La homeopatía, ¿no tiene efectos secundarios?

Última modificación: 29-04-2015 10:37:18

Que “no tiene efectos secundarios” o “sin efectos secundarios” son frases que aparecen 86.400 veces en relación a la Homeopatía al buscar literalmente en Google.

Pero en medicina –y la homeopatía es parte de la medicina- solemos decir que cualquier frase que exprese la idea de que algo sucede “siempre” o no sucede “nunca”, probablemente está equivocada. ¿Es éste el caso?

Hay varios argumentos para pensar que los medicamentos homeopáticos se pueden tomar con total tranquilidad, no todos igual de válidos:

 

1.- “Porque es medicina natural”. En realidad, no todo el mundo entiende lo mismo por natural: que no hace daño, que no ha sido adulterado, que su origen está en la naturaleza… quizás podría ser motivo de otro post, pero lo cierto es que no hay ninguna sustancia que no pueda, en alguna medida y al menos a un pequeño porcentaje de personas más sensibles, producir reacciones inesperadas y desagradables.

 

2.- “Porque los principios activos están muy diluidos”. Es un poco lioso de entender, pero merece la pena explicar que lo que está diluida es la materia prima (por ejemplo Arnica) con la que modificamos una solución inicialmente “neutra” (de agua o de agua y alcohol) la para que adquiera una estructura físico-química específica con una actividad biológica determinada. Si es activa, seguramente puede producir resultados inesperados.

 

3.- “Porque en la experiencia de los médicos –y farmacéuticos- no se observan efectos adversos”. En efecto, es muy raro ver en la consulta efectos adversos por tomar medicamentos homeopáticos, pero no imposible. Lo que pasa es que en las raras ocasiones que aparecen, los médicos homeópatas tendemos a no darles importancia porque son esperados (a veces manifiestan que el organismo está empezando a reaccionar), leves (poco intensos) y transitorios (a menudo incluso sin interrumpir el tratamiento). Por supuesto, el médico debe conocer estas reacciones si se llegan a producir, para poder decidir si hay que cambiar la pauta, añadir un nuevo medicamento o sustituir el anterior.

 

4.- “Porque son medicamentos que actúan a través de los mecanismos curativos del propio organismo, nunca en su contra”. Suelo proponer varios ejemplos para entender la homeopatía ayuda al organismo y sus funciones a reestablecer el equilibrio: si una adolescente que va a examinarse está nerviosa y le doy homeopatía para la ansiedad, se tranquilizará; pero aunque tome mucha, no llegará a producir sedación o somnolencia, ni tampoco si se administra a su amiga que no está nerviosa. Si una mujer embarazada tiene estreñimiento, no podremos darle tanta homeopatía que acabe estando “suelta” porque eso sería rebasar el punto de equilibrio al que tiende el organismo. Un ejemplo más es el de la fiebre: a menudo la fiebre disminuye, no tanto que el organismo no pueda usarla para defenderse de la infección pero lo suficiente para que el niño se sienta a gusto, lo que vemos porque come, duerme, sonríe y juega (al menos tanto como antes de estar enfermo).

 

5.- Muy poca gente recurre a la literatura científica para responder a esta cuestión de los efectos secundarios, así que me parece importante llenar esa laguna y contaros que, más allá de la experiencia o creencias de cada uno, hay varios artículos científicos que han analizado los efectos secundarios que los médicos, farmacéuticos e investigadores hemos declarado haber detectado cuando nuestros pacientes han utilizado homeopatía. Hay varios, como digo, pero quiero ofreceros los del último estudio que publicó la revista “The International Journal of Clinical Practice” hace menos de 1 año y que se titula “Adverse effects of homeopathy: a systematic review of published case reports and case series”: En todo el mundo y a lo largo de 33 años, han detectado sólo 1.159 casos, y en el 90% los síntomas fueron leves. Finalmente, sólo en 27 de los casos se pudo relacionar con la toma de un medicamento descrito como homeopático (existe confusión entre productos de fitoterapia y medicamentos homeopáticos). Los autores recomiendan estar alerta sobre todo en medicamentos cuyas concentraciones de materia prima están cerca de las de la fitoterapia, y tener en cuenta los excipientes de los medicamentos.

Otro aviso importante: utilizar la homeopatía de forma inadecuada, o prescindir de tratamientos adicionales que pueden ser necesarios en algunas circunstancias, es un perjuicio indirecto que se puede evitar acudiendo a un profesional debidamente preparado y acreditado, que puede ser un farmacéutico, un médico (que conocen algunos medicamentos) o un médico especialista en homeopatía (que conoce más medicamentos y la mejor manera de utilizarlos), según el tipo y la gravedad del problema.

 

Así que podríamos concluir que, aunque no se puede afirmar que los medicamentos homeopáticos no hayan producido alguna vez efectos secundarios (o puedan llegar a producirlos), sí que es verdad que los medicamentos homeopáticos son, en general, los medicamentos más seguros que uno puede encontrar en la farmacia.

Sobre el Autor

Dr. Gualberto Díaz
Dr. Gualberto Díaz

Médico y especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, más tarde me titulé como Especialista Universitario en homeopatía clínica y tanto me atrajo su ejercicio (y sus resultados) que ahora soy profesor de homeopatía y formador-de-formadores en la academia internacional CEDH.

¿Qué me atrajo tanto? Descubrí que conociendo bien a los pacientes y sus problemas, y abriendo el abanico de posibilidades terapéuticas, podemos hacer más por cada uno de ellos. La homeopatía permite sacar el máximo partido a esta forma de trabajar, actualmente desde un centro médico de especialidades en Madrid.

Mi experiencia en investigación se remonta a la Unidad de Investigación de Álava, y pasé a dedicarme a ella profesionalmente en la empresa de servicios médicos Softmed, en el Laboratorio Servier y luego en el Departamento Medico de Laboratorios BOIRON. Ahora impulso los esfuerzos de investigación y divulgación de varias sociedades científicas alrededor de la Homeopatía y la Medicina Integrativa. Desde mi experiencia clínica y de investigación, procuro difundir una visión científica e integradora de la Homeopatía, tanto de sus bases elementales como de su aplicación en la consulta.

En este blog, espero aportar las notas de actualidad sobre investigación de una forma accesible y, cuando pueda, divertida o sorprendente.

84 Comentarios

Comentar
  • Siento decirte que no conozco esos medicamentos, Patricia, porque no se comercializan en mi país.

    No se puede descartar que alguno de ellos produzca palpitaciones a una persona más sensible, administrado con demasiada frecuencia. Pero si hasta ahora no ha ocurrido, es raro que empiece a ocurrir de repente (las alergias a medicamentos sí que ocurren pasado un tiempo de estar tomándolos, sobre todo si es en periodos separados, pero no la clase de síntomas que comentas).

    Buscaría otras causas para las palpitaciones (incluyendo otros medicamentos o productos que estés tomando) y también puedes retirar durante 1 semana cada uno de los medicamentos que me indicas (no todos a la vez) para ver si desaparecen las palpitaciones y si reaparecen al reincorporarlo a la pauta.

    Por supuesto, si aparecen signos de gravedad como dolor o fatiga, o si el problema va a más, debes recurrir a un médico que te pueda atender con cierta urgencia.

    Un saludo, y gracias por tu testimonio de mejoría que vendrá muy bien a otras personas que padecen artritris reumatoidea.

    Gracias
    Gualberto

  • Buenas noches Dr, saludos desde Venezuela. Tengo 31 años de edad y hace 8 meses me diagnosticaron artritis reumatoidea,que tuvo presencia prácticamente con mucho dolor en la gran parte de las articulaciones; he pasado por diferentes medicamentos desde que comenzaron los dolores hasta que dieron con un diagnostico. La verdad que no me quiero envenenar con tanta medicina química, y la opción de los medicamentos homeopaticos que me han recomendado me han ayudado muchísimo a no depender de una pastilla para soportar dolor, he tenido mis momentos de subida y bajadas pero sigo confiada en este tratamiento como buen auxiliar. Actualmente tomo gotas de Artrisal, Reughot y ostevihom 20 gotas de cada una 3 veces al día con intervalos de 15 a 20 min de cada una antes de las comidas…Hay días que me he sentido muy bien, así como hay otros donde tengo una que otra molestia; quería preguntarle si alguno de ellos puede llegar a producir algún tipo de palpitaciones o especie de aceleramiento en las pulsaciones o latidos? He venido muy bien de verdad, incluso me ha ayudado muchísimo en la inflamacion de mi rodilla que la tenia muy inflamada y molestaba para caminar, y me he sentido muy a gusto con el tratamiento salvo por estas ultimas semanas que hay días en que siento como si tuviera el corazón acelerado, no se si tenga algo que ver; no quiero dejar de usarlos ya que les tengo mucha Fe..! Y que otro medicamento homeopatico puede usted recomendarme como complemento o desde su perspectiva sea mejor usar!! Gracias y espero su pronta respuesta…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualizado el 16-05-2019 16:53:02 - © 2014-2019 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar