¿Qué puede hacer la homeopatía por los enfermos de Alzheimer y sus familias?

Por la noche el mar es oscuro, mate

y habla con un murmullo ronco

Adam Zagajewski

Las demencias en general como problema de salud

La demencia es un síndrome de naturaleza progresiva causado por una variedad de enfermedades cerebrales que afectan a la memoria, el pensamiento, el comportamiento y la habilidad de realizar actividades de la vida diaria.

Con el envejecimiento de la población, la atención a los pacientes con demencia supone y va a suponer un importante reto para los sistemas sociosanitarios en los próximos años1.

El principal factor de riesgo para las formas más comunes de demencia, como la enfermedad de Alzheimer, es el envejecimiento.

La demencia afecta en España a más de medio millón de personas y esta cifra puede doblarse si consideramos también las formas leves de síndrome demencial2. Hasta el 75% de las personas mayores que residen en una institución padecen alguna forma de deterioro cognitivo clínicamente significativo, un síndrome demencial en la mayoría de los casos1.

Las enfermedades que cursan con demencia imponen una sobrecarga intensa sobre los pacientes y sus cuidadores, lo que las transforma en uno de los problemas sociosanitarios más acuciantes en nuestro país.

Las entidades que pueden dar lugar a una demencia son múltiples pudiendo clasificarlas en primarias, secundarias y mixtas, siendo las más frecuentes2 entre las primarias la Enfermedad de Alzheimer, la demencia por cuerpos de Lewy y la enfermedad de Parkinson asociada a demencia, y entre las secundarias las de origen vascular.

El cuidado de un paciente con demencia supone una importante carga familiar, situación por la que un porcentaje alto de pacientes con demencia avanzada son ingresados en residencias de ancianos.

La enfermedad de Alzheimer (EA)

La EA es una enfermedad crónica, discapacitante y progresiva y en la actualidad, incurable. Estas características la convierten en un objetivo principal de la atención sanitaria, cuyo tratamiento es mantener o mejorar la calidad de vida del individuo enfermo.

La prevalencia de EA3 es de alrededor del 0,6-0,7% en Europa a los 65-69 años según el estudio Eurodem, y aumenta con la edad (1,8% en hombres y 4,3% en mujeres en el grupo de edad de 75-79; 6,3 y 8,4% respectivamente en el grupo de 80 a 84 años; de 8,8 y 14,2% en edades de 85 a 89 años, y 17,6 y 23,6% en mayores de 89). En nuestro país se sitúa alrededor del 6% en el grupo de mayores de 70 años y representa el 70% de las demencias.

Objetivos del tratamiento

No existe cura en la actualidad para la enfermedad de Alzheimer, y por ello los objetivos del tratamiento (figura 1) son1,2,4-6:

  1. Disminuir el progreso de la enfermedad (aunque esto es difícil de hacer).
  2. Manejar los síntomas como problemas de comportamiento, confusión y problemas del sueño.
  3. Modificar el ambiente del hogar para que el paciente pueda desempeñar mejor las actividades diarias.
  4. Apoyar a los miembros de la familia y otros cuidadores.

La estimulación cognitiva es eficaz para mantener la función cognitiva en aquellos pacientes con demencia leve moderada.

Aun así siempre habrá la necesidad de recurrir a medicamentos en estos pacientes:
El uso de anticolinesterásicos está autorizado en las fases leve y moderada de la enfermedad y la memantina en las fases moderada-grave, aunque su eficacia es modesta2.

En el tratamiento de los problemas frecuentemente asociados2,4,5,6 y de difícil tratamiento como son la depresión, ansiedad y trastornos del sueño se recomienda el empleo de Sertralina, benzodiacepinas de vida media intermedia, zolpidem, trazodona y clometiazol.

Para el tratamiento de los síntomas de agitación y agresividad que tanta angustia genera en los cuidadores pueden ser de ayuda los neurolépticos, siendo la  risperidona y el haloperidol los más recomendables considerando sus importantes efectos secundarios.

Para tener en cuenta

Sabiendo que los medicamentos se utilizan para disminuir la progresión de los síntomas, aunque el beneficio con estos fármacos puede ser pequeño, se deben controlar los problemas de comportamiento como la pérdida del juicio o la confusión antes de su empleo. Para este contexto hay que hacerse algunas preguntas:

¿Cuáles son los efectos secundarios del medicamento?  Y ¿vale la pena el riesgo?

¿Cuándo es el mejor momento, si lo hay, para usar estos medicamentos?

¿Es necesario cambiar o suspender medicamentos para otros problemas de salud?

Figura 1. Objetivos del tratamiento en pacientes con enfermedad de Alzheimer

Razones para el empleo de medicamentos homeopáticos en pacientes con demencia

En estas personas, por su fragilidad y pluripatología y polimedicación, el empleo de medicamentos homeopáticos tiene sus principales fortalezas en su seguridad, complementariedad y efectividad reduciendo el consumo de fármacos y sus efectos secundarios. El empleo de medicamentos homeopáticos ha demostrado en población general7 la reducción del empleo de fármacos de uso frecuente como antibióticos, antiinflamatorios, antidepresivos y ansiolíticos sin pérdida de oportunidad.

Los medicamentos homeopáticos pueden ser de ayuda en estos pacientes para:

  1. Prevención de procesos infecciosos sobre todo respiratorios especialmente en otoño e invierno, a los que estas personas son especialmente vulnerables con la intención de disminuir las complicaciones y la necesidad de empleo de antibióticos.
  2. Tratamiento de enfermedades intercurrentes como procesos diarreicos, catarrales, traumatismos leves, etc.
  3. Tratamiento de problemas de salud crónicos8 (respiratorios, digestivos, urinarios, cutáneos, cardiovasculares) frecuentes en este grupo de pacientes con la intención de favorecer la deprescripción y minimizar los efectos adversos de los fármacos que constituyen uno de los principales motivos de ingreso hospitalario de estas personas.
  4. Tratamiento de síntomas psiquiátricos frecuentes en estos pacientes como ansiedad, depresión, agitación psicomotriz y alteraciones en el sueño considerando la poca información sobre su seguridad y eficacia de los psicofármacos en ancianos con demencia.
  5. Medicamentos cuya finalidad sea prevenir o estacionar el deterioro cognitivo en función de la historia clínica del paciente.
Situaciones específicas que pueden ser tratadas con medicamentos homeopáticos en el paciente con demencia

Algunos ejemplos de situaciones frecuentes de empleo de medicamentos homeopáticos en pacientes con demencia son:

  1. Empleo de medicamentos preventivos como Silicea en pacientes con patología respiratoria crónica.
  2. Medicamentos para las úlceras varicosas y de decúbito como Kalium bichromium, Nitricum acidum, Secale .
  3. Medicamentos para un mejor control de la presión arterial y enfermedades arterioscleróticas9 asociadas con el fin de reducir el riesgo de hipotensión ortostática, tan frecuente y con graves consecuencias en estas personas, como pueden ser Phosphorus, Aurum, Baryta carbonica o Arseniucm álbum.
  4. Medicamentos para prevenir y estacionar el deterioro cognitivo como Baryta Carbonica o Silicea.
  5. Medicamentos que permitan deprescribir fármacos con efectos adversos importantes10 como benzodiacepinas11, omeprazol12, neurolépticos, diuréticos, hipotensores valorando la situación clínica13 y analítica de modo personalizado en cada paciente.
  6. Medicamentos útiles para mejorar los síntomas de ansiedad, insomnio y agitación psicomotriz acompañantes14,15 frecuentemente en estos pacientes. Disponemos de múltiples medicamentos homeopáticos como opium, ignatia, gelsemium, stramonium para la mejora de esta sintomatología.

Y se pueden emplear solos o en combinación con fármacos como antibióticos, analgésicos, anti histamínicos, antes y después de la cirugía, fisioterapia y rehabilitación,

Cuidando al cuidador

El cuidador es aquella persona que atiende a un paciente que necesita supervisión o asistencia por enfermedad o discapacidad16. Habitualmente es un familiar y el paciente es atendido en su domicilio.

Hay que valorar la repercusión que tiene el hecho de cuidar en el cuidador principal. Para la detección de estos problemas existen cuestionarios con los que se pueden objetivar y concretar los puntos más conflictivos siendo una de las herramientas utilizadas, adaptada al español, la escala de sobrecarga del cuidador (caregiver burden interview) de Zarit, que permite reconocer a aquellos con mayor riesgo o mayores necesidades.

Los problemas de salud del cuidador (figura 2)  pueden ser16 físicos ( cefalea, cansancio, problemas cardiovasculares como hipertensión arterial o palpitaciones, dolores musculares y articulares por sobrecarga física, síntomas digestivos, temblores, vértigo), psíquicos ( ansiedad, depresión, insomnio, irritabilidad, culpa, cambios en la memoria y rendimiento, hostilidad), conductuales ( cambios en la alimentación, absentismo laboral, abuso de drogas y violencia, accidentes) y sociales ( aislamiento, deterioro social, confictos familiares).

Figura 2. Problemas de salud del cuidador

Es fundamental que el médico de familia pueda ofertar  también un espacio de escucha, un tiempo para el cuidado del cuidador, considerando todos estos aspectos que el cuidador muchas veces sintiéndose responsable del cuidado ininterrumpido del paciente con demencia no se permite compartir. Y salen a la superficie la mayor parte de las veces cuando la situación es límite.

La escucha, la empatía y la compasión son elementos imprescindibles en la comprensión y ayuda a estas personas que cuando disponen de ese espacio y tiempo comparten con el profesional sus necesidades. Porque son más vulnerables y presentan frecuentemente ansiedad, depresión, disfunción familiar y apoyo familiar y social insuficiente17.

Necesidades, síntomas y enfermedades que pueden mejorar mucho con psicoterapia, pautas de ejercicio físico, relajación y autocuidado.

Los medicamentos homeopáticos pueden ser de gran ayuda en estas personas para mejorar sus síntomas físicos, psíquicos y emocionales y disminuir el riesgo de abuso de analgésicos y psicofármacos en aquellos que se sienten sobrecargados, tienen peor percepción de su salud, y consultan frecuentemente al médico, pero a menudo estas consultas quedan en una relación síntoma-fármaco sin resolver el problema17

 

La compasión es una emoción inestable. Necesita traducirse en acciones o se marchita.

Susan Sontang

  

Bibliografía

  1. Guía de práctica clínica sobre la atención integral a personas con enfermedad de Alzheimer y otras demencias. En: Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad Política Social e Igualdad. Agència d’informació, Avaluació i Qualitat en, Cataluña SAd, 2010, editors. Guias de Practica clínica en el SNS 2010.
  2. Hoyos Alonso M C. Tapias E, García de Blas F. Demencia. AMF 2012;8(9):484-495.
  3. Niua H, Álvarez-Álvarez I ,Guillén-Grima F, Aguinaga I. Prevalencia e incidencia de la enfermedad de Alzheimer en Europa: metaanálisis. Neurología. 2017;32(8):523—532
  4. Galindo J, Olivera FJ. Agitación e insomnio en pacientes demenciados. FMC-Formación Médica Continuada en Atención Primaria. 2000;7(7):473-82.
  5. González MT, Arango C, Liketsos CG. Tratamiento de la agitación en pacientes con demencia. Med Clín (Barc). 1999;113: 592-7.
  6. Riu Subirana S, Martínez Adell MA. Tratamiento de la agitación nocturna y el insomnio en el mayor. FMC. 2014;21(2):104-12.
  7. https://www.hablandodehomeopatia.com/la-homeopatia-demuestra-utilidad-estudio-epi-3/
  8. https://www.hablandodehomeopatia.com/homeopatia-cuidado-del-paciente-cronico/
  9. https://www.hablandodehomeopatia.com/la-hipertension-arterial-hta-riesgo-salud/
  10. Gavilán E. Ancianos frágiles polimedicados: ¿ es la deprescripción de medicamentos la salida? Rev Esp Geriatr Gerontol. 2012;47(4):162–167
  11. https://www.navarra.es/NR/rdonlyres/AB30A9A5-9907-4D68-A17A-C4AB0DC524D5/293282/Bit_v22n2.pdf
  12. Farrell B, Pottie K, Thompson W, Boghossian T, Pizzola L, Rashid FJ, et al. Desprescribing proton pump inhibitors. Clinical Practice Guidelines. Can Fam Physician 2017;63:354-64.
  13. Delgado Silveira E, Montero Errasquin B, Munoz Garcia M, Velez- Diaz-Pallares M, Lozano Montoya I, Sanchez-Castellano C, et al. [Improving drug prescribing in the elderly: A new edition of STOPP/START criteria.]. Revista española de geriatria y gerontologia. 2014. Epub 2014/12/04. Mejorando la prescripcion de medicamentos en las personas mayores: una nueva edicion de los criterios STOPP-START.
  1. https://www.hablandodehomeopatia.com/homeopatia-insomnio-ancianos/
  2. Díez X. Nociones de psiquiatría homeopática. PHZ. 2013
  3. García Casas C. Atendiendo al cuidador .AMF 2011;7(4):192-199.
  4. López M.J., et al. El rol de Cuidador de personas dependientes y sus repercusiones sobre su Calidad de Vida y su Salud. REV CLÍN MED FAM 2009; 2 (7): 332-334

Sobre el Autor

Dr. Jose Ignacio Torres
Dr. Jose Ignacio Torres

Jose Ignacio. Médico de familia. Después de un año breve pero intenso de formacion en la Fundación Jiménez Díaz como médico residente de hematología, realicé mi residencia de medicina de familia en el Hospital Universitario Marques de Valdecilla (Santander). He trabajado en muchos aspectos relacionados con la medicina de familia: jefe de estudios, tutor de residentes, presidente de la comisión de calidad... Pero sobre todo en mi consulta en los centros de salud de las antenas (Santander), Barcelona en Móstoles (Madrid), San Agustín y Gamonal Antigua (Burgos) y actualmente en Montesa (Madrid). Siempre me han interesado la investigación, la docencia y la asistencia y por eso he tenido la suerte de poder formar muchos médicos residentes la mayoría de los cuales han compartido conmigo la ilusión y el cariño de tratar con personas, de cuidar personas. Me considero un terapeuta, alguien que intenta ayudar a mejorar la salud de los que acuden a su consulta. En los años 90 sentí la necesidad de aprender otras formar de terapia y tuve la gran fortuna de conocer la homeopatía. Soy especialista universitario en homeopatía por la universidad de Valladolid. Desde entonces, tanto en el centro de salud como durante algunos años en mi consulta privada he tenido la maravillosa experiencia de escuchar, comprender y tratar a muchos pacientes con medicamentos homeopáticos y me he sentido realmente útil.

Mis áreas de interés prioritario han sido las actividades preventivas, las enfermedades cardiovasculares crónicas, y las técnicas de comunicación. Pertenezco al grupo-programa comunicación y salud de SEMFYC y he sido varios años parte de un extraordinario grupo de profesionales y amigos en el grupo de comunicación y salud de Burgos.

Como docente actualmente soy profesor del CEDH y he tenido la posibilidad de compartir experiencias y conocimientos con alumnos de pregrado (alumnos de medicina de la facultad de medicina de Zaragoza), médicos, veterinarios y farmacéuticos.

La homeopatía me ha dado la oportunidad de conocer a excelentes profesionales y personas, ayudar a muchos pacientes y proporcionarme las herramientas más poderosas para un médico: la humildad, el sentido común, la escucha activa y unos fármacos seguros y eficaces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualizado el 16-11-2018 14:47:06 - © 2014-2018 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar