El movimiento slow llega a la Medicina, para una vida y una medicina mejor

Ha llegado a mis manos, gracias a mi compañero Guillermo Basauri, un artículo sobre “periodismo lento” (slow journalism) que me ha encantado. Me recuerda, y quienes me conocen saben que tengo necesidad de ello, que cada aspecto y tarea de la vida mejoran cuando son disfrutados de manera pausada y reflexiva siempre que sea posible. En el periodismo, la diferencia entre la producción “de consumo” que copa los medios y una producción lúcida y llena de significado tiene consecuencias porque contribuye a generar (o no) opinión y cultura, y a cultivar (o no) hábitos de reflexión crítica y de diálogo enriquecedores.

Durante mucho tiempo el “fast” (rápido) ha sido lo que aportaba valor, no sólo en el rendimiento de una cadena de trabajo en la industria, sino en todos los aspectos de la vida. Percibimos que nos falta tiempo, y la velocidad puede ayudarnos a recuperarlo, a ahorrarlo, a sacarle más partido… ¿o no? Puedes llegar más rápido a la playa si conduces a toda velocidad, pero el objetivo de ir a la playa es descansar y disfrutar, y habrás empezado perdiendo la oportunidad de descansar y disfrutar durante el camino; sin contar con que habrás incrementado las probabilidades de tener un accidente que ni siquiera te permita llegar.

Comemos para reponer fuerzas, pero el “fast food” (comida rápida) no nos permite sentirnos tan recuperados como cuando comemos de manera tranquila un plato preparado con cariño y que sea nutricionalmente equilibrado. Ahora podemos leer multitud de artículos sobre la “slow food” y el “mindful eating”, es decir dedicar la atención adecuada a la calidad de las materias primas, la manera de cocinarlas y servirlas, y por supuesto la manera de consumirla con atención para que podamos deleitarnos con ella. Además, poner toda nuestra atención en algo mejora nuestra salud mental, nos mantiene centrados y enfocados.

Ya hablaba en este blog del “slow thinking” en oposición al “fast thinking”: estamos programados biológicamente para ahorrar energía (mínimo esfuerzo) valiéndonos de la experiencia para saltarnos pasos en los razonamientos y sacar conclusiones más rápidamente, pero “pensar despacio” nos ayuda a evitar errores en la percepción de las cosas y el análisis de las situaciones, para poder generar conclusiones más sólidas y permitir pensar en propuestas innovadoras o soluciones diferentes de lo habitual.

Por supuesto, existe una “slow medicine”. Es la clase de medicina que promocionamos en este blog: prestar toda la atención necesaria al paciente y a su historia, actuar con prudencia tanto en el diagnóstico como en el tratamiento para evitar los errores y los excesos; con serenidad, sosiego, y cortesía podemos ofrecer al paciente una “medicina lenta (o mejor aún, “medicina desacelerada”), que es una medicina mejor, y proponerle sugerencias sobre su forma de comer y de comportarse. E igual que hemos comentado con la comida, los profesionales podremos disfrutar de ejercer una medicina humanista en cada una de las consultas. La homeopatía tiene que ver con todo ello, no porque “actúa lentamente” (al contrario, puede actuar muy rápidamente) sino porque requiere del profesional tomarse su tiempo y dedicar atención al paciente, y porque contribuye a construir relaciones de gran valor entre médico y paciente.

Es un post breve porque si fuera largo no volveríais a leerlo, y este es uno de esos mensajes para recordar cada cierto tiempo: por eso os dejo también esta charla de Carl Honoré, creador del “Movimiento Slow” (subtitulada al castellano). Tenemos dinámicas globales que nos dirigen hacia el consumo rápido e impulsivo (de productos, de información, de entretenimiento, de comida), y nuestro cerebro se hace adicto a ello rápidamente (tiene que ver con los “subidones de dopamina”). Pero…

… Si una actividad tras otra, poco a poco, vamos incorporando primero momentos y luego hábitos “slow” (ritmo y atención), entonces podemos llegar a vivir más plenamente.

Sobre el Autor

Dr. Gualberto Díaz
Dr. Gualberto Díaz

Soy médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y Diplomado Universitario en homeopatía clínica. Además de pasar consulta, he tenido oportunidad de adquirir experiencia en investigación y comunicación través de mis empleos en un departamento de sanidad, en empresas tecnológicas y editoriales y en laboratorios farmacéuticos. Eso me ha permitido entender que el gran problema de la homeopatía es que en general no se habla de ella con la claridad que la gente necesita, y tampoco los profesionales sanitarios son conscientes de las evidencias científicas con las que cuenta.

Desde mi experiencia clínica y de investigación, procuro difundir una visión científica e integradora de la Homeopatía. En este blog quiero aportar información sobre la actualidad y la investigación de una forma accesible, incluso divertida o sorprendente, y basada en publicaciones científicas y fuentes fiables.

4 Comentarios

Comentar
  • Gracias, Gualberto, por esta reflexión tan necesaria como urgente. No hay cambio a mejor en nuestro viaje existencial en el que la homeopatía y su toque delicado, terapéutico, modesto y sereno, no ocupe un lugar fundamental. Al menos en mi vida así es desde hace muchos años y solo tengo motivos de agradecimiento a la Naturaleza y a la ciencia humanística y medicinal encarnada en médicos sabios y entrañables, como vosotros y vosotras, que desde la noche de los tiempos, se han ido interesando por mejorar y ampliar esos horizontes imprescindibles. Agradezco este regalo didáctico de hoy tan agradable de repasar.Y lo cuelgo en el blogg, como siempre, para compartir todo lo bueno e interesante que encuentro.
    Un abrazo, querido amigo y maestro
    Sol

    • Gracias Sol!
      Leerte es como una caricia.

      En este caso, no he hecho sino hacerme eco de todo un movimiento que, ojalá, crezca cada vez más.

      Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualizado el 14-11-2019 13:06:12 - © 2014-2019 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar