Ni el primero, ni internacional: reflexiones sobre el “Manifiesto contra las Pseudoterapias»

Falsedades repetidas y aburridas en el “primer manifiesto internacional contra (lo que llaman) pseudociencias”.

Claro que, si lo miras bien, ni es el primero, ni es muy internacional.

No es el primer informe

Ya en 2018 la APETP presentó un “primer informe sobre fallecidos por pseudoterapias en España”.

La presentación y confección eran más o menos las mismas, los supuestos casos también, los promotores ídem.

Por otra parte, en 2019 se presentó una carta abierta, firmada por 400 médicos y científicos, a la entonces ministra de Sanidad, Mª Luisa Carcedo, promovida por la misma asociación, cuyas primera líneas iniciales (falsas) son justamente las mismas con las que comienza este manifiesto, a saber, las supuestas muertas producidas por las TMNC (Terapias Médicas No Convencionales). Supongo que alguna mente preclara aconsejaría iniciar el escrito con algo contundente, que no se diga.

Por cierto, que otra carta abierta a la ministra con más de 600 firmas de profesionales sanitarios y científicos, favorable, y promovida por la ANH, no tuvo ese mismoeco en los diarios. Cosas que pasan.

Resumiendo, entonces, que nuevo, nuevo, en este manifiesto, muy poco, por no decir nada. Los mismos promotores, los mismos argumentos, el mismo periodista… como si estuviésemos en el día de la marmota, vaya.

Conflicto de intereses

Por esas curiosas coincidencias, tanto este último manifiesto, como el primero, como la carta abierta, fueron profusamente publicitados por el mismo diario, “El País”, ese diario que no admite ningún tipo de réplica sobre este asunto.

Hay en este tema un proceder periodístico curioso que no creo que pase en otros campos. Si un periodista perteneciera a un partido político o una determinada asociación sería ético exigirle que se abstuviera de publicar piezas sobre otros partidos políticos o asociaciones similares (tan legítimas como la suya) que tuvieran otra forma de ver las cosas.

Pues en este caso, no. Puedes pertenecer a un grupo de presión escéptico con unos claros y determinados intereses contrarios a las TMNC y puedes escribir tranquilamente sobre ello. Eso se llama conflicto de intereses. Pero aquí parece que no cuenta.

¿O es que si nos autodenominamos “escépticos” ya estamos por encima del bien y del mal? Escépticos, pensamiento crítico, racional… Son palabras muy bonitas y yo también me apunto a ellas, pero hay que saber qué hay detrás. Y detrás, en este caso, hay unos “escepticismos” muy concretos. Por poner un ejemplo, azaroso y sin malicia, ¿eres escéptico de los pesticidas agroalimentarios? No, eso no, son muy buenos para la salud. ¿Eres escéptico de según qué prácticas de la industria farmacéutica? Bueno, a veces se pasan un poquillo pero eso es ciencia. Ah, vale, acabáramos, entonces solo eres escéptico de las TMNC, mezclándolas con todo lo más excéntrico que se te ocurra, para desacreditarlas. Pues aclaremos eso, hombre. Y así los lectores también se aclaran.

Conflictos de intereses de los que yo ya hablaba hace años aconsejando, de modo generoso y altruista, a un primerizo pseudoescéptico los pasos a seguir para acabar, de verdad y de una vez por todas, con la homeopatía.

Pero la homeopatía ahí sigue. Y es que no me hacen caso.

Argumentos del manifiesto contra las Pseudoterapias

Uno esperaría ver en ese rimbombante “manifiesto internacional” argumentos sólidos, casuística incontestable, referencias de prestigio. Y uno no esperaría ver anécdotas como corresponde a promotores tan “científicos” y quejosos del “a mi me funciona” cuando tantos pacientes de homeopatía explican su experiencia positiva con ella.

Pues nada, han echado mano de los mismos casos de siempre. Y con referencias no de revistas científicas sino de medios periodísticos. Sí, lo que leen. O sea, que estamos ante un manifiesto tan científico como aquel primer informe de APETP sobre muertes en España que se cubrió de gloria por tantas críticas que recibió por sus deficiencias. Acuérdense, las más demoledoras hechas por un miembro de… ¡su propia asociación!.

Eso sí, como este manifiesto está en varios idiomas han rebuscado en el baúl de los recuerdos de diferentes países a ver si encontraban algo que se pareciera a un “caso” para que así la cosa pareciera más “internacional”.

Pseudocasos

De esos nueve supuestos casos mencionados en el manifiesto, la mitad estarían relacionados con la homeopatía. Tampoco tenemos muchos datos para conocer las circunstancias del caso, el medicamento o medicamentos involucrados, la posología, los efectos, etc. porque, como digo, están extraídos de medios de comunicación.

Los casos desgraciados, sean como sean, y más las muertes, siempre despiertan nuestra solidaridad y empatía con los familiares. Y aquí lo volvemos a reiterar. Pero ¡hombre! que sigan sacando el caso del joven estudiante de Valencia como ejemplo (por cierto, nada que ver con homeopatía) cuando todos los tribunales han exonerado al terapeuta que lo atendió de cualquier responsabilidad es síntoma de que no hay mucho más en el baúl para mostrar.

Y es que es muy difícil, hasta para los más retorcidos aprendices de falacias como algunos pseudoescépticos, ir propagando que la homeopatía no tiene efecto alguno y, al mismo tiempo, que puede matar.

Otro ejemplo es el desgraciado caso del niño italiano afectado de otitis y, parece ser, tratado con homeopatía. La ANH emitió un comunicado al respecto.

El último al que me voy a referir es el de la mujer que parece dejó la quimioterapia por un tratamiento homeopático. No sabemos más, así que tampoco podemos valorarlo. Pero tanto la web Homeopatia Suma, en su apartado de cáncer y homeopatía, como el comunicado de la ANH son muy claros al respecto, solo hay que leerlos. La pereza no es un eximente de ignorancia.

Lo que sí es muy claro, incluso para los contrarios a la homeopatía, es que los efectos secundarios de los medicamentos homeopáticos, que sí pueden existir, son mínimos, leves y transitorios1. La misma APETP cita una revisión de Posadzki2 en la que solo se encuentra 1159 casos de posibles efectos no deseados por medicamentos homeopáticos (27, al final, propiamente homeopáticos) en ¡33 años! y en todo el mundo. Y que la aceptación de la homeopatía por la población no implica rechazo de fármacos convencionales3.

Lo “internacional” del manifiesto

Algunos entusiastas acólitos pseudoescépticos repiten que en el manifiesto hay firmas de más de 44 países. Aunque, claro, el entusiasmo se ve frenado cuando vas al detalle y ves que más de la mitad son firmas… ¿de qué país? Acertaron, España. Entonces es cuando concluyes que estamos ante más de lo mismo. Y si en un país han firmado dos personas eso ya lo hace “internacional”. Fácil ¿no?

Respuesta de la Unión Europea al Manifiesto contra las Pseudoterapias

En lo que atañe a la homeopatía, al pseudomanifiesto le gustaría cambiar la legalidad de los medicamentos homeopáticos. Pero, amigos pseudoescépticos, es que la UE ya contestó a eso.

En efecto, a una pregunta de un eurodiputado español en 2018 sobre el hipotético cambio de las leyes con respecto a los medicamentos homeopáticos la Comisión Europeadijo que:

 “la Comisión no tiene previsto en esta fase evaluar ni modificar la legislación sobre medicamentos homeopáticos”.

Y añadió que:

 “[ la Comisión] no tiene constancia de solicitudes similares de otros Estados miembros para que se modifique la legislación actual sobre los medicamentos homeopáticos”.

Con ello quedaba clara la soledad del gobierno español en Europa en esta materia.

El momento del manifiesto

Una última reflexión:

  • siendo las circunstancias actuales las que son,
  • con una pandemia galopante que tantas muertes está produciendo sobre todo en grupos más vulnerables como los ancianos,
  • con unas medidas sanitarias con claras consecuencias para la salud física y mental de toda la población, especialmente de las clases más desfavorecidas porque, el virus no, pero las medidas sí entienden de clases,
  • cuando se nos están cayendo muchos mitos referidos a nuestra propia medicina y la gestión tan deficiente que se está haciendo,
  • cuando tanto bien pueden hacer, y están haciendo, las TMNC a los pacientes como parte de la medicina que son,
  • cuando más unidos deberíamos estar todos remando en la misma dirección,  

¿De verdad el problema sanitario más importante en estos momentos está en estas terapias?

#HomeopatiaSuma

Referencias

  1. Dantas F, Rampes H. Do homeopathic medicines provoke adverse effects? A systematic review. Br Hom J 2000;89:S35-38
  2. Posadzki P1, Alotaibi A, Ernst E. Adverse effects of homeopathy: a systematic review of published case reports and case series. International Journal of Clinical Practice. 2012
  3. Stoneman P. Incommensurable worldviews? Is public use of complementary and alternative medicines incompatible with support for science and conventional medicine? PLoS One. 2013;8(1):e53174.

Sobre el Autor

Dr. Gonzalo Fernández-Quiroga
Dr. Gonzalo Fernández-Quiroga

Tal como decía Holden, “Si de verdad les interesa lo que voy a contarles, lo primero que querrán saber es dónde nací, cómo fue todo ese rollo de mi infancia…”

Bueno, pues nací en un pequeño pueblo de montaña donde por la noche se contaban historias. Las mujeres que venían a casa con sus candiles, se sentaban, hilaban y contaban. Todas aquellas largas noches nevadas de invierno escuchando historias. Historias de todo tipo, de miedo, de muerte, de espíritus, de risa, amor, de desamor. Historias.

Después estudié y me licencié en Medicina por  la Universidad de Barcelona (UB). Hice el postgrado en Homeopatía por la UB-Academia Médico Homeopática de Barcelona (AMHB). He sido Director del Máster de Medicina Homeopática de la UB (2011-2016) y de la propia AMHB. Me encanta la docencia y ahora sigo de profesor de homeopatía en la AMHB y el CEDH. También cursé el Máster en Terapia Breve Estratégica, en su primera promoción, con el equipo de G. Nardone en el Institut Gestalt de Barcelona (2000-2002) que ha influido mucho en mi formación.

He incorporado, pues, la Homeopatía y la Terapia Breve a mi consulta médica para así abordar las historias de los pacientes en todas sus dimensiones: física, emocional, comunicacional y también, de algún modo, espiritual.

Porque, más de allá de todo, sigo escuchando historias. Historias extrañas, dramáticas, desesperanzadas, vitales. Intento curarlas o aliviarlas con la ciencia y el arte médicos. Cambiar esas narrativas, esos patrones, físicos y emocionales, que nos aprisionan. Y para ello, primero, busco comprender la historia verdadera. La historia verdadera de cada uno de nosotros.

Me apasiona la literatura, la poesía, el cine, la comunicación... La naturaleza. La belleza de todas las cosas. El humor. La vida, en una palabra.

Como médico, y como científico, aún creo en la antigua magia que tienen las palabras.

Ordet.

10 Comentarios

Comentar
  • No sé a qué esperan las autoridades científicas españolas para reaccionar ante este despropósito tan injusto y tan basado en falacias y desconocimiento de la realidad. En Europa la homeopatía es tan normal y tan bien considerada como la alopatía, y con frecuencia la prefieren a ésta, en Francia, Alemania, Austria, Bélgica, Inglaterra o los países nórdicos es lo más normal del mundo que los médicos la receten. Se le tiene un gran respeto porque se conocen y valoran sus efectos. Es muy chocante que teniendo la homeopatía el mismo principio biológico que la vacuna: generar curación con lo igual en vez de ‘matar al enemigo’, se pueda obligar a la vacunación y se prohíba y persíga la homeopatía. Sólo veo un tema de intereses comerciales: la homeopatía es muy accesible y la puede fabricar la farmacia de la esquina, pero las vacunas se fabrican en grandes empresas y las compran las estados en casos de epidemias anuales, como la gripe, y negocios de sanidad privada. Son un filón. Pero una medicina integradora, que cura en profundidad y no deja secuelas, como la homeopatía, no interesa. No le veo otra explicación alternativa nada más que la ignorancia. Ambos motivos son miserables per se, sobre todo para un estado y para su personal científico. Lamentable e injusto para la ciudadanía.
    Muchas gracias, Gonzalo, querido amigo, por estar ahí al pie del cañón de la buen ciencia, de la ética y de la atención humanitaria.
    Un fuerte abrazo!

    • Hola Sol,
      gracias, como siempre, por tus comentarios. Y esperemos que, más pronto que tarde, se las autoridades sanitarias vean también los múltiples beneficios para los pacientes y para la propia administración que tiene la homeopatía.
      Un abrazo

  • Gracias Gonzalo por este inmenso post, tan necesario en estos oscuros tiempos de la desinformación que estamos viviendo. Todo lo dicho ahí quedará y las personas tendrán que buscar la verdad y la honestidad entre tanta sinrazón.

    Un abrazo muy fuerte.

    • Hola Guillermo, igual que haces tú en la radio y en nuestro blog mostramos otras opiniones u otra forma de ver las cosas para que después la gente se haga la suya propia. Eso es lo importante, la reflexión y el espíritu crítico.
      Un gran abrazo, compañero

  • Es una lacra para la profesión médica que personas como el Sr. Torrente, olvidando su juramente hipocrático y el Código Deontológico, por los que se compromete a utilizar los medios necesarios para conseguir la curación, no solo no trata de formarse en una terapia avalada por miles de compañeros sino que pretende que desaparezca. ¿Este hombre es realmente mèdico?

    • Bueno, creo que se formó en Acupuntura, así que él también en sus tiempos tuvo inquietudes. Quizá no le fue bien o se decepcionó, vaya usted a saber. Aquello de los conversos. O de los cargos.
      El caso es que así ha tenido sus minutos de gloria en los medios y hasta lo habrán aplaudido tres o cuatro amiguetes en su pueblo. Otra de las buenas acciones de las TMNC.
      Un abrazo y gracias por seguirnos

  • ¡Bravo, Gonzalo! El ptoblema gordo, gordo, es que al igual que no hay peor ciego que el que no quiere ver, tampoco hay peor pseudoescéptico que el que no tiene absolutamente ningún interés ni respeto por la verdad, como los autores de este panfleto pseudointernacional.

    • Hola Beatriz,
      ellos está a la suyo y nosotros, como médicos, no debemos dejarnos distraer. Seguiremos utilizando aquello que en conciencia creemos y hemos experimentado que beneficia a nuestros pacientes. Y la homeopatía hace eso. Es sencillo, aunque para algunos sea difícil de entender.
      Un abrazo

  • Hola … llevo más de 30 años tomando «medicamentos» homeopáticos y, a mí me van bien. Se han ido solucionando en las diferentes etapas de la vida, hipotiroidismo, menopausia, de manera suave y amable … esta es mi experiencia con la homeopatía.

    • Hola María Luisa,
      me alegro mucho de tu experiencia tan positiva con la homeopatía, que es la experiencia de tantos millones de personas. Y eso es la medicina, ayudar a la gente con sus problemas utilizando todas las herramientas que cada médico conoce. Eso es lo importante. Lo demás, todas estas historietas, aunque hay que denunciarlas o, al menos dar otra versión, sobran.
      Muchas gracias por tu comentario
      Un afectuso saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2020 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar