¿Qué es Árnica Montana y cuáles son sus usos?

Árnica Montana: el medicamento homeopático “por excelencia”

Cuando hablamos de homeopatía, o al menos cuando hablo en primera persona desde mi formación en ella, siempre suelo contar que el Árnica Montana es el medicamento que usé por primera vez y que, seguramente, sea el que más he prescrito en mi vida profesional como médico.

No solo eso, diría que se explica en las primeras clases y que, además, se comprende rápidamente. Describir este medicamento homeopático en principio es fácil aun partiendo de la complejidad de la homeopatía, pero es que, además, su aplicación práctica, es decir, su prescripción, es igualmente sencilla. Seguramente, esta sea una realidad compartida con la mayoría de los médicos que han podido prescribir Árnica Montana como uno de sus primeros medicamentos homeopáticos.

A lo largo de los años, me he encontrado a personas que me han contado haber usado el medicamento Árnica en algún momento para tratar los golpes y que es “mano de santo”. Y también he conocido a quienes tras haber usado Árnica cuando les ha dolido algo, aseguran no haber notado mucha mejoría. Aquí he de decir que cierto es que el dolor no se correlaciona con las posibles sensaciones y modalidades de este medicamento homeopático.

¿Qué es la Árnica Montana y para qué sirve?

No voy a entrar en describir el origen de la planta de Árnica Montana, ni su composición, ni su mecanismo de acción homeopática. Para saber más sobre estas cuestiones, te animo a consultar el artículo publicado por Hernández Bracamonte N., La Árnica Montana. Una Revisión Bioquímica y Homeopática (LA HOMEOPATÍA DE MÉXICO.Volumen 82, número 685, julio-agosto 2013, p. 28-34.).

Pero sí veo necesario incidir en que este medicamento homeopático es un fijo en las recomendaciones de los botiquines, bien sean para verano, para eventos deportivos… Por ejemplo, mi buen amigo y compañero Jose Ignacio Torres describe la utilización del Árnica montana en el postparto y por ello, lo incluye en el “botiquín” para esta etapa de la vida de la mujer, dentro de su artículo Botiquín para el parto y postparto con medicamentos homeopáticos; y mi amigo Jorge Manresa, por su parte, propone que debe formar parte del “Botiquín familiar para el verano con medicamentos homeopáticos”, apareciendo, además, en primer lugar dentro de este – tal vez sea porque nos debemos de caer mucho en verano -.

No iba a dejar de nombrar a Guillermo Basauri, pues ambos somos quienes más deporte practicamos de entre este magnífico grupo de profesionales. Guillermo,  a quien le gusta viajar y llegar a sitios cuantos más altos mejor, propone Árnica Montana como medicamento homeopático imprescindible en una escapada: “Mi botiquín homeopático de viaje. Los medicamentos imprescindibles”, así como en otro post sobre las lesiones deportivas: “Cómo puede ayudarnos la homeopatía en el tratamiento de las lesiones deportivas”.

Como veis, son muchos artículos en los que Árnica Montana toma el protagonismo frente a otros medicamentos homeopáticos. No he mirado en otros blogs de compañeros homeópatas, pero estoy convencido de que aquel que tenga un blog, habrá escrito alguna vez sobre él; y si no, al leer estas líneas, seguro que se pone a ello.

Beneficios y propiedades de Árnica Montana en patologías musculares (y otras)

Árnica Montana se usa preferiblemente en situaciones de golpes, de traumatismos, de lesiones traumáticas… Esta situación clínica, en la que Árnica Montana tiene una indicación clarísima, ya ha sido descrita en parte por mi compañero Gonzalo Fernández-Quiroga: ¿Por qué Árnica cura los golpes?.

Por mi parte, me gustaría hacer especial mención al dolor muscular. En muchísimas actividades deportivas aparecen dolores musculares tras el entrenamiento o la competición. En estas situaciones, es importante señalar que el medicamento Árnica Montana, tomado previamente al ejercicio y tras este, ayuda considerablemente a tener una menor sensación de dolor muscular, por ejemplo, en el contexto de una maratón (D. Tveiten S. Bruset C.F. Borchgrevink J. Norseth).

He de decir que yo siempre recurría a Árnica si había golpe; si no, no lo prescribía. Tenía que ver al paciente con su moratón y que me indicara que se había caído, que se había torcido el tobillo o algún incidente similar. Pero claro, si uno estudia un poco de fisiología, puede ver que con la actividad deportiva o al menos con muchas de ellas, como por ejemplo el running, el ciclismo o el entrenamiento con pesas, se produce un daño muscular como consecuencia del ejercicio. Ese tejido muscular va a regenerarse para recuperar su funcionalidad y conforme este proceso avanza, se puede conseguir realizar ese mismo ejercicio con un daño muscular progresivamente menor. Aquí es donde la planta de Árnica puede tener también grandes beneficios, pues al modular el proceso, favorece esa regeneración muscular.

“La característica dominante de la acción de Árnica Montana reside en la curiosa analogía de sus manifestaciones con las consecuencias locales, generales, subjetivas y objetivas, del traumatismo y del exceso muscular, tanto si concierne a los músculos voluntarios como a los involuntarios”.

Dr. Henry Duprat.

Por esto mismo, no sólo se puede usar en los golpesy traumatismos como describe muy bien Gonzalo en su post, también podremos usarla en esas situaciones de “exceso muscular”, de fatiga muscular…

De hecho, hay trabajos sobre alguna otra patología que referencian también esta aplicación de Árnica Montana sobre los tejidos musculares, como es la publicación de Castro Morillo EM, et al, “Homeopatía y dolor lumbar”, donde describen: “Árnica Montana: Obra con más intensidad sobre el tejido muscular que sobre los ligamentos. En consecuencia, está indicado cuando después de un ejercicio prolongado hay dolor muscular, después de un traumatismo y sensación de magulladura. El paciente tiene la sensación de haber sido golpeado.”

En otros, se afirma, además, que con el medicamento Árnica Montana hay disminución del dolor muscular de origen tardío tras el ejercicio -quienes hacemos ejercicio sabemos a qué se refiere esto-; como en el estudio de Kate L. sobre el ejercicio excéntrico.

El ejercicio excéntrico hace referencia a aquel en el que se realiza fuerza muscular mientras el músculo se va estirando. Es un tipo de entrenamiento fundamental en la mayoría de los deportes. Con él, se consigue mejoría en el rendimiento y además, previene o trata lesiones. Por ejemplo, ante una tendinopatía del Tendón de Aquiles, independientemente del tratamiento elegido, un plan de ejercicio excéntrico forma parte fundamental del plan para su recuperación.

Los doctores Raúl C. Morales López y Raúl Enrique Morales Pascual, médicos cirujanos y expertos en homeopatía, describen un caso clínico en el que se reabsorbe un hematoma subdural posquirúrgico. (LA HOMEOPATÍA DE MÉXICO.Volumen 82, número 682, enero-febrero 2013, p. 35-38).

El artículo describe cómo la hemorragia, una complicación frecuente en cualquier cirugía, sufre una evolución favorable al usar Árnica Montana. En este caso concreto, la complicación hemorrágica surge como consecuencia de la extirpación de un tumor cerebral benigno (tumor epidermoide). La evolución del caso fue evaluada por las técnicas de imagen habituales y se plasman en el artículo.

No quiero dejar de reseñar la publicación de una tesis doctoral de la Escuela Universitaria de Ciencias de la Salud, del Departamento de Enfermería de la Universidad de Sevilla, realizada por Antonio Sanjuán Rodríguez y dirigida por el Profesor Dr. D. Sebastián García Fernández (Catedrático de Enfermería Quirúrgica) del 2008, cuyo título es: “Valoración Histopatológica en Artroplastias bajo tratamiento con Árnica Montana y Apis Mellífica. Estudio comparativo cuasiexperimental” y cuyas conclusiones reseño a continuación:

  1. Con respecto a la aportación de la homeopatía a la disminución del dolor solo hay que decir, en comparación con el grupo control, que éste verifica sin duda alguna, con esta muestra y con este estudio comparativo, su eficacia sobre el dolor y su efectividad como analgésico queda demostrada.
  2. Respecto a la variable Espongiosis, el tratamiento convencional es ligeramente mejor que el homeopático y que este, a su vez, es claramente mejor que no recibir tratamiento.
  3. El tratamiento antiinflamatorio frente al edema de dermis con Apis Mellifica y Árnica Montana, es clara y significativamente mejor que el tratamiento placebo recibido por el grupo control y que el tratamiento recibido en el grupo alopático. Es una de las conclusiones fuertes de este trabajo. Su efectividad no es discutible a tenor de los datos encontrados.
  4. Respecto al infiltrado celular, se puede afirmar que el tratamiento homeopático tiene mayor efectividad frente al tratamiento placebo, aunque las diferencias marcas son para los sujetos tratados con terapia convencional alopática.

También hay otras situaciones traumáticas que quisiera comentar, como es el ejemplo de las intervenciones dentales, pues es muy frecuente el uso de Árnica Montana previa a intervenciones en general pero también, en concreto, previa a las intervenciones dentales. Pero me interesa más comentar otros escenarios. En alguna ocasión, el paciente puede decir que se encuentra mal por tener “dolor interno”, cuando no es un dolor muscular, ni óseo, ni articular… El paciente está triste, puede incluso presentar angustia… y también puede describir ese dolor como que le “duele el alma”. En la interrogación con el paciente, en esa conversación en la que poco a poco intentas acercarte y sentir lo que él siente, comprender su situación y el proceso que ha llevado a todo esto, llegas a descubrir que puede haber pasado por un “trauma psíquico”. En estas situaciones (por el fallecimiento inesperado de un familiar, por ejemplo, un hijo…) en el que se produce un verdadero trauma, en el que a veces oímos decir que el paciente ha sufrido un shock o está en estado de shock, Árnica Montana también puede ser de utilidad.

No me quisiera despedir sin compartir unas pinceladas sobre algunas otras aplicaciones de Árnica Montana, como por ejemplo, en problemas cardiacos – ¿no es el corazón un músculo? -; en procesos infecciosos que cursan con fiebre (y si hay algún proceso hemorrágico concomitante, mejor, pero el simple proceso febril genera dolor muscular en muchas ocasiones); o en situaciones de fragilidad capilar (telangiectasias…), flebitis, varices dolorosas, hemorroides dolorosas, petequias por esfuerzo, en hemorragias de las conjuntivas…

Como conclusión, me gusta y coincido con la frase del Dr. Henry Duprat destacada anteriormente. Árnica Montana es uno de los medicamentos más usados en el ámbito homeopático y su utilización es muy amplia pero donde tiene un éxito seguro es en traumatismos agudos (físicos y psíquicos) y en el dolor o fatiga muscular. Árnica Montana forma o debería formar parte de cualquier botiquín en cualquier ámbito (familiar, deportivo).

Sobre el Autor

Dr. Alberto Sacristán
Dr. Alberto Sacristán

Alberto Sacristán Rubio. Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, con máster en Nutrición y Experto Universitario en Actividad Física. Desde 2015, ocupo el cargo de Presidente de la Sociedad Española de Médicos Homeópatas (SEMH).

Desde que tenía más o menos 10 años, acudía al “ambulatorio” donde mi padre trabajaba de ATS y estaba con él durante las últimas horas de su guardia de los sábados y algún día entre semana. Él me enseñaba como entonces se hervían las jeringuillas de cristal y las agujas metálicas para desinfectarlas. Era todo un proceso artesanal. Incluso iba con él a hacer los domicilios, pero claro, yo me quedaba en el salón esperando. Aquí surgió la semilla de mi vocación y desde entonces este fue mi objetivo, ser médico y además médico de familia.

Un tiempo después estaba haciendo la especialidad y a punto de terminar descubrí la homeopatía como paciente. Acudí a un compañero por un esguince y mi sorpresa fue que no me prescribió un antiinflamatorio, me prescribió un medicamento homeopático y con unos resultados para mi, novedosos. Estudié homeopatía y a la vez ejercicio y nutrición para realizar una medicina más integral, y tratar a mis pacientes lo mejor posible.

Además de ser feliz con la familia que tengo y aprovechar con ellos el mayor tiempo posible, disfruto haciendo deporte como el triatlón o ciclismo.

12 Comentarios

Comentar
  • Un maravilloso viaje por el universo de Arnica. Y con lo que me gusta viajar…jjj

    Muchas gracias por el post, lo he disfrutado mucho. Un abrazo.

    • Vaya, no lo había visto así. «El Universo de Árnica».

      Probablemente sea el título de otro post donde ampliemos la información sobre ella. Estoy convencido que todavía podremos escribir más cosas sobre árnica.
      Muchas gracias por leerme, querido amigo.
      Seguimos trabajando
      #homeopatiasuma

  • Me parece muy útil e interesante la utilización de Árnica en mi área que soy fisioterapeuta. La utilización por fatiga muscular es especialmente útil en el ámbito deportivo.
    Muy interesante e ilustrativo.

    • Muchas gracias Marta.
      Es cierto que la homeopatía en combinación con la fisioterapia/osteopatía, se puede conseguir recuperaciones de lesiones deportivas más rápido que cualquiera de las dos de forma independiente.
      Es muy interesante el trabajo conjunto de homeopata y fisioterapeuta.
      Muchas gracias por lleernos.

  • Querido Alberto, qué buen rollo da leerte, mientras me confirmas lo que con los años he ido experimentando en el uso del Arnica Montana, siempre presente en mi botiquín, lo mismo para mí que para mis hijos e hijas cuando eran pequeños. Alivia, desinflama, recupera y hace descansar profundamente, no solo en el postparto y en plan postraumático, también en el cansancio agudo, tras una caminata de larga duración, una, limpeza general en casa, una mudanza, un largo recorrido en bici e incluso ayuda a eliminar el estrés y las tensiones emocionales.
    Con los años he ido, y sigo en ello, descubriendo propiedades espectaculares de las diluciones homeopáticas, como por ejemplo el efecto vacuna, concretamente con Aconitum napellus y la Belladonna, o con el Oscillococinum, de la casa Boiron, que también está incorporado al botiquín de casa. Es posible con una dosis de glóbulos diaria en época de epidemia gripal, como ahora, evitar los efectos del contagio. Lo mismo que si se toman tres dosis diarias una vez que ya haya síntomas gripales, se reduce casi por completo el cuadro gripal.
    Comparto estas experiencias para ratificar el poder sanador y curativo de la homeopatía, desde el punto de vista de los pacientes y para agradecer a los médicos homeópatas vuestra labor incansable de sanadores y maestros. Muchas gracias!
    Con vuestro permiso, tomándome esa libertad, publico en mi blog vuestros artículos, creo que es fundamental que os conozcan y os sigan, por el bien de la humanidad, en plan personal y colectivo.
    Un abrazo

    • Hola Sol.
      Muchas gracias por leer nuestros artículos y además mandarnos estos comentarios tan cariñosos.
      Me has recordado una situación que suelo mandar árnica con frecuencia. Como sabes los pacientes con Fibromialgia suelen tener dolor y cansancio, pero en ocasiones hay 1-2 días que se encuentran muy bien y deciden hacer «limpieza general de la casa» lo que les lleva a un importante cansancio muscular y dolor incluso mayor a los días anteriores. Cuando he visto este perfil de pacientes les indico arnica.
      Muchas gracias por todo.

  • Me gustaría saber que interacciones se conocen con la Arnica.y en concreto con el uso de medicamentos anticuavulantes como puede ser el síntrom.
    Gracias

    • Hola Montse.
      Gracias por leer mi artículo.

      Es muy interesante y pertinente tu pregunta. No se ha descrito situaciones de interacción de Arnica Montana en dilución homeopática vía oral con respecto a los anticoagulantes. Tampoco hay descrito interacciones de Arnica Montana vía tópica.

      La utilización de Arnica montana vía oral en extracto, en tintura madre,… si podría retardar la coagulación sanguínea.

      Por lo tanto, si usamos arnica montana en dilución homeopática es segura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2020 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar