Lumbalgia y homeopatía

La lumbalgia está considerada la principal causa de limitación de la actividad en personas menores de 45 años, y la patología musculoesquelética más prevalente en mayores de 65 años.

El 80% de la población presentará una lumbalgia en algún momento de su vida. Para un médico de familia como yo, la lumbalgia es el motivo de consulta más frecuente del aparato locomotor, siendo la segunda causa de baja laboral. Parece que el dolor lumbar es el precio que paga el ser humano por su condición de bípedo.

Entendemos por lumbalgia, o lumbago, al dolor que aparece en la zona lumbar, en la parte baja de la espalda. Otro término que es parecido es el de ciática o lumbociática. Éste hace referencia al dolor lumbar con irradiación por la raíz nerviosa del nervio ciático.

El 90% de las lumbalgias son de causa mecánica por alteraciones estructurales vertebro-musculares. El 10% restante son causas de procesos inflamatorios (espondilitis anquilosante) o por otras estructuras anatómicas no osteomusculares como el cólico nefrítico por ejemplo.

Para llegar al diagnóstico de la causa del dolor lumbar, habría que hacer una historia clínica detallada y exploración minuciosa. La mayoría de las ocasiones solicitamos pruebas diagnosticas para confirmar la sospecha diagnóstica. Las pruebas que solemos solicitar son radiografías, resonancias, gammagrafía. Habitualmente con estás pruebas suelen ser suficientes, pero un análisis de sangre suele darnos la confirmación de un proceso autoinmune.

El tratamiento ideal para la lumbalgia es prevenirla. La realización de ejercicio diario nos ayudará a prevenir el dolor lumbar, pero si además ese ejercicio es específico de la zona abdominal (mejor los ejercicios isométricos) y de la zona lumbar, pues mucho mejor. Con respecto a la natación, que es algo que se recomienda mucho, desde un punto de vista personal por la experiencia de pacientes, mi recomendación es que sólo se nade a espalda, el resto de estilos de natación no mejoran la lumbalgia e incluso la empeoran. Los ejercicios que más recomiendo tanto para prevenir como para tratar el dolor lumbar, independientemente de la causa, es el pilates y los abdominales hipopresivos. Pero recomiendo que ambos se realicen con la dirección de un fisioterapeuta y en clases que no superen los 6 alumnos para que el profesional pueda corregir sin entorpecer ni detener mucho la dinámica de la clase.

Los pacientes que toman homeopatía por una lumbalgia cumplen el tratamiento correctamente y su recuperación es más rápida

La medicación habitual que se usa en estos casos suele ser agresiva o muy fuerte. Se suele recomendar un antiinflamatorio no esteroideo (AINES) tipo ibuprofeno, naproxeno, diclofenaco,… con importantes efectos secundarios no sólo gastrointestinales; y en ocasiones un relajante muscular de la familia de las benzodiacepinas como el diazepam, el cual que debe siempre acompañarse de la recomendación de no usar el vehículo personal pues uno de los efectos secundarios que presenta es la somnolencia.

Además de los efectos secundarios o adversos hay que tener en cuenta las posibles interacciones con otros medicamentos que pudiéramos estar tomando.

Mi propuesta es más integral y combino varias posibilidades. En primer lugar el trabajo de un fisioterapeuta experimentado puede facilitar mucho la recuperación precoz. Los fisioterapeutas utilizan técnicas como la punción seca, osteopatía, masaje,… En segundo lugar y en la mayoría de las ocasiones en combinación con el fisioterapeuta prescribo medicamentos homeopáticos, según la clínica del paciente. La utilización de la homeopatía en mi experiencia clínica, me ha ayudado a no medicalizar más a los pacientes, a evitar interacciones de los medicamentos,… así los pacientes que toman homeopatía por una lumbalgia cumplen el tratamiento correctamente y su recuperación es más rápida.

La prescripción del medicamento homeopático en un dolor lumbar va a ser muy personal y dependerá de la historia clínica del paciente pero a modo de ejemplo os indico que prescribo Arnica montana cuando el dolor es tras un esfuerzo grande o un traumatismo. Rhus toxicodendron lo recomiendo en lumbalgias y lumbociáticas donde se presenta un dolor muy agudo que mejora con el movimiento. Kalium carbónicum lo prescribo cuando hay dolor lumbar y cansancio.

Una vez recuperado del dolor al paciente le recomiendo que acuda a clases de pilates y/o hipopresivos, así evitaremos que la lumbalgia se repita.

 

Sobre el Autor

Dr. Alberto Sacristán
Dr. Alberto Sacristán

Alberto Sacristán Rubio. Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, con máster en Nutrición y Experto Universitario en Actividad Física. Desde 2015, ocupo el cargo de Presidente de la Sociedad Española de Médicos Homeópatas (SEMH).

Desde que tenía más o menos 10 años, acudía al “ambulatorio” donde mi padre trabajaba de ATS y estaba con él durante las últimas horas de su guardia de los sábados y algún día entre semana. Él me enseñaba como entonces se hervían las jeringuillas de cristal y las agujas metálicas para desinfectarlas. Era todo un proceso artesanal. Incluso iba con él a hacer los domicilios, pero claro, yo me quedaba en el salón esperando. Aquí surgió la semilla de mi vocación y desde entonces este fue mi objetivo, ser médico y además médico de familia.

Un tiempo después estaba haciendo la especialidad y a punto de terminar descubrí la homeopatía como paciente. Acudí a un compañero por un esguince y mi sorpresa fue que no me prescribió un antiinflamatorio, me prescribió un medicamento homeopático y con unos resultados para mi, novedosos. Estudié homeopatía y a la vez ejercicio y nutrición para realizar una medicina más integral, y tratar a mis pacientes lo mejor posible.

Además de ser feliz con la familia que tengo y aprovechar con ellos el mayor tiempo posible, disfruto haciendo deporte como el triatlón o ciclismo.

4 Comentarios

Comentar
  • Breve, conciso y claro.
    Buen modo de tratar una patología frecuente y a veces incapacitante.
    Sería bueno consulta abierta con el fisioterapeuta en Atención Primaria.
    MENOS FARMACOS=MENOS EFECTOS SECUNDARIOS.

    Buen artículo, amigo.

    • Estimado amigo, tienes toda la razón. Menos efectos secundarios, menos interacciones con otros medicamentos,… ventajas y más ventajas.
      La verdad es que si la accesibilidad a fisioterapia en el sistema público de salud fuera más fácil medicalizaríamos menos a los pacientes, pero esto es complicado, pues seguramente habría que aumentar la plantilla de fisioterapeutas y ahora mismo, el sistema público de salud no apuesta por gastar dinero en personal y si en medicamentos.
      Gracias.

  • Si cuando sumamos terapéuticas bien indicadas y seguras todo son ventajas para el paciente.

    Un abrazo y gracias por este post cargado de experiencia y buen hacer.

    • Cuando salgo a entrenar con la Bici con mi amigo David sé que todo suma.
      La suma de distintas técnicas y terapias siempre suman si están bien indicadas y realizada por profesionales cualificados. En los hospitales hay equipos multidisciplinares (médicos internistas, cirujanos, enfermeras, piscólogos,…) que cada uno apoya al paciente dentro de su área de trabajo.
      Gracias a ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *