Prevención en la vuelta de los virus respiratorios

La relajación de las medidas de prevención por parte de las autoridades sanitarias ha ido unida a la reaparición de los virus estacionales que habían prácticamente desaparecido desde las medidas higiénicas y de barrera. Vamos a ocuparnos hoy de que puede aportar la homeopatía en la prevención de esas enfermedades víricas tan frecuentes, no solo en niños sino también, aunque en menor grado en adultos.

La pandemia por el virus SARS-CoV-2, coloquialmente llamado Covid ha supuesto una prueba de fuego para las autoridades sanitarias de los distintos países implicados, incluso para aquellos teóricamente más avanzados y con servicios de salud bien implantados.

La alta contagiosidad (propia de los virus respiratorios), la aparición de nuevas cepas, unas veces más agresivas y otras menos, que condicionaban un alto número de ingresos hospitalarios en las personas de mayor edad, ha dado lugar a un carrusel de medidas en función del número de casos y a un intento de conciliación de la situación epidémica con la actividad laboral del país.

Existe un consenso generalizado entre los sanitarios de que la instauración del uso obligatorio de mascarillas, produjo una drástica disminución del contagio interpersonal de los virus que se contraen por vía respiratoria. La higiene frecuente de manos y el distanciamiento social completaron el efecto “barrera” de las mascarillas.

Virus como el de la gripe, los paragripales que producen cuadros similares, adenovirus, citomegalovirus, varicela, resfriado común y otros muchos que nos aquejaban sobre todo durante el otoño-invierno, prácticamente desaparecieron de las consultas médicas.

La retirada de la mascarilla en espacios abiertos y la relajación de las medidas en lugares de ocio, bares y restaurantes, ha venido acompañada de un aumento importante respecto de los dos últimos años, de las enfermedades causadas por los virus que he mencionado antes y especialmente en la población infantil, hasta el punto de duplicarse las consultas en urgencias hospitalarias en relación con cifras prepandemia.

Los medicamentos homeopáticos, por su capacidad de estímulo de la reactividad propia del organismo, constituyen una estrategia terapéutica de primer orden a la hora de prevenir en el ámbito familiar, el contagio por los virus que más frecuentemente afectan a la población.

Revisaremos ahora como podemos prevenir con homeopatía los distintos cuadros víricos que más frecuentemente pueden afectar a garganta, nariz, oídos y bronquios.

Prevención homeopática común de los procesos víricos

De modo general, las infecciones pueden estar producidas por bacterias, hongos (menos frecuentes) o virus, estos últimos afectando especialmente a varias localizaciones simultáneamente: garganta y nariz, garganta y oídos, nariz y bronquios, etcétera.

Si queremos llevar a cabo una prevención general eficaz podemos recurrir a varios medicamentos homeopáticos:

  •  Anas Barbarie: Muy útil en la prevención vírica en general. Gripe, cuadros pseudogripales, gastroenteritis, enfriamientos, etcétera.
  • Echinacea angustifolia: Clásicamente utilizada para estimular la inmunidad en general, no solamente para los virus.
  • Thymuline: Estímulo de la actividad y número de los linfocitos, células de máximo interés en nuestra inmunidad.
  • Influenzinum: En la prevención de la gripe y los efectos secundarios de su vacuna.

En aquellos casos en que los procesos infecciosos víricos tiendan a repetirse, es frecuente la tendencia a padecer cuadros que afectan a la misma localización: rinofaringitis, amigdalitis, traqueítis, otitis o bronquitis de repetición, por ejemplo. Otros pacientes tienden a padecer de procesos variados que se alternan de manera tediosa y sobre los que no es fácil actuar con la farmacología convencional.

En este último caso podemos intervenir con medicamentos como los citados y a los que podemos complementar con medicamentos como Dulcamara, Psorinum, Silicea, etc., más en relación con factores estacionales o climáticos en relación con una sensibilidad particular del paciente tales como el frío o la humedad.

En aquellos pacientes en los que los procesos infecciosos víricos afecten siempre a la misma localización, la homeopatía nos permite estimular la capacidad defensiva personal sobre zonas concretas del organismo tales como las amígdalas, los oídos o los pulmones como veremos a continuación.

Prevención homeopática de las enfermedades víricas de vías respiratorias altas

Enfermedades que son especialmente frecuentes en la infancia y con las que el pediatra no solo tiene que enfrentarse en cada episodio, sino también proporcionar a los desesperados padres (igual que el pediatra) una estrategia terapéutica tendente a disminuir o hacer desaparecer las recaídas.

En estos casos, el médico homeópata debe añadir a un eventual estímulo general de la inmunidad, medicamentos con una afinidad específica sobre la zona a tratar, ya que si no los resultados pueden ser incompletos.

En pediatría son frecuentes las:

RINOFARINGITIS:  Los frecuentes catarros con tos de todo niño y en los que es necesario explorar sensibilidades particulares al frío húmedo o seco, estaciones del año, predisposición constitucional o posibles alergias que faciliten el terreno para las infecciones entre otras variables.

   Medicamentos como Silicea, Natrum Muriaticum, Phosphorus, Psorinum o Pulsatilla son algunos ejemplos de medicamentos a valorar.

ADENOIDITIS: Infección y aumento de tamaño de las vegetaciones adenoides que produce cuadros de tos, catarro y obstrucción nasal repetidamente y que pueden terminar en cirugía.

Medicamentos como Thuya o Agraphis nutans resultan eficaces para reducir su tamaño y evitar los episodios agudos.

AMIGDALITIS: Un clásico en la medicina. La infección de las amígdalas, en su inmensa mayoría de tipo vírico, son fruto en la práctica diaria de tomas de antibiótico frecuentes erróneamente prescritos, dada su tendencia a la recaída.

   Thuya, Phytolacca, Baryta carbónica, Lycopodium o Tuberculinum, pueden entre otros revertir las desesperantes recaídas, evitando en muchos casos la cirugía.

LARINGITIS Y TRAQUEITIS: Frecuentes tanto en adulto como en niños es el típico enfriamiento de la parte baja de la garganta con tos dolorosa y madeja difícil de movilizar.

Manganum metallicum, Hepar sulfur o Phosphorus tienen una afinidad específica sobre los problemas de la laringe y la tráquea.

OTITIS: Frecuente complicación de los catarros en los niños.

Aviaire, Ferrum phosphoricum, Arsenicum álbum o Kalium muriaticum entre otros pueden ser muy útiles en cada caso particular.  

SINUSITIS: Existen medicamentos homeopáticos con acción específica sobre los senos maxilares (Mezereum, Kalium bichromicum) o frontales (Kalium iodatum, Cinnabaris) que complementados con otros medicamentos nos permiten obtener buenos resultados tanto en prevención como curación de la enfermedad.

Prevención homeopática de las enfermedades víricas de vías respiratorias bajas

Es el caso de las bronquiolitis, bronquitis, neumonías o fibrosis quística.

Aviaire, Phosphorus, Sulfur Iodatum, Arsenicum álbum, Silicea  o Calcarea carbónica entre otros, son prescritos para evitar la tendencia a la reinfección y recaídas.

Resumiendo

Los medicamentos homeopáticos pueden ser muy eficaces en manos de un profesional sanitario formado en homeopatía. Amplía y en ocasiones complementa, las posibilidades terapéuticas del paciente sin excluir ningún otro tipo de tratamiento si se precisa. Muchos de ellos pueden utilizarse tanto en la prevención como en las fases agudas.

La posibilidad que permiten de prevenir las enfermedades infecciosas, por supuesto dentro de la indispensable valoración médica formada, y de abordar la repetición de patologías infecciosas concretas, dotan al médico de muchas más posibilidades a la hora de evitarlas.

Medicamentos seguros, eficaces, compatibles con cualquier otro tratamiento, bien aceptados, que pueden ser utilizados por cualquier miembro de la familia y que deben tenerse muy en cuenta a la hora de prevenir determinadas patologías frecuentes.

La HOMEOPATÍA SUMA, nunca resta oportunidades de cualquier otro tratamiento que se precise.

Sobre el Autor

Dr. Jorge Manresa
Dr. Jorge Manresa

Soy Jorge Manresa, pediatra y Experto Universitario en homeopatía desde hace mas de 25 años, y sobre todo curioso, muy curioso. Trabajo en un Centro de salud de Cartagena (Murcia) y en mi consulta privada. Como el resto de mis compañeros de blog, me pierde el transmitir a otros compañeros y a todo aquel que quiera oírme, las satisfacciones que me aportan los medicamentos homeopáticos en el trabajo diario.

Por eso, participo en Cursos de Experto Universitario, Seminarios, Congresos…y en todos aquellos foros en los que puedo comunicar mi experiencia. Y os lo advierto, soy incansable

5 Comentarios

Comentar
  • Hola buenas tardes
    Echinacea a la 30 CH en dosis repetidas indican? o que potencia y dosis sugieren?
    Soy medica homeopata desde Arg
    Gracias

  • Buen dia. En caso de indicar echinacea, lo indicaría a la 30 CH en dosis repetidas? o que sugiere? gracias
    Dra Eugenia Estefano
    Homeopata argentina

  • Desde que empezó la pandemia
    INFLUENIZOM 200 glóbulos, 2 veces x semana.
    Antes y siempre todos los años, ente Abril y Septiembre ABIO mil
    Glóbulos, 1 vez x semana
    Perfecto!!!! Ni una sola vacuna antigripal!!!

  • Gracias, Jorge, por este sabio y oportuno vademecum homeopático tan necesario y especial para estos momentos de neocontagios. Afortunadamente , también en los espacios cerrados, veo aun mucha más mascarilla que rostros sin ella, al margen de lo que digan las autoridades «expertas»; seguramente la comprobación diaria es la verdadera «experta» en estas cuestiones. Y desde luego, que el valor preventivo de la homeopatía es indiscutible. Al menos, en mí, en la familia y entre l@s amog@s, hace y aumenta la función preventiva de la vacuna. Tenemos a mano gran parte de los gránulos que recomiendas, y los glóbulos del Oscillococcinum. O sea, el Anas Barbariae, que en estos dos interminables años, está resultando una bendición. Muchas gracias, querido maestro y amigo, por este trabajo pedagógico tan generoso y saludable para tod@s.
    Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2022 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar