Qué podemos hacer para prevenir y mejorar el estreñimiento y cómo puede ayudarnos la Homeopatía

El estreñimiento es, sin duda, una de las dolencias digestivas más comunes y es fácil que cualquier persona, en algún momento de su vida, haya pasado o llegue a pasar por algún episodio de este tipo.

En este post quiero contaros qué es el estreñimiento, qué problemas puede acarrear, qué podemos hacer para prevenirlo y mejorarlo y cómo puede ayudarnos la Homeopatía en este empeño. 

¿Qué es el estreñimiento?

El estreñimiento yo lo definiría como la sensación de no tener unas evacuaciones intestinales satisfactorias. Y digo esto porque podemos entender como estreñimiento cualquiera de estas situaciones:

  • Tener menos de tres deposiciones semanales.
  • Sentir que, a pesar de haber tenido una evacuación, no ha sido aún suficiente.
  • Tener dificultad para la evacuación. En general las heces suelen ser en estos casos duras y secas pero, en ocasiones, pueden ser blandas pero con igual dificultad para su expulsión.

El estreñimiento puede cursar de forma aguda y puntual, como ocurre a muchas personas cuando salen de su entorno conocido (viajes) o cuando sufren cambios en sus hábitos de comidas, o de forma crónica y mantenida. En los bebés es frecuente que se pueda producir un periodo transitorio de estreñimiento cuando pasan de la leche materna a la de vaca y en el momento de introducir la alimentación sólida.

Síntomas y posibles complicaciones del estreñimiento 

Los síntomas más comunes son:

  • La dificultad y el dolor durante la evacuación.
  • Algunas personas, sobre todo lo vemos en niños pequeños, pueden tener dolor abdominal como consecuencia de la acumulación de heces que suele mejorar en cuanto consiguen expulsarlas.
  • También es frecuente que disminuya el apetito en la medida en la que el intestino va llenándose de heces.

Las complicaciones más frecuentes no suelen ser graves pero, ojo, porque algunas de ellas pueden llegar a requerir intervención médica e incluso cirugía. Serían:

  • Fisura anal que es el desgarro de la piel que cubre el ano. Puede llegar a ser muy dolorosa, dificultando mucho la evacuación y agravando así el propio estreñimiento. Es frecuente que sangre y manche las heces, lo mismo que suele ocurrir con las hemorroides.
  • A veces se vuelven ya demasiado grandes y el paciente no llega a poder evacuarlas por sí mismo. Es la retención fecal y suele ser más frecuente en ancianos y también en niños pequeños.
  • Incluso puede salirse una porción del intestino por el ano de la fuerza que la persona tiene que hacer para evacuar y es lo que se denomina prolapso rectal. 
Causas del estreñimiento 

Voy a contaros algunas de las situaciones que pueden favorecer la aparición y el mantenimiento del estreñimiento pero sabiendo que también nos vamos a encontrar con personas que son estreñidas a pesar de no tener ninguna causa aparente y mantener unos buenos hábitos de vida. Son los estreñimientos que podríamos llamar constitucionales y aquí la Homeopatía, con su visión individualizada del terreno de cada paciente, puede aportar muchísimo. Pero con eso vamos luego.

  • Una dieta inadecuada, pobre en fibra vegetal y poco hidratada.
  • El sedentarismo y la falta de ejercicio. Cuidado con nuestros niños que cada vez tienen más “actividad y ejercicio virtual” (consolas, teléfonos móviles, ordenador…) y menos del real.
  • Determinados medicamentos. Yo sí soy de los que opinan que hay que leer los prospectos.
  • Enfermedades, algunas relativamente frecuentes como el hipotiroidismo o la diabetes y otras no tanto como el lupus o la esclerosis múltiple, entre otras. Un estreñimiento sin otros síntomas no tiene por qué hacernos pensar en ninguna de estas dolencias pero si se acompaña de otras molestias no hay que dejar de consultarlo con el médico, sobre todo si el estreñimiento es de aparición reciente y coincide en el tiempo con otros nuevos síntomas.
  • Cambios de hábitos importantes relacionados, muchas veces, con aspectos emocionales como puede ser el trasladarse a vivir a un lugar nuevo o un cambio de trabajo.
  • Situaciones emocionales difíciles también pueden desencadenar el comienzo del estreñimiento y esto es especialmente relevante en los niños.
  • Otras situaciones, en principio normales en la vida, como el embarazo, la menopausia o, simplemente, envejecer pueden también favorecer el estreñimiento.
¿Qué podemos hacer para prevenir o evitar el estreñimiento? 

Como antes comentaba hay personas que incluso con buenos hábitos son estreñidas pero esto no quiere decir que unos buenos hábitos no puedan mejorar, en la mayoría de los casos, el tránsito intestinal. Así que vamos con ello:

  • Una dieta rica en fibra. Esto significa aumentar el consumo de verduras, legumbres y cereales integrales. Y fijaos que no cito a las frutas y lo hago porque, al contrario de lo que se cree, las frutas no son tan ricas en fibra. Son alimentos muy importantes por muchas razones, entre otras por ser muy ricos en agua, pero no por su cantidad de fibra.
  • Evitar alimentos procesados y refinados. En realidad, son alimentos que nunca tendríamos que haber comenzado a fabricar ni a consumir porque son absolutamente innecesarios y no son más que origen de disfunciones y enfermedades en nuestro organismo. Insisto, evitadlos siempre que podáis.
  • Cuidar la hidratación. Y esto no significa tener que beber 2 litros de agua al día. Una persona vegetariana o con una dieta muy rica en productos vegetales puede que no tenga necesidad de beber fuera de las comidas salvo en situaciones de calor intenso o de ejercicio físico. En cambio, si tu dieta se basa en alimentos procesados y carnes tu cuerpo necesitará un aporte extra de agua importante.

Pensad siempre que la mejor agua es el que traen los propios alimentos.

  • Hacer ejercicio físico con regularidad. Ya sabéis lo que decía esa campaña de publicidad que se puso de moda ya hace bastantes años (¡Que mayores nos hacemos! Jeje): Quien mueve las piernas, mueve el corazón…y el intestino.
  • Adquirir buenos hábitos intestinales. Y aquí una de las cosas más importantes, sobre todo en los niños, es el acostumbrarse a no retener; cuando hay ganas, hay que ir al baño. Ya sé que no siempre es fácil e incluso posible pero ha de ser una norma a respetar en la medida que se pueda.

A muchas personas también les puede ayudar mucho tener unos horarios regulares a la hora de las comidas y, por supuesto, a la hora de ir al baño.

  • Atención a los medicamentos que estemos tomando. Algunos pueden ser la causa directa del estreñimiento.
Tratamientos convencionales 

Laxantes, enemas, procedimientos médicos necesarios a veces e, incluso, la cirugía son las opciones básicas que tenemos desde el punto de vista convencional. Y, por supuesto, si el estreñimiento es consecuencia de alguna enfermedad diagnosticada, pues tratarla.

Pero aquí no quiero entretenerme. Médico y paciente decidirán qué es lo más adecuado en cada caso. Lo que sí que voy a hacer es enriquecer las opciones de tratamiento con nuestros medicamentos homeopáticos. Como siempre, #HomeopatiaSuma.

Homeopatía y estreñimiento 

De entre los medicamentos homeopáticos que podremos utilizar para ayudar a estos pacientes tenemos dos categorías, los medicamentos constitucionales o de terreno y los medicamentos más sintomáticos. Y me explico.

Como antes os comentaba, todos sabemos que hay personas que tienen tendencia al estreñimiento y que es, en algunos casos, independiente de sus hábitos. Son personas que pueden compartir esta tendencia pero, en cambio, ser muy diferentes en otros aspectos de su naturaleza y cada una de estas personas necesitará su medicamento homeopático particular adaptado a su terreno personal.

Por ejemplo, una persona estreñida con buen apetito y tendencia al sobrepeso, tranquila, reflexiva, más mental que emocional, organizada y constante en sus hábitos, más bien friolera y con tendencia a resfriarse en invierno necesitará, probablemente, CALCÁREA CARBÓNICA, mientras que una persona delgada aunque también con buen apetito, estreñida, por supuesto, inquieta incluso a veces agitada, con cambios de humor impredecibles, con tendencia a los eccemas, el acné y los herpes de repetición y con gran deseo de alimentos salados necesitará un medicamento homeopático distinto al anterior, en este caso NATRUM MURIATICUM.

Y así, tendremos medicamentos como los citados y otros como GRAPHITES, LYCOPODIUM, NUX VOMICA, SULFUR, SEPIA o KALIUM CARBONICUM, por citar algunos, que actuarán sobre el estreñimiento pero desde la globalidad de la persona.

Otros medicamentos, en cambio, los elegiremos teniendo en cuenta las características particulares del estreñimiento de cada persona y podrán acompañar, cuando lo creamos necesarios, a los medicamentos de terreno o podrán ir solos cuando lo que queramos tratar sea un cuadro puntual de estreñimiento.

Algunos de estos medicamentos sintomáticos:

  • ALUMINA. 

Es un estreñimiento con ausencia de deseo. Las heces se expulsan con gran esfuerzo a pesar de que puedan ser de consistencia blanda.

  • BRYONIA.

La persona también necesita de grandes esfuerzos para expulsarlas y también suele haber ausencia de deseo pero, en este caso, las heces suelen ser secas y duras.

  • COLLINSONIA.

Las deposiciones son voluminosas y muy difíciles de expulsar. Es característico que vayan acompañadas de hemorroides con tendencia a sangrar.

  • MAGNESIA MURIATICA.

Las deposiciones son secas y duras, como excrementos de oveja.

  • OPIUM.

Como Alumina, es un gran medicamento del estreñimiento del bebé y del anciano. Hay una ausencia total de deseo y las heces son negras, muy secas y duras.

Es un gran medicamento de estreñimiento que se instala después de haber sufrido un susto intenso. Recuerdo el caso de un niño que se estriñó después de ser mordido por un perro. Unas dosis de Opium resolvieron el caso.

Junto con RAPHANUS NIGER, es un gran medicamento para estimular el tránsito intestinal después de una cirugía abdominal. 

  • NUX VOMICA.

Es un gran medicamento constitucional pero también es muy útil en esos pacientes estreñidos que sienten ganas de ir al baño pero que cuando van no pueden hacer.

No son todos, es tan solo para trasladaros la idea de la dimensión que pueden tener nuestros medicamentos homeopáticos en el tratamiento del estreñimiento.

Y en resumen:

  • Los medicamentos homeopáticos pueden ser un pilar fundamental en el tratamiento del estreñimiento al abordarlo tanto desde su aspecto constitucional como sintomático.
  • Formará siempre parte de un tratamiento global en donde los hábitos saludables serán una parte fundamental del mismo.
  • También se tendrán en cuenta otras actuaciones médicas, siempre que sean necesarias, sabiendo que podremos combinarlas con nuestros medicamentos homeopáticos sin ningún problema.
  • Los medicamentos homeopáticos actúan restableciendo el ritmo intestinal correcto. No actúan como un laxante, sino que ayudan a reeducar a nuestro intestino.
  • Podremos usarlos con seguridad en bebés, incluso recién nacidos, embarazadas, ancianos y pacientes polimedicados.

Como siempre decimos:

#HomeopatíaSuma

 

 

 

 

 

 

 

 

Sobre el Autor

Dr. Guillermo Basauri
Dr. Guillermo Basauri

Soy Guillermo Basauri, médico formado en Homeopatía y Osteopatía. Ejerzo la medicina desde el año 92, actualmente en Getxo (Bizkaia), y siempre me han interesado las terapéuticas que estimularan los propios recursos del organismo, que son extraordinarios, para llevarlo de nuevo a la salud.

Además, dirijo un espacio sobre salud y Homeopatía todos los domingos por la mañana en Radio Popular de Bilbao-Herri Irratia y soy profesor del CEDH. Y ambas cosas me apasionan.

Y, eso sí, en mi tiempo libre lo que más me gusta es ir con mi mujer a la montaña. Me ayuda a no olvidar que vivimos en un planeta de una belleza que emociona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualizado el 10-10-2018 16:37:33 - © 2014-2018 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar