Kalium phosphoricum ayuda a tratar el agotamiento mental, emocional y físico

Última modificación: 14-07-2022 12:29:37

Fatiga mental, problemas de concentración y memoria, insomnio, dolores de cabeza, cansancio físico, desánimo con irritabilidad, ansiedad: ¡Necesito Kalium phosphoricum!

En este post vamos a conocer uno de los medicamentos homeopáticos, Kalium phosphoricum, que con mayor frecuencia utilizo, y con muy buena experiencia, para ayudar a todas esas personas fatigadas por la presión de las circunstancias y del estilo de vida que se ha impuesto en esta sociedad.

Origen del medicamento.

El fosfato dipotásico, sal a partir de la cual se elabora el medicamento homeopático Kalium phosphoricum, es un mineral presente en los tejidos de nuestro organismo, especialmente en el tejido nervioso, en las células musculares y en las células sanguíneas, especialmente en los hematíes (glóbulos rojos). Así no es de extrañar que su acción como medicamento homeopático se centre, en gran medida, en los estados de cansancio físico y mental.

Para qué sirve Kalium phosphoricum.

Kalium phosphoricum, además, es una de las 12 Sales de Schüssler, sustancias minerales presentes todas ellas en nuestros tejidos y órganos e imprescindibles en el mantenimiento de la salud de nuestro organismo.

La sal número 5, Kalium phosphoricum, es también conocida como “la sal de los nervios”. Como ya comentábamos, esta sal es necesaria para que el sistema nervioso y los músculos funcionen de manera correcta y es un gran regulador del sueño y de los estados de fatiga extrema acompañados de palidez (signo de esa tendencia a la anemia de algunos de estos pacientes), desánimo e irritabilidad. 

El estrés, la sobrecarga de la vida, suele ser el desencadenante común de este estado de agotamiento mental, sobre todo, pero también físico y emocional de estas personas. Kalium phosphoricum es también un gran medicamento para los estados de agotamiento tras sufrir una enfermedad.

La depresión de los intelectuales.

Kalium phosphoricum ayuda, de manera especial, en todos esos estados de agotamiento mental, físico y emocional relacionados con situaciones de sobrecarga intelectual, en un sentido amplio. Son personas a las que las circunstancias de la vida les llevan a una situación de saturación de su sistema nervioso con todos o algunos de los signos y síntomas que vamos a ir describiendo.

Así, es muy frecuente que este sea un medicamento homeopático muy útil en estudiantes y profesionales sometidos a una gran exigencia mental, pero en muchas ocasiones, son sencillamente las situaciones y preocupaciones habituales de la vida la que pueden llevar a cualquier tipo de persona a sufrir un estado característico de Kalium phosphoricum.

Las personas que pueden beneficiarse de este medicamento homeopático te cuentan en la consulta que tienen una sensación “como de vacío en la cabeza”. Sienten una fatiga mental que les impide concentrarse y fijar las ideas como estaban acostumbradas a poder hacerlo. Ya no pueden concentrarse ni retener como antes.

Este estado de fatiga mental se acompaña normalmente de desánimo y tristeza, pero con un punto importante de irritabilidad y de hipersensibilidad. Es como si estuvieran agotados, pero aún conservan cierta capacidad de reacción. De hecho, todo su cuadro de cansancio mejora con una actividad física tranquila, con la compañía, la distracción y cualquier cosa que le motive mental o emocionalmente. Están agotados, pero aún tienen una reserva energética disponible si la situación les invita a ello.

Como también veíamos en Kalium carbonicum, son personas con los nervios a flor de piel y saltarán, literalmente, ante el más mínimo ruido o contacto físico que les pille desprevenidos. Serán también hipersensibles al dolor que toleran muy mal. Pueden sentir palpitaciones violentas con ansiedad ante la más leve emoción.

Es frecuente que sientan pérdida de confianza en sí mismos, indecisión y falta de voluntad.

Cansancio físico, dolor de cabeza e insomnio.

El cansancio físico es habitual que se acompañe de otras sensaciones, también físicas, como problemas en la acomodación visual, en la voz, sensación de bola en la garganta u hormigueos por distintas partes del cuerpo. Pueden referir sensación de vértigo que empeora a la tarde.

El desgaste mental es tal que cualquier esfuerzo a este nivel le puede generar dolor de cabeza. Es frecuente que la persona refiera una sensación de dolor y de peso en la zona occipital y de la nuca y también alrededor de los ojos. Es muy típico de la cefalea de los estudiantes.

El insomnio característico de estos estados de agotamiento con nerviosismo puede acompañarse de pesadillas y sonambulismo. De hecho, algunas personas pueden contar que desde que está tan cansado se siente mucho más vulnerable y miedoso frente a situaciones que antes no le afectaban.

Es un gran medicamento de terrores nocturnos en niños fatigados, con poca resistencia.

Otros síntomas de Kalium phosphoricum.

Hay algunos otros síntomas que pueden sufrir las personas sensibles a este medicamento y que acompañarán a esa sensación de profundo cansancio:

  • Lengua cubierta de una saburra color mostaza. Mal aliento.
  • Encías sangrantes.
  • Diarrea con postración.
  • Hambre excesiva, incluso después de haber comido.
  • Sensación de vacío en el estómago.
  • Incontinencia urinaria ocasionada por la fatiga nerviosa.
  • Completa postración después de mantener relaciones sexuales.
  • Fatiga muscular dolorosa, sobre todo de la espalda, con rigidez que empeora con el reposo y mejora con el movimiento lento y continuado.
  • Agitación nerviosa de los pies. Temblores de las piernas y de las manos.
  • Picores en las palmas de las manos y en las plantas de los pies.

Modalidades de agravación y de mejoría.

Uno de los aspectos que más nos ayudan a individualizar el tratamiento en Homeopatía es conocer que situaciones mejoran o agravan el estado de la persona que sufre la dolencia. Así, habrá personas que mejoren su estado general durante una fiebre destapándose y buscando el frescor mientras que otras necesitarán abrigarse en extremo. La tristeza que supone una pérdida de un ser querido se llevará mejor con compañía y distracción para algunas personas, otras en cambio preferirán la soledad y el aislamiento.

En este sentido vemos que las personas sensibles a Kalium phosphoricum se agravarán por cualquier emoción y excitación nerviosa, por el aire frío, por el trabajo intelectual y por los esfuerzos prolongados.

En cambio, les mejorará el calor, el ejercicio moderado, comer, dormir y la compañía y actividades que les gusten y les estimulen.

Kalium phosphoricum como medicamento homeopático de terreno.

Como hemos visto, Kalium phosphoricum puede ser un medicamento útil para cualquier persona que esté pasando un periodo de agotamiento mental, emocional y físico con las características propias del medicamento que acabamos de describir. En mi experiencia, y más hoy en día, es uno de los grandes medicamentos de rescate para tantas personas sobrepasadas y agotadas por las exigencias y el ritmo de vida actuales.

Pero además en Homeopatía sabemos que cada uno de nosotros vamos a responder a determinados medicamentos homeopáticos que van a funcionar mejorando nuestro equilibrio general para llevarnos, en la medida de lo posible, de nuevo a un estado de salud. Son lo que conocemos como nuestros medicamentos de terreno.

Y los médicos homeópatas llegamos a saber cuál es el medicamento homeopático de fondo de cada paciente considerando su globalidad. Esto es, teniendo en cuenta su complexión y sus rasgos físicos, sus tendencias patológicas, sus antecedentes médicos personales y familiares, así como sus características mentales, emocionales y comportamentales. Por supuesto, también valoramos su situación social, laboral, sentimental y todas aquellas situaciones que pueden ser relevantes en la vida de una persona. Por todo esto una consulta médica necesita tiempo, porque sin tiempo es muy difícil conocer a una persona. Y ¿cómo vamos a ayudar a alguien que no conocemos?

Hablando de Kalium carbonicum, otra sal de potasio, ya decíamos que “como en todas las sales, la combinación de sus minerales, en el caso del Kalium carbonicum el carbono y el potasio, suelen hacer de ellas sustancias con características complejas y, a veces, contradictorias, paradójicas”. Y esto es algo que podemos aplicar a nuestro Kalium phosphoricum, esta sal de fósforo y potasio.

Así que mientras que el radical Kalium se relaciona con el principio del deber, del trabajo y la familia, tendiendo a ser personas más bien cerradas, el radical Phosphorus se conecta con la necesidad de comunicarse, las relaciones, la amistad, la compasión y la empatía, la necesidad de aprender y conocer, la curiosidad y los viajes, además tender a ser personas inquietas y miedosas.

De esta combinación, las personas sensibles a esta sal son personas que sienten que tienen el deber de cultivar tanto su mundo intelectual como sus relaciones personales, de manera que darán mucha importancia a sus estudios y a sus amistades.

Tienen una gran capacidad de trabajo y a la vez una gran capacidad de relacionarse y de cultivar nuevos contactos. Trabajan muy bien en equipo pues escuchan y se dejan asesorar; son abierto y empáticos. Serán personas formidables para desarrollar profesiones en las que el contacto humano sea fundamental.

Valoran mucho la amistad y su familia, pero no de una manera abstracta, necesitan estar en contacto y cultivar sus relaciones. Sufrirán mucho si tienen que distanciarse de sus seres queridos.

Suelen ser muy buenos estudiantes pues para ellos estudiar, aprender, es una obligación que, por otra parte, hacen con gusto. Es tanto así que es frecuente que lleguen al agotamiento lo que les desencadenará muchas de sus dolencias.

De naturaleza inquieta, tienen grandes deseos de viajar y conocer. Por otra parte, suelen ser temerosos y asustadizos. Como vemos, las paradojas de las sales.

Físicamente tienden a ser longilíneos pero robustos.

Tendrán tendencia a sufrir cuadros de ansiedad, cansancio con nerviosismo, problemas de huesos, respiratorios y del sistema nervioso, anemia, dolores de cabeza y tendencia a las hemorragias. Es frecuente que describan sus dolores como ardientes.

¿Qué podemos aprender de Kalium phosphoricum?

Kalium phosphoricum y Nux vómica, siendo muy diferentes en lo esencial, pueden caer en la misma trampa de ir más allá de sus límites. Nux vómica impulsado por su necesidad de conseguir sus objetivos, caiga quien caiga y cueste lo que cueste, y Kalium phosphoricum a causa de su sentido del deber y la obligación.

Siempre lo digo; lo más bonito de la Homeopatía es que te hace reflexionar sobre la naturaleza humana y comprender las luces y las sombras que todos llevamos dentro. Nuestra luz y nuestra oscuridad. Y cuanto más comprendes menos juzgas, porque la comprensión te acerca al amor. Como bien decía mi querido amigo el Dr. José Ignacio Torres en su post Contenemos multitudes: “[…] la empatía es un rasgo ancestral en los humanos”. Tengámoslo presente.

Y si no queremos caer en los estados de agotamiento que nos hagan tener que llegar a tomar Kalium phosphoricum, para salir de ellos y de las consecuencias físicas que pueden acarrear, intentemos vivir desde el amor a lo que hacemos mejor que desde el deber de hacerlo.

Bibliografía recomendada.

Scholten J. Homeopatía y minerales. Stichting Alonnissos. Utrecht. 1993

Demarque D, Joaunny J, Poitevin B, Saint-Jean Y. Farmacología y materia médica homeopática. CEDH. Madrid. 2010

Vannier L. Materia médica homeopática. Porrúa. México. 2000.

López-Vallespir S. El Universo Homeopático. Ediciones Univalsan C.B. Granada. 2006

Sobre el Autor

Dr. Guillermo Basauri
Dr. Guillermo Basauri

Soy Guillermo Basauri, médico formado en Homeopatía y Osteopatía. Ejerzo la medicina desde el año 92, actualmente en Getxo (Bizkaia), y siempre me han interesado las terapéuticas que estimularan los propios recursos del organismo, que son extraordinarios, para llevarlo de nuevo a la salud.

Además, dirijo un espacio sobre salud y Homeopatía todos los domingos por la mañana en Radio Popular de Bilbao-Herri Irratia y soy profesor del CEDH. Y ambas cosas me apasionan.

Y, eso sí, en mi tiempo libre lo que más me gusta es ir con mi mujer a la montaña. Me ayuda a no olvidar que vivimos en un planeta de una belleza que emociona.

14 Comentarios

Comentar
  • Acabo de leer , me produce mucha confianza.
    Estoy segura de que me ayudará mucho.
    Me lo formulo un gran ser humano y Médico.
    Confío profundamente en un muy buen resultado.
    Un abrazo desde Colombia.

  • Dr. Es un gusto saber de usted. Tengo 70 años de los cuales la mayoría fui tratada con medicina homeopatíca en mi país Venezuela mi médico excelente fue el Dr Povilas Dambrava el cual lamentablemente ya hace más de 20 años murió y desde ahí me he sentido desprotegida. Me encantaría tener contacto con usted. Y así me pueda ayudar.

  • Qué preciosidad de post y qué grandes verdades en la sencillez del amor sin barreras como motor de la misma vida y, por supuesto, como base de la medicina universal, querido Guillermo, hermano, maestro y amigo. No tengo palabras para expresar el agradecimiento que merece este regalo, esta vez hablando del Kalium phosphoricum, que, efectivamente, funciona tal y como lo describes y en cada uno de nosotros con sus particularidades, según la energía, el alma y la conciencia individual.
    Muchas gracias y un gran abrazo!

    • Hola Dhyana.

      Muchas gracias a ti por tu amable comentario. Me alegro mucho que lo hayas encontrado útil.

      Un saludo afectuoso.

    • Hola Edgardo.

      La dilución y la frecuencia va a depender de cada caso. Siempre hay que ajustar la posología a las caracter´siticas de cada cuadro.

      Un saludo y muchas gracias por tu interés y confianza.

    • Hola Isabel.

      En España, los medicamentos homeopáticos se venden exclusivamente en farmacias. Y el precio dependerá, supongo, de cada laboratorio que lo fabrique.

      Un saludo y muchas gracias por tu interés. Feliz día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2022 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar