Por el diálogo constructivo para entender la Homeopatía

En el mes de julio pasado tuvo lugar en Murcia la presentación del Libro Blanco de la Homeopatía. Se trata de una obra realizada en 2013 por un panel de expertos miembros de diversas sociedades científicas de médicos y farmacéuticos homeópatas, de representantes de diversos colegios profesionales, de profesores universitarios y de instituciones especializadas.

El Libro Blanco de la Homeopatía es una iniciativa destinada a convertirse en publicación de referencia sobre esta terapéutica en nuestro país y que pretende reflejar las realidades y tendencias sociales, asistenciales, profesionales, científicas y formativas. Examina también en profundidad el papel de los medicamentos homeopáticos en el entorno sanitario actual y las diferencias más relevantes con otros países europeos.

Para no entrar en muchos detalles la mesa de presentación estaba presidida por la Dra. Isabel Tovar, presidenta del C.O de farmacéuticos de Murcia y los ponentes eran el Dr. Sergio Abanades, médico, doctor en farmacología clínica por la Univ. Autónoma de Barcelona e investigador de reconocido prestigio, el  Dr. Javier Lanuza, médico y profesor Titular de Farmacología  de la universidad de Zaragoza, D. Miguel Barelli, farmacéutico y director de relaciones institucionales de Boiron y la Dra. Ana Gálvez, Presidenta de la Sociedad Murciana de Homeopatía.

Me permito hacer esta reseña de la composición de la mesa de presidencia para dejar claro lo “indocumentados” que eran los ponentes de la misma.

En dicha reunión, a la que asistieron más de 70 profesionales entre médicos y farmacéuticos además de presentar el Libro Blanco de la Homeopatía, se expusieron los más recientes avances en investigación sobre los medicamentos homeopáticos por parte de los doctores Abanades y Lanuza.

Como suele ocurrir, tras la exposición por parte de los distintos componentes de la mesa, se abrió un turno de preguntas en las que los asistentes interpelaron a los oradores fundamentalmente sobre temas de investigación.

Tras unas cuantas intervenciones, se levantó un asistente que se dirigió a la mesa en general  y al Dr. Abanades en particular en la tesitura de poner en duda todos sus hallazgos respecto de los medicamentos homeopáticos, algunos de sus trabajos de muy alto nivel. Como suele ocurrir con las personas que ponen en duda la eficacia de los medicamentos homeopáticos, la intervención se convirtió en un diálogo de sordos sin que el interpelador atendiese el más mínimo argumento sobre las  explicaciones que los investigadores se le daban.

Terminada la reunión y en el curso del vino español que tuvo lugar posteriormente, tuve curiosidad por saber quién era la persona que había suscitado la polémica. Mi gran sorpresa –a estas alturas pocas cosas me sorprenden  en relación con el tema- fue que se trataba de un informático ex trabajador de unas bodegas de Murcia y que al parecer tiene un blog que tiene unos 6000 seguidores.

Y yo me pregunto. Cómo es posible que alguien tan poco formado en el motivo de la reunión se permita poner en duda algo que desconoce y establecer una réplica con profesionales de reconocido prestigio sin tener la más mínima formación sanitaria, farmacológica o investigadora. Me parece de todo punto increíble. Y lo mismo me suele ocurrir con periodistas, opinadores, blogueros sin cualificación profesional del tema del que opinan o personajes que abanderan una lucha carente de toda base sólida -salvo la más burda ironía- para un mínimo nivel de discusión.

Llevo el tiempo suficiente ejerciendo la medicina como para no consentir que personas que no han tenido un paciente delante en su vida se permitan tacharme de charlatán, embaucador o con pocos escrúpulos profesionales merced a sus devaneos literarios. Eso si es pesudociencia, opinar de lo que no se entiende en toda su extensión o no se ha practicado nunca. Dejen de tener a la homeopatía como el pim pam pum de sus desinformados comentarios.

El caso de mis queridos colegas médicos siendo distinto, también adolece de una gran falta de respeto  hacia los compañeros que habiendo recibido una formación en un método terapéutico complementan en su ejercicio diario de atender a muchos pacientes la medicación convencional con la homeopática. Estimados compañeros, la homeopatía en nuestro país es practicada por miles de médicos que también leen trabajos científicos de uno y otro sesgo como ustedes y  realizan una práctica médica diaria cuanto menos tan digna, ética y seria  como la de cualquier otro médico que no incluya en su práctica medicamentos homeopáticos.

Su falta de predisposición a un diálogo serio y constructivo no variará mientras se limiten a repetir sus consabidos mantras de la superchería, el engaño y la falta de estudios científicos que avalan la acción de los medicamentos homeopáticos. Moléstense en bajarse del pedestal de adalides de la ciencia y trasciendan al mundo del diálogo constructivo y abierto, revisen lo que se les enseña y se les presenta, escuchen lo que se les quiere presentar y trabajemos juntos en post de un diálogo constructivo y no de una confrontación verbal sorda por su parte. Siéntense conmigo en la consulta para comprobar como practico una consulta de pediatría totalmente ortodoxa. Solo soy homeópata una parte de la visita del enfermo. Las canas que cubren mi cabeza me han salido viendo enfermos a lo largo de más de 30 años.

Me gustaría terminar mostrándoles los términos en que me contesta el Dr. Jesús Martínez Álvarez a una más que correcta carta en una página de salud infantil en la que como en éste post le informaba sobre el método terapéutico homeopático. En primer lugar, trata a la homeopatía de “ teoría humorística dieciochesca” y concluye, “ entre los amigos siempre que hablamos de este asunto sugerimos la creación de “Homeópatas sin fronteras” para que acudan a las grandes catástrofes, o la posibilidad de acudir a Liberia para luchar con el ébola. También se sugiere siempre la creación y uso de anticonceptivos orales homeopáticos para inducir el crecimiento de la población y recuperar como pediatras nuestro cupo de pacientes y por ende nuestros ingresos en las clínicas privadas”.

Ante tal desconocimiento sobre los medicamentos homeopáticos y esa “fina ironía”, el diálogo se presenta imposible.

Por cierto Dr. Martínez, para su información le diré que sí, existe una asociación de Homeópatas sin Fronteras, médicos con formación médica convencional y homeopática que intentan ayudar en lo posible a los enfermos de países que no disponen de nuestros avanzados sistemas de salud occidentales.

Sobre el Autor

Dr. Jorge Manresa
Dr. Jorge Manresa

Soy Jorge Manresa, pediatra y Experto Universitario en homeopatía desde hace mas de 25 años, y sobre todo curioso, muy curioso. Trabajo en un Centro de salud de Cartagena (Murcia) y en mi consulta privada. Como el resto de mis compañeros de blog, me pierde el transmitir a otros compañeros y a todo aquel que quiera oírme, las satisfacciones que me aportan los medicamentos homeopáticos en el trabajo diario.

Por eso, participo en Cursos de Experto Universitario, Seminarios, Congresos…y en todos aquellos foros en los que puedo comunicar mi experiencia. Y os lo advierto, soy incansable

4 Comentarios

Comentar
  • Gracias por tu lectura.
    Resulta enervante al menos para mi como en todos, y cada uno de los coloquios, tertulias, entrevistas, mesas redondas, etc., los médicos que no están a favor del uso de los medicamentos homeopáticos, no utilicen otro argumento que la sorna, la falta de respeto profesional y la descalificación del todo sin reparar en nada, como debería hacer alguien con una profesión como la nuestra.
    Me resulta imposible imaginar a ninguno de ellos recriminando en esos términos a otro compañero con el que no esta de acuerdo en sus habilidades profesionales.
    No creo que sean los años, siempre he pensado así, pero me sigue pareciendo de una falta de respeto muy llamativa en «colegas» de profesión.
    Pero todo tiene una solución, «tintura de tiempo».

    Gracias de nuevo.

  • Si, doctor.
    Como paciente he visto por mi misma como otros médicos y por tanto colegas (porque no hay que olvidar que ustedes son también médicos algo tan obvio que, a veces, no lo es tanto), no valoran la homeopatía como medio de curación.
    Desde el punto de vista del paciente esto crea, en un principio, una incertidumbre que puede salvarse sabiendo que no entra en conflicto la curación por uno u otro medio (medicina oficial y medicina homeopática) y viviéndolo como una alternativa a elegir, con la tranquilidad de que ustedes médicos homeópatas son conocedores y pueden aplicar una u otra.
    Sin embargo, entiendo que vuestro día a día es más complicado si bien el mundo está lleno de valientes y entregados como vosotros en aras a una mejor medicina.
    De la crítica sale más pensamiento y reflexión.
    Mientras las cosas se traten desde el respeto, todo irá bien aunque a veces parezca que no se crean puentes sino abismos.
    Gracias doctor por seguir en la brecha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2021 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar