La conjuntivitis

La conjuntivitis, inflamación de la conjuntiva ocular, es un motivo de consulta muy frecuente en Atención Primaria a cualquier edad y podemos tratarla tanto con medicamentos convencionales como con medicamentos homeopáticos, estos últimos especialmente útiles en pediatría ya que a nadie escapa la dificultad de poner un colirio a un niño.

Distintas pueden ser las causas que pueden llevar a la conjuntivis. La alergia y la infección son las más frecuentes aunque pueden intervenir otros factores que den lugar a irritación conjuntival tales como la exposición solar prolongada, el sobreesfuerzo visual, los traumatismos, el humo del tabaco, el aire acondicionado, etc.

La elección del tratamiento apropiado para la conjuntivis es importante a la hora de no empeorar el proceso, por ejemplo, una conjuntivitis vírica o un glaucoma (hipertensión ocular) puede verse empeorada por el hecho de utilizar por nuestra cuenta un colirio de corticoides. De hecho no nos dispensarán en las farmacias un colirio si no disponemos de la pertinente receta.

En primavera y verano tiene especial incidencia la llamada conjuntivitis de las piscinas, pero:

¿Por qué se nos ponen los ojos rojos en las piscinas? 

Todos queremos que al bañarnos el agua de la piscina y sus paredes estén impecables, pero esto tiene un precio en salud. El mantenimiento de las piscinas en condiciones relativamente adecuadas para el baño implica tener que incorporar al agua una serie de sustancias que garanticen no solo la ausencia de gérmenes sino también el que no aparezcan hongos o algas, el que las partículas en superficie bajen al fondo, etcétera.

Sin ir más lejos, pude observar hace unos años en una gran superficie un producto para el mantenimiento con ¡¡10 efectos¡¡, a saber: desinfectante, algicida, floculante, estabilizante, bactericida, clarificante, mantenedor de pH, abrillantador, anti calcáreo y fungicida. Difícil es que nuestros ojos no se vean afectados por alguno de ellos, sobre todo los más pequeños que pasan tantas horas en el agua.

El síntoma más característico y que nos pone en alerta es el ojo rojo, que obedece a la dilatación de los vasos sanguíneos que irrigan la conjuntiva por la irritación producida por los productos químicos. El picor, quemazón, lagrimeo y/o la sensación de tener un cuerpo extraño, son síntomas que acompañan el enrojecimiento conjuntival. No suele haber secreciones, lo que junto al antecedente del baño en piscina más o menos repetido, muestra la diferencia a priori de una conjuntivitis infecciosa.

Ver vídeo
Ver este post en vídeo

¿Cómo tratar la conjuntivitis irritativa?

A pesar de los múltiples remedios caseros conocidos por todos, no todos ellos son recomendables. Como anécdota refiero el caso de un paciente que me comentaba que cuando sus hijos tenían conjuntivitis ¡¡les abría los párpados y les escurría un limón¡¡

También es un clásico el uso de infusiones de manzanilla, pero tampoco es recomendable por varias razones:

  • No es lo mismo tomar una infusión por boca que aplicarla en los ojos. La manzanilla en general aumenta las secreciones, por lo que si bien puede ser útil a nivel digestivo, no lo es en la conjuntivitis.
  • No es una solución estéril.
  • En la infusión pueden quedar partículas de la planta tales como pólenes, que alteren negativamente la flora ocular o incluso produzcan reacciones alérgicas en personas sensibles.
  • No parece haber evidencia científica que aconseje su uso sistemático, en qué cantidad, a qué temperatura y durante cuánto tiempo.

Lo primero a tener en cuenta es una adecuada higiene ocular con suero fisiológico o preparados al uso que podemos encontrar en la farmacia. Es importante lavar las manos antes y después de la higiene ocular y utilizar gasas estériles (una para cada ojo) para evitar empeorar el problema con una infección.

No son aconsejables los colirios vasoconstrictores, porque aunque en apariencia eliminen el ojo rojo y favorezcan el color blanco, comprimen los capilares sanguíneos pudiendo desencadenar un efecto rebote si se usan de manera repetida durante más de tres días. En cualquier caso, no tratan la causa, sólo ponen un parche con cierto riesgo si los utilizamos más de lo debido.

Los medicamentos homeopáticos para tratar la conjuntivitis son una buena opción sobre todo en los niños o cuando nos resulte incómodo o difícil ponernos un colirio. Medicamentos como ACONITUM, BELLADONA, EUPHRASIA, PHYTOLACCA o FERRUM PHOSPHORICUM pueden ser de gran utilidad para aliviar los síntomas de las conjuntivitis catarrales por virus o aquellas producidas por el baño en el mar o las piscinas.

Feliz verano y recuerden las gafas de bucear para los más pequeños.

Sobre el Autor

Dr. Jorge Manresa
Dr. Jorge Manresa

Soy Jorge Manresa, pediatra y Experto Universitario en homeopatía desde hace mas de 25 años, y sobre todo curioso, muy curioso. Trabajo en un Centro de salud de Cartagena (Murcia) y en mi consulta privada. Como el resto de mis compañeros de blog, me pierde el transmitir a otros compañeros y a todo aquel que quiera oírme, las satisfacciones que me aportan los medicamentos homeopáticos en el trabajo diario.

Por eso, participo en Cursos de Experto Universitario, Seminarios, Congresos…y en todos aquellos foros en los que puedo comunicar mi experiencia. Y os lo advierto, soy incansable

4 Comentarios

Comentar
    • Hola Jessi. Siento el retraso en contestarte

      Los medicamentos homeopáticos son muy útiles para prevenir las infecciones que producen recaidas en invierno sobre todo y que siempre empeoran la situación pulmonar.

      Hay también otros medicamentos que pueden complementar el tratamiento convencional en muchos sentidos, pero dependeran de la situación del paciente.

      En cualquier caso te aconsejo que contactes con un médico homeópata de tu zona, ya que el tratamiento homeopático puede ser un soporte importante para ese tipo de pacientes.

      Un cordial saludo. Gracias por tu consulta

  • Intersantísimo, querido Jorge, este post sobre una dolencia tan de temporada como la conjuntivitis veraniega. Estoy segura de que ayudará a muchos lectores y lectoras.
    Gracias infinitas por tu generosidad y por tu pedagogía, una herramienta estupenda para aprender a cuidarnos mediante los mejores consejos y sugerencias, especialmente, la homeopatía. Esa especialidad tan sabia como inagotable en su variedad y aplicaciones.
    Un abrazo, querido maestro!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2020 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar