La Amigdalitis en Niños: Tipos, Síntomas y Tratamiento

La amigdalitis (inflamación de las amígdalas) es una patología frecuente en la infancia y aunque con menos frecuencia también en el adulto joven. En este artículo daremos un repaso a como la homeopatía puede ayudarnos a tratar tanto los episodios agudos como sobre todo y quizá más importante, la tendencia repetirse sistemáticamente.

Las amígdalas constituyen junto con otras estructuras linfáticas del árbol respiratorio, un mecanismo de defensa ya que son un reservorio de linfocitos. Aunque esta patología puede aparecer en cualquier sector de la población, normalmente afecta a niños mayores de 3 años y a adultos hasta los 50.

Las amígdalas van creciendo a medida que el niño entra en contacto con agentes infecciosos y se activan células inmunitarias. Alcanza el tamaño máximo entre los 3 y 6 años de edad y a partir de los 7-8 años su tamaño se va reduciendo, siendo casi inactivas en la pubertad.

Tipos de amigdalitis

Si bien podemos encontrar amigdalitis en distintas enfermedades no propias de las amígdalas, clásicamente las amigdalitis se clasifican de modo general en dos grandes grupos:

  • Amígdalas rojas o catarrales: de causa vírica y que suponen el  50 %, Cuando la infección es de tipo viral puede afectar también al aparato respiratorio, apareciendo rinitis, laringitis o bronquitis.
  • Amígdalas pultáceas o con exudado que cubre la amígdala, que suponen el otro 50 %, de las cuales el 80 % son también de causa vírica y el otro 20 % de origen bacteriano. 

Bien es cierto que la amigdalitis puede acompañar a otras infecciones no específicas de la amígdala tales como la varicela, la mononucleosis o la difteria.

La amigdalitis puede ser unilateral o bilateral.

Síntomas de la amigdalitis

Los síntomas que acompañan a una amigdalitis aparecen de forma brusca tras un período de incubación de entre 2 y 4 días y hacen como es lógico referencia a su localización:

  • Dolor al tragar o de forma espontánea que puede irradiarse al oído del lado afectado o la nuca, pudiendo aparecer dolor de cabeza, náuseas e incluso vómitos.
  • Fiebre que puede ser elevada, escalofríos y malestar general.
  • Ganglios linfáticos inflamados.

Tratamiento convencional de la amigdalitis

De manera general, los síntomas de las amigdalitis se tratan con antiinflamatorios, analgésicos y antitérmicos del tipo del paracetamol, ibuprofeno  o metamizol. Este será por tanto el tratamiento de las amigdalitis rojas o catarrales ya que no podemos tratar al agente que la produce.

Mientras persista la inflamación y con el fin de limitar las molestias al tragar se recomienda ingerir sólo alimentos de consistencia blanda y aumentar el consumo de líquidos, exceptuando zumos cítricos (son muy ácidos y resultan irritantes para la mucosa inflamada) el tabaco, el alcohol y las comidas picantes, copiosas o muy calientes. Como medidas higiénicas para evitar el contagio se encuentra el uso de pañuelos desechables, proteger la boca y la nariz con pañuelos al toser o estornudar, y lavarse bien las manos si se deben manipular alimentos.

Aquellas amigdalitis que obedecen a una infección bacteriana, las menos frecuentes, se tratan con antibióticos, fundamentalmente de la familia de la penicilina (penicilina G benzatina, penicilina V, amoxicilina, amoxicilina + ácido clavulánico), aunque también se utilizan cefalosporinas y en pacientes alérgicos a la penicilina utilizamos eritromicina josamicina o azitromicina.  

Podemos complementar el tratamiento con medicamentos de aplicación local que son de dos tipos: Por un lado líquidos destinados a enjuague aplicados como colutorios y gargarismos y otros en forma de aerosol. O bien en forma sólida a base de tabletas, comprimidos o pastillas desleíbles en la boca.

Tratamiento homeopático de la amigdalitis

Como comenté al inicio del artículo, la amigdalitis puede ser tratada con medicamentos homeopáticos, tanto en su forma aguda como en su tendencia a repetirse. Esta última muy eficaz tanto en amigdalitis rojas o con exudado, algo que la farmacología convencional puede abordar en pocas ocasiones.

Dentro de los medicamentos homeopáticos más utilizados en amigdalitis agudas se encuentran:

  • BELLADONA:  Amígdalas rojas con garganta seca y con fiebre alta de aparición súbita, sudoración y congestión de cabeza. El enfermo puede delirar por la fiebre.
  • APIS MELLIFICA: Las amígdalas tienen un color más bien rosado, con la úvula (campanilla) hinchada, húmeda. La molestia al tragar mejora con bebidas frías.
  • PHYTOLACCA: La faringe está dolorosa, de color rojo oscuro. Con sensación de cuerpo extraño y deseo constante de tragar. El dolor al tragar se irradia desde la base de la lengua al oído y al cuello.  
  • MERCURIUS SOLUBILIS: Muy útil en amigdalitis con exudado obteniendo una rápida mejoría. La lengua está muy cargada y muestra las marcas de los dientes en los bordes, la salivación es maloliente a su alrededor. Cuando esté producida por una bacteria Debe asociarse un antibiótico.
  • FERRUM PHOSPHORICUM. Garganta inflamada, roja, seca y muy dolorida, sobre todo al tragar; dolor ardiente, fiebre, piel caliente y seca.
  • HEPAR SULFUR: Dolor como si tuviera clavada una astilla en la garganta o una espina. El paciente es muy sensible al contacto. También es muy sensible psíquicamente: irritable, colérico, impetuoso, se empeora ante cualquier cosa que se le diga, con el contacto, al respirar o con el dolor. Muy eficaz para prevenir el temido absceso faringoamigdalar.

Entre los medicamentos homeopáticos más usados en amigdalitis de repetición encontramos:

  • BARYTA CARBONICA: Amígdalas grandes con ganglios linfáticos también aumentados. Muy útil en amigdalitis que se repiten periódicamente.
  • PSORINUM: En aquellas amigdalitis que se repiten fundamentalmente en invierno.
  • SILICEA: Para frenar la tendencia supurativa repetida de las amígdalas.
  • TUBERCULINUM: Tomado cada 15-30 días actúa previniendo los procesos de vías altas, especialmente de las amígdalas.
  • THUYA: Utilizado en las enfermedades que afectan a las estructuras linfáticas.
  • LYCOPODIUM: Especialmente útil en amigdalitis de repetición del lado derecho en pacientes delgados, con problemas digestivos y que tiende a padecer de cólicos nefríticos.

La mejoría de los síntomas de la amigdalitis con un tratamiento homeopático, es rápida tanto cuando es aguda como cuando tiende a recaer. Dicha rapidez de acción unida a su total compatibilidad con cualquier medicamento convencional que hubiera que asociar, constituye una elección de primer orden en el tratamiento de las amigdalitis a cualquier edad.

Sobre el Autor

Dr. Jorge Manresa
Dr. Jorge Manresa

Soy Jorge Manresa, pediatra y Experto Universitario en homeopatía desde hace mas de 25 años, y sobre todo curioso, muy curioso. Trabajo en un Centro de salud de Cartagena (Murcia) y en mi consulta privada. Como el resto de mis compañeros de blog, me pierde el transmitir a otros compañeros y a todo aquel que quiera oírme, las satisfacciones que me aportan los medicamentos homeopáticos en el trabajo diario.

Por eso, participo en Cursos de Experto Universitario, Seminarios, Congresos…y en todos aquellos foros en los que puedo comunicar mi experiencia. Y os lo advierto, soy incansable

2 Comentarios

Comentar
  • Querido Jorge, acabo de descubrir que aun no te había agradecido este post tan interesante y tan necesario y eso que lo pasé a mi blogg, cuando lo editaste…Bueno, será que ahora es el momento de darte las gracias por esas pautas y esos conocimientos tan fundamentales para ir conociendo el camino de la homeopatía como apoyo básico e inofensivo de nuestra salud. Justo, en estos momentos donde los efectos secundarios de las vacunas están siendo tan alarmantes. Ojalá la medicina alopática despertase, madurase y se atreviese a recetar Anas Barbariae para inmunizar y prevenir. Aconitum Napellus ,Arsenicum Album, Bryonia, Belladonna, Arnica Montana, etc… y tantas sustancias homeopáticas capaces de impedir la enfermedad o de cortar los procesos gripales y sus secuelas, incluidas las patologías de la garganta, claro! Personalmente, debo decir que este invierno, gracias a la homeopatía preventiva, no he tenido ni un solo catarro. Con una toma semanal de Oscillococinum y con las normas de higiene normales en la pandemia más una alimentación vegetariana, todo fluye con toda normalidad.
    Muchas gracias por estar siempre ahí, amigo y maestro!
    Un gran abrazo!

    • Muchas gracias Sol.

      Como sabes la mejor publicidad que se puede dar a los medicamentos homeopáticos son sus resultados. Seguridad, eficacia, compatibilidad y práctica ausencia de efectos secundarios, son cualidades que no pueden encontrarse en todos los métodos terapéuticos.

      un fuerte abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2021 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar