¿Qué es la agorafobia y cómo tratarla con homeopatía?

Vamos a tratar hoy uno de los miedos más frecuentes, la agorafobia. Y vamos a conocer qué es, sus síntomas, sus causas y su tratamiento.

A pesar de ser una afección que puede ser muy invalidante, mi experiencia es muy satisfactoria por los buenos resultados del tratamiento y los cambios tan positivos que se desencadenan en la vida de los pacientes.  

¿Qué es la agorafobia?

El término agorafobia viene del griego “ágora” (plaza o lugar  de reunión)  y “fobos” (dios que personifica el miedo, el terror). O sea, la agorafobia  es el miedo a los espacios abiertos y los lugares públicos.  Sin embargo, es más que eso. Es un trastorno de ansiedad en el que existe miedo a encontrarse mal en algún lugar o situación y no tener una salida, una vía de escape.

Podemos citar los lugares que con más frecuencia evita un agorafóbico:

  • Cines, teatros
  • Bares, restaurantes
  • Centros comerciales
  • Conciertos, instalaciones deportivas
  • Supermercados, bancos
  • Atascos, estacionamientos, puentes, ascensores, túneles
  • Trasportes públicos como autobuses, metro, trenes, aviones…
  • Todo espacio donde haya multitudes

Las personas con agorafobia empiezan a evitar todos esos lugares donde tienen asociado que podrían tener una crisis de ansiedad. Al final, hasta es posible que no puedan salir de casa por miedo e, incluso, dentro de ella, pueden necesitar estar acompañadas para sentirse seguras. La persona se queda con una vida muy limitada para evitar el supuesto ataque de pánico.

Causas de la agorafobia

No se conocen con exactitud las causas de la agorafobia. Por lo general, se trata de personas con un importante estrés de base que sufren una experiencia negativa más o menos casual (síntomas de ansiedad) en algún lugar o situación determinados y que empiezan a asociar esos lugares con el problema. Más tarde, lo que hacen es evitar no solo esos lugares o situaciones sino otros que les parecen similares y, de este modo, el problema va aumentando.

Y es que, en realidad, muchos de los síntomas que presentan los agorafóbicos son los normales cuando estamos ante un peligro. El mecanismo lucha-huida. Lo que sucede aquí es que no existe tal peligro externo y son las propias percepciones interiores y asociaciones del sujeto las que desencadenan la sintomatología. Estaríamos hablando de una especie de miedo al miedo que es lo que experimentan la mayoría de agorafóbicos.

Síntomas de la agorafobia

Los síntomas de la agorafobia son muy variados dependiendo de la persona. Citemos los más habituales:

  • Taquicardia.
  • Sudores fríos, sofocos.
  • Hormigueos, adormecimientos en distintas partes del cuerpo, pinchazos.
  • Temblores.
  • Mareos, vértigos, sensación de perder el equilibrio y caer, inestabilidad, desmayo
  • Disnea (sensación de ahogo), atragantamiento.
  • Opresión en el pecho, sensación de bola o de algo que le obstruye o pesa en el pecho o la garganta.
  • Fatiga, cansancio.
  • Náuseas y/o vómitos, diarrea, malestar abdominal.
  • Sensación de irrealidad o de no ser uno mismo.

Dos de los miedos subyacentes más importantes están asociados a:

  • Miedo a morir, de forma repentina; de un infarto, por ejemplo.
  • Miedo a perder el control y volverse loco.

Frecuencia de la Agorafobia

La prevalencia global de la agorafobia (con o sin historia de trastorno de pánico) se calcula alrededor del 3,5%. La agorafobia es más frecuente en mujeres (quizá porque lo declaran más).

En niños es raro y en adolescentes también es menos frecuente que en adultos (alrededor de un 20% menos).

La agorafobia es una afección que puede estar asociada a otros trastornos, ya sean de ansiedad o depresivos, que son los más frecuentes.

El circulo vicioso del trastorno de pánico – agorafobia

Figura 1. Tomado de Nardone1

Tres son las estrategias que el agorafóbico pone en marcha cuando percibe, por sus sensaciones, que está “perdiendo el control”. Una, intentar controlar racionalmente, lógicamente, sus propias sensaciones. Dos, evitar aquellos lugares o situaciones susceptibles de provocarle el miedo. Tres, solicitar ayuda a un tercero (pareja, familia) para afrontar esas situaciones. Con todo ello, el agorafóbico no hace más que estructurar y aumentar su problema.

En efecto, cuanto intenta controlar sus sensaciones (latidos, respiraciones, etc. ) estas más se descontrolan. Cuanto más evita, más limitada es su vida y menos lugares seguros quedan. Y cuanta más ayuda solicita, más se va minando su autoestima porque, de forma paralela, cada vez que pide ayuda se está repitiendo a sí mismo que él no puede hacerlo solo. No es de extrañar que, con el paso del tiempo, caiga también en depresión.

Nótese también que las relaciones de pareja o familiares pueden quedar muy afectadas tras meses o años en los que el problema se va estructurando y conformando. Se crean relaciones de dependencia entre el paciente y la pareja o familia y justo cuando el problema agorafóbico se va superando es cuando van a resurgir dificultades en estos campos. Es este un problema añadido, no menor, que siempre hay que tener en cuenta.

Tratamiento de la agorafobia

El tratamiento de la agorafobia está centrado en la psicoterapia (en sus distintas variantes) y la farmacología.

En cuanto al tratamiento farmacológico de la agorafobia, y al igual que en todas estas patologías de miedo,  hay que ponderar sus efectos secundarios y el riego de adicción de algunos fármacos. Se utilizan sobre todo:

  • Ansiolíticos, como las benzodiacepinas; alprazolam, por ejemplo.
  • Betabloqueantes, como el propanolol.  
  • Antidepresivos, sobre todo los ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina), tales como sertralina, citalopram, fluoxetina, paroxetina.  

Superar la agorafobia con Homeopatía y Terapia Breve

La Terapia Breve Estratégica aplicada a este trastorno tiene unos muy altos índices de eficacia, alrededor de un 80-90% 2, 3. Puedo decir que esa es también mi experiencia en la consulta. Así que, para mí, es de rutina utilizarla sola o en combinación con homeopatía, con esos excelentes resultados, en tiempos breves (8-10 sesiones de media) y que se mantienen en el tiempo. Y con el añadido de que estos resultados, además, no solo se refieren a la desaparición, verificable y tangible, de los síntomas propios de la agorafobia sino a una mejoría global de la persona en cuanto a su autoestima, estado de ánimo, proyectos, relaciones de pareja, etc. que suelen acompañar a este trastorno, como decía,  aunque al principio no sean evidentes.

Por su parte, las principales aportaciones de los medicamentos homeopáticos en el tratamiento de la agorafobia son, como repetimos a menudo, sus mínimos e improbables efectos secundarios (en todo caso, transitorios) y su efectividad. Podemos utilizar medicamentos tanto para las crisis como para el fondo de la persona (a veces pueden coincidir).

Como medicamentos de crisis para superar la agorafobia podemos citar a:

  • Aconitum: paciente con repentinos ataques de pánico, extrema inquietud con angustia y sensación de muerte inminente. Miedo en las multitudes, claustrofobia, adormecimientos en distintas partes del cuerpo.
  • Argentum Nitricum: paciente precipitado, agitado, con aprensión antes de cualquier acontecimiento. Hace las cosas apurado, como si siempre llegara tarde. Muchas fobias, vértigos… Síntomas gastrointestinales, diarreas…
  • Gelsemium: paciente anticipado, también puede haber diarreas, pero aquí predomina la parálisis. El paciente está bloqueado, quieto, intimidado. Miedo a perder el control, vértigo, temblores, debilidad, problemas de visión… Sensación de que se le parará el corazón si no se mueve.
  • Ignatia: paciente paradójico, humor cambiante, nudo o bola en la garganta, dolores de tipo espasmódico.

Como medicamentos homeopáticos de fondo para superar la agorafobia, hay muchos más. Hay que buscar cuál es el que mejor encaja con la realidad vital de la persona en ese momento. Baste citar algunos de los más frecuentes como Calcárea Carbónica, Silícea, Lycopodium, Arsenicum Album, Natrum Muriaticum, Phosphorus, etc.

El miedo

En esta época de COVID-19 en la que los miedos, una de las emociones más intensas que existen, se han disparado de forma exponencial, vale la pena conocer más acerca de cómo funciona y qué podemos hacer para superarlo. Eso también nos ayudará a ser menos manipulables. 

Como muy bien dice Nardone, “cuando se mira el miedo a la cara se transforma en valor y coraje; cuando se evita se convierte en pánico”.  

Referencias

  1. Nardone, G., No hay noche que no vea el día, Herder, Barcelona, 2004
  2. Nardone, G., Watzlawick, P., El arte del cambio, Herder, Barcelona 1995
  3. Nardone, G., Watzlawick, P., Terapia breve: filosofía y arte, Herder. Barcelona 1999

Sobre el Autor

Dr. Gonzalo Fernández-Quiroga
Dr. Gonzalo Fernández-Quiroga

Tal como decía Holden, “Si de verdad les interesa lo que voy a contarles, lo primero que querrán saber es dónde nací, cómo fue todo ese rollo de mi infancia…”

Bueno, pues nací en un pequeño pueblo de montaña donde por la noche se contaban historias. Las mujeres que venían a casa con sus candiles, se sentaban, hilaban y contaban. Todas aquellas largas noches nevadas de invierno escuchando historias. Historias de todo tipo, de miedo, de muerte, de espíritus, de risa, amor, de desamor. Historias.

Después estudié y me licencié en Medicina por  la Universidad de Barcelona (UB). Hice el postgrado en Homeopatía por la UB-Academia Médico Homeopática de Barcelona (AMHB). He sido Director del Máster de Medicina Homeopática de la UB (2011-2016) y de la propia AMHB. Me encanta la docencia y ahora sigo de profesor de homeopatía en la AMHB y el CEDH. También cursé el Máster en Terapia Breve Estratégica, en su primera promoción, con el equipo de G. Nardone en el Institut Gestalt de Barcelona (2000-2002) que ha influido mucho en mi formación.

He incorporado, pues, la Homeopatía y la Terapia Breve a mi consulta médica para así abordar las historias de los pacientes en todas sus dimensiones: física, emocional, comunicacional y también, de algún modo, espiritual.

Porque, más de allá de todo, sigo escuchando historias. Historias extrañas, dramáticas, desesperanzadas, vitales. Intento curarlas o aliviarlas con la ciencia y el arte médicos. Cambiar esas narrativas, esos patrones, físicos y emocionales, que nos aprisionan. Y para ello, primero, busco comprender la historia verdadera. La historia verdadera de cada uno de nosotros.

Me apasiona la literatura, la poesía, el cine, la comunicación... La naturaleza. La belleza de todas las cosas. El humor. La vida, en una palabra.

Como médico, y como científico, aún creo en la antigua magia que tienen las palabras.

Ordet.

Un Comentario

Comentar
  • Querido amigo Gonzalo, qué interesante y qué acertado este post (como todos los vuestros, por cierto). Precisamente durante este tiempo pandémico parece que los trastornos de esa índole, se están recrudeciendo. El miedo es un tóxico atroz y tan natural que se mezcla con «la normalidad», menos mal que la Naturaleza aliada con la sabiduría de la práctica médica/familiar/homeópata, está ahí disponible para quienes decidan tratarse por ese método tan natural y tan sano, cuya única secuela es el refuerzo, la curación y la armonización de nuestro sistema viviente, sentiente y pensante. Conductual también. Y todo mediante la integración homeopática. Qué maravilla.
    Muchas gracias, maestro, por esta generosidad
    Un gran abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2020 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar