La Homeopatía comprende

Sobre lo que cambia el mundo

El año pasado realicé un pequeño viaje por el oeste de EEUU. Visité ciudades maravillosas y recorrí parajes sobrecogedores. Y siempre, las personas. Intentando encontrar su lugar en el mundo, en este universo, aquí y ahora. Abracé árboles de más de 2000 años y bajé al fondo de cañones de más de 1400 metros de profundidad. Y, en el fondo, me esperaba el río Colorado, que seguía haciendo su trabajo tranquilo, sin prisa, porque sabe que su blandura siempre vence.

Todas esas profundas gargantas, esos cañones, son el fruto de la acción del agua y del viento sobre la roca. Y pensaba en el simbolismo del agua y del aire en las tradiciones iniciáticas de muchas culturas. En estos saberes el agua es el elemento que se relaciona con las emociones y con los sentimientos, con el corazón. Y el aire representa el plano mental, nuestros pensamientos. Pensaba que, igual que el aire y el agua modelan la tierra, nuestros pensamientos y nuestros sentimientos, nuestras creencias y nuestros estados de ánimo, construyen y reconstruyen nuestro ser.

Creo firmemente que tenemos el poder de modelar la persona que queremos llegar a ser eligiendo los pensamientos y los sentimientos que surgen de nosotros. Los pensamientos y las emociones son realidades que nos hacen vibrar en diferentes frecuencias, más armoniosas o más disarmónicas según su naturaleza. Sentimientos cálidos y pensamientos compasivos generan en nuestro cuerpo respuestas hormonales y nerviosas que tienden a la conservación, a la salud, al equilibrio. En cambio, la hostilidad y el miedo activan los mecanismos del estrés que nos agotan y nos enferman.

Como os decía, creo firmemente que siempre podemos elegir la naturaleza de nuestros pensamientos y de nuestros estados de ánimo, de esos ríos y de esos vientos que nos modelan. Y digo que podemos, no que sea fácil. Hace falta mucha atención y mucho entrenamiento para conseguirlo. Pero, ¿acaso no son nuestros? ¿No nos pertenecen nuestros pensamientos y nuestros sentimientos? ¿No somos los señores de nuestros elementos?

La homeopatía comprende perfectamente todo esto de lo que os hablo y por eso me cautivó desde el primer momento. Comprende el poder de lo sutil. Comprende que la enfermedad se gesta en nuestros hábitos, en nuestra herencia…Pero, sobre todo, en nuestra forma de pensar y de sentir, en nuestra forma de vincularnos con la vida. Cuando los homeópatas preguntamos a nuestros pacientes sobre cómo viven sus afectos, sobre sus miedos, sus ilusiones, sus gustos y sus anhelos, lo que buscamos es que nos hablen de los ríos y de los vientos que los están construyendo. De las fuerzas sutiles que modelan su dura roca, su cuerpo.

Como suelo decir a mis pacientes, la vida es una realidad multifactorial. Pero creo que todo lo que hacemos y todo lo que somos tiene su origen en nuestros estados interiores, en lo que pensamos y en lo que sentimos. Suelo decir que no es el tabaco el que genera el cáncer, es la ansiedad que nos lleva a fumar. El ser humano no ha conseguido construir ni la paz ni la armonía en este planeta que habita y que gobierna porque aún no ha comprendido, no hemos comprendido, que lo primero que hemos de dominar son nuestros tsunamis y nuestros tornados interiores. Hemos de encontrar la paz dentro para construirla fuera. Nadie en paz hace la guerra. Ni los sistemas políticos, ni los económicos, ni las ideologías fracasan. Fracasamos las personas.

Y la homeopatía, ¿podría ayudarnos en este empeño? No sabría qué deciros pero al menos es una terapéutica que no puede entender la vida sin la fuerza del agua y del viento, que no puede entender la salud y la enfermedad sin el poder de nuestros pensamientos y de nuestros sentimientos. Creo que es una terapéutica para personas abiertas a su globalidad y para médicos que miran a sus pacientes en cuerpo y alma.

Ah, y lo más emocionante de mi viaje: compartirlo con mi mujer, mi sol, mi aire y mi agua.

Sobre el Autor

Dr. Guillermo Basauri
Dr. Guillermo Basauri

Soy Guillermo Basauri, médico formado en Homeopatía y Osteopatía. Ejerzo la medicina desde el año 92, actualmente en Getxo (Bizkaia), y siempre me han interesado las terapéuticas que estimularan los propios recursos del organismo, que son extraordinarios, para llevarlo de nuevo a la salud.

Además, dirijo un espacio sobre salud y Homeopatía todos los domingos por la mañana en Radio Popular de Bilbao-Herri Irratia y soy profesor del CEDH. Y ambas cosas me apasionan.

Y, eso sí, en mi tiempo libre lo que más me gusta es ir con mi mujer a la montaña. Me ayuda a no olvidar que vivimos en un planeta de una belleza que emociona.

4 Comentarios

Comentar
  • ¡ Caramba, Guillermo !

    Pensamientos, sentimientos, emociones….
    Lo describes de un modo que cualquiera puede entender que para ayudar a un paciente es necesario sentirlo como ser vivo.
    Y como vivo, lleno de belleza.
    Con la belleza del río, del cañón, de la montaña….
    Llevamos tantos años subiendo a esa montaña que podemos entenderlo.
    Y tú invitas a todos a subirla.

    Abrazos

  • Hola Alicia.

    Sí que es verdad que no es fácil. Como dicen, esta vida no es un lecho de rosas. Pero a qué venimos si no es a crecer y a aprender. A qué venimos si no es a despertar nuestra Conciencia y a hacer de este mundo un lugar mejor.
    Como decían en la Guerra de las Galaxias: “Que la Fuerza nos acompañe” para que nuestro corazón sea cada vez más tierno y nuestra mente más lúcida.

    Un saludo muy afectuoso.

  • Que reflexión más bonita pero muy difícil llevar a cabo, Cuando la vida te da palos por todos lados. Soy paciente de HOMEOPATA ya unos 25 años y me va bastante bien anímica y psicológicamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualizado el 20-08-2019 11:15:06 - © 2014-2019 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar