Lachesis Mutus en Homeopatía: origen, usos e indicaciones clínicas

Última modificación: 13-05-2021 17:07:17

¿Qué es Lachesis Mutus? Y, ¿para qué se utiliza en homeopatía?

Lachesis es el nombre de una serpiente de América Central y Sudamérica y, también, el de un medicamento homeopático derivado de su veneno.

En efecto, la sustancia de base es el veneno de esta serpiente utilizado como medicamento después de su elaboración según los procesos de la farmacopea homeopática. Esto no es nada extraño cuando pensamos en tantos y tantos medicamentos, también medicina convencional, obtenidos de animales, de sus venenos o secreciones, como tratamiento para diversas afecciones tales como los propios antídotos de los venenos, la hipertensión, artritis o problemas de coagulación, por poner algunos ejemplos.

¿Qué es Lachesis?

Es el nombre científico de la serpiente surukuku (suru, muerde, kuku, fuerte). Pertenece a la familia Viperidaes y es la víbora más larga del mundo. Puede alcanzar los 3,6 metros de longitud. Se encuentra, como decíamos, en América central y Sudamerica.

Una característica importante de las serpientes es que la temperatura de su cuerpo está en función de la temperatura externa. También que están en continuo crecimiento aunque su piel no se transforma en igual medida, por ello están continuamente “estrechadas” en su envoltorio y van dejando la “muda” cuatro o cinco veces al año.

La parte superior de Lachesis es de color rojo oscuro o amarillo rojizo sobre el cual se destacan grandes rombos de color café oscuro, una de cuyas diagonales se confunde con la línea media dorsal; el vientre es de color amarillo pálido con aspecto de porcelana. Hace vibrar la cola cuando está irritada pero sin producir sonido (cascabela muda).

Es de hábitos nocturnos y no suele ser agresiva a menos que sienta que le invadan su territorio.

Lachesis, también es el nombre de una de las Moiras griegas, las parcas romanas, (Láquesis, Cloto, Átropos) que son las diosas del destino y tejen la vida de los hombres.

Simbología de la serpiente

Fresco de Miguel Ángel en la bóveda de la Capilla Sixtina

Como es el primer medicamento del que hablamos derivado de una serpiente conozcamos un poco más acerca de su significado.

Y es casi imposible resumir la riquísima simbología de la serpiente en todas las culturas y épocas, pero siguiendo a Chevalier–Gheerbrant1 podríamos consignar estos apartados:

  • La serpiente guardadora universal del mundo subterráneo: es la dueña del principio vital y de todas las fuerzas de la naturaleza. Es un viejo dios primero que encontramos al principio de las cosmogénesis, antes de que las religiones del espíritu lo destronen. Es lo que anima y lo que mantiene. En el plano humano es el doble símbolo del alma y la libido. Es la serpiente kundalini enroscada en la base de la columna vertebral.
  • La serpiente cósmica Ananta que encierra en sus anillos la base del eje del mundo. El ouroboros, serpiente que se muerde la cola y que encerrada sobre sí misma simboliza un ciclo de evolución. Contiene en sí el movimiento, la continuidad, la autofecundación y, en consecuencia, el perpetuo retorno. La unión del mundo subterráneo (la serpiente) con el celeste (el círculo). La unión de los principios opuestos, el cielo y la tierra, el bien y el mal, el día y la noche, el yin y el yang, y de todos los valores que tales opuestos son portadores.
  • El ancestro mítico. Convertida en antepasado mítico y héroe civilizador, cuya forma más común es Quetzalcóatl, la serpiente emplumada, en donde el dios-serpiente deja al pájaro solar hundir sus garras para extraer de ella la sangre destinado a formar el hombre civilizado, se encarna y sacrifica por el género humano. El dragón celeste en Oriente. Por otro lado, Atum, en el libro egipcio de los muertos, deja su aspecto ofidio para convertirse cada ocaso en el dios sol, que ilumina la vida del oeste para acceder al interior de la tierra. Atraviesa sus profundidades durante las horas nocturnas, transformándose en barca o serpiente, para amanecer de nuevo sobre la superficie como escarabajo.
  • La serpiente médico y adivino. Apolo libera al oráculo de Delfos de la serpiente Pitón. Casandra, la profetisa inspirada a la que al nacer dos serpientes aplican la lengua sobre sus órganos sensoriales para purificarlos; más tarde, el dios tomaba posesión de ella y emitía sus oráculos en un delirio. Dionisos, éxtasis colectivos, trances, posesiones, revancha de la naturaleza sobre la razón, hijo de Zeus (celeste) y Perséfone (tierra), unión para la que Zeus se transforma en serpiente. Analogía con el intestino, el laberinto, origen de prácticas adivinatorias fundadas en el examen de las vísceras… Por otro lado, la serpiente está enroscada alrededor del caduceo de Asclepio y del arte médico, con múltiples significados, desde la sumisión de la vanidad al espíritu, el equilibrio de fuerzas opuestas (caduceo con dos serpientes), la portadora de salud del inframundo, símbolo fálico que representa la energía que le falta al enfermo, etc.
  • Dueña de las mujeres y de la fecundidad, responsable de las menstruaciones, que resultan de su mordedura. Mucha relación con las mujeres… aunque también ambivalencia sexual por simbolizar tanto el falo por su forma general, como la matriz, por los rombos dibujados en su cuerpo.

En resumen, la serpiente no es buena ni mala sino que posee valencias simbólicas contradictorias en apariencia. Arquetipo fundamental ligado a la fuente de la vida y la imaginación. La poesía, el arte, la medicina la tienen como atributo. Atenea, diosa de la razón y de la ciencia, también tiene una serpiente en su mano.

Para Dethlefsen2, la serpiente tiene que ver con la unidad y la polaridad. En efecto, Adán, criatura andrógina, es puesto en el Edén entre cuya vegetación hay dos árboles, el de la Vida y el de la Ciencia del Bien y del Mal. No está sometido a la polaridad. Dios, entonces, toma un costado de esa criatura (del hebreo tselah, costado (y no costilla); significativamente tsel = sombra) y crea dos aspectos diferenciados llamados” hombre y mujer”. Entonces, la Serpiente, promete a la mujer, la parte receptiva del ser humano, que si come la manzana del árbol de la Ciencia los humanos tendrán discernimiento. De ese modo, abren los ojos a la polaridad y pueden distinguir bien y mal, hombre y mujer. Con ello pierden la unidad (conciencia cósmica) y obtienen la polaridad (discernimiento). Pero ahora tienen que abandonar forzosamente el Paraíso, el Jardín de la Unidad, y precipitarse en el mundo polar de las formas materiales.

Los mitos de todos los pueblos y épocas conocen y describen esto en imágenes similares. Es la “ caída” del hombre. El viaje de la unidad a la polaridad.

Toxicología del veneno de Lachesis:

El veneno de Lachesis puede dar problemas a diferentes niveles:

  • Trastornos circulatorios, trombos, coagulopatías.
  • Trastornos renales.
  • Trastornos neurológicos.
  • Síntomas inflamatorios, edemas, gangrena.

Antes de entrar en la acción del medicamento homeopático en sí, conozcamos algo más de cómo se realizó la experimentación de este veneno, realizada por el Dr. Constantin Hering.

Todo empezó en el paraíso 3

Photo: Collection Sylvain Cazalet. Homeoint.com

Hering fue enviado por las autoridades alemanas al alto Amazonas para el estudio de la botánica y la zoología. Allí fue donde oyó hablar de la temible serpiente surukuku y ofreció una buena recompensa por un ejemplar vivo. Después de un tiempo, al fin le llevaron una en una caja de bambú y quienes la trajeron huyeron inmediatamente y, con ellos, todos los sirvientes nativos.

Así es como se quedaron solos Hering, su esposa y la serpiente en el “paraíso” del Amazonas.

Hering aturdió a la serpiente de un golpe al abrir la caja y, sosteniendo la cabeza con una horquilla, presionó sobre los reservorios del veneno y lo extrajo. Por efectos de la manipulación del veneno en la preparación de las primeras atenuaciones homeopáticas fue víctima de un cuadro febril con delirio y manía que aterrorizó a su esposa. Hacia la mañana se durmió y, al despertar, su mente estaba clara. Bebió un poco de agua para humedecer su garganta y lo primero que hizo fue preguntar : “¿qué hice?, ¿Qué dije?”. El recuerdo de su esposa fue lo suficientemente vívido y los primeros síntomas fueron anotados.

Al día siguiente los nativos regresaron acercándose con cautela y quedando atónitos al encontrar vivos a los Hering.

Signos característicos para prescribir Lachesis Mutus en homeopatía 4, 5 ,6 ,7, 8

Como solemos hacer en las historias médicas homeopáticas hay una serie de signos, además de la exploración y pruebas complementarias si lo precisa, que nos orienta en la prescripción de un determinado medicamento.

Solo a modo de orientación enumeramos algunos de Lachesis:

  • Suelen estar peor por el calor.
  • Hipersensibilidad al menor contacto y constricción, sobre todo en cuello y cintura.
  • Lateralidad izquierda; o izq-dcha.
  • Peor durante y después del sueño, por la mañana al despertar, por largo sueño.
  • Mejorpor descargas fisiológicas, sobre todo reglas (tan pronto como empieza el flujo). Peor antes de reglas.
  • Empeora en la Menopausia. “ Nunca bien desde la menopausia”.
  • Trastornos circulatorios. Discromías, púrpuras (moradas), azuladas.
  • Angina del lado izq. extendiéndose al derecho. Peor por bebidas calientes, mejor por frías.
  • Paroxismos de estornudos en rinoconjuntivitis primaverales, sobre todo después de dormir.
  • Locuacidad o dificultad con el lenguaje.
  • Paranoia, obsesión, sentimiento de culpa y persecución: personas que la pueden ver, ladrones que le quitan algo material o afectivo (no se fía de amigos), vive como debilidad el querer a alguien por riesgo de perderlo.
  • Hipocondría, en general con problemas cardíacos.
  • Desconfianza, celos, malicia, vanidad, aunque también abnegación y sacrificio… Posesivos.
  • Egotismo. Necesita ser conocida, admirada. Sentido irónico y crítico. Trastornos por mortificación, egotismo, orgullo despreciativo…
  • Sensación como si estuviera en manos de un poder más fuerte.
  • Sensación de cuerpo extraño, como algo que no es de ella, sobre todo en garganta; que no lo puede digerir y que de alguna manera la posee y no puede transformar (no la llega a hacer suyo).
  • Sensacion de abandono, como si la hubiesen traicionado o no respondido a sus expectativas.
  • Separación, sensación de dualidad, como entre dos fuerzas, está entre dos fuerzas opuestas, tiene dos voluntades y no puede ordenarse.

Indicaciones clínicas de Lachesis Mutus en homeopatía

Algunas de las indicaciones clínicas que podrían corresponder con Lachesis son las siguientes, siempre dejando claro que la personalización del caso es no solo determinante sino esencial:

  • Menopausia y sus trastornos.
  • Trastornos circulatorios (equimosis, sofocos, hipertensión).
  • Cefaleas, migrañas.
  • Afecciones cardíacas valvulares.
  • Hemorroides púrpuras muy dolorosas.
  • Rinitis alérgicas.
  • Sinusitis y otitis medias.
  • Anginas.
  • Acné rosácea.
  • Asma.
  • Alcoholismo.

Lachesis y el mundo actual

En un cuadro un tanto caricaturesco, la persona, descompensada ya, que puede precisar Lachesis como medicamento de fondo, presentará esa desconfianza, celos, agresividad, como si estuviese compitiendo con alguien que, de entrada, está en una mejor posición. De ahí, quizás, los otros aspectos como la locuacidad, el ingenio, la astucia, para atraer la atención del otro.

Como dice uno de los autores de la bibliografía, Sankaran, algo muy parecido ocurre en la industria de la publicidad, del entretenimiento. También es divertida, excitante, vívida y, por un lado, atrae tu atención de manera casi hipnótica mientras que, por el otro, de forma casi inadvertida, te “inocula” la tentación por un producto (el que sea).

Es el tema del show, del espectáculo. Y como en el mundo de hoy, tantas cosas se han convertido en eso, un espectáculo, quizás, entonces, también Lachesis pueda ser un medicamento muy actual.

Y que provenga del veneno de una serpiente, como tantas y tantas sustancias que quedan por “descubrir”, no hace sino aumentar las posibilidades terapéuticas de la medicina y la farmacología.

Y es que ya lo dijo Paracelso (de quien Hering tenía, por cierto, una de las mejores colecciones de sus libros y numerosos escritos):

“Dosis sola facit venenum” (solo la dosis hace el veneno).

Bibliografía

  1. Chevalier J., Gheerbrant A., Diccionario de los símbolos, Herder, Barcelona 1995.
  2. Dethlefsen, T., Dahlke, R., La enfermedad como camino, Plaza y Janés, Barcelona 1990.
  3. Clarke, J. H., A dictionary of practical Materia Medica vol II, Jain Medical Publishers, New Delhi, 2006.
  4. Vermeulen F., Prisma, Similars and parallels between substance and remedy, Emryss Publishers, Haarlem, 1992.
  5. Demarque D. y otros, Farmacología & Materia Médica homeopática, CEDH, Madrid 2010.
  6. Sankaran R. The soul of the remedies, Homeopathic medical publishers, Munbai, 1997
  7. Scholten 
  8. Nash E. B., Fundamentos de terapéutica homeopática, El Ateneo, Buenos Aires, 1989.

Sobre el Autor

Dr. Gonzalo Fernández-Quiroga
Dr. Gonzalo Fernández-Quiroga

Tal como decía Holden, “Si de verdad les interesa lo que voy a contarles, lo primero que querrán saber es dónde nací, cómo fue todo ese rollo de mi infancia…”

Bueno, pues nací en un pequeño pueblo de montaña donde por la noche se contaban historias. Las mujeres que venían a casa con sus candiles, se sentaban, hilaban y contaban. Todas aquellas largas noches nevadas de invierno escuchando historias. Historias de todo tipo, de miedo, de muerte, de espíritus, de risa, amor, de desamor. Historias.

Después estudié y me licencié en Medicina por  la Universidad de Barcelona (UB). Hice el postgrado en Homeopatía por la UB-Academia Médico Homeopática de Barcelona (AMHB). He sido Director del Máster de Medicina Homeopática de la UB (2011-2016) y de la propia AMHB. Me encanta la docencia y ahora sigo de profesor de homeopatía en la AMHB y el CEDH. También cursé el Máster en Terapia Breve Estratégica, en su primera promoción, con el equipo de G. Nardone en el Institut Gestalt de Barcelona (2000-2002) que ha influido mucho en mi formación.

He incorporado, pues, la Homeopatía y la Terapia Breve a mi consulta médica para así abordar las historias de los pacientes en todas sus dimensiones: física, emocional, comunicacional y también, de algún modo, espiritual.

Porque, más de allá de todo, sigo escuchando historias. Historias extrañas, dramáticas, desesperanzadas, vitales. Intento curarlas o aliviarlas con la ciencia y el arte médicos. Cambiar esas narrativas, esos patrones, físicos y emocionales, que nos aprisionan. Y para ello, primero, busco comprender la historia verdadera. La historia verdadera de cada uno de nosotros.

Me apasiona la literatura, la poesía, el cine, la comunicación... La naturaleza. La belleza de todas las cosas. El humor. La vida, en una palabra.

Como médico, y como científico, aún creo en la antigua magia que tienen las palabras.

Ordet.

8 Comentarios

Comentar
  • Me gustaría encontrar un médico homeópata en Aranjuez.Ya que usted no hace consultas on line.Se lo agradecería. Un saludo muchas gracias.

    • Hola Ana,
      todos nosotros hacemos determinadas consultas online. De todas formas hay buenos médicos homeópatas en Madrid, no sé en concreto en Aranjuez. En el buscador de este mismo blog puedes encontrarlos.
      Un cordial saludo

  • Querido Gonzalo, hoy entro en el blogg y me encuentro estos dos post tuyos explicando el valor de la Lachesis en un mundo tan necesitado de inmunidad como de cambio de paradigmas, un doble regalo en modo post , que quiero agradecerte, uno por uno. No tienen desperdicio. Son magistrales. Gracias, como siempre, por hacer esta labor imprescindible y verdaderamente sanitaria desde los niveles más profundos de la consciencia.
    Muchísimas gracias y un abrazo sin fronteras, maestro y hermano!

  • Buen día! me encantó el artículo. Soy fiel adepta a la homeopatía. Mi médico homeópata que me inició y ayudó en este camino, falleció hace poco y me siento huérfana ahora. Pero sigo sus enseñanzas. Vivo en Uruguay y me gustaría saber si usted hace consultas on line.
    Gracias por el artículo, creo que esta es la única y verdadera medicina.

    • Hola Ana,
      celebro que la homeopatía te haya ayudado de una manera tan entusiasta. Yo no sé si hay una medicina verdadera, creo que todos ponemos lo mejor de nosotros para ayudar mejor a los pacientes que es nuestro objetivo.
      Un afectuoso saludo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2021 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar