Los pediatras suizos, a favor de la medicina complementaria y la homeopatía

Suiza es uno de los bastiones de la medicina complementaria en Europa. Extensos informes favorables, un gobierno que cuenta con los especialistas en medicina complementaria (MC) antes de opinar sobre ésta, respeto a las necesidades y deseos de la población, manifestados con claridad a través de su sistema de referéndum, inclusión en la seguridad social del país, etc.

Algunos objetan que, finalmente, se trata de estrategias basadas en satisfacer los deseos de la población pero que no tienen credibilidad ni base científica. Sin embargo, lo cierto es que también los médicos se declaran a favor. Claro, es así porque no necesitan esconder su afinidad con las medicinas complementarias por miedo al linchamiento institucional, mediático y en redes sociales, como ocurre en España.

Como tenemos por costumbre ofrecer datos de estudios para avalar nuestros comentarios, ésta es la encuesta realizada recientemente a los pediatras suizos sobre MC, accesible aquí (Huber BM, von Schoen-Angerer T, Hasselmann O, Wildhaber J, Wolf U. Swiss paediatrician survey on complementary medicine. Swiss Med Wkly. 2019 Jun 16;149:w20091. doi: 10.4414/smw.2019.20091).

El estudio se realizó con la colaboración de la Sociedad Suiza de Pediatría y la Asociación Médica de Suiza, y demostró ser representativo, es decir que las conclusiones de la encuesta realizada a 1890 pediatras (respondida por 640) son extrapolables al resto de pediatras. Las 2/3 partes de los que respondieron fueron mujeres de entre 35 y 55 años, formados en pediatría general y con práctica en activo.

  • El 23% ha recibido alguna formación en MC, sobre todo fitoterapia (38%), homeopatía (36%), acupuntura/MTC (33%) y antroposofía (16%).
  • El 63% está interesado en cursos y prácticas de MC
  • El 16% ofrece servicios de MC, en particular fitoterapia (42%, homeopatía (24%), acupuntura (9%) y antroposofía (7%), aunque se mencionaron hasta 27 modalidades de tratamiento diferentes. Los que no lo hacen: por conocimiento insuficiente (66%), por no ser apropiado (23%), por no poder realizarlo en su centro de trabajo (11%).
  • El 53% deriva pacientes a colegas que ofrecen MC, sobre todo homeopatía (35%), acupuntura (24%), fitoterapia (11%), osteopatía (10% y antroposofía (8%).
  • Al 97% sus pacientes le preguntan sobre MC.
  • Más del 50% declararon usar MC (ver figura) para sí mismos (58%) o para sus familiares (51%)

Los resultados de este estudio me han llamado la atención porque hace unos años, otro estudio similar realizado en Suiza arrojaba resultados que me alarmaron un poco: daban a entender que, aunque muchos médicos prescriben homeopatía, sólo el 50% lo hace para conseguir efectos específicos y el 63% vincularía la respuesta al efecto placebo. Lo cierto es que casi todos los médicos usan intervenciones médicas innecesarias (diagnósticas o terapéuticas) por complacencia o esperando que ayuden al paciente más allá de lo estrictamente biológico, es el “placebo impuro” y un estudio de 2013 nos indica que el 77% de los médicos generales de UK lo usan semanalmente. Pero si los médicos usaran la homeopatía sólo por su efecto placebo, ¿Cómo se explica que según la otra encuesta en primer lugar para sí mismos y sus familiares? Pero como ya estoy acostumbrado a profundizar un poco en los estudios que “no cuadran”, también lo he hecho en este caso. Esa confianza en el efecto placebo resulta que ocurre al mismo tiempo que la confianza en efectos específicos (es decir, que se podía responder que ocurrían ambas cosas, con lo cual yo también estoy de acuerdo).

De todos modos y ya en referencia al resto de datos que leemos en el resumen del artículo, es imposible que cuadren los datos si en este caso el 61% eran hombres, de 54 años de edad, y más de la mitad eran hospitalarios y no de primaria. Como todos sabemos ya, ¡no es la muestra ideal para realizar estudios sobre medicina complementaria y homeopatía! De hecho, los ginecólogos, pediatras y médicos generales sí eran más proclives a confiar en la homeopatía y utilizarla.

Por lo demás, es interesante analizar las figuras que relatan los motivos de su uso como tratamiento principal y complementario y quisiera destacar “en síntomas inespecíficos y cuando no es posible el tratamiento casual” (80%), “cuando el tratamiento convencional no es suficiente para aliviar los síntomas” (80%), “para potenciar la capacidad de autocuración” (70%). ¡Perfecto! Pero ¿por qué no nos cuentan también eso en el resumen, que es lo que todo el mundo lee?

Finalmente, me quedo con la conclusión de que tanto la población como los médicos tienen interés en la medicina complementaria y la homeopatía, y en particular los pediatras que incluso lo usan para sí mismos. Los límites los pone el sistema cuando no provee de los medios y soporte para prescribir medicina complementaria, y probablemente los pacientes se merecen una mayor accesibilidad a recursos que pueden ayudarles de manera complementaria al resto de intervenciones, farmacológicas o no, de la Medicina.

 

Sobre el Autor

Dr. Gualberto Díaz
Dr. Gualberto Díaz

Soy médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y Diplomado Universitario en homeopatía clínica. Además de pasar consulta, he tenido oportunidad de adquirir experiencia en investigación y comunicación través de mis empleos en un departamento de sanidad, en empresas tecnológicas y editoriales y en laboratorios farmacéuticos. Eso me ha permitido entender que el gran problema de la homeopatía es que en general no se habla de ella con la claridad que la gente necesita, y tampoco los profesionales sanitarios son conscientes de las evidencias científicas con las que cuenta.

Desde mi experiencia clínica y de investigación, procuro difundir una visión científica e integradora de la Homeopatía. En este blog quiero aportar información sobre la actualidad y la investigación de una forma accesible, incluso divertida o sorprendente, y basada en publicaciones científicas y fuentes fiables.

8 Comentarios

Comentar
  • Gracias por tu apoyo, Sol

    Me gusta mucho la frase de Einstein “Los que dicen que es imposible no deberían molestar a los que lo están haciendo”. Menos mal que tenemos realidades en Brasil, India, Alemania, etc. que nos muestran que una manera diferente y adicional de hacer medicina, ES POSIBLE. Los que dicen que no, demuestran falta de humildad y de curiosidad.

    Por otro lado debemos entender que somos fruto de nuestra cultura y nuestra historia personal, de las cuales es muy difícil escaparse. Como dicen mis amigos y autores de este blog, Guillermo Basauri y Gonzalo Fernandez Quiroga: “el objetivo es tender puentes y no construir muros”, así que intentamos entender y compartir para trabajar desde ahí.

    Un abrazo

  • Muchas gracias, querido Gualberto, por este post tan interesante como siempre. Cada vez que he salido de España para visitar a mis hijos emigrantes en Alemania, me ha sorprendido gratamente el nivel de conciencia sanitaria tanto de los médicos y farmacéuticos como de los pacientes y del respeto que el estado tiene hacia la ciudadanía en cuanto atañe especialmente al ámbito de la salud y sus opciones, igual que en Francia, donde la homeopatía es tan bien entendida y valorada por la población y las instituciones como para que existan los laboratorios Boiron, que surten a media Europa. En España ya estarían cerrados por orden del Gobierno, con el apoyo de la Universidad que regala masteres por la cara, pero censura la ciencia que sana y no arruina a nadie ni usa a los pacientes como cobayas. Me pregunto: ¿será porque más allá de los Pirineos nacieron Paracelso, Nostradamus o Hahnnemann, o es que ellos fueron posibles porque aquello no es España? ¿Tendrá que ver algo con esa libertad de conciencia autónoma y colectiva el hecho de que Lutero la pusiera al alcance del pueblo desobedeciendo al Vaticano y al Imperio y liberando al pueblo llano de los dogmas y las manipulaciones fanáticas de cualquier tipo?
    En fin, sea como fuere, lo importante es que ahora contamos con unos doctores como vosotros y vosotras, sabios, responsables y sin miedo al qué dirán y al qué discriminarán. En cuanto a los demás, nos queda la tranquilidad de que cuando ellos no estén, la Naturaleza seguirá facilitando la homeopatía y la inteligencia a médicos de verdad y de conciencia, no solo de orla.
    Muchas gracias, Gualberto, por la labor que haces. Y un abrazo tan grande como mi admiración y gratitud.
    Sol

    • Gracias por tu apoyo, Sol

      Me gusta mucho la frase de Einstein “Los que dicen que es imposible no deberían molestar a los que lo están haciendo”. Menos mal que tenemos realidades en Brasil, India, Alemania, etc. que nos muestran que una manera diferente y adicional de hacer medicina, ES POSIBLE. Los que dicen que no, demuestran falta de humildad y de curiosidad.

      Por otro lado debemos entender que somos fruto de nuestra cultura y nuestra historia personal, de las cuales es muy difícil escaparse. Como dicen mis amigos y autores de este blog, Guillermo Basauri y Gonzalo Fernandez Quiroga: “el objetivo es tender puentes y no construir muros”, así que intentamos entender y compartir para trabajar desde ahí.

      Un abrazo

      • Gracias a ti, Gualberto, por esa elección y esa conciencia, igual que tus compañeros de vocación y compromiso, por ser verdaderos constructores de humanidad regenerable mediante la sabiduría de la humildad y el acompañamiento sanador en tantos casos. Puedo asegurar que en mi caso, la homeopatía, no solo suma, además, multiplica lo más positivo de la naturaleza y la ciencia. Muchas gracias por todo.
        Y otro abrazo bien grande

Responder a Carolina tocornal Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualizado el 17-10-2019 17:13:00 - © 2014-2019 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar