¿Por qué la homeopatía no es una pseudociencia?

“En la mente de un principiante hay muchas posibilidades, en la mente de un experto muy pocas, por esto conserva siempre la mente de un principiante”.
Shunryu Suzuki

 

¿Existen las pseudociencias?

Lo primero que me llama la atención de esta palabra, es que tanto en mis años de formación como médico en pregrado como en postgrado nunca había oído hablar a colegas, maestros o pacientes de ella, y hoy en día sigo sin saber muy bien a qué se refiere. No parece que en los hospitales ni centros de salud sea un término habitual ni que preocupe realmente a profesionales de la salud ni a pacientes.

Ante mi ignorancia, busco en la principal fuente bibliográfica en castellano que es el Diccionario de la Real Academia Española y me encuentro que esta palabra (seudociencia o pseudociencia) no existe.

Por lo tanto, al menos en mi opinión, parece que empezamos intentando hablar de un concepto que parece inexistente y que posiblemente se genera exclusivamente por una determinada corriente de opinión pública.

La homeopatía es una seudociencia. ¿Es una opinión de los médicos clínicos?: hablemos de medicina

Muchas veces leemos o escuchamos comentarios en los que se expresa que la medicina actual es una ciencia con una tecnología avanzada y que por lo tanto cada paciente tiene un diagnóstico específico y un tratamiento basado en pruebas científicas (cuyo paradigma es el ensayo clínico) que corresponde a cada diagnóstico.

Es cierto, que los avances técnicos han sido enormes gracias al esfuerzo colectivo e individual de investigadores y clínicos y que la disponibilidad de métodos diagnósticos y de tratamientos médicos y quirúrgicos eficaces actuales eran impensables hace décadas. Debemos congratularnos por ello. Y los médicos los primeros.

Sin embargo, cuando nos enfrentamos a estas opiniones, expresadas mayoritariamente por personas sin formación en medicina y que no han atendido nunca un paciente, produce perplejidad. Perplejidad de que alguien sin conocimientos ni experiencia clínica abogue y decida lo que pacientes y médicos debemos hacer.

Y es que, además, esta forma de ver la medicina es falaz porque la medicina actual, y muy especialmente la medicina de familia sigue siendo una práctica centrada en la incertidumbre. La incertidumbre nos acompaña cada día en cada consulta y con cada paciente. Y esta incertidumbre es a la vez una dificultad y un reto. Y una prueba palpable de que hoy en día las decisiones médicas solo las pueden tomar las personas: médicos y pacientes. Decisiones compartidas y centradas en el conocimiento técnico y científico, en la experiencia del profesional y las opiniones del paciente como la medicina basada en pruebas propugna.

A mi modo de ver, este tipo de discurso centrado exclusivamente en la técnica que considera a la medicina solo una ciencia más y su práctica un análisis únicamente científico realizado por un técnico experto contiene 4 falacias que analizaremos:

Lo más importante en la salud de la población es el desarrollo de su sistema sanitario. El desarrollo de los sistemas sanitarios tiene un peso en la salud de las poblaciones mucho menor del que se cree y atribuye tanto por parte de profesionales como de profanos. Está demostrado que en los países desarrollados los principales determinantes de la salud1,2 son los estilos de vida (Figura 1) correspondiendo a los sistemas sanitarios solamente un 11%. Sin embargo, en estos países el 90% del gasto se invierte en los sistemas sanitarios.

 

Los determinantes de la salud

Figura 1. Los determinantes de la salud. Contribución potencial a la reducción de la mortalidad de los diversos determinantes de la salud en relación con la asignación de los recursos. Dever GEA. An epidemiological model for health policy analysis. 1976

Los médicos y expertos en sistemas sanitarios llevamos décadas preguntándonos el porqué. Pero es evidente que las políticas de educación sanitaria (promoción de la salud y prevención de la enfermedad) y de potenciación de los recursos de la Atención Primaria (cuya eficiencia está demostrada3) no interesa a los poderes públicos4.

Lo importante en medicina es llegar al diagnóstico. El porcentaje de cuadros clínicos indiferenciados en la consulta del médico de familia, incluso después de su evaluación oscilan entre el 25 y el 50%, por lo que siempre será más útil el diagnóstico del paciente5 que el de la enfermedad. En las consultas médicas, y muy especialmente en las consultas de Atención Primaria muchas de las quejas o motivo de consulta quedarán sin un diagnóstico y la mayoría de las veces no estará relacionado ni con la falta de capacidad del profesional ni de medios técnicos. Es evidente, que si hasta el 50% de los motivos de consulta no llevan acompañado un diagnóstico preciso las estrategias de atención y tratamiento no podrán basarse en estudios. Y eso ¿significa que no se pueden atender las quejas, las preocupaciones, las angustias, los dolores, los temores?

Cada diagnóstico realizado se corresponde con un tratamiento probado científicamente. A pesar del desarrollo de fármacos y de los numerosos ensayos clínicos que se llevan a cabo, actualmente el porcentaje de tratamientos eficaces basados en las pruebas científicas (Figura 2) es muy bajo6 pues no supera el 15%. Estos datos han de considerarse en el contexto clínico como la necesidad de seguir investigando, de individualizar los tratamientos considerando no solamente el posible diagnóstico sino el modo en que cada paciente enferma (sus expectativas, temores y necesidades) y reconocer que pese al amplio arsenal terapéutico del que disponemos es necesario la búsqueda de otros métodos que complementen y mejoren los que actualmente empleamos de modo cotidiano.

 

Efectividad de 3000 tratamientos

Figura 2. Efectividad de 3000 tratamientos según ensayos clínicos.
What conclusions has Clinical Evidence drawn about what works, what doesn’t based on randomised controlled trial evidence? [Internet]. Clinicalevidence.bmj.com. 2016 [cited 28 September 2016]. Available from: http://clinicalevidence.bmj.com/x/set/static/cms/efficacy-categorisations.html5

La enfermedad se manifiesta de modo uniforme e inequívoco en cada paciente. Las personas son dinámicas, sus síntomas y experiencias cambian, y sus enfermedades siguen caminos y trayectorias diversas. Por eso, un clínico experto7 emplea su mente analítica (conocimientos, pruebas científicas, herramientas clínicas) y su mente intuitiva e imaginativa, sensibilidades típicas de las humanidades. Y es así, porque el objeto de estudio es el hombre, su salud y su enfermedad en el entorno familiar y social en el que vive. Y, por lo tanto, la práctica de la medicina tiene un componente técnico y científico, pero también humanístico en lo que concierne a la comprensión del hombre enfermo en todas sus dimensiones.

Hace casi 40 años que Engelpropuso un nuevo cambio de paradigma en biomedicina que hoy en día no somos capaces de poner en práctica de forma cotidiana. Para explorar la experiencia de enfermar en el paciente las circunstancias psicológicas y relaciones sociales son tan importantes para la salud y la enfermedad como los aspectos biológicos, genéticos y moleculares de la enfermedad. Olvidarlo genera desencuentro, iatrogenia, incumplimiento de los tratamientos e insatisfacción en los pacientes.

Todas estas circunstancias cotidianas llevan a muchos médicos clínicos a la búsqueda de otras opciones terapéuticas que complementen sus conocimientos con el fin de poder comprender mejor al paciente y ser más efectivo en el diagnóstico y tratamiento. Al menos, fue mi caso. Y el de muchos otros médicos de familia y médicos de otras especialidades que siente la necesidad de ser mejores médicos para sus pacientes.

Razones por las que la homeopatía forma parte del conocimiento y de la ciencia médica.

Según la definición del Diccionario de la Real Academia Española ciencia es el conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales con capacidad predictiva y compatibles experimentalmente.

La homeopatía nació, como muchas otras actividades científicas del hombre, de la observación repetida y del razonamiento estructurado sistemáticamente por los primeros médicos homeópatas, mejorado y ampliado por generaciones de médicos homeópatas hasta nuestros días. Se basa en principios y leyes que han podido comprobarse experimentalmente y su práctica tiene capacidad predictiva.

Conocemos el modo de fabricación del medicamento homeopático, disponemos de estudios9,10,11, que nos informan de su estructura molecular, del mecanismo de acción de algunos medicamentos, de su seguridad y de sus resultados en salud12.

La medicina homeopática es compatible con los conocimientos científicos actuales y se apoya en ellos y produce beneficios clínicos que interesan al paciente y al profesional.

En mi opinión el uso del medicamento homeopático está basado en:

La necesidad de disponer de medicamentos seguros y efectivos que nos ayuden a tratar problemas de salud para los que disponemos de pocas alternativas de eficacia y seguridad probadas.

La experiencia (cada consulta es un experimento), que nos ayuda a predecir el resultado en cada paciente concreto determinado por la información establecida por la historia clínica, la exploración física y exploraciones complementarias y el conocimiento de la farmacología homeopática. Mi propia experiencia, después de más de 20 años de empleo de medicamentos homeopáticos y dos estudios retrospectivos observacionales llevados a cabo en dos consultas de ciudades diferentes muestran su seguridad y efectividad con aproximadamente un 60% de pacientes con resultados positivos13.

La investigación y la práctica que nos enseñan que el efecto del medicamento no se puede atribuir al efecto placebo14: investigación en plantas, animales, a nivel molecular, in vivo e in vitro y ensayos clínicos en los que se demuestra su eficacia y que el efecto placebo (Figura 3) es igual en los ensayos clínicos con medicamentos convencionales y medicamentos homeopáticos15.

 

Comparacion de ensayos clinicos

Figura 3. Comparación de ensayos clínicos con medicamentos convencionales y homeopático.

La experiencia clínica y la investigación determinan la predictividad del resultado clínico. Por ese motivo, solo el médico experto en homeopatía debería estar capacitado para la prescripción del medicamento homeopático.

Podíamos concluir con un silogismo: las seudociencias no existen. La homeopatía es una seudociencia. Luego la homeopatía no existe.

Por ello, busco en el Diccionario de la Real Academia Española donde se define la homeopatía como sistema curativo que aplica a las enfermedades, en dosis mínimas, las mismas sustancias que, en mayores cantidades, producirían síntomas iguales o parecidos a los que se trata combatir.

La inexistencia de la homeopatía es, por tanto, una nueva falacia.

La homeopatía es una terapia viva por el número de pacientes que la emplean y de médicos que la prescriben en todo el mundo16, que tiene como principales fortalezas:

  1. Su seguridad, porque los efectos secundarios son infrecuentes, leves y transitorios.
  2. Tiene en cuenta la enfermedad y al paciente individual.
  3. Se adapta al modelo biopsicosocial propuesto por Engel.
  4. Funciona mediante reacciones de adaptación en el organismo.
  5. Su incorporación permite obtener mejores resultados en salud.

La homeopatía y su método nos ayudan a comprender al paciente como persona humana. Y por ello, a tener una mejor disposición a la empatía y la compasión.

En definitiva, a ser mejores médicos.

“La capacidad del médico de ver cada paciente como una persona humana completa y vice versa es en mi opinión la base de la confianza y comprensión para ayudar al paciente en tiempos difíciles”.
R. Epstein
Bibliografía:
  1. https://link.springer.com/article/10.1007/BF00303847
  2. http://med.bpums.ac.ir/UploadedFiles/xfiles/File/D-pezeshki/Community-Medicine/JournalClub/93-94/4%20Behavior%20change%20and%20reducing%20health%20disparities.pdf
  3. Starfield B. Atención Primaria. Equilibrio entre necesidades de salud, servicios y tecnología. Masson. Barcelona. 2000
  4. http://gerentedemediado.blogspot.com.es/ ¿Confiaría su coche a un mecánico que solo puede dedicarle 4 minutos?
  5. McWhinney IR. Medicina de Familia. Doyma. Barcelona. 1995.
  6. http://clinicalevidence.bmj.com/x/set/static/cms/efficacy-categorisations.html
  7. Epstein R. Attending. Medicine, mindfulness and humanity. Scribner. New York. 2017
  8. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/847460
  9. https://www.hri-research.org/hri-research/learning-more-from-existing-evidence/systematic-review-programme/
  10. https://www.hablandodehomeopatia.com/8-tips-de-investigacion-en-homeopatia/
  11. http://www.homeopatia.net/wp-content/uploads/2014/12/Actualizacion-evidencias-cientificas-homeopatia-Abanades-Duran.pdf
  12. https://www.hablandodehomeopatia.com/la-homeopatia-demuestra-utilidad-estudio-epi-3/
  13. https://www.hablandodehomeopatia.com/experiencia-medico-atencion-primaria-homeopatia/
  14. https://www.hablandodehomeopatia.com/efecto-placebo-homeopatia/
  15. http://www.elsevier.es/es-revista-revista-medica-homeopatia-287-articulo-comparacion-magnitud-del-efecto-placebo-S1888852610700643
  16. http://www.elsevier.es/es-revista-atencion-primaria-27-articulo-homeopatia-una-realidad-social-asistencial-S0212656715000499

Sobre el Autor

Dr. Jose Ignacio Torres
Dr. Jose Ignacio Torres

Jose Ignacio. Médico de familia. Después de un año breve pero intenso de formacion en la Fundación Jiménez Díaz como médico residente de hematología, realicé mi residencia de medicina de familia en el Hospital Universitario Marques de Valdecilla (Santander). He trabajado en muchos aspectos relacionados con la medicina de familia: jefe de estudios, tutor de residentes, presidente de la comisión de calidad... Pero sobre todo en mi consulta en los centros de salud de las antenas (Santander), Barcelona en Móstoles (Madrid), San Agustín y Gamonal Antigua (Burgos) y actualmente en Montesa (Madrid). Siempre me han interesado la investigación, la docencia y la asistencia y por eso he tenido la suerte de poder formar muchos médicos residentes la mayoría de los cuales han compartido conmigo la ilusión y el cariño de tratar con personas, de cuidar personas. Me considero un terapeuta, alguien que intenta ayudar a mejorar la salud de los que acuden a su consulta. En los años 90 sentí la necesidad de aprender otras formar de terapia y tuve la gran fortuna de conocer la homeopatía. Soy especialista universitario en homeopatía por la universidad de Valladolid. Desde entonces, tanto en el centro de salud como durante algunos años en mi consulta privada he tenido la maravillosa experiencia de escuchar, comprender y tratar a muchos pacientes con medicamentos homeopáticos y me he sentido realmente útil.

Mis áreas de interés prioritario han sido las actividades preventivas, las enfermedades cardiovasculares crónicas, y las técnicas de comunicación. Pertenezco al grupo-programa comunicación y salud de SEMFYC y he sido varios años parte de un extraordinario grupo de profesionales y amigos en el grupo de comunicación y salud de Burgos.

Como docente actualmente soy profesor del CEDH y he tenido la posibilidad de compartir experiencias y conocimientos con alumnos de pregrado (alumnos de medicina de la facultad de medicina de Zaragoza), médicos, veterinarios y farmacéuticos.

La homeopatía me ha dado la oportunidad de conocer a excelentes profesionales y personas, ayudar a muchos pacientes y proporcionarme las herramientas más poderosas para un médico: la humildad, el sentido común, la escucha activa y unos fármacos seguros y eficaces.

16 Comentarios

Comentar
  • Como se puede apreciar ni eres un charlatan ni un don nadie que vive de engañifas. Por el contrario te caracteriza el talante humano que todo médico debería tener. Ser capaz de abandonar la comodidad que supone limitarse a lo aprendido durante la carrera para buscar aquello que sea mejor para el paciente. Mi sincero resperto doctor.

    • Muchas gracias Isabel.
      Tus palabras reconfortan y dan sentido al esfuerzo del estudio y el trabajo callado diario.
      Gracias por leernos y por ser tan generosa conmigo.

      Besos

  • Dr. Torres,
    Por fin una ráfaga de aire fresco!
    … y una loable muestra de sentido común!
    Muchas gracias por su escrito.
    Francesc Escarmís
    Fisioterapeuta-osteópata

    • Gracias a ti Francesc.
      El tiempo y la experiencia y también el aprendizaje de la homeopatía me han ayudado a comprender que la humildad y el sentido común son imprescindibles para poder ayudar a los demás.
      Muchas gracias a ti por leernos.

      Abrazos

    • Muchas gracias José Miguel. Son reflexiones en común que hacemos los médicos que tenemos un poco de objetividad, necesidad de buscar conocimiento y los pies en el suelo. Pero la ilusión intacta…

      Abrazos

  • Me ha encantado el artículo. Se constata una realidad reflejada con mucha valentía y sinceridad. Datos como el que hasta un 50% de los motivos de consulta médica no puedan llegar a un diagnóstico diferencial preciso o como que sólo entorno al 11% de los tratamientos que se ponen tengan evidencia y efectividad constatable nos son incluso a veces desconocidos para los mismos profesionales que día a día estamos con los pacientes.
    Muchas gracias por reflejar la realidad y posibilidades de la homeopatía.

    • Muchas gracias Alejandro.
      Es importante compartir con los pacientes y con la sociedad nuestras limitaciones e incertidumbres y algo que casi todo paciente entiende. Lo más importante es SER ESCUCHADO como premisa para ser ayudado con cualquier tipo de terapia.

      Abrazos

  • Excelente artículo. Me gusta especialmente la introducción general, la explicación bien argumentada de como la práctica de la medicina si bien es privativa del profesional médico, la conservación de la salud es una acto corresponsable Médico/paciente y en este aspecto la educación en higiene física es indispensable.
    El trabajo responsable en consejo sanitario profesional es en este sentido una forma de activismo puesto que dota al paciente en cuanto que ciudadano de herramientas críticas para ctuar con repsonsabilidad y libertad en lo que respecta al cuidado y recuperacion de su equilibrio saludable.
    Felicidades de nuevo y gracias.

    • Muchas gracias Víctor.
      Empoderar (que fea palabra) al paciente y a la sociedad en temas relacionados con la salud pensábamos en los 80 que era una de las finalidades de la Atención Primaria.
      Muchos lo seguimos pensando, pero ni gestores ni políticos ni los medios de comunicación nos han dejado.
      Seguiremos en el empeño. Y la homeopatía es fantástica para hacer al paciente co-responsable de su salud.

      Abrazos

  • Me parece un articulo excelente. Gracias por su claridad mental en defensa de una medicina basada en la evidencia de su capacidad curativa desde hace siglos.

    • Muchas gracias Manuela por tus cariñosas palabras.
      En la ilusión de poner a la homeopatía en si sitio trabajamos día a día.
      Todos unidos lo conseguiremos.

      Besos

  • Que artículo tan interesante y documentado.
    Sin ninguna duda se trata de buscar para y con el paciente lo más adecuado, efectivo y lo menos dañino.
    ¡ cuantas cosas quedan por mejorar!

    Gracias Jose Ignacio por el análisis tan interesante.

    • Muchas gracias a tí Miriam.
      Por leernos.
      Por comentar los artículos.
      Por tu compromiso con los pacientes.
      Y por tantas otras cosas……

      Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar