La Homeopatía en el tratamiento de la rosácea

No sé si la cara es, como dicen, el reflejo del alma o tan solo nuestra tarjeta de presentación. Yo considero que tuve bastante suerte durante la adolescencia con el tema del acné. Algunos granos locos sí que me salían de vez en cuando pero acné, lo que se dice acné, pues no sufrí. Y, con todo, ya me acuerdo bien de lo que me podía agobiar cuando me salían dos o tres granos de esos a la vez.

Y digo todo esto porque la rosácea, como otras dolencias que afectan a la piel de nuestra cara, no siendo graves en sí mismas sí que pueden perturbar en gran manera a las personas que las padecen. No solo por las molestias físicas que causan sino, quizás sobre todo, por la manera en la que pueden afectar a nuestra autoestima.

En este post vamos a ver qué sabemos de esta enfermedad, de sus causas, cómo prevenir las crisis en la medida de lo posible, qué tratamientos existen y cómo la Homeopatía y sus medicamentos pueden contribuir en este sentido.

Qué es y cómo se manifiesta

La rosácea es una afección crónica de la piel que puede presentar exacerbaciones o sobreagudizaciones y que se manifiesta con inflamación en mejillas, nariz, barbilla, frente y párpados. El aspecto que suele presentar es de enrojecimiento en esas zonas, capilares sanguíneos marcados y prominentes y pueden también combinarse con lesiones tipo acné.

Estas lesiones, además, suelen acompañarse de sensación de ardor y de picor local.

No es una enfermedad peligrosa ni con complicaciones graves pero sí que puede afectar intensamente a nivel emocional y evolucionar, en algunos casos, hacia lesiones permanentes del tipo de la nariz bulbosa.

Causas

Aunque su origen es desconocido, sí que conocemos algunos factores predisponentes:

  • Tener la piel clara
  • Sonrojarse con facilidad
  • Ser mujer
  • Estar entre los 30 y los 50 años de edad

Los hombres también se ven afectados por esta dolencia y, aunque es menos frecuente, su sintomatología suele manifestarse con mayor virulencia.

Tratamiento

En principio no existe un tratamiento convencional curativo aunque hay algunas medidas que pueden mejorar toda la sintomatología y mantener a raya las reagudizaciones.

Los factores que pueden hacer desencadenar una crisis de rosácea son múltiples y diferentes en cada persona. Algunas recomendaciones a tener en cuenta pueden ser:

  • Evitar la exposición intensa al sol y, en todo caso, utilizar filtros solares.
  • Evitar el esfuerzo intenso y prolongado en ambientes cálidos.
  • Evitar comidas fuertes, grasas, muy condimentadas y el alcohol. Y ojo también con los alimentos muy calientes.
  • Evitar el estrés. Los factores emocionales son unos de los desencadenantes más frecuentes de las crisis de rosácea.
  • El viento, el clima frío, determinados cosméticos o el chocolate pueden ser algunos de los otros desencadenantes de las agravaciones. No hay una lista concreta y cada persona puede ser un mundo.

Dentro de las medidas convencionales de tratamiento están los antibióticos, locales y por vía oral, y otros medicamentos como la  isotretinoina además del láser y la cirugía para tratar determinadas lesiones permanentes que, como decíamos, pueden aparecer en algunos casos.

Pero además de los tratamientos convencionales, quiero destacar el valor de otras medidas que podemos tener en cuenta a la hora de tratar esta dolencia, particularmente el uso de medicamentos homeopáticos tanto por su eficacia como por su seguridad.

La alimentación

Ya decíamos que no conocemos la causa de esta enfermedad pero lo que sí que parece cierto es que determinados alimentos favorecen de forma clara su manifestación.

Será muy interesante apoyarnos en una alimentación que disminuya, en la medida de lo posible, un estado proinflamatorio dentro de nuestro organismo. Así, procuraremos evitar:

  • Todo tipo de alimento industrializado
  • Carnes rojas
  • Azúcar refinado y dulces, sobre todo los industriales
  • Alcohol, café y estimulantes
  • Refrescos
  • Harinas y cereales refinados
  • Margarinas y aceites refinados
  • Lácteos. Si deseamos consumir algún lácteo, los mejores los ácidos tipo yogur o kéfir

Y, en cambio, intentaremos hacer una alimentación rica en:

  • Verduras y hortalizas
  • Cereales integrales (arroz, mijo, quinoa, avena…). Si comemos pasta o pan también procuraremos que sean integrales
  • Legumbres
  • Frutas, a poder ser locales y de temporada igual que las verduras
  • Frutos secos (nueces, almendras, avellanas…) y semillas (sésamo, girasol, lino…)
  • Si se desea tomar algo de proteína animal, lo ideal y en este orden: pescado, huevos y aves evitando que sean de crianza intensiva – industrial
  • Podemos complementar la dieta con algunos productos como las algas o fermentados como el miso, entre otros

Para mí lo básico en relación con la alimentación se resume en un concepto: simplificar. Y quiero decir, una alimentación basada en productos locales y de temporada, de origen vegetal y de cultivo ecológico siempre que sea posible. Así tendremos todas nuestras necesidades nutricionales cubiertas con alimentos  que cuidan de nosotros y de nuestro planeta.

La Homeopatía y sus medicamentos

La Homeopatía siempre contempla a cada persona como un ser único e indivisible en el que todo es importante cuando enferma, no solo las lesiones propias de su dolencia sino también quién es: su constitución, otras enfermedades pasadas o presentes, su comportamiento y su mundo emocional, sus gustos y aspiraciones, su momento vital… Y todo esto junto con el aspecto y los síntomas que le provoque su rosácea nos pondrá en el camino del mejor tratamiento para nuestro paciente.

Así tendremos algunos medicamentos homeopáticos de uso frecuente que escogeremos en relación con el aspecto de las lesiones y a su sintomatología como pueden ser CARBO ANIMALIS, ARNICA, SANGUINARIA CANADENSIS, EUGENIA JAMBOSA o CALCAREA FLUORICA entre otros.

Otros medicamentos, en cambio, se relacionarán con el terreno de la persona, con esos aspectos que la definen y que no podemos obviar si queremos hacer un verdadero tratamiento personalizado. LACHESIS MUTUS, SULFUR, SEPIA OFFICINALIS o THUYA OCCIDENTALIS son algunos de los medicamentos que se suelen relacionar con las personas más predispuestas a padecer rosácea y contribuirán a equilibrar todo su organismo tanto en los aspectos más fisiológicos como en los emocionales.

Otro aspecto que tenemos muy en cuenta en Homeopatía son las posibles situaciones desencadenantes del cuadro. Así HYPERICUM  PERFORATUM puede ser un buen medicamento en los pacientes en los que el desencadenante sea la exposición al sol. Cuando el estrés o la ansiedad sean las responsables IGNATIA AMARA resultará de gran utilidad en muchos casos. Y a veces sentimos que una situación en la que nos hemos sentido ninguneados, humillados o explotados puede haber sido el desencadenante de esa crisis de rosácea y entonces el medicamento en el que pensaremos será STAPHYSAGRIA.

Y por último podemos apoyarnos también en medicamentos homeopáticos que estimulen el drenaje y la detoxicación del organismo. Y esto lo haremos con medicamentos como NUX VOMICA, LYCOPODIUM, CHELIDONIUM, SOLIDAGO, ANTIMONIUM CRUDUM, entre otros, que contribuirán a activar la función de órganos como el riñón, el hígado o el propio tubo digestivo. Como dice la Medicina Naturista: Para curar primero hay que limpiar.

Así que combinando los medicamentos que se relacionen con las lesiones del paciente, su medicamento de terreno, medicamentos drenadores y el medicamento de la causa de sus crisis, si es que la conocemos, podremos hacer un verdadero tratamiento a medida para cada persona.

Siempre lo decimos: La Homeopatía suma

Sobre el Autor

Dr. Guillermo Basauri
Dr. Guillermo Basauri

Soy Guillermo Basauri, médico formado en Homeopatía y Osteopatía. Ejerzo la medicina desde el año 92, actualmente en Getxo (Bizkaia), y siempre me han interesado las terapéuticas que estimularan los propios recursos del organismo, que son extraordinarios, para llevarlo de nuevo a la salud.

Además, dirijo un espacio sobre salud y Homeopatía todos los domingos por la mañana en Radio Popular de Bilbao-Herri Irratia y soy profesor del CEDH. Y ambas cosas me apasionan.

Y, eso sí, en mi tiempo libre lo que más me gusta es ir con mi mujer a la montaña. Me ayuda a no olvidar que vivimos en un planeta de una belleza que emociona.

8 Comentarios

Comentar
  • Hola estoy en tratamiento para rosácea estoy esperando resultados por que realmente afecta mucho en la autoestimas sobre todo cuando nunca se había padecido de un problema en la piel, tengo mi fe en la homeopatía espero que funcione este artículo me levanto el ánimo

    • Hola Cecilia.

      Me emociona mucho que me digas que este artículo te está ayudando de alguna manera.
      Espero que pronto encuentres mejoría de tu rosácea con la Homeopatía como tantas otras personas lo han experimentado.

      Muchas gracias por tu confianza. Un saludo y te deseo un feliz día.

  • Deseo iniciar un tratamiento homeopatico, pues a la fecha he estado con traramientos de medicina formal y aunque ha sido bueno, siento que el tratamiento al mes ya no funciona….

    • Hola Zoraida.

      Pues espero de corazón que encuentres un buen médico homeópata que sepa entender tu caso y ponerte el tratamiento que necesites .

      Muchas gracias por leernos y por tu confianza y espero que pronto encuentres alivio. Un saludo.

    • Hola Isa.

      Si entras en nuestra pestaña “Buscar Homeópata” encontrarás bastantes médicos en Barcelona, todos ellos muy bien formados y con amplia experiencia que seguro podrán ayudarte.

      Muchas gracias por leernos y por tu confianza y espero que pronto contactéis con algún compañero que pueda ayudaros. Un saludo y os deseo un feliz día.

  • Un análisis sencillo y muy práctico para aquellas personas que padecen esta frecuente enfermedad puedan interesarse por otras opciones de tratamiento.

    Felicitaciones amigo

    Abrazos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualizado el 13-12-2018 13:13:51 - © 2014-2018 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar