La palabra como herramienta terapéutica

“…. palabras secas y sin jinete,

el ruido infatigable de los cascos…..”

Ariel

Sylvia Plath18

La palabra, ha sido siempre, y lo continua siendo, una de nuestras principales herramientas de tratamiento. Con la palabra informamos, tranquilizamos, apoyamos, acompañamos, vaciamos emociones…….

Las referencias son múltiples a través de la historia. Desde el brujo o chamán prehistórico, pasando por la antigua Grecia, con personajes como Antifonte o Antifón 19( siglo V a.c.) de quién se dice que descubrió las virtudes terapéuticas del lenguaje, hasta nuestros días el lenguaje verbal o no verbal es clave en la relación con los pacientes20 para la comunicación en sus aspectos diagnóstico y terapéutico.

La escucha. Su importancia en la comunicación. 

“ Para dialogar,

preguntad primero,

después……escuchad”.

Proverbios y cantares

Antonio Machado21. 

La escucha es una habilidad comunicacional básica, que favorece la narración del paciente. Sin embargo, parece que no solemos escuchar a los pacientes.

En un estudio realizado en la década de los 8022, el tiempo medio para responder a las preguntas del médico antes de ser interrumpido fue de 18 segundos.

Si sabemos que los primeros 2-4 minutos iniciales de escucha son claves para el buen desarrollo de la entrevista, debemos preguntarnos los motivos de porqué no lo hacemos así, y adquirir habilidades técnicas y actitudes que favorezcan la escucha.

El médico que utiliza el método clínico centrado en el paciente8,17,23no solo interpreta la dolencia del paciente en términos de su mundo (el médico), sino que intenta penetrar en el mundo de la experiencia del paciente. Esto requiere una actitud abierta y receptiva. La habilidad fundamental es la escucha activa.

Cuando analizamos nuestra capacidad y disponibilidad de escucha24 nos hacemos las siguientes preguntas:

1- Cuándo nuestros pacientes nos hablan ¿ Les escuchamos?. Se sabe que cada paciente que acude al médico de cabecera lleva un promedio de tres preguntas 14 antes de entrar en la consulta, y que generalmente solo logra plantear al médico la mitad de sus dudas.

2- Si escuchamos, ¿ Les entendemos?. ¿ Sabemos lo que nos quieren decir, cuales son sus preocupaciones, sus problemas?. Las preguntas sin respuesta generan dudas, miedos e impotencia y crean resistencias a seguir tratamientos que no logran comprender.

3- Si escuchamos y entendemos, ¿ Les informamos?.

4- Cuándo les informamos, ¿Estamos seguros de que nos han entendido?

5- Y si nos han entendido, ¿Están de acuerdo?

José Hierro, describe en un fragmento de un poema, en su cuaderno de Nueva York25 ,estos sentimientos ante la incertidumbre de la salud propia:

“ Con reverencia temerosa

escuchaba mensajes tan incomprensibles

como los de la llama, la ola, el trueno

( tal vez con la misma inquietud con que escuchamos al doctor

 que diagnostica nuestro mal

 utilizando tecnicismos nunca oídos,

de manera que no sabemos

 si – impasible y profesional –

es nuestra muerte lo que anuncia

o es la vida) 

El rol de la escucha activa26 se compone de las siguientes partes:

1-     No interrumpas.

2-    Muéstrate interesado y atento.

3-    Nunca juzgues.

4-    No ofrezcas soluciones ni consejos.

5-    Puedes hacer preguntas abiertas (¿cómo te sientes?¿, ¿ Qué es lo que necesitas?).

6-    Respeta el silencio.

Rogers8 entiende que “escuchar atentamente significa prestar una atención total y no dividida a la otra persona, y hacerla comprender que estamos interesados y concentrados. Escuchar es una tarea difícil que no realizaremos a menos que tengamos un profundo respeto e interés por el otro individuo.”

Disponemos de técnicas27,28 que favorecen la narración del paciente y que por tanto, nos permiten mejorar nuestra capacidad de escucha. Las más importantes son: formular preguntas abiertas, facilitar (silencios, gestos y frases sencillas, repetición de palabras clave), clarificar y gestionar el tiempo y las interrupciones.

Aprendamos a escuchar y a utilizar nuestra palabra como lo que realmente han sido y siguen siendo, los elementos fundamentales de ayuda diagnóstica y terapéutica del médico y en particular del médico de familia.

Bibliografía 

  1. Albert Schweitzer ( 1875-1965 ). Filósofo, médico, misionero y musicólogo alsaciano. Premio Nobel de la paz en 1952.
  2. Rogers C.R. El proceso de convertirse en persona. Paidós Psiquiatría. Barcelona. 1986.
  3. Gregorio Marañón ( 1887-1960 ). Médico, escritor y humanista español. Autor de el “Manual de diagnóstico etiológico”.
  4. William Osler (1849-1919). Médico canadiense autor de “Principios y práctica de la medicina (1891).
  5. Winckler M. La enfermedad de Sachs. Akal. Madrid. 1999.
  6. Baltasar Gracián (1601-1658). Pensador y escritor jesuita español,representante del conceptismo.
  7. García Campayo J. Aseguinolaza L. Tazón P. El desarrollo de las actitudes humanistas en medicina. Med Clin. 1998;111:23-26.
  8. Rogers C.R. Client-centred therapy. Its current practice, implications and theory. Mass Riverside Press.  Cambridge. 1951
  9. Wagensberg J. Ideas sobre la complejidad del mundo. Metatemas 9. Tusquets. Barcelona. 1985.
  10. Sanz Ortiz J. El factor humano en la relación clínica. El binomio razón-emoción. Med Clin. 2000;114:222-226.
  11. Clavé E. Viaje por el dolor y el sufrimiento humanos. JANO. 2000;LIX:1540-1543.
  12. Marina J.A. López Penas M. Diccionario de los sentimientos. Anagrama. Barcelona. 1999.
  13. Castilla del Pino C. Teoría de los sentimientos. Tusquets. Barcelona. 1992.
  14. Goleman D. La inteligencia emocional. Kairós. Barcelona. 1997.
  15. Spiegel D. Lancet. 1989.
  16. The headache Study Group of The University of Western Ontario. The predictors of outcome in headache patients presenting to family physicians: a one year prospective study. Headache J. 1986;26:285-294.
  17. Balint M. El médico, el paciente y la enfermedad. Libros básicos. Buenos Aires. 1986.
  18. Plath S. (1932-1963). Ariel. Hiperión. Madrid. 2001.
  19. Antifon (480-410 a.c. ). Orador ateniense. Fundó una escuela de retórica.
  20. Llacuna J. La comunicación no verbal. II. Recursos para el profesional sanitario. FMC.2000;7:680-689.
  21. Machado A. (1875-1939). Poesía. Alianza editorial. Madrid. 1978.
  22. Beckman H.B. Frankel R.M. The effect of physician behaviour on the collection of data. Ann Intern Med. 1984;101:692-696.
  23. Mc Whinney I.R. Medicina de Familia. Doyma. Barcelona. 1995.
  24. Varios autores. Comisión de mejora de la calidad de la SCMFYC. SemFYC. Al otro lado de la mesa. Doyma. Barcelona. 2000.
  25. Hierro J.  ( Madrid 1922 ). Cuaderno de Nueva York. Hiperión. Madrid. 1998.
  26. Buckman R. Korsch B. Baile W. Guía práctica de habilidades de comunicación en la práctica clínica. Medical Audiovisual Comunications Inc/Fundación Ciencias de la Salud. Toronto. 2000.Versión española.
  27. Borrell F. Manual de entrevista clínica. Doyma. Barcelona.1992.
  28. Myerscough P.R. Ford M. Hablando con pacientes. Claves para una buena comunicación. Mayo S.A. Barcelona. 2001.

Sobre el Autor

Dr. Jose Ignacio Torres
Dr. Jose Ignacio Torres

Jose Ignacio. Médico de familia. Después de un año breve pero intenso de formacion en la Fundación Jiménez Díaz como médico residente de hematología, realicé mi residencia de medicina de familia en el Hospital Universitario Marques de Valdecilla (Santander). He trabajado en muchos aspectos relacionados con la medicina de familia: jefe de estudios, tutor de residentes, presidente de la comisión de calidad... Pero sobre todo en mi consulta en los centros de salud de las antenas (Santander), Barcelona en Móstoles (Madrid), San Agustín y Gamonal Antigua (Burgos) y actualmente en Montesa (Madrid). Siempre me han interesado la investigación, la docencia y la asistencia y por eso he tenido la suerte de poder formar muchos médicos residentes la mayoría de los cuales han compartido conmigo la ilusión y el cariño de tratar con personas, de cuidar personas. Me considero un terapeuta, alguien que intenta ayudar a mejorar la salud de los que acuden a su consulta. En los años 90 sentí la necesidad de aprender otras formar de terapia y tuve la gran fortuna de conocer la homeopatía. Soy especialista universitario en homeopatía por la universidad de Valladolid. Desde entonces, tanto en el centro de salud como durante algunos años en mi consulta privada he tenido la maravillosa experiencia de escuchar, comprender y tratar a muchos pacientes con medicamentos homeopáticos y me he sentido realmente útil.

Mis áreas de interés prioritario han sido las actividades preventivas, las enfermedades cardiovasculares crónicas, y las técnicas de comunicación. Pertenezco al grupo-programa comunicación y salud de SEMFYC y he sido varios años parte de un extraordinario grupo de profesionales y amigos en el grupo de comunicación y salud de Burgos.

Como docente actualmente soy profesor del CEDH y he tenido la posibilidad de compartir experiencias y conocimientos con alumnos de pregrado (alumnos de medicina de la facultad de medicina de Zaragoza), médicos, veterinarios y farmacéuticos.

La homeopatía me ha dado la oportunidad de conocer a excelentes profesionales y personas, ayudar a muchos pacientes y proporcionarme las herramientas más poderosas para un médico: la humildad, el sentido común, la escucha activa y unos fármacos seguros y eficaces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2022 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar