¿Qué es la psoriasis y cómo tratarla con homeopatía?

Qué es la psoriasis, cómo se manifiesta, cuáles son sus causas, qué opciones de tratamiento tenemos y cuál es el lugar que puede ocupar la homeopatía en estos pacientes, son algunos de los aspectos sobre los que quiero hablaros en este nuevo post sobre esta enfermedad, la psoriasis. Comenzamos.

¿Qué es la psoriasis?

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que puede manifestarse en cualquier momento de la vida, teniendo los picos más importantes de aparición entre los 15 – 25 y entre los 40 – 50 años. Se estima que afecta a un 2,3% de la población española, lo que vendría a suponer más de un millón de pacientes que sufren de psoriasis en nuestro país.

La mayoría de las personas la padecen de forma crónica con momentos de reagudización en determinadas circunstancias de las que más tarde hablaremos. Otras podrán tener una evolución de la enfermedad más en brotes; momentos en los que la enfermedad se manifiesta y otros momentos en los que la piel puede aparecer limpia.

Es una enfermedad que puede tener una carga familiar, siendo más fácil su aparición si en la familia, sobre todo los padres, hay antecedentes de ella. Y, por supuesto, NO es contagiosa.

Causas de la psoriasis

La psoriasis es una enfermedad autoinmune de origen desconocido, es decir, el propio sistema de defensas del organismo desarrolla reacciones inflamatorias sin motivo aparente. A esto se suma un aumento en la velocidad del crecimiento de las células de recambio de la piel con lo que éstas se van acumulando hasta formar las placas de escamas tan características de la enfermedad.

Lo que sí sabemos es que hay algunas circunstancias que pueden actuar como desencadenantes o agravadores de la enfermedad en los pacientes sensibles, como son:

  • Infecciones, sobre todo cuando son de repetición, como algunos tipos de amigdalitis o infecciones de la piel.
  • Traumatismos sobre la piel como heridas, picaduras, pinchazos o quemaduras (ojo con el sol)
  • Estrés y momentos emocionales difíciles.
  • Consumo de tóxicos como el alcohol, tabaco y otros.
  • Determinados medicamentos.
  • Enfermedades que debiliten o alteren el sistema inmunitario.
  • Obesidad. Parece ser que las personas con psoriasis, sobre todo si las lesiones están muy extendidas, están más predispuestas a tener sobrepeso aunque la relación causa-efecto no está clara.

Signos y síntomas de la psoriasis

Las manifestaciones de la psoriasis no van a ser iguales para todas las personas. La mayoría de los pacientes presentarán las típicas placas descamativas sobre la piel pero algunas personas también podrán sufrir de procesos inflamatorios en otras localizaciones como las articulaciones.

Los signos y síntomas más frecuentes serán:

  • Placas rojas sobre la piel cubiertas de descamación color blanco o blanco-plateado. Pueden aparecer en toda la superficie corporal aunque las localizaciones más frecuentes son codos, rodillas y parte baja de la espalda. A veces las escamas pueden tener el aspecto de harina espolvoreada sobre las placas.
  • Piel seca y agrietada sin descamación que puede llegar a sangrar.
  • El picor es el síntoma más frecuente. También pueden aparecer fisuras sobre las placas y, en ocasiones, estas placas pueden llegar a doler.
  • Inflamación articular con dolor, rigidez e, incluso, enrojecimiento.
  • Uñas acanaladas, engrosadas y rotas.

Tipos de psoriasis

Existen varios tipos de psoriasis:

Psoriasis en placas

Es la más frecuente y es la que hemos descrito anteriormente como lesiones en placas rojas más o menos amplias cubiertas con escamas blanco-plateadas. Pueden aparecer en toda la superficie corporal, incluso genitales y cabeza, y suelen picar y, en algunos casos, doler.

Psoriasis en gotas

Aquí las lesiones se distribuye por tronco, brazos, piernas e incluso cabeza en forma de  un “goteado descamativo” no tan grueso como las lesiones típicas de la psoriasis en placas. Es más frecuente en niños y jóvenes.

Psoriasis ungueal

La psoriasis puede afectar a la uñas, tanto de manos como de pies, de forma exclusiva o acompañando a una afectación más general de la piel. Las uñas aparecen rotas, deformadas y con cambios de color, pudiéndose separarse del lecho ungueal.

Psoriasis inversa

Son placas rojas e inflamadas sin descamación que aparecen en axilas, ingles, bajo los senos y alrededor de los genitales. Son zonas húmedas en general por lo que es frecuente que se asocien a infecciones por hongos o que estas infecciones puedan funcionar como desencadenantes de la enfermedad. El sudor y el roce suelen agravar las lesiones y sus síntomas.

Artritis psoriásica

Algunos pacientes sufrirán además procesos inflamatorios a nivel articular. Puede afectar a cualquier articulación y pueden llegar a ser muy limitantes por la intensidad del dolor y la rigidez, pudiendo llegar a causar deformidades articulares permanentes. A veces puede llegar a ser la manifestación más importante de la enfermedad acompañada de lesiones leves en piel o tan solo en las uñas.

La psoriasis pustulosa y la psoriasis eritrodérmica son otras dos variantes de la enfermedad pero mucho menos frecuentes.

Posibles complicaciones de la psoriasis

Parece ser que los pacientes con psoriasis tienen mayor probabilidad de padecer determinadas dolencias:

  • Artritis, como ya habíamos comentado hablando de la artritis psoriásica.
  • Hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares.
  • Enfermedades renales.
  • Síndrome metabólico.
  • Diabetes tipo 2.
  • Obesidad. En realidad no está claro si es la obesidad la que predispone a padecer psoriasis o al revés. Lo que parece claro es que hay una relación entre ambas.
  • Enfermedades autoinmunes del tipo le enfermedad de Crohn o la esclerosis múltiple, entre otras.
  • Trastornos oculares del tipo uveitis o blefaritis.
  • Problemas emocionales. Es fácil de entender que vivir con esas lesiones en la piel pueda llevar a muchas personas a pasar por momentos de ansiedad, desesperación e, incluso, depresión.

¿Cómo se diagnostica la psoriasis?

El diagnóstico de esta enfermedad suele hacerse examinando la piel del paciente y apoyándose en la historia clínica. En raras ocasiones puede ser necesaria una biopsia de piel para poder analizarla al microscopio y descartar así otras patologías.

Tratamiento convencional de la psoriasis

No voy a extenderme en este aspecto, tan solo decir que pueden ser de tres tipos:

  • Tratamientos tópicos con cremas a base de cortisona, alquitranes, retinoides o ácido salicílico, entre otros componentes.
  • Terapia con luz o fototerapia que consiste en exponerse a de forma controlada a la luz del sol natural o bien a fuentes artificiales de luz ultravioleta.
  • Medicamentos orales e inyectables del tipo retinoides, metrotexato y ciclosporina, entre otros.

Todas estas opciones de tratamiento pueden combinarse en función de la gravedad del caso, dejando los tratamientos con medicamentos orales e inyectables para los casos más severos, siempre teniendo en cuenta los importantes efectos secundarios que pueden tener muchos (la mayoría) de estos medicamentos.

Tratamiento integrativo de la psoriasis. Abriendo horizontes.

La mejor medicina que podremos hacer será esa en la que aunemos todas las opciones de tratamiento útiles y menos agresivas que sea posible para cada paciente en particular.

Yo siempre digo que el mejor medicamento es el que necesita el paciente. Quiero decir que cuando haya que usar una cortisona, quimioterápicos o inmunosupresores, pues esos serán los mejores medicamentos para nuestro paciente. Si consideramos que la relación costes-beneficios (efectos secundarios-beneficio terapéutico) es favorable a los beneficios y no encontramos otra alternativa mejor y más segura pues serán esos los medicamentos adecuados. Es sentido común.

Pero de ahí a pensar que la única opción de tratamiento para nuestras dolencias se restringe a la farmacología clásica es no conocer el alcance y las posibilidades que nos ofrecen otros abordajes terapéuticos. Yo quiero proponeros tres pilares en los que podemos apoyar el tratamiento de la psoriasis sabiendo que no son los únicos (fitoterapia, acupuntura, complementos nutricionales…) pero sabiendo también que, en mi experiencia, pueden ser de gran ayuda en el control de la enfermedad con total seguridad para los pacientes.

La alimentación más adecuada frente a la psoriasis.

Si introducimos armonía en el cuerpo generaremos armonía en sus funciones, por lo que una dieta equilibrada y libre de sobrecargas tóxicas y metabólicas será de gran ayuda.

Una dieta basada en verduras, frutas, cereales integrales y legumbres será la ideal, complementada con semillas (sésamo, girasol…), frutos secos (nueces, almendras…) y algo de pescado, carne blanca y huevos si se desea. Todo ello, si fuera posible, de producción ecológica.

El consumo de carnes rojas, dulces y azúcares refinados (incluidos los refrescos y los zumos), alimentos industrializados ricos en grasas refinadas y trans, lácteos y todos los alimentos producidos y criados de forma industrial contribuirán a aumentar todos los procesos inflamatorios de nuestro organismo y el desequilibrio de nuestro sistema inmunológico. Así que, mi consejo: no echéis en el carro de la compra nada que no hubieran podido encontrar nuestros abuelos en la tienda.

Cada día sabemos más y estamos más convencidos sobre la importancia de la salud intestinal en el mantenimiento de la salud general del organismo. Sabemos que el estado de nuestra flora intestinal, lo que ahora llamamos la microbiota, está directamente conectada con el buen funcionamiento de nuestras defensas así que una alimentación que contribuya a su equilibrio será básico para el control de todos los procesos inflamatorios de nuestro organismo.

El equilibrio emocional frente a la psoriasis.

Hay un momento de nuestra vida intrauterina en el que estamos formados por tres capas de células. De cada una de esas tres capas saldrán los distintos tejidos y órganos que nos irán formando. Pues bien, la capa a partir de la cual se formará nuestra piel y nuestro sistema nervioso es la misma. Esto nos tiene que dar una idea de la intensidad del vínculo entre nuestras emociones y nuestra piel.

Hay que pensar que no solo nos alimentamos de lo que entra por nuestra boca, también lo hacemos de lo que entra por nuestros oídos y nuestros ojos. Y, de la misma manera, la dieta no es la única fuente de toxinas. Lo que pensamos y sentimos también puede acabar intoxicándonos.

Mirar hacia dentro para encontrar armonía y paz no es fácil, no nos han enseñado nunca a hacerlo. Manejar nuestras emociones y nuestros pensamientos es fundamental para conseguir un equilibrio interior que se traslade también a nuestro organismo en general y, por supuesto, a nuestro sistema de defensas. De eso habla precisamente la psiconeuroinmunoendocrinología tan en boga hoy en día

Una relación ejercicio-descanso bien balanceada, el yoga, la meditación, la psicoterapia…todo aquello que contribuya a nuestro equilibrio emocional y mental contribuirá al equilibrio en nuestra piel.

Y recordad el inestimable valor que tienen los medicamentos homeopáticos a la hora de modular todos esos estados de ansiedad, desánimo, tristeza que pueden sufrir estos pacientes a lo largo de su proceso.

La Homeopatía: niveles de acción frente a la psoriasis.

Drenaje homeopático

Un aforismo médico dice algo así como queantes de curar hay que limpiar”. Esto se entiende muy bien con las heridas pero es algo que es absolutamente trasladable a cualquier acto médico.

Para tratar la psoriasis, medicamentos homeopáticos como CHELIDONIUM, BERBERIS, SOLIDAGO, LYCOPODIUM, NUX VOMICA, entre otros, serán de gran utilidad para estimular los mecanismos de detoxificación de nuestro organismo, potenciando la acción drenadora de órganos como el hígado, el riñón y los intestinos. Esto, junto con la dieta, contribuirá al equilibrio de nuestro sistema inmunológico y a disminuir todos los procesos inflamatorios.

Modulación de las lesiones

Otro nivel de acción de los medicamentos homeopáticos para tratar la psoriasis es el que tiene que ver con las propias lesiones del paciente de psoriasis. Según cómo se manifiesten, cuál sea la sintomatología predominante, qué las agrave o las mejore… podremos usar distintos medicamentos homeopáticos, como ARSENICUM ALBUM, ANTIMONIUM CRUDUM o PETROLEUM, entre otros, que nos ayudarán a controlarla en los peores momentos. Y, como digo, siempre individualizando el tratamiento según cada paciente.

Las etiologías

En algunas ocasiones los pacientes tienen la clara percepción de que el comienzo de su psoriasis o los momentos en los que se agrava tuvieron o tienen que ver con determinadas circunstancias vitales: una tragedia familiar, una pérdida, una enfermedad, un periodo de estrés…

En homeopatía tenemos medicamentos que pueden ayudarnos a manejar esas situaciones que en un momento nos desestabilizaron hasta el punto de hacernos enfermar o que aún siguen perturbándonos hasta el punto de hacernos agravar cada vez que reaparecen.

STAPHYSAGRIA, ARNICA, PHOSPHORICUM ACIDUM, NATRUM MURIATICUM o IGNATIA son solo algunos de los medicamentos homeopáticos a los que podremos recurrir para ayudar a nuestros pacientes de psoriasis a este nivel.

La globalidad del paciente

El nivel de acción más importante, el más profundo, es el que tiene que ver con el terreno individual de cada paciente. La homeopatía siempre intenta entender quién es cada paciente y cómo está enfermando para poder poner el tratamiento no a un diagnóstico, en este caso el de psoriasis, sino a cada enfermo y a su forma particular de manifestar la enfermedad.

Desde cuándo y en qué contexto comenzaron las lesiones, qué otras enfermedades ha padecido y padece, sus hábitos, cómo es a nivel emocional (tímido, extrovertido, espontáneo, previsor…) y mental, cómo está viviendo su psoriasis, cómo le afecta en su vida y cómo le hace sentirse…Nada que tenga que ver con el paciente le es ajeno al médico homeópata a la hora de individualizar el tratamiento para cada persona. Eso que ahora llamamos medicina biopsicosocial es lo que la homeopatía lleva desarrollando precisamente desde hace más de 200 años.

Cuidar lo que comemos, cuidar lo que sentimos y pensamos y apoyarnos en medicamentos homeopáticos seguros y que actúan estimulando nuestros propios recursos de reequilibrio y curación me parece que puede ser una buena base sobre la que apoyar el tratamiento de una enfermedad tan compleja como es la psoriasis.

A mí la Homeopatía me ha aportado una opción más a la hora de tratar esta difícil enfermedad de la que aún sabemos tan poco, como ocurre con la mayoría de las enfermedades a las que los médicos intentamos dar respuesta. Y creo que no contar con ella supone restar oportunidades de tratamiento a nuestros pacientes. Y ¿quién quiere eso?

#HomeopatiaSuma

Sobre el Autor

Dr. Guillermo Basauri
Dr. Guillermo Basauri

Soy Guillermo Basauri, médico formado en Homeopatía y Osteopatía. Ejerzo la medicina desde el año 92, actualmente en Getxo (Bizkaia), y siempre me han interesado las terapéuticas que estimularan los propios recursos del organismo, que son extraordinarios, para llevarlo de nuevo a la salud.

Además, dirijo un espacio sobre salud y Homeopatía todos los domingos por la mañana en Radio Popular de Bilbao-Herri Irratia y soy profesor del CEDH. Y ambas cosas me apasionan.

Y, eso sí, en mi tiempo libre lo que más me gusta es ir con mi mujer a la montaña. Me ayuda a no olvidar que vivimos en un planeta de una belleza que emociona.

2 Comentarios

Comentar
  • Gracias, Guillermo; una vez más nos brindas el conocimiento detallado de una enfermedad tan compleja y extendida como la Psoriasis, un miasma con tantas modalidades como la define Hannemann, que seguramente padecemos todos los seres humanos en cualquiera de sus perfiles varias veces en la vida. Tu post es completísimo y superclaro, como siempre, y sobre todo con la base estupenda de la homeopatía, la madre inofensiva y solvente de las buenas curaciones. Doy fe de ello, tras experimentarla y estudiarla en mí misma y en mis hijos e hijas durante años.
    Un abrazo enorme, querido Doctor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2020 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar