 4). El diagnóstico se realiza con la toma de exudado uretral, vaginal, rectal o faríngeo.

Es muy frecuente (50% de las gonocócicas y 80% de las producidas por chlamydia) que las cervicitis (infecciones del cuello del útero) sean asintomáticas y cuando son sintomáticas pueden cursar con flujo vaginal (si se acompaña de vaginitis), dolor abdominal, sangrado intermenstrual o postcoital, dispareunia (dolor coital) intensa, secreción cervical purulenta y sintomatología urinaria (disuria, polaquiuria). Pueden ser también secundarias al uso de irritantes locales: mecánicos (diafragma y tampones) o químicos (látex, jabones y duchas vaginales). 

La cervicitis aumenta el riesgo de EIP y en las mujeres embarazadas un embarazo pretérmino e infección perinatal. El diagnóstico lo más precoz posible de la uretritis y cervicitis es importante para evitar la EIP.

La enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) es una infección de los órganos genitales superiores que puede producirse tras manipulaciones ginecológicas o ascenso de microrganismos (1/3 de los casos) por el canal cervical, siendo los más frecuentes la clamidia y el gonococo.

Cuando en la exploración el médico observa dolor pélvico con la movilización cervical o anexial en mujeres sexualmente activas podemos sospechar la EIP e iniciar un tratamiento que no debe demorarse por sus posibles complicaciones: dolor pélvico crónico, infertilidad y embarazo ectópico.

En el herpes genital, en la mujer, los síntomas generales se acompañan de dolor y picor a nivel genital y a veces exudado vaginal. Las lesiones herpéticas generalmente múltiples y en diferentes estados evolutivos se localizan en los genitales externos pero también en el cérvix y la uretra en el 80% de los casos.

Vulvovaginitis

La vulvovaginitis es una inflamación de la vulva y la vagina que cursa con aumento de secreción del flujo vaginal y que puede acompañarse de otras molestias como picor, dolor, dispareunia y disuria y que en el 85-90% de los casos está provocada por cándidas, trichomona vaginalis o vaginosis (gardnerella vaginalis y otros gérmenes). El exceso de lavados vaginales, los cambios hormonales y la menstruación explican el porcentaje restante.

La vaginosis bacteriana es la causa más frecuente de secreción vaginal anormal o maloliente en la mujer en edad fértil siendo factores de riesgo para su aparición tener una nueva o múltiples parejas sexuales, mantener relaciones sexuales homosexuales o sin protección, duchas vaginales, ser usuaria de DIU, la toma de anticonceptivos orales, el uso de antibioticoterapia, el embarazo y el tabaquismo. Aunque no se considera una enfermedad de transmisión sexual está altamente relacionada con el sexo.

Figura 4. Algunas de las principales ETS en las mujeres

Foto del autor. En la Plaza Mayor de Salamanca

La tricomoniasis es una infección de transmisión sexual que cursa con flujo abundante, espumoso y mal oliente amarillo-verdoso, prurito, disuria y dispareunia, aunque puede ser asintomática en un 10-50% de los casos.

La candidiasis vaginal es una enfermedad muy frecuente hasta el punto de que el 75 % de las mujeres presentará al menos un episodio a lo largo de su vida y hasta el 40-45 % dos o más episodios. Son factores de riesgo el uso de antibióticos de amplio espectro, la diabetes mellitus mal controlada, el embarazo, las dietas ricas en azúcares, la inmunosupresión, la toma de anticonceptivos orales, los episodios previos de candidiasis y ciertos hábitos sexuales.

Las vulvovaginitis complicadas, son aquellas recurrentes (cuatro o más episodios en 1 año, al menos tres de estos episodios sin relación con el uso de antibiótico). Los síntomas suelen ser más severos y es habitual que sean causadas por especies diferentes a Cándida albicans especialmente en mujeres con diabetes mal controlada o inmunodeprimidas.

En el tratamiento de las ETS en las mujeres (tabla 1) se utilizan antibióticos, antivirales y otros métodos.

Tabla 1. Tratamiento de algunas de las principales ETS en la mujer. Elaboración por al autor.

Otras enfermedades de transmisión sexual que producen úlceras genitales en ambos sexos

El chancroide, el linfogranuloma venéreo, el granuloma inguinal y la sífilis son junto con el herpes genital enfermedades que cursan con úlceras genitales (tabla 2).

La sífilis es una enfermedad infecciosa de afectación sistémica (todo el organismo) causada por el Treponema pallidum que ha multiplicado su incidencia por 5 en los últimos 15 años en España afectando sobre todo a los hombres que tienen sexo con hombres siendo frecuente la coinfección con el VIH.

La sífilis se transmite por contacto sexual directo a través de las lesiones mucocutáneas, por infección intrauterina y transfusiones sanguíneas y existen diferentes estadios dentro de las manifestaciones clínicas de la enfermedad (tabla 3).

Tabla 2. 5 enfermedades de transmisión sexual que cursan con úlceras genitales. Elaboración por al autor.

Tabla 3- Estadios de la Sífilis. Elaboración por al autor.

El diagnóstico se realiza con la identificación de las lesiones y los síntomas, las pruebas serológicas y la visualización mediante métodos directos del treponema.

En su tratamiento se emplean antibióticos siendo de elección la Penicilina G benzatina 2.400.000 UI im y en las personas alérgicas azitromicina 2 gr vía oral en dosis única salvo en el embarazo. Otras posibles opciones (salvo en mujeres embarazadas) son el empleo de doxiciclina, tetraciclina y ceftriaxona.

Tras el tratamiento hay que realizar el control y estudio de las parejas sexuales y llevar a cabo controles serológicos para confirmar la curación.

Verrugas genitales: Condiloma acuminado y molluscum contagiosus

El condiloma acuminado es una ETS muy contagiosa relacionada con el riesgo de cáncer de cérvix, producida por un papilomavirus (VPH) que constituye un motivo de consulta frecuente.

Se caracteriza por la aparición de lesiones verrugosas de coloración rosada y tendencia al agrupamiento que pueden llegar a formar grandes masas con forma de cresta generalmente asintomáticas en la región genital o perianal y pudiendo llegar a ser un problema estético y dificultar el parto si son grandes.

Su tratamiento consiste en resecciones parciales con crioterapia, laserterapia o cirugía. Se pueden utilizar fármacos en tratamientos auto aplicados (que hay que evitar en el embarazo por seguridad no demostrada) con podofilotoxina, imiquimod y sinecatequinas en pomada.

El molluscum contagiosum(MC) es una infección vírica producida por el virus del molusco contagioso (VMC 1 y 2) que es un poxvirus. Cursa con lesiones blanquecinas nacaradas o rojizas con umbilicación central. Es frecuente en niños en las zonas expuestas (cara, cuello, párpados y tronco) en adultos en área anogenital y en pacientes con VIH en la cara.

Se recomienda uso de preservativo y descartar otras ETS en adultos con lesiones anogenitales, así como evitar compartir toallas, vestidos y baño con otras personas.

Se trata cuando es preciso con curetaje, criocirugía, podofilotoxina, ácido salicílico, retinoides, crema de imiquimod, electrodesecación y cirugía con láser en función de la clínica y tamaño de las lesiones.

Papel de la homeopatía en el tratamiento de las ETS

Los medicamentos homeopáticos pueden ser de ayuda en los pacientes con enfermedades de transmisión sexual de forma complementaria (figura 6) al tratamiento convencional mejorando los síntomas, disminuyendo la duración de la sintomatología y espaciando y reduciendo la intensidad y duración de las recurrencias.

Figura 6. Objetivos del tratamiento con medicamentos homeopáticos en las ETS. Elaboración del autor. MALBA. https://www.malba.org.ar/

En ese sentido, son especialmente apropiados en el tratamiento de las uretritis, vulvovaginitis, herpes y verrugas genitales.

Medicamentos homeopáticos para la uretritis

Medicamentos de disuria (dolor al orinar) y secreción uretral como Cannabis sativa (secreción uretral espesa y amarillenta, disuria y polaquiuria), Copaiba (secreción uretral purulenta o mucopurulenta, disuria y polaquiuria) y Petroselinum sativum (secreción uretral espesa, blanquecina o amarillenta con disuria).

Medicamentos de síntomas urinarios bajos incluido síntomas uretrales como Chimaphylla umbellata, Doryphora, Eryngium aquaticum, Pareira brava, Pinus silvestris y Uva ursi.

Medicamentos homeopáticos para las vulvovaginitis

Candida albicans y helonias (leucorrea blanca y abundante con aspecto de cuajada) son los principales medicamentos de vulvovaginitis candidiásica.

Murex purpurea (leucorrea espesa), eupion (leucorrea amarillenta, abundante e irritante), kreosotum (amarillo verdosa, irritativa con olor fétido), arsenicum álbum (ardiente, corrosiva y mal oliente), mercurius solubilis (ardiente, irritante, nocturna), Kalium bichromium (espesa, viscosa, filante, amarillo-verdosa) e hydrastis (amarilla, viscosa y filante) serían de indicación en vaginosis.

Además pueden emplearse Apis mellifica si existe inflamación con prurito y dolor punzante y belladona si existen intensos signos inflamatorios vulvares con dolor

Medicamentos homeopáticos para el herpes genital

Algunos de los medicamentos homeopáticos que se emplean con frecuencia en el tratamiento de los episodios de herpes genital son Apis mellifica, Borax, Cantharis vesicatoria, Crotón tiglium, Rhus vernix y Rhus toxicodendron.

En el tratamiento de las recurrencias, podemos usar medicamentos como Natrum muriaticum, Sepia, Sulphur, Lycopodium, Arsenicum iodatum, Arsenicum álbum, Calcarea carbonica, Calcarea phosphorica, Phosphorus, Pulsatilla y Silicea, entre otros cuya finalidad será disminuir el número de recurrencias, su duración e intensidad; así como conseguir un mejor estado de salud.

Medicamentos homeopáticos para el condiloma acuminado y molluscum contagiosum

En los condilomas con fisuras está indicado el empleo de Nitricum acidum (dolorosas como astillas). Si se localizan en la cara interna del muslo y región perianal con aspecto rojizo y muy pruriginosas cinnabaris, y si sangran fácilmente sabina.

Thuya, dulcamara y cinnabaris son medicamentos de más frecuente empleo en el molluscum contagiosum.

Otros medicamentos de uso frecuente en las verrugas genitales son staphysagria, causticum, natrum sulphuricum y medorrhinum.

Las ETS son cada vez más frecuentes en nuestro país. La prevención, el diagnóstico y tratamiento precoz y estudio de contactos son claves para disminuir su presencia y complicaciones.

Los medicamentos homeopáticos pueden ser de ayuda en el tratamiento de las ETS de forma complementaria tanto de modo sintomático como preventivo.

Bibliografía

  • Díez Llambrich X. Aspectos fundamentales de los medicamentos hoemopáticos. www.prescribohomeopatia.com 2011. Zaragoza

Sobre el Autor

Dr. Jose Ignacio Torres
Dr. Jose Ignacio Torres

Jose Ignacio. Médico de familia. Después de un año breve pero intenso de formacion en la Fundación Jiménez Díaz como médico residente de hematología, realicé mi residencia de medicina de familia en el Hospital Universitario Marques de Valdecilla (Santander). He trabajado en muchos aspectos relacionados con la medicina de familia: jefe de estudios, tutor de residentes, presidente de la comisión de calidad... Pero sobre todo en mi consulta en los centros de salud de las antenas (Santander), Barcelona en Móstoles (Madrid), San Agustín y Gamonal Antigua (Burgos) y actualmente en Montesa (Madrid). Siempre me han interesado la investigación, la docencia y la asistencia y por eso he tenido la suerte de poder formar muchos médicos residentes la mayoría de los cuales han compartido conmigo la ilusión y el cariño de tratar con personas, de cuidar personas. Me considero un terapeuta, alguien que intenta ayudar a mejorar la salud de los que acuden a su consulta. En los años 90 sentí la necesidad de aprender otras formar de terapia y tuve la gran fortuna de conocer la homeopatía. Soy especialista universitario en homeopatía por la universidad de Valladolid. Desde entonces, tanto en el centro de salud como durante algunos años en mi consulta privada he tenido la maravillosa experiencia de escuchar, comprender y tratar a muchos pacientes con medicamentos homeopáticos y me he sentido realmente útil.

Mis áreas de interés prioritario han sido las actividades preventivas, las enfermedades cardiovasculares crónicas, y las técnicas de comunicación. Pertenezco al grupo-programa comunicación y salud de SEMFYC y he sido varios años parte de un extraordinario grupo de profesionales y amigos en el grupo de comunicación y salud de Burgos.

Como docente actualmente soy profesor del CEDH y he tenido la posibilidad de compartir experiencias y conocimientos con alumnos de pregrado (alumnos de medicina de la facultad de medicina de Zaragoza), médicos, veterinarios y farmacéuticos.

La homeopatía me ha dado la oportunidad de conocer a excelentes profesionales y personas, ayudar a muchos pacientes y proporcionarme las herramientas más poderosas para un médico: la humildad, el sentido común, la escucha activa y unos fármacos seguros y eficaces.

Un Comentario

Comentar
  • Querido José Ignacio, este trabajo de investigación práctica es un verdadero puntazo supernecesario para el conocimiento de nuestros mecanismos biológicos y psíquicos tan inseparables especialmente en la sexualidad y tantas veces sufriendo sus patologías por desconocimiento, falsos pudores y complejos de todo tipo. Particularmente mi generación fue educada en un auténtico oscurantismo y ninguneo de la sexualidad, era un tabú absoluto; jamás en una escuela en aquellos años de tinieblas se hubiese atrevido ningún maestro o maestra, mucho menos si eran curas y monjas, a tratar un tema tan bochornoso y pecaminoso. Y sin embargo las enfermedades sexuales estaban a la orden del día, como la sífilis, linfogranuloma venéreo, candidiasis, herpes genital ,etc, etc…un verdadero estigma social para los padecedores, que solían ser puestos en cuarentena social si se descubría el pastel de sus tendencias incontrolables. Por ello los pacientes no confesaban nunca el nombre maldito de la enfermedad que se consideraba un castigo de Dios por ser promiscuos y no cumplir el sexto mandamiento.
    Es curioso que nos hablasen solo del miedo al castigo y no nos dijesen nada de las funciones normales de aquellos órganos inexplicables, ni del por qué Dios nos ha dotado de algo tan perverso cuya sola presencia, mirada o roce ya era un pecado mortal, de tal modo que el mismo cura al confesarte te solía preguntar por el tema tabú, al que la educación tenía silenciado y proscrito en clandestinidad. En ese plan no es nada extraño que la enfermedad por la falta de higiene, exceso de deformación y carencia de ventilación e información hiciese estragos. Y la gente anduviese hecha trizas sin poder decir lo que les pasaba.
    Afortunadamente todo fue cambiando y las generaciones posteriores, ya en democracia y con el paso del tiempo, han podido normalizar el conocimiento de su propio cuerpo completo, sin amputaciones psicológicas religiosas y pecaminosas, llamar a las cosas por su nombre sin avergonzarse ni ser marginales.
    Es genial la cita visual de El Jardín de las Delicias, El Bosco tradujo a la pintura lo mejor que pudo el sufrimiento oculto en el silencio del tríptico. Como Cervantes en El Quijote hizo su denuncia total del mismo sistema. El arte siempre ha sido la mejor alquimia para lo inexpresable.
    Muchas gracias una vez más , José Ignacio
    Y un gran abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2020 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar