Cómo la Homeopatía puede ayudarte en el tratamiento de la gripe. Una experiencia personal

Hoy en este post no voy a contaros qué es la gripe, cuáles son sus síntomas, cómo prevenirla, qué formas de tratamiento tenemos para ella, cuáles pueden ser sus complicaciones. No, no, no, nada de eso.

Hoy voy a hablaros de mi gripe, la que acabo de pasar. De hecho, la que aún estoy pasando un poco. Y os la voy a contar con detalles porque los detalles es lo que cuenta para la Homeopatía a la hora de tratar las enfermedades agudas en general y, en este caso, la gripe en particular.

Siempre decimos que lo importante para la Homeopatía no es solo el diagnóstico sino, sobre todo, la forma particular en la que cada persona experimenta y manifiesta su enfermedad. A ver si puedo ilustrároslo.

Llevábamos, mi mujer y yo, cuatro días recorriendo el norte de Extremadura. El plan era dos semanas de vacaciones por esta tierra como a nosotros más nos gusta, sin demasiados planes. Ella se encarga siempre de estudiar el objetivo un tiempo antes de salir de casa y luego al camino, a ver qué nos depara.

Esos primeros días habíamos estado en las Hurdes. De verdad, nos pareció un lugar de una belleza especial, un poco sobrecogedora, lleno de bosques y barrancos, de arroyos, ríos y cascadas. Una región que guardó mucho sufrimiento y que ha renacido esplendorosa, al menos a nuestros ojos.

Saliendo ya de las Hurdes nos encaminamos a la Sierra de Gata y esa noche de domingo encontramos un alojamiento maravilloso en un pueblo absolutamente recomendable, San Martín de Trevejo.  Desde ese mismo pueblo parte la ascensión al pico Jálama, de aproximadamente 1500 metros de altura y esa misma noche decidimos que eso era lo que haríamos al día siguiente.

Toda la ascensión fue preciosa, pero es que el comienzo merece un aparte. Del mismo pueblo nace una antigua calzada medieval que, atravesando un bosque de castaños infinito, te sube hasta un puerto paso natural desde hace siglos, seguro que milenios, de caminantes y comerciantes que pasaban de esas tierras a lo que hoy es el norte de Salamanca. Desde aquí, el camino baja a tierras castellanas pero nosotros nos desviamos a la derecha porque nuestro objetivo era el Jálama.

Solo dos líneas para describir, si es posible, la calzada. Sube flanqueada por muros de pizarra, piedra sobre piedra, entre castaños centenarios. En la mayor parte de su recorrido se conserva aún el empedrado del suelo y hay tramos en los que tienes la ilusión de ser uno de esos caminantes de hace siglos de lo bien conservado que se mantiene. Entendedme, ya no está para que pasen carros pero…casi. Es muy mágico.

Como os digo, una vez coronado el puerto tomamos rumbo al pico y los castaños en esta zona dejan paso a los robles. Según asciendes y vas dejando el bosque atrás comienzas a entrar en un mundo de praderías y granito. Y así, entre impresionantes formaciones graníticas que te recuerdan a todas esas imágenes que tu inconsciente guarda, llegamos a la cumbre. Tierras extremeñas a un lado, castellanas al otro, y llegas a ver hasta Portugal. Y un sol otoñal delicioso.

La ascensión es corta, tres horas, y poco exigente pero, a pesar de eso, yo sentía las piernas algo doloridas y especialmente cansadas. Pensé: – un día flojo de esos. Después de disfrutar un rato en la cumbre del espectáculo comenzamos a bajar. Pero para cuando estábamos llegando a la altura de nuevo del puerto las sensaciones eran otras. Eso no era un día flojo, era gripe.

Me sentía cansado como si se me fuera a ir la vida, me dolían tanto las piernas que me molestaba hasta tocarme la piel y hacía buena temperatura pero a mí el cuerpo me pedía abrigo. Nos quedaba como una hora de bajada así que, en silencio y apoyado en los bastones, fuimos recorriendo el bosque hasta llegar al pueblo.

En la mochila siempre llevo algunos medicamentos homeopáticos. ARNICA y APIS para posibles traumatismos, sobrecargas, picaduras, CUPRUM METALLICUM por si en alguna ascensión un poco “excesiva” aparece algún calambre y, según el tipo de actividad, el lugar o la estación del año y el tiempo que se espere, algunos otros medicamentos homeopáticos como ya os conté aquí. Ya bajando fui tomando ARNICA porque todo aquel dolor muscular me lo pedía y era lo que tenía a mano. No es principal medicamento para la gripe, pero ese síntoma se lo merecía y ahí lo tenía.

Cuando llegamos al alojamiento no pude ni ducharme (lo hice pero un rato después, no os creáis). Me metí en la cama. Me sentía agotado, más bien moribundo, como un volcán, pero con muchas ganas de abrigarme, de hecho, no conseguía entrar en calor, pero al poco tiempo que lo logré comencé a sudar a mares. Termómetro no llevábamos, pero menos de 39 de fiebre seguro que no tenía.

El cansancio extremo, el frío, la necesidad de calor a pesar de la sofocación me hicieron pensar en ARSENICUM ALBUM y la fiebre sofocante y con abundante sudoración y sed me hicieron pensar en BELLADONNA. Seguía muy dolorido así que mantuve el ARNICA y añadí también OSCILLOCOCCINUM, un excelente medicamento para prevenir y tratar los cuadros gripales que, como buen desastrecillo que soy, no lo tomo nunca hasta que me pongo enfermo. Ya sabéis; “En casa del herrero, cuchillo de palo”, “Consejos vendo y para mí no tengo”En fín, de esta aprendo. Me sentía congestionado, como un volcán, así que tomé un poco de SULFUR, solo una dosis, para activar y ayudar a todo el proceso.

Pasé una buena noche bajo una montaña de mantas y entre sudores. Me desperté diferente. Ya no me sentía tan apaleado, pero sí muy débil. La fiebre, sin duda, había bajado mucho pero aún me sentía febril. Tenía mucha sed y algo de hambre así que desayunamos algo y decidimos salir para casa. El proceso iba a durar unos días y estábamos a 5-6 horas de casa, no tenía sentido quedarse para nosotros así que, como tenía que conducir yo y no quería que me diera un bajón durante el viaje, me tomé un IBUPROFENO 400 y para casa. Hogar, dulce hogar.

Salimos sobre las 12h y para las 18h ya estábamos en casa. Camita, medicamentos homeopáticos, limonadas a demanda, comida ligera y otra noche reparadora. 

A la mañana siguiente, el miércoles, ya me desperté sin fiebre, pero todavía mucho más cansado de lo normal y algo dolorido aún. Me di cuenta de que el dolor corporal ahora me pedía movimiento, quiero decir que el dolor mejoraba cuando me movía y me cargaba más cuando estaba un rato prolongado de la misma postura. Cambié por eso el ARNICA por RHUS TOXICODENDRON y en poco tiempo noté una sensible mejoría, no solo en el dolor físico sino en la evolución del proceso general.

El miércoles fue pasando bien; algo de lectura (poca, no me apetecía mucho), música, un poco de tele, el móvil, dormir a cada rato… Lo suyo. Pero al llegar la tarde-noche la fiebre estaba en 38, esperable, y tenía además un dolor de cabeza que se había instalado en la zona de los ojos en las últimas horas. Pensé en EUPATORIUM pero no tenía así que antes de dormir me tomé otro IBUPROFENO 400 porque no quería que el dolor me fastidiara el descanso nocturno.

Hoy jueves he pasado todo el día ya sin fiebre y aquí estoy a las 9 de la noche contándoos mi experiencia. Estoy aún con la energía baja pero ya no me duele nada, no se ha complicado con ningún cuadro ORL ni respiratorio y tengo ganas de escribir. Creo que la caso marcha bien.

Algunas reflexiones que me parecen bastante razonables en relación a todo este proceso y a la forma de abordarlo:

  1. Si no conociera la Homeopatía lo hubiera pasado a base de Ibuprofenos. Es un buen medicamento para la gripe, hace su trabajo, pero la diferencia es que en estos cuatro días en vez de dos hubiera tenido que tomar entre diez y doce. Y no sé cómo estaría mi digestivo a estas alturas que no es, precisamente, mi punto fuerte.
  1. El Ibuprofeno es un medicamento que actúa mejorando la sintomatología pero que no influye en el tiempo de evolución del proceso. Y está muy bien, de hecho, las dos veces que lo tomé me ayudó perfectamente para poder conducir tranquilo esas seis horas y para poder descansar confortablemente la noche del dolor de cabeza. Fue fantástico.

Lo que ocurre con los medicamentos homeopáticos es que lo que hacen es estimular a las propias defensas de nuestro organismo para adaptarse mejor a la situación y a ser más eficaces en el proceso de lucha contra la infección y desde ahí sí que son capaces de hacer que el proceso sea más llevadero y, además, más corto.

  1. La Homeopatía no es un tratamiento alternativo, es sencillamente un tratamiento más dentro de las posibilidades que tenemos a la hora de tratar, en este caso, una gripe.

Si conoces bien los medicamentos homeopáticos y estas familiarizado con su uso es razonable que sean tu primera elección a la hora de tratar un proceso de este tipo. Pero esto no significa que sean excluyentes, pueden ser los medicamentos principales, pero puedes apoyarte en otros también si ves que éstos pueden aportar algo importante en un momento concreto de la evolución del cuadro. Sentido común, sentido clínico, pura medicina.

  1. Yo soy una persona básicamente sana, no tomo ninguna medicación, mis riñones y mi hígado funcionan bien pero no siempre es así. A veces la persona que contrae la gripe está polimedicada, embarazada, tiene algún proceso crónico que le hace tener un perfil de riesgo frente a la infección o puede tener algún tipo de alergia o cualquier otro motivo por el que no pueda tomar los medicamentos sintomáticos clásicamente usados en la gripe y contar en estos casos con medicamentos seguros, sin interacciones con otro tipo de medicamentos y que, además, funcionen estimulando las propias defensas del organismo resulta de máximo interés.

Y si consideramos que el paciente necesita, insisto, algún otro medicamento, como antibióticos o algún antiinflamatorio, pues los podremos usar sin miedo a sobrecargar su organismo.

  1. El proceso gripal que yo he pasado no es común a todas las personas, no todo el mundo lo pasa así. A veces el dolor de cabeza es un síntoma central, la fiebre se manifiesta de otra manera, no hay tanto dolor muscular, puede haber síntomas digestivo tipo diarrea, puede complicarse con procesos respiratorios, mocos, el cansancio puede no ser tan intenso…Yo elegí esos medicamentos porque eran los que se adaptaban a la forma particular en la que yo estaba manifestando la enfermedad.

El médico que conoce la Homeopatía sabe que tiene que hacer un buen diagnóstico de la enfermedad y que luego tiene que correr ese velo para ir más allá y ver cómo su paciente está viviendo su enfermedad, a nivel físico e. incluso, emocional. A partir de aquí pondrá el tratamiento que considere más adaptado a su paciente usando los recursos y medicamentos que considere necesarios. 

La Homeopatía suma. Si la conoces puedes contar con ella y si no puedes usar el resto de los recursos que tenemos en medicina. Está bien, cada médico es libre de elegir con qué recursos quiere contar para tratar a sus pacientes y todo paciente es libre para elegir con que médico y con qué terapéuticas decide tratarse.

Y bueno, yo estoy ya casi en forma y tenemos aún una semana larga de vacaciones por delante. Veremos que nos deparan.

Sobre el Autor

Dr. Guillermo Basauri
Dr. Guillermo Basauri

Soy Guillermo Basauri, médico formado en Homeopatía y Osteopatía. Ejerzo la medicina desde el año 92, actualmente en Getxo (Bizkaia), y siempre me han interesado las terapéuticas que estimularan los propios recursos del organismo, que son extraordinarios, para llevarlo de nuevo a la salud.

Además, dirijo un espacio sobre salud y Homeopatía todos los domingos por la mañana en Radio Popular de Bilbao-Herri Irratia y soy profesor del CEDH. Y ambas cosas me apasionan.

Y, eso sí, en mi tiempo libre lo que más me gusta es ir con mi mujer a la montaña. Me ayuda a no olvidar que vivimos en un planeta de una belleza que emociona.

4 Comentarios

Comentar
  • Hola Doctor. Soy Lola.
    Hace algunos años descubrimos la homeopatía. Nos vino muy bien en los tratamientos para la otitis de mi hija y la bronquitis de mi hijo. Después de aquello sólo hemos recurrido al oscillococcinum y stodal en procesos de gripe o catarros. Cuando empezaron con los tratamientos una d las preguntas del homeópata fue si eran calurosos o frioleros (Me sorprendió la pregunta) Bien, pues mi duda es si la homeopatía puede influir en esto. Mi hijo en invierno, que es cuando suele tomar el oscillococcinum, se queja mucho de tener frío y sus manos están siempre heladas.

    Gracias por leerme. Un saludo

    • Hola Lola.

      Cuando preguntamos cosas como si eres caluroso o friolero, si te sientes mejor en el mar o en la montaña, si eres de buen apetito o no tanto, si prefieres el dulce o el salado, no es tanto para intentar cambiarlo o porque alguna de las respuestas sea más conveniente que la otra, sino porque esa información nos va a hablar del terreno particular de cada persona y esto nos va a posibilitar indicar el tratamiento más personalizado posible para el problema que esa y cada persona nos consulte.
      Sí que es cierto que si alguna de estas cosas, como la excesiva sensibilidad al frío, tienen que ver con un momento de descompensación de la persona el tratamiento homeopático sí que vemos que puede modificarlo. Otras muchas veces será, simplemente, una característica “de serie” de la persona que no cambiará pero que, como te digo, nos será de gran ayuda para conocerla en toda su dimensión humana y poder poner el tratamiento más indicado para esa persona.

      Muchas gracias por tu confianza y espero que sigas leyéndonos y beneficiándote de la Homeoaptía como hasta ahora.

      Un saludo y muy feliz día.

  • Hola, a mi hijo le ha dicho una médica que tiene los espacios de la garganta muy separados. Por eso tiene anginas con placas a repetición. Es eso posible? La única solución que le dan los médicos alópatas es antibióticos.
    Habrá alguna posibilidad de tratarlo con homeopatía?
    Gracias
    Lidia desde Argentina

    • Hola Lidia.

      La verdad es que no entiendo muy bien esa explicación que te han dado, supongo que querría decirte algo que no ha acabado de saber explicarte bien. De todas formas, ese tipo de problemas en los niños es muy frecuente que puedan encontrar ayuda con la Homeopatía. Yo mismo tengo muy buena experiencia con ellos. Y me consta que en Argentina tenéis un gran nivel de médicos homeópatas.

      Muchas gracias por tu confianza y espero que tu hijo pronto encuentre mejoría.

      Un saludo y feliz día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualizado el 13-12-2018 13:13:51 - © 2014-2018 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar