Kalium Carbonicum: qué es y para qué sirve

Dolor en las articulaciones, hinchazón en el vientre, ahogo en el pecho y miedo en el corazón

El carbonato dipotásico, kalium carbonicum, es una sal que se presenta como un polvo blanco soluble en agua y a partir de la cual se elabora un medicamento homeopático con una marcada acción a nivel del aparato locomotor, el digestivo y el respiratorio. También será un medicamento que podremos usar en trastornos cardíacos y emocionales.

Naturaleza del medicamento Kalium Carbonicum

Como en todas las sales, la combinación de sus minerales, en el caso del Kalium carbonicum el carbono y el potasio, suelen hacer de ellas sustancias con características complejas y, a veces, contradictorias, paradójicas. Esto ya lo veíamos con claridad en Natrum muriaticum, otra sal, y lo vamos a volver a ver en Kalium carbonicum.

El Dr. Kent decía: “(Kalium carbonicum) Tiene un gran número de síntomas opuestos los unos de los otros, de síntomas cambiantes, y también está emparentado con los enfermos que disimulan sus síntomas y que tienen muchos síntomas vagos”.

Como vemos Kalium carbonicum es un medicamento complejo indicado en personas frágiles, fatigadas ante pequeños esfuerzos, muy sensibles al frío, al dolor y a todos los estímulos sensoriales en general. Irritables y descontentas, llenas de conflictos internos que se manifiestan en actitudes y comportamientos opuestos, contradictorios.

No acepto mi debilidad

El Dr. Candegabe dice de él que es el medicamento homeopático con más antagonismos. Las personas más sensibles a este medicamento pueden ser más o menos conscientes de su fragilidad pero no consiguen aceptarla y esto se manifestará en comportamientos opuestos. No toleran la dependencia y no aceptan la ayuda ni el consuelo que necesitarían y que, a veces, incluso reclaman. Desean la compañía pero, a la vez, pueden tratar muy duramente a su entorno afectivo.

El control de la mente

Todos los seres humanos tenemos conflictos emocionales por resolver, todos tenemos aspectos de nuestro mundo interior que aún están en construcción. Ante esto podemos hacer dos cosas; crear una respuesta neurótica de defensa y actuarla en nuestra vida o mirarnos hacia dentro con humildad, aceptar nuestra imperfección (y la del resto de los seres humanos) y transformarnos.

Las personas sensibles a Kalium carbonicum tienen la percepción de que todo el sufrimiento que sienten debido a su dependencia no aceptada, su intensa sensibilidad emocional y su miedo a la soledad y al abandono no puede ser mostrado, por lo que intentarán defenderse desarrollando un profundo control mental sobre sus emociones, su conducta y sus experiencias vitales. Esa será su opción neurótica, hasta que se animen a aceptar sus limitaciones para sanarlas y crecer, compartiéndolas con los demás y no proyectándolas sobre ellos.

Pero el control tiene un problema. Bueno, en realidad tiene dos; uno que es agotador y el otro que llega un momento en el que comienza a resquebrajarse, por un lado o por otro.

Yo puedo

Al principio, cuando aún se sienten fuertes mentalmente, las personas sensibles a Kalium carbonicum mostrarán una mentalidad rígida, dogmáticamente comprometida con un fuerte sentido del deber y de la rectitud. Para ellos la vida es clara, sólida, inmutable. Se mueven entre el blanco y el negro, sin escala de grises. Todo según la norma. Además, se sentirán muy a gusto con sus rutinas pues todo lo imprevisto les agobia y les pone nerviosos.

Son personas muy sensibles pero muy controladoras de su mundo emocional. Su sufrimiento interior lo llevarán con dignidad e integridad y tenderán a ignorar incluso sus problemas de salud hasta que hayan alcanzado un cierto grado de severidad. En la consulta tenderán a dar poca importancia a sus síntomas, más si cabe si son de tipo emocional. Es fácil que digan al médico que, en realidad, “no sé a qué vengo doctor, lo hago porque mi familia no deja de insistir”.

Aunque, sin duda, los pacientes Kalium carbonicum lo intentan sin parar, como decíamos antes, el control siempre acaba fisurándose y así empezamos también a ver algunas señales de su fragilidad y de su sensibilidad emocional oculta. El menor contacto con la piel o ruido desencadena un sobresalto, como si estuviera en un estado permanente de alerta. Y es también muy característico que toda emoción “le vaya al estómago”, con una sensación de angustia en el hueco del estómago.

Ya no puedo más

Con el tiempo su capacidad de control mental de todo su sufrimiento emocional va cediendo y es cuando comenzamos a ver la otra cara de estas personas sensibles a Kalium carbonicum.

Aún pueden rechazar su enfermedad y sus síntomas físicos pero el estoicismo con el que vivían sus problemas y dolencias va dejando paso a un malhumor y a una irritabilidad creciente ante las más pequeñas contrariedades. A la vez, en un intento de mantener el control, cada vez se vuelven más inflexibles mentalmente y ya no toleran desviarse lo más mínimo de lo que consideran correcto. A veces pueden parecer tímidos, retraídos, pero montarán en cólera si algo no va como ellos quieren.

Según la enfermedad sigue evolucionando y su capacidad de controlar sus emociones va también cediendo, aparecerán todos los miedos y ansiedades que antes no reconocía. Antes estoico, ahora se queja y gime sin cesar y se muestra descontento e insatisfecho de todo y de todos, incluso de sí mismo. Reclama afecto y cuidados que luego rechaza y se podrá mostrar muy hostil y difícil con su entorno, mostrando una gran variabilidad en sus estados de ánimo; ya tierno, ya agresivo, ya sereno, ya angustiado.

Y así acabarán tristes, deprimidos y agotados, llenos de aprensiones y miedos, sintiéndose débiles e irritables. Enseguida se desaniman y todo les produce ansiedad. Pueden presentar una profunda angustia llena de dolores que describen como si una espina estuviera clavada en los tejidos afectados. Llegarán a sentirse envueltos en un profundo pesimismo y disgusto por la vida y la más pequeña contrariedad la vivirán como un drama.

La patología física de Kalium carbonicum

Este medicamento homeopático actúa profundamente en el organismo y las principales manifestaciones físicas que nos pueden hacer pensar en la conveniencia de este medicamento homeopático son las siguientes:

Síntomas digestivos

  • Muchos gases ante la más pequeña cantidad de alimentos. Molestias digestivas que pueden acompañarse de acidez y reflujo.
  • Estreñimiento con heces duras que pueden causar un dolor punzante al ser evacuadas.
  • Hemorroides sangrantes y dolorosas que mejoran con aplicaciones frías y sentándose sobre una superficie dura.

Síntomas respiratorios

  • Crisis de asma entre las 2 y las 4 de la madrugada que mejoran sentándose y apoyando los codos sobre las rodillas y el tronco inclinado hacia delante.
  • Afecciones pulmonares localizadas, característicamente, en la base del pulmón derecho y que se acompañan de un dolor lancinante que se agrava con el movimiento.
  • Cuadros catarrales y de otitis provocados por el tiempo frío y las corrientes de aire.
  • Bronquitis crónica.

Síntomas articulares

  • Dolores de espalda, sobre todo lumbares, que mejoran sentado sobre una superficie dura con la espalda bien apoyada.
  • Dolores articulares punzantes, lancinantes, que se agravan o desencadenan con las corrientes de aire y con el frío. El comienzo del movimiento agrava también el dolor pero según va calentando la articulación ese mismo movimiento, suave y mantenido, le mejora la rigidez y los dolores.
  • Es un buen medicamento en algunas artrosis deformantes.
  • Es también uno de los medicamentos homeopáticos más usados en las lumbalgias del embarazo y de después del parto.
  • Estos pacientes pueden presentar también cuadros de artritismo gotoso.

Síntomas circulatorios

  • Tendencia a la anemia con fatiga al menor esfuerzo.
  • Extrasístoles, palpitaciones con pulso débil e irregular.
  • Ansiedad cardíaca que empeora entre las 2 y las 4 de la madrugada y que se alivia sentado inclinado hacia delante con los codos apoyados en las rodillas.
  • Insuficiencia cardíaca con fatiga a esfuerzos cada vez más pequeños. El paciente también suele sentirse peor acostado.
  • Tendencia a los edemas. Son muy característicos los edemas localizados en el ángulo interno de los párpados superiores.
  • Puede ser un buen medicamento para el corazón del anciano en las personas sensibles al medicamento.

Síntomas genitourinarios

  • Sangrados persistentes después de reglas muy abundantes, abortos espontáneos o legrados.
  • Ciclos menstruales irregulares. Suelen acompañase de dolores lumbares.
  • Cólicos nefríticos como consecuencia de cálculos en el riñón.
  • También puede ayudar al paciente sensible con insuficiencia renal.

Síntesis sobre el Kalium carbonicum

Las personas sensibles a Kalium carbonicum son personas con una tendencia física a la flacidez de los tejidos, a la infiltración y los edemas. Suelen también tender al sobrepeso.

Sienten un gran miedo a la soledad y a sentirse abandonados desde esa sensación de debilidad y fragilidad que no aceptan, que rechazan. Esto les generará toda la avalancha de emociones y de comportamientos paradójicos que viven estas personas. Desean afecto, protección y ternura y al mismo tiempo lo rechazan.

Ante todo esto desarrollan una estrategia de control mental de las emociones que les sitúa en una posición rígida e inflexible ante la vida. La norma y la rectitud lo rigen todo.

Pero esta posición vital no es fácil de mantener, más cuando en realidad son personas muy sensibles al entorno en todos los sentidos, por lo que enseguida comienzan a mostrarse irritables, hipersensibles, descontentos, cansadas, pesimistas y angustiados por la más mínima contrariedad.

Esa persona que en otro tiempo era capaz de vivir con estoicismo y dignidad cualquier dolencia se vuelve quejosa, angustiada y asustada de su enfermedad, para acabar cayendo en un estado de pesimismo y profundo disgusto por la vida.

Son personas muy sensibles al frío y a las corrientes de aire con tendencia a las malas digestiones y los gases. Es frecuente también que sufran de estreñimiento y de hemorroides dolorosas y sangrantes. Cualquier disgusto o contrariedad se vive como una sensación de angustia en la boca del estómago.

Un corazón débil con tendencia a las taquicardias y las extrasístoles, problemas reumáticos con dolores articulares lancinantes, lumbalgias con sensación de debilidad en la zona y también en las piernas, son otras de las dolencias más frecuentes por las que consultarán estas personas.

¿Qué podemos aprender de Kalium Carbonicum?

Me gusta pensar que todos somos “seres humanos en prácticas”, que todos estamos en proceso de crecimiento mental, emocional y espiritual. Y me gusta pensar también que la diferencia entre los actos de unas personas y de otras solo depende del momento evolutivo en el que cada una se encuentra. Vivimos como podemos.

Creo que en estos momentos que estamos viviendo hay tres palabras claves para poder seguir adelante y evolucionar como humanidad: simplificar, comunicarnos y compartir.

  • Simplificar la vida para entender que lo importante, lo que nos da la felicidad, es gratis.
  • Comunicarnos más y mejor porque ninguna realidad humana puede funcionar sin comunicación, ese acto que crea puentes entre las personas. Porque comunicarnos es acercarnos los unos a los otros.
  • Compartir la alegría y el dolor, acompañarnos en la vida porque somos una gran familia aunque aún no nos hayamos enterado del todo.

Aceptarnos en nuestra imperfección y abrirnos a los demás puede ser un buen comienzo.

#HomeopatíaSuma

Sobre el Autor

Dr. Guillermo Basauri
Dr. Guillermo Basauri

Soy Guillermo Basauri, médico formado en Homeopatía y Osteopatía. Ejerzo la medicina desde el año 92, actualmente en Getxo (Bizkaia), y siempre me han interesado las terapéuticas que estimularan los propios recursos del organismo, que son extraordinarios, para llevarlo de nuevo a la salud.

Además, dirijo un espacio sobre salud y Homeopatía todos los domingos por la mañana en Radio Popular de Bilbao-Herri Irratia y soy profesor del CEDH. Y ambas cosas me apasionan.

Y, eso sí, en mi tiempo libre lo que más me gusta es ir con mi mujer a la montaña. Me ayuda a no olvidar que vivimos en un planeta de una belleza que emociona.

8 Comentarios

Comentar
  • Una vez más, querido Guillermo, mil gracias por esta lección magistral sobre el Kalium Carbonicum. He tenido suficientes ocasiones de experimentar sus efectos curativos y corroboro todo el contenido de este magnífico post. Creo que una de las cosas que más nos ayudan en vuestra enseñanza es la confirmación experimental de que la ciencia homeopática funciona divinamente en pleno siglo XXI, desde la sencillez y proximidad de las farmacias que trabajan con homeopatía.
    Es un gustazo ir a pedir o encargar cualquier preparado a la farmacia y ver que hay cola en el mostrador pidiendo Mercurius Solubilis, Arnica Montana, Carbo Vegetabilis, Magnesia Phosporica o Kalium Carbonicum o Bicrómicum, a diversas diluciones, que ya para muchas personas son productos habituales.
    Creo que especialmente la pandemia ha tenido la ‘virtud’ de despertar en gran parte de la sociedad una especial apertura y sensibilidad hacia la experiencia de la Homeopatía, tanto por la eficacia como por la carencia de efectos secundarios, que como mucho pueden producir el benévolo efecto del empeoramiento mínimo, es decir, de una limpieza inicial y necesaria para despejar el terreno y a continuación con una mejoría in crescendo total.
    Quiero compartir una noticia muy bonita y reconfortante: en la farmacia de la Plaza del barrio donde vivo tenemos en marcha una propuesta para quedar en grupo con farmacéuticos, médicos y usuarios de la Homeopatía y así compartir, informar y dar testimonio concreto y público, acerca de los efectos y propiedades de los tratamientos homeopáticos, aplicados y recetados, y tantas veces elaborados por médicos y farmacéuticos , que se han ofrecido encantados a cooperar, aclarar y ayudar a formar criterios verdaderos y evitando que la ignorancia y la manipulación tergiversen los caminos donde coinciden siempre salud y enfermedad, incorporando la integración.
    Esperamos que dentro de dos o tres semanas podamos hacer la quedada.
    Un abrazo y adelante, querido Guillermo, por e! mejor de los caminos posibles!

    • Hola Sol.

      ¡¡¡Que iniciativa tan bonita habéis tenido!!! Os felicito de corazón y sé que va a ser todo un éxito.

      Un abrazo y mucha Luz para vuestro proyecto.

  • Dr. Guillermo Basauri.
    Buenos días
    El Kalium carb. Me funcionaria Mi a la perfección, según su literatura médica.
    Respetado médico, quién me lo suministra y dosifica ? Puede apoyarme?. Para comprar y llevar el tratamiento.
    Felicitaciones por tan completo estudio !.
    Respetuoso saludo !

    Atentamente
    José Córdova González.

    • Hola José, encantado de saludarte.

      Aquí, en España, el medicamento lo pudes encontrar en cualquier farmacia.

      Sobre la forma de tomarlo, sería necesario que un médico experto en homeopatía valorara tu caso paticular para indicarte así la pauta más conveniente.

      Te mando un saludo muy cordial y muchas gracias por tu confianza.

    • Hola Jennifer.

      Hay mucha literatura escrita sobre este y el resto de medicamentos homeopáticos. Según cual sea tu nivel de interés tendrías diferentes tipos de documentación y sin conocerte no sabría muy bien qué recomendarte.
      Si es para un tema de salud, mi consejo es que lo consultes con un médico experto en homeopatía que pueda valorar si es este el medicamento necesario y cóm utilizarlo.

      Muchas gracias por tu confianza y te deseo un buen día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2021 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar