¿Qué es NATRUM MURIATICUM? Orígenes y propiedades

Última modificación: 24-08-2020 13:20:48

Las cicatrices del desamor

¿Quién no tiene en su cuerpo y en su alma las cicatrices que le ha dejado el amor, un amor, cualquier amor? Cicatrices que no han acabado de curar. Acontecimientos que, aunque lejanos en el tiempo, nos invaden una y otra vez, mientras nos volvemos a sentir solos, dolidos y desamparados.

Recordemos que en homeopatía cualquier sustancia que pueda producir un efecto en el ser humano, puede convertirse, una vez pasado el proceso de elaboración que es propia de los medicamentos homeopáticos, en una buena ayuda terapéutica.

Y este es el caso de la sal, Natrum Muriaticum, cuando estas cicatrices emocionales originan y devienen en un problema de salud.

Origen del medicamento homeopático Natrum Muriaticum

El medicamento homeopático Natrum Muriaticum se elabora a partir de los cristales puros de sal obtenidos a través de la evaporación del agua de mar, la sal común, el ClNa, cloruro sódico. En un ejercicio un tanto simplista, pero evocador, podríamos decir que del padre sol y de la madre mar (“mère”) nace el hijo, la sal.

Características de la sal

Es un sólido blanco, soluble en agua fría o caliente. En su forma cristalina es transparente e incoloro, con un brillo parecido al hielo. Generalmente contiene impurezas de otros elementos.

La sal es la sustancia más ampliamente distribuida después del agua y es el principal mineral constitutivo de los océanos.

El modo más simple de obtener sal en zonas próximas a los mares es por evaporación del agua salada, pero este método es costoso. En la mayoría de los casos se obtiene de depósitos subterráneos mediante técnicas de minería o a través de pozos excavados en dichos depósitos

Otros aspectos de la sal

El sodio (Na) es muy reactivo. En la Tabla Periódica de los elementos, el Na, para ser estable, debe relacionarse con otro elemento cediendo electrones, y el cloro (Cl), para ser estable, debe aceptar electrones y después hacer el esfuerzo de mantenerlos. Esta es una buena metáfora para entender alguno de los aspectos del medicamento homeopático Natrum Muriaticum.

En los tejidos, es el mineral más importante del plasma sanguíneo. Es el principal regulador de la presión osmótica porque retieneagua y permite la asimilación yconservación de las demás sales. Todos los procesosbiológicos se efectúan en medio salino.

Es curioso constatar que a medida que progresa la evolución aumenta el ClNa (los animales tienen más sal que las plantas) y que la sal aumenta en órganos de sensaciones o percepciones: cuerpo vítreo, tejido nervioso, cerebro… y en los órganos y fluidos de excreción (piel, orina, sudor, lágrimas).

Por último, señalar que la proporción de calcio, potasio y sodio en el organismo es parecida a la del mar. 

Simbología de la sal

Desde épocas prehistóricas la sal ha sido fundamental para la conservación de alimentos, además de usarse en ritos religiosos en las civilizaciones griega, romana, hebrea y cristiana. Fue moneda de cambio en las rutas de los mares Egeo, Adriático y Mediterráneo, siendo objeto de impuestos y tributos en los países asiáticos desde épocas remotas. Al parecer se utilizó también como dinero en Tíbet y Etiopía. El término salario deriva “salarium”, vocablo latino que aludía a la asignación de sal que se entregaba a los soldados que servían en el ejército romano

Así, sirve para la purificación, la conservación y la incorruptibilidad de los alimentos

También como símbolo de fraternidad, amistad y alianza: entre los hebreos toda víctima debía ser consagrada a la sal. El consumo en común tiene el valor de una comunión, de un lazo de fraternidad. En la Biblia hay numerosas referencias a la sal: Alianza Sal Eterna, Pacto de la Sal, “vosotros sois la sal de la tierra…” dice Jesús a sus discípulos

En China es símbolo de permanencia: el novio da a la novia pan que significa que ya nunca estará hambrienta y un grano de sal que indica la perpetuidad de la unión. El pan y la sal van unidos en las tradiciones de muchas culturas.

En Roma los novios comparten un pastel de harina y sal que representa la carne y la sangre que mágicamente se transforma en una relación en la que se es incapaz de dañarse el uno al otro (confarreatio)

Sin embargo, la sal también puede simbolizar lo contrario, como por ejemplo infertilidad: los romanos echaban sal a las tierras para hacerlas infértiles y, como sabemos, un exceso de sal puede corromper los alimentos.

Finalmente, mencionemos la conversión en estatua de sal de la mujer de Lot por mirar atrás durante la destrucción de Sodoma y Gomorra. Este tema del castigo por mirar atrás se repite en otros mitos griegos como el de Orfeo y su amada Eurídice. 

Esfera de acción del medicamento Natrum Muriaticum

Es muy amplia la esfera de acción de Natrum Muriaticum. Puede afectar a la nutrición, a la piel, a las mucosas y al sistema nervioso principalmente.

Aspecto, morfología del paciente Natrum Muriaticum

Aunque como en todos los demás medicamentos homeopáticos se puede dar a cualquier tipo de individuos, característicamente se trata de individuos delgados, sobre todo en el cuello, a pesar de que comen bien, como si no asimilasen bien los alimentos.

Su piel es más bien amarillenta, pálida, terrosa, grasosa, como aceitosa, sobre todo en la frente. A menudo con acné o dermatitios seborreica en el borde del cuero cabelludo.

Los labios son secos, agrietados (es típica la fisura media del labio inferior). La lengua presenta zonas depapiladas.

¿Para qué sirve el Natrum Muriaticum?

Usos de Natrum Muriaticum

El medicamento homeopático Natrum Muriaticum se emplea a menudo en trastornos emocionales, tales como penas de cualquier tipo (que suele ser silenciosa), sobre todo las derivadas de amor no correspondido, contrariado, rupturas, pérdidas…

La persona está desanimada y con sentimientos de soledad, privación y desamparo.  Algo así como se sentiría un niño si su madre ya no estuviese o hubiese muerto. Imaginemos eso. Sienten que han perdido el cuidado y la nutrición (tanto física como emocional).

Natrum Muriaticum puede pensar también que será defraudado o traicionado o decepcionado por la persona que ama y en la que confía, quizá por ese defecto de asimilación (tanto física como espiritual) lo que le hace que siempre esté pidiendo más.

Y ante ese miedo a ser herido emocionalmente se hace reservado e inaccesible y se retira, pero con la contradicción de que desea compañía o relación. Todo esto lo vive con resentimiento y queda como pegado al pasado, pensando constantemente en ello (recuérdese ahora lo del mito de “mirar atrás”). En este sentido está apegado a esos hechos desagradables del pasado que no puede quitarse de la cabeza y los recuerda una y otra vez.

Es un estado en el que desea la soledad, inconsolable y si llora (muchas veces no puede, aunque tenga deseos) lo hace cuando está solo.

Incluso, también a veces, se enamora de alguien casado o inalcanzable quizás para que así el amor no pueda ser realizado (y decepcionado) y queda pegado al recuerdo del rechazo incluso más que al sentimiento amoroso.

En la historia de estos pacientes suele haber antecedentes de malas relaciones con padres o hermanos.

Situaciones en las que puede ser útil Natrum Muriaticum

Como hemos comentado, puede ser útil Natrum Muriaticum en trastornos emocionales tras rupturas amorosas, muerte de la persona amada, amores no correspondidos… La diferencia con Ignatia, aparte de otros aspectos, otro buen medicamento en estos casos, es que la situación traumática de Natrum Muriaticum suele haber pasado hace tiempo aunque se vive como si fuese en el presente, ahora mismo. Es como una cicatriz que nunca acaba de curar.

La malograda poetisa argentina Alejandra Pizarnik lo expresa mucho mejor: “hay cicatrices que se rebelan para volver a su condición primera: heridas. Y su frenesí no se conforma tampoco con retroceder un ciclo: quieren el acto nuevamente”.

Otra situación podría ser la de madres estrictas y frías que creen que si no actúan de ese modo “estropean” a sus hijos. También niños abandonados por sus madres o que han tenido que pasar tiempo en incubadorara, donde la madre no está y falta el calor y el afecto. En este último caso hay que congratularse del importante cambio que se ha producido en los últimos años en la práctica de los servicios de obstetricia y neonatologia donde cada vez más se prima más el contacto madre-hijo aunque se han necesitado muchos estudios y evidencias que mostrasen sus indudables ventajas y beneficios en innumerables afecciones y trastornos. Una pena todo ese tiempo perdido cuando la tradición, intuición y “evidencias” de todas las madres del mundo así lo indicaban desde siempre.

Modalidades generales de Natrum Muriaticum

Además de los síntomas ya mencionados hasta ahora ¿cuáles son los síntomas de tipo general que pueden orientarnos a prescribir Natrum Muriaticum?

  • Hay una periodicidad de los síntomas fisicos
  • Las afecciones mejoran al aire libre.
  • Las afecciones empeoran de mañana sobre todo a las 10 a.m. y por el calor, sobre todo el del sol.
  • Fuerte deseo de sal o salados. Deseo o aversión al pan. Aversión a las grasas.
  • Son sensibles al mar que tanto les puede mejorar como empeorar
  • Los dolores aparecen y desaparecen gradualmente
  • Descargas como “en clara de huevo”.
  • En el caso de niños suelen tardan en aprender a andar y hablar

Afecciones en las que puede ser útil Natrum Muriaticum 

Son innumerables las afecciones o enfermedades en las que Natrum Muriaticum puede ser de gran ayuda. Es un gran medicamento de terreno y, por ello, es muy recomendable que sea un médico experto el que a la vista de la totalidad de los síntomas lo pueda prescribir.

Citemos algunas de las más frecuentes:

  • Dolores de cabeza, martilleantes, explosivos, que aumentan y disminuyen con el sol
  • Herpes recurrentes en labios o genitales
  • Resfriados, rinitis alérgicas y no alérgicas
  • Sinusitis, otitis
  • Tratamiento del terreno en asma
  • Dermatitis atópicas, acnés, herpes, verrugas en las palmas, urticarias
  • Sindrome premenstrual, cistitis de repetición, amenorreas
  • Estreñimiento, dispepsia, vómitos
  • Astenia, agotamiento
  • Estados depresivos con introversión, desánimo, tristeza, decepción, insomnio, indiferencia

Las cicatrices del amor

Decía el premio Nobel de Literatura 2003, J. M. Coetzee, que “las cicatrices son sitios por donde el alma ha intentado marcharse y ha sido obligada a volver, ha sido encerrada, cosida dentro”.

El medicamento Natrum Muriaticum, cuando está bien indicado, puede hacer por sí solo o en combinación con otras estrategias, que esas cicatrices se reconcilien consigo mismas y se recoloquen en un lugar de nuestro pasado en el que ya no sean dolorosas, un lugar donde esas almas vueltas se aquieten.

Y no solo se aquieten, sino que nos sirvan, además, para darnos la calma y serenidad desde las que abrirnos de nuevo a la vida y poder afrontar y vivir los nuevos lances que el presente y el futuro siempre nos volverán a deparar.

Sobre el Autor

Dr. Gonzalo Fernández-Quiroga
Dr. Gonzalo Fernández-Quiroga

Tal como decía Holden, “Si de verdad les interesa lo que voy a contarles, lo primero que querrán saber es dónde nací, cómo fue todo ese rollo de mi infancia…”

Bueno, pues nací en un pequeño pueblo de montaña donde por la noche se contaban historias. Las mujeres que venían a casa con sus candiles, se sentaban, hilaban y contaban. Todas aquellas largas noches nevadas de invierno escuchando historias. Historias de todo tipo, de miedo, de muerte, de espíritus, de risa, amor, de desamor. Historias.

Después estudié y me licencié en Medicina por  la Universidad de Barcelona (UB). Hice el postgrado en Homeopatía por la UB-Academia Médico Homeopática de Barcelona (AMHB). He sido Director del Máster de Medicina Homeopática de la UB (2011-2016) y de la propia AMHB. Me encanta la docencia y ahora sigo de profesor de homeopatía en la AMHB y el CEDH. También cursé el Máster en Terapia Breve Estratégica, en su primera promoción, con el equipo de G. Nardone en el Institut Gestalt de Barcelona (2000-2002) que ha influido mucho en mi formación.

He incorporado, pues, la Homeopatía y la Terapia Breve a mi consulta médica para así abordar las historias de los pacientes en todas sus dimensiones: física, emocional, comunicacional y también, de algún modo, espiritual.

Porque, más de allá de todo, sigo escuchando historias. Historias extrañas, dramáticas, desesperanzadas, vitales. Intento curarlas o aliviarlas con la ciencia y el arte médicos. Cambiar esas narrativas, esos patrones, físicos y emocionales, que nos aprisionan. Y para ello, primero, busco comprender la historia verdadera. La historia verdadera de cada uno de nosotros.

Me apasiona la literatura, la poesía, el cine, la comunicación... La naturaleza. La belleza de todas las cosas. El humor. La vida, en una palabra.

Como médico, y como científico, aún creo en la antigua magia que tienen las palabras.

Ordet.

13 Comentarios

Comentar
  • Hola doctor Gonzalo este medicamento me lo a recomendado una persona esteopata que me a tratado, en esta pandemia e coji do mucho miedo no puedo ver la televisión ni escuchar nombre ni productos y me produce un gran problema en la cabeza donde le doy muchas vueltas a y me produce mucho nervios y ansiedad al escuchar todo. Le agradecería que me a consejera que puedo hacer gracias y un saludo

    • Hola Juan,
      a lo mejor te lo ha recomendado por otras cuestiones o teniendo en cuenta otros datos porque así, de entrada, y teniendo en cuenta solo lo que me dices, no veo mucho a Natrum Muriaticum en ese cuadro. Veo otros posibles medicamentos que podrían ayudar como Arsenicum, Phosphorus, Gelsemium, etc. Como siempre habría que valorar todo el conjunto en una visita profesional experta para poder prescribir con mayor certeza, que es lo que te recomiendo.
      En el contexto Covid son síntomas que se presentan con bastante frecuencia y en los que la homeopatía puede ser de mucha ayuda.
      Un cordial saludo

  • Querido Gonzalo, una vez más, un millón de gracias por este post, tan sano, conmovedor y hermoso como sabio. Con todo el cariño y el respeto, quiero hacer una pequeña puntualización al título, nada más que al título, creo que a ese contenido entrañablemente humano, le iría mejor el añadido del prefijo «des» a la palabra «amor».
    No es el amor el que nos hiere, es el desamor con que a veces traducimos sentimientos y emociones equivocadamente hacia nosotros mismos y hacia el Otro. Ya sé que la literatura, la ópera, la música, el teatro y el cine se han volcado desde siempre en esa deriva hiriente y dolorosa de la vibración y la esencia del amor. Y se le ha hecho culpable de tantas desgracias que nos han «enriquecido» de experiencias dramáticas y a veces tan trágicamente demoledoras, que se han hecho uña y carne con nuestro equipaje psicoemotivo y hasta biológico.
    Afortunadamente la experiencia nos puede abrir los ojos y demostrarnos en la práctica que el amor auténtico no hiere a nadie, más bien cura, educa y sanea los delirios del ego, que entiende en las emociones e ideas revueltas y tantas veces disparatadas, otra cosa muy distinta del amor: exigencia, control del otro, obligación de ser correspondidos en reciprocidad, chantajes afectivos, reducirlo todo al contacto físico y al sexo en las parejas separado del sentimiento, falta de comunicación profunda y sobreabundancia de juicios, celos como expresión de algo que en realidad es incompatible con la salud del verdadero amor, como lo es la supresión de la libertad, la autonomía responsable y el respeto máximo para Ser, con el fin de identificarse con la imagen que «el otro» o «la otra» desea ver a su lado, . En fin, que se llama en negativo «amor» a un conjunto de inmadureces «normales» con una sobrevaloración conceptual y una infravaloración cognitiva del nivel más profundo y auténtico.
    Desde ese punto de vista es normal que colectivamente hayamos aceptado el oxímoron del ‘amor’ como una causa de efectos dañinos cuando el amor es la mejor terapia a que podemos acceder.
    Hablo desde la experiencia personal y colectiva, como ser humano en femenino, madre y terapeuta; resulta difícil considerar el amor como causa de enfermedades cuando durante la mayor parte de mi vida y el añadido de las demás vidas que he ido conociendo y tratando, he comprobado que es la mejor medicina, justamente para el desamor, ése sí que es una lacra y un peligro para nuestra especie.

    Mil gracias otra vez, Gonzalo amigo y maestro, por poner sobre la mesa el menú más nutritivo y completo, que nos despierta y nos hace crecer ¡por dentro sobre todo!, tengamos la edad que tengamos.
    Un gran abrazo sin fronteras con todo el amor del mundo

  • Dr Honzalo cordial saludo ,gracias por estudio narrado del Natrm mur y de todo su conocimiento ,gracias a Dios por por ello. Yo tambien vivi su vida,soy medico homeopata. Natrm mur me ha sido marabilloso en niños desnutridos q parese q lo q ingieren les pasara derecho ,feliz tarde Dios te bendiga

    • Hola José Ricardo,
      me alegra que como colega lo haya utilizado con éxito en sus pacientes. Es un gran medicamento de una gran amplitud terapéutica.
      Un cordial saludo

  • Saludos, Dr. Gonzalo
    Pues de este lado le escribe una fervorosa enamorada de la vida, y de todas esas cosas que le apasionan, sobre todo de la naturaleza y del mar como máxima expresión de libertad y bienestar. Me interesa saber si yo puedo en cualquier farmacia homeopática pedir el Natrum Muriaticum, o es necesario que el homeópata a cargo me lo prescriba. Es que tengo muchos de los síntomas que refiere pueden ser tratados. Me encantaría hallar solución a mis problemas de salud los que atribuyo a recargas físicas y emocionales por un tiempo prolongado.

    • Hola Susana,
      claro que puedes pedir en cualquier farmacia Natrum Muriaticum, pero yo te recomiendo que sea un médico homeópata que valore tu historia y que sea él o ella quienes te lo prescriban.
      A veces nos sentimos identificados en tal o cual aspecto de un medicamento pero en homeopatía hay muchos y a veces un matiz, un síntoma determinado, y sobre todo la valoración global de la persona, sobre todo en los casos crónicos, es lo que va a marcar la diferencia.
      Seguro que te será de ayuda
      Gracias por tu comentario y por seguirnos
      Un cordial saludo

    • Hola Neiffy,
      pensé explicar más diferencias pero ya me estaba saliendo un post demasiado largo para hacerlo. Por eso enlacé a otro post de nuestro blog de mi amigo José Ignacio sobre Ignatia donde se pueden ver con mayor amplitud todas esas diferencias
      Gracias por seguirnos
      Un cordial saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2020 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar