Medicamentos homeopáticos para tratar la deshidratación

Cómo hidratarse en verano

La hidratación es fundamental para el mantenimiento de la salud. Una correcta hidratación nos ayudará a mantener un buen estado de salud, y una correcta hidratación en el deporte nos ayudará mantener el nivel de rendimiento óptimo. El verano es un periodo donde las temperaturas se elevan y condiciona que precisemos de una mayor ingesta de agua o de alimentos ricos en líquido (sandía, melón,…).

El agua es vital para la vida, puesto que la mayoría de las reacciones químicas que sostienen los procesos vitales en el ser humano, se produce en medio líquido formado por agua, en las que están disueltas las sales minerales, los hidratos de carbono, proteínas y otros componentes.

Para entrar en detalle, primero realizaremos una serie de aclaraciones para dejar conceptos claros y así dejar de lado posibles errores, o mitos. Empezaremos por definir los conceptos claves:

  • Deshidratación: Pérdida de parte del agua que entra en la composición de un organismo;
  • Sobrehidratación: Fenómeno que se da cuando hay un exceso de aguaen el cuerpo, que aparece cuando se consume más agua de la que se puede eliminar (cuyas causas más frecuentes son: Enfermedades psiquiátricas, Actividades Deportistas, Drogas: éxtasis, Iatrogenia).

Importancia de una buena ingesta hídrica

Siempre hemos oído que la cantidad de agua de nuestro organismo está entre el 60-70%, pero en realidad la Cantidad de Agua Total (ACT) viene determinada por diversos factores como por ejemplo la edad y el peso corporal. Ver tabla-1.

Tabla-1

No obstante, la cantidad de líquido varía mucho entre los diversos tejidos (riñón y pulmón >80%, músculo 75%, piel 70% y tejido graso 10%). La pérdida de líquido depende de muchos factores como edad, tipo de ejercicio, intensidad de ejercicio, temperatura ambiental… En condiciones normales, perdemos agua por distintas vías, sudoración, respiración, orina… en la Tabla-2, podemos ver la cantidad que se elimina por cada una de las vías habituales.

Tabla-2

En condiciones normales, las necesidades de agua corresponden a unos 35 ml/kg de peso en el adulto. Si no se ingiere la cantidad necesaria de agua puede aparecer la deshidratación. Los síntomas de deshidratación son: flacidez de la piel, orina concentrada y poco volumen, sequedad de mucosas, taquicardia, desorientación, dificultad para concentrarse, contracturas musculares… y se puede llegar al extremo de convulsiones, daño cerebral e incluso la muerte. La sed es un mecanismo que aparece cuando hemos perdido entre el 1-2% del peso corporal. Suele ser un síntoma tardío de que ha comenzado el proceso de la deshidratación.

Con la edad, el contenido de agua corporal (en la que destaca la del compartimento extracelular), la respuesta del mecanismo de la sed, la secreción de la hormona antidiurética, la filtración glomerular y la función tubular disminuyen, lo que dificulta el mantenimiento del balance hídrico. Esto explica el por qué las personas mayores son más vulnerables a la deshidratación y por ello debe prestarse especial atención a este componente esencial e imprescindible para mantener la vida

Los requerimientos hídricos en el anciano se sitúan alrededor de los 30 ml/kg/día, con un aporte mínimo de 1.500 ml/día. Hay que tener en cuenta que dichos requerimientos pueden aumentar en caso de fiebre, vómitos, diarrea… y disminuir en situaciones como insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal…

En muchas ocasiones la sed es un síntoma que en homeopatía nos puede determinar la elección de un medicamento u otro. Por ejemplo, en Arsenicum Albun es característico que el enfermo bebe poco pero seguido. Sed por pequeñas cantidades de agua muy fría, heladaque descansa como un peso sobre el estómago y en seguida vomita. Otro ejemplo, sería Belladona muy usado en estados febriles, el paciente presenta sed pero con importante dolor a la deglución que incluso se irradia a los oídos.

Recomendaciones para mantener un nivel óptimo de hidratación:

  1. Es recomendable ingerir de 4 a 10 vasos de líquidos al día, aunque no se tenga sed, especialmente en situaciones de calor. Se aconseja la ingesta de agua y otras bebidas que son clave para asegurar una buena hidratación.
  2. Consumir ciertos alimentos con un alto porcentaje de agua puede ayudar a mantener un buen nivel de hidratación: frutas y verduras (melón, sandía, fresa, pomelo, uva, naranja, tomate, zanahoria, calabaza, etc.).
  3. Es conveniente hidratarse antes, durante y después de realizar ejercicio físico, y evitar practicarlo en los momentos del día de mayor calor
  4. Para ayudar a una ingesta diaria adecuada de líquidos, puede ser conveniente ingerir bebidas con diversidad de sabores.
  5. Es aconsejable consumir bebidas con sales minerales y glucosa que pueden facilitar una mejor rehidratación en situaciones de deshidratación leve.
  6. No son recomendables las bebidas alcohólicas para evitar la deshidratación e incluso pueden llegar a provocarla. En caso de comidas copiosas, se requiere un aporte suplementario de líquidos.

Prestar especial atención al nivel de hidratación cuando:

  1. Se manifieste sed, sequedad de las mucosas y de la piel y disminución de la cantidad de orina, síntomas de casos leves de deshidratación.
  2. Se den situaciones que pueden favorecer la deshidratación como fiebre, diarreas y vómitos.
  3. Se tomen ciertos medicamentos o padezcan algunas enfermedades, que pueden requerir una recomendación específica de hidratación.
  4. Se produzca una pérdida brusca de peso, orina oscura y concentrada, somnolencia, dolor de cabeza y cansancio extremo; se recomienda consultar al médico.

Específicamente:

  1. Los lactantes y los niños necesitan proporcionalmente más aporte de líquidos que los adultos y tienen mayor riesgo de deshidratación: se recomienda la lactancia materna y respetar las proporciones de agua y leche en la preparación del biberón.
  2. Las personas mayores tienen disminución de la sensación de sed: para evitar su deshidratación es mejor ofrecer bebidas en pequeñas cantidades que insistir en la ingesta de grandes volúmenes de líquidos.
  3. Embarazadas.En el embarazo la evolución y el desarrollo del feto están influenciados por un correcto aporte de líquidos. Una buena hidratación alivia el estreñimiento y previene las infecciones de orina.
  4. Madres en fase de lactancia. La leche materna contiene un 90% de agua, por lo  

que una  madre lactante debe ingerir alrededor de 8 a 14 vasos de líquido al día.

Hidratación en el deporte

La pérdida de líquido durante el ejercicio tiene una influencia negativa tanto sobre el rendimiento como en la salud del deportista. En nuestro organismo, el agua es el componente individual de mayor magnitud. En el ámbito deportivo la hidratación está muy estudiada y os dejo algunas recomendaciones de la American College of Sports Medicine (ACSM-1996):

  1. Realiza una alimentación equilibrada.
  2. Se recomienda ingerir 500 ml de líquido unas 2 horas antes del ejercicio.
  3. Durante el ejercicio beber a intervalos regulares. Una forma sencilla de calcular lo que se debe ingerir en un entrenamiento en el gimnasio es pesarnos antes y después del ejercicio y esa será la cantidad que debemos ingerir durante el ejercicio.
  4. El líquido a consumir debe estar a una temperatura adecuada. Si realizamos una actividad al aire libre en la época veraniega debemos tomar el líquido a una temperatura de 15-22º.
  5. Para una correcta rehidratación debemos tomar líquidos con una cantidad apropiada de hidratos de carbono y electrolitos.
  6. Si realizamos un ejercicio durante más de una hora se recomienda que la ingesta de hidratos de carbono se realice en una tasa de 30-60g/hora, para retrasar la aparición de la fatiga. Esto se puede conseguir mediante la ingesta de 600-1200 ml y que contenga un 4-8% de hidratos de carbono.
  7. Se recomienda que la solución hidratante contenga CLNa (0.5-0,7 g/l de agua) en los ejercicios que duran más de una hora.

¿Cómo puede ayudarnos la homeopatía en un cuadro de deshidratación?

La homeopatía juega un papel complementario en el caso de deshidratación, pues lo primero será restaurar el líquido perdido. A la vez que la reposición hídrica, será necesario ir a la causa de la deshidratación y podemos acompañar al tratamiento con algún medicamento homeopático.

  • Acónitum napellus estará indicado en cuadros congestivos (piel roja, caliente, seca, con sed intensa)
  • Belladona si hay cefalea, congestión facial con sudor, puede tener delirios con agitación.
  • Apis mellifica si hay cefalea con somnolencia que busca lugares frescos y no tiene sed.
  • Gelsemium cuando el paciente dice que está abotargado mentalmente, presenta temblores y no tiene sed.
  • Bryonia será usado cuando el paciente presente una sed intensa de grandes cantidades de agua fría

El verano es la época del año donde podemos encontrar problemas de deshidratación. Una correcta hidratación ayudará a mantener las reacciones fisiológicas del organismo de forma adecuada. La hidratación en el deporte es fundamental para la salud del deportista pero también para el rendimiento. La ingesta hídrica es fundamental para mantener niveles adecuados de hidratación, pero es igual de importante tomar alimentos ricos en agua (frutas y verduras).

Sobre el Autor

Dr. Alberto Sacristán
Dr. Alberto Sacristán

Alberto Sacristán Rubio. Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, con máster en Nutrición y Experto Universitario en Actividad Física. Desde 2015, ocupo el cargo de Presidente de la Sociedad Española de Médicos Homeópatas (SEMH).

Desde que tenía más o menos 10 años, acudía al “ambulatorio” donde mi padre trabajaba de ATS y estaba con él durante las últimas horas de su guardia de los sábados y algún día entre semana. Él me enseñaba como entonces se hervían las jeringuillas de cristal y las agujas metálicas para desinfectarlas. Era todo un proceso artesanal. Incluso iba con él a hacer los domicilios, pero claro, yo me quedaba en el salón esperando. Aquí surgió la semilla de mi vocación y desde entonces este fue mi objetivo, ser médico y además médico de familia.

Un tiempo después estaba haciendo la especialidad y a punto de terminar descubrí la homeopatía como paciente. Acudí a un compañero por un esguince y mi sorpresa fue que no me prescribió un antiinflamatorio, me prescribió un medicamento homeopático y con unos resultados para mi, novedosos. Estudié homeopatía y a la vez ejercicio y nutrición para realizar una medicina más integral, y tratar a mis pacientes lo mejor posible.

Además de ser feliz con la familia que tengo y aprovechar con ellos el mayor tiempo posible, disfruto haciendo deporte como el triatlón o ciclismo.

2 Comentarios

Comentar
  • Gracias, Alberto, por estas orientaciones tan necesarias, siempre acompañadas de esa sabiduría familiar, de médicos especializados en una materia tan entrañable, y que como verdaderas madres y buenos padres, estáis en todo, previniendo, instruyendo, educando y curando hasta en la distancia con el pensamiento y la palabra.
    Disfruta del momento estival, que te lo mereces, seguro!
    Un gran abrazo
    Sol

    • Gracias Sol. Si, creo que todos nos merecemos un periodo de vacaciones, de descanso,… Espero que tú también estés disfrutando de ello y de tu familia.
      Muchas gracias por tus comentarios tan entrañables, como siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2020 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar