¿Qué es el Mindfulness y cómo la Homeopatía lo aplica en su atención plena al paciente?

Son las 8 de la mañana, en la puerta de mi Centro de Salud ya esperan varios pensionistas a que abran la puerta. En la tercera edad ya se sabe, madrugar es una religión.

Con la llegada de los administrativos se inicia la actividad mientras va llegando el personal sanitario. Como la consulta no comienza hasta las 9 solemos tomar un café mientras cambiamos impresiones o comentamos sobre algún paciente.

Empiezan las consultas y es frecuente que haya que salir durante el desarrollo de las mismas, bien a reclamar un análisis que no aparece, adelantar la cita de un especialista o por cualquiera de los farragosos tramites administrativos que el complejo funcionamiento de un Centro de Salud impone.

En ese trasiego de profesionales de uno y otro signo por las instalaciones del Centro, es frecuente encontrarse con compañeros que hablen de las consultas propias sobre los pacientes que atienden, gestionan guardias a cambiar, se interesan por los honorarios del mes, contestan reclamaciones y aspectos sobre bajas laborales, etcétera.

Dentro de las consultas y como latinos que somos, hemos de salir a la puerta en alguna que otra ocasión para rogar a los pacientes que esperan que hablen mas bajo, nos llega la melodía de los distintos whasapp que llegan a los esperantes, o el tono musical de llamada entrante anormalmente fuerte de algún móvil, situación ésta como la del whatsapp que se repite también con los pacientes a los que estamos atendiendo, y que en ocasiones les lleva incluso a interrumpir la conversación conmigo para contestar la llamada.

Por otro lado, los profesionales de la salud también nos acordamos de nuestro hijo que ha quedado enfermo en casa, de la reunión con el tutor del colegio, de cuando nos conviene coger las vacaciones, del pago de la multa que nos pusieron ayer y un sin fin mas de lo que nos regala la frenética vida del siglo XXI.

Es la realidad cotidiana, lo queramos o no, y es difícil mantenerse al margen.

Esta larga introducción solo pretende ser la fotografía de la mañana de un día cualquiera de la semana en el Centro de Salud.  ¿Es esta la situación ideal para estar centrado en lo que le ocurre al paciente que tenemos delante? No lo parece.

Desde hace unas décadas se ha popularizado en occidente un concepto psicológico exportado de la meditación budista pero adaptado a occidente por Jon Kabat-Zinn llamado MINDFULNESS. Sus resultados en el tratamiento del estrés, somatizaciones y equilibrio emocional han llamado la atención de prestigiosas universidades americanas y europeas  en las que se han realizado y se realizan en la actualidad estudios muy alentadores.

El mindfulness es algo tan sencillo y tan complicado a la vez como es poner la ATENCION PLENA en todas aquellas actividades que realizamos a diario. Aparentemente sencillo pero realmente difícil cuando intentamos mantenerla.

Cuando acudo al médico – y yo lo soy- como paciente, espero de mi compañer@ una atención plena a mi problema. Desgraciadamente he tenido varias experiencias muy alejadas de eso.

Nuestros pacientes no acuden al mostrador de una tienda sino a buscar solución a problemas físicos, psíquicos o ambos que no saben, no quieren o no pueden manejar y están preocupados.

Nos ocurre a todos los profesionales de la salud en mayor o menor grado. La atención sufre altibajos. También a pesar de la mayor exhaustividad  en la recogida de información en la consulta de un médico homeópata, no nos sustraemos a lo cotidiano en ningún momento. Estamos sujetos a automatismos tanto físicos como mentales que merman nuestra “atención plena” al problema por el que nos consultan.

Detengámonos a escuchar de verdad, una escucha atenta, activa. Es lo mínimo que podemos ofrecer a nuestro paciente y lo que él espera de su visita.

Es un entrenamiento que debemos ejercitar si queremos realmente “estar en lo que estamos”. Nuestro paciente seguro que nos agradecerá poder captar nuestra atención para que escuchemos lo que quiere contarnos. Con todos sus matices.

Nunca abandonemos la atención plena, es la esencia de la medicina en general y de la homeopatía en particular.

Sobre el Autor

Dr. Jorge Manresa
Dr. Jorge Manresa

Soy Jorge Manresa, pediatra y Experto Universitario en homeopatía desde hace mas de 25 años, y sobre todo curioso, muy curioso. Trabajo en un Centro de salud de Cartagena (Murcia) y en mi consulta privada. Como el resto de mis compañeros de blog, me pierde el transmitir a otros compañeros y a todo aquel que quiera oírme, las satisfacciones que me aportan los medicamentos homeopáticos en el trabajo diario.

Por eso, participo en Cursos de Experto Universitario, Seminarios, Congresos…y en todos aquellos foros en los que puedo comunicar mi experiencia. Y os lo advierto, soy incansable

2 Comentarios

Comentar
  • Hemos creado una sociedad muy compleja en la que tenemos que ser productivos todo el rato y eso lo trasladamos a nuestra salud, emociones… y así nos va. Incapaces de desconectar y poner atención plena en algo tan importante como la salud.
    Un saludo.

    • Como comento en el post, es lo mínimo que podemos ofrecer a quien acude a consultarnos por su salud. Al fin y al cabo es el trabajo que hemos elegido.

      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualizado el 21-05-2019 13:57:19 - © 2014-2019 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar