Masa

Me moriré en París con aguacero,
un día del cual tengo ya el recuerdo… 

(C. Vallejo, “Piedra negra sobre piedra blanca”)

El individuo desaparece en la masa

La masa toma al individuo contento de pertenecer a la masa

La masa es ciega

La masa es bruta

La masa es o conmigo o contra mi

La masa no tiene cara

La masa es preferentemente macho

Aunque la maledicencia

De la masa

No tiene género

Los rectos y probos padres de familia

los solícitos ciudadanos que ayudan a cruzar la calle a viejecitas  desvalidas

pueden ser fácilmente masa

Pero también los pérfidos los intelectuales los usureros los ricachones los pobretones

De nadie se desentiende

Y a todos acoge en su veneno

Su adicción malhadada

La masa

Las religiones crean fácilmente masa

La ciencia crea fácilmente masa

Lo alternativo crea fácilmente masa

Una masa ambigua disfrazada ameboide

Que piensen por mi es masa

Que sientan por mi es masa

La masa lo sabe todo

Tiene la verdad absoluta

No tiene dudas

La masa no admite matices

La masa por definición señala

O insulta

Pega

Inflige algún tipo de daño

Por eso es masa

Masa informe

A la masa le encanta tener jefes ovacionarles gritarles enfervorizadamente

Si no no sería masa

Porque la masa es rebaño

Y a esos ridículos jefes les ponemos una máscara de masa

Quizá para tranquilizarnos

Para decir que fue uno

Pero fuimos todos

Los que participamos

A la masa le gusta además sentirse solidaria

Su manera de llenar el vacío la negrura la mediocridad

La masa lincha

De muchas maneras

Muy modernas muchas de ellas

Hannah Arendt hablaba de la banalidad del mal

Añadamos la banalidad del mal de la masa

Mucho más banal y prosaico

Quizá es lo mismo

Linchas torturas por la mañana recoges a tus hijitos del cole por la tarde sacas tu perrito a pasear por la noche

Y dices buenos días y buenas noches con tanta educación

Oh qué ser humano tan educado

Es tan fácil hacer masa de seres humanos educados

Normales muy normales

Nunca se nos ocurriría que este o aquel pudieran ser así de masa

Pero lo son

Tantos ejemplos de masa en la historia

Y tan peligrosos dañinos

El kalashnikov y la masa

Solo hace falta dar uno a quien ya es masa

Para actuar como tal

Masa abyecta

Pero primero es la masa y después el arma

Y armas hay muchas

A veces son discursos palabras

Gestos banderas himnos dioses patrias

A veces parecen flores

Música pintura imágenes poesía

Pero son masa

Pura y simple

Doblemente repugnante

Masa

Pegajosa y nauseabunda

Masa

Masa y poder Elías Canetti

No te pienses que es tan difícil que tú (y yo) no nos convirtamos

En masa

Aunque sea en nuestro pequeño círculo

En nuestras pequeñas acciones

Nuestros pequeños repudios

Odios fanatismos

Estemos

Pues atentos

A nuestro interior

Masa

Sobre el Autor

Dr. Gonzalo Fernández-Quiroga
Dr. Gonzalo Fernández-Quiroga

Tal como decía Holden, “Si de verdad les interesa lo que voy a contarles, lo primero que querrán saber es dónde nací, cómo fue todo ese rollo de mi infancia…”

Bueno, pues nací en un pequeño pueblo de montaña donde por la noche se contaban historias. Las mujeres que venían a casa con sus candiles, se sentaban, hilaban y contaban. Todas aquellas largas noches nevadas de invierno escuchando historias. Historias de todo tipo, de miedo, de muerte, de espíritus, de risa, amor, de desamor. Historias.

Después estudié y me licencié en Medicina por  la Universidad de Barcelona (UB). Hice el postgrado en Homeopatía por la UB-Academia Médico Homeopática de Barcelona (AMHB). He sido Director del Máster de Medicina Homeopática de la UB (2011-2016) y de la propia AMHB. Me encanta la docencia y ahora sigo de profesor de homeopatía en la AMHB y el CEDH. También cursé el Máster en Terapia Breve Estratégica, en su primera promoción, con el equipo de G. Nardone en el Institut Gestalt de Barcelona (2000-2002) que ha influido mucho en mi formación.

He incorporado, pues, la Homeopatía y la Terapia Breve a mi consulta médica para así abordar las historias de los pacientes en todas sus dimensiones: física, emocional, comunicacional y también, de algún modo, espiritual.

Porque, más de allá de todo, sigo escuchando historias. Historias extrañas, dramáticas, desesperanzadas, vitales. Intento curarlas o aliviarlas con la ciencia y el arte médicos. Cambiar esas narrativas, esos patrones, físicos y emocionales, que nos aprisionan. Y para ello, primero, busco comprender la historia verdadera. La historia verdadera de cada uno de nosotros.

Me apasiona la literatura, la poesía, el cine, la comunicación... La naturaleza. La belleza de todas las cosas. El humor. La vida, en una palabra.

Como médico, y como científico, aún creo en la antigua magia que tienen las palabras.

Ordet.

2 Comentarios

Comentar
  • Gracias Gonzalo por recordarnos que solo se puede construir desde el INDIVIDUO.
    El individuo que es capaz de comprender, aceptar y amar y que puede tener objetivos comunes para construir.
    CONSTRUIR es la palabra más lejana a la masa que destruye.
    Vivimos una época oscura, llena de información, pero en gran soledad.
    Soledad que a veces parece consolar solo el «otrismo».
    Ocultarnos en la masa, para identificarnos no con lo que somos, sino con lo que no queremos ser.
    Y ante la dificultad del discurso amoroso y letrado, solo queda el insulto fácil, la descalificación y el odio incomprensible.
    Dejemos de identificar a los otros como diferentes y sumemos ESFUERZOS.
    Esfuerzos en la técnica, la ciencia, el arte.
    En definitiva, esfuerzos en la búsqueda de lo único que merece la pena: la belleza.

    ¡ Enhorabuena !

    • Gracias José Ignacio, tus reflexiones amplían y clarifican el post… Uno se pregunta qué cómo es posible qué (léase ciertas actitudes políticas, sociales, etc.) a nuestro alrededor. Así que después ya no le parece tan extraño que en la historia haya pasado tal o cual cosa (aquello que no acabaste de entender cómo pudo pasar). Y entonces ves claro que lo que une ambos fenómenos es el fanatismo (emocional) en todas sus formas, la falta de criterio individual y unas ciertas condiciones «objetivas». Pon ahora un tipo más o menos mediocre que grite tres o cuatro eslóganes (no demasiado complicados) et voilà… aquello que parecía tan lejano e incomprensible se hace realidad…
      Y esto es lo que hay… debe ser nuestro espíritu gregario, en su peor forma, agazapado en cada uno de nosotros…Después, eso sí, nos extrañamos que pase esto y lo otro y ponemos cara de bobos…
      un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2021 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar