Hongos en los pies: por qué salen y cómo prevenirlos

Los hongos en los pies, o también llamados “pie de atleta”, son una infección cutánea por hongos. Los hongos pueden causarnos distintos tipos de infecciones (cutáneas, de uñas, a nivel vaginal, en el aparato digestivo, en los pulmones…). Estas infecciones por hongos suelen ser algo engorroso y requerir algunos ciclos de antifúngicos, a veces sin éxito.

Las infecciones por hongos son relativamente fáciles de contraer ya que se encuentran en todas partes. En ocasiones, se correlaciona con la convivencia de algún animal (perros, gatos…) y que estos sean los transmisores de la infección. También se dan casos de infección por hongos con la toma de algún medicamento (corticoides, antibióticos…) y en este caso, la prevención con algunas medidas como la toma de probióticos, es la mejor manera de realizar un tratamiento eficaz. La infección por hongos, afecta a todas las edades.

¿Qué son los hongos en los pies y por qué salen?

El pie de atleta es el término que frecuentemente empleamos para definir lo que se denomina “hongos en los pies”. Esta patología puede aparecer en cualquier momento del año, pero la infección por hongos es más frecuente en verano. Esto se debe a que en general sudamos más y en concreto en los pies. Aunque como decía antes, en muchas ocasiones los pacientes sufren ciclos de antifúngicos, lo más habitual es que estas infecciones cutáneas, se resuelvan.

El pie de atleta es la infección cutánea por hongos más frecuente y en España, según Ilkit M, Durdu M (1), la prevalencia es del 12% de la población. Además, hay características curiosas como que es más frecuente en los hombres y en edades avanzadas(2).

La localización de esta infección cutánea suele ser en la zona interdigital (entre los dedos) y esto es así por ser una zona que al sudar no se seca bien e incluso tras la ducha o el baño se queda húmedo y esta humedad actúa como caldo de cultivo para los hongos que habitan normalmente nuestra piel. Por lo tanto, la humedad y el calor son dos factores a tener en cuenta para prevenir dicha infección cutánea. Además, se vio que esta infección por hongos era frecuente en deportistas. Pensad que hay deportistas que entrenan 2, 3 o incluso más horas cada día con la consecuente ducha. Si no se actúa de forma preventiva (usando calcetines de materias nobles como el algodón y no sintéticos, secando bien la zona…) es fácil que aparezca este problema. Pero lo más importante es que la infección por hongos aparece cuando han fallado los mecanismos de defensa, pues la piel es una barrera defensiva e incluso la microbiota cutánea es la que confiere un control habitual de estas infecciones por hongos.

¿Qué síntomas aparecen en la infección por hongos en los pies?

Hay tres formas de pie de atleta:

  • Lo más frecuente es que sea la presentación interdigital. Esta infección se presenta entre el cuarto y quinto dedo y los síntomas que aparecen con frecuencia son: enrojecimiento, descamación con capas de piel blanca, gruesas, en ocasiones con grietas profundas y dolorosas. También en muchas ocasiones presentan picor, incluso en ocasiones aparecen ampollas.
  • Pie de atleta en mocasín, que desde el punto de vista médico se describe como escamosa, hiperqueratósica. En este caso se suele descamar la zona afectada, con inflamación y pueden llegar a formarse callosidades con grietas dolorosas.
  • Y la tercera forma de presentación es la dishidrótica, en la que aparecen pequeñas ampollas que se agrupan en el arco plantar y en los bordes del pie.

Existen algunos factores que pueden predisponer a presentar una infección cutánea por hongos:

  • Diabetes mellitus.
  • Trastornos circulatorios.
  • Neuropatía periférica.
  • Deformidades de los pies.
  • Operaciones o trasplantes de órganos.
  • Sistema inmunológico deprimido.
  • Sudoración excesiva de los pies.

¿Qué medidas podemos tomar para prevenir una infección por hongos? (Semfyc)

  • Procure que la piel esté siempre limpia con una ducha diaria.
  • También es muy importante mantener la piel seca: séquese muy bien después de la ducha sobre todo en los lugares más difíciles como los pliegues entre los dedos de los pies, las ingles y debajo de las mamas en las mujeres. La humedad que suele quedarse en estas zonas favorece el crecimiento de los hongos.
  • Use calcetines de algodón mejor que de fibra y cámbieselos siempre que estén mojados.
  • Utilice zapatos que dejan transpirar la piel.
  • Cambie con frecuencia el pañal a los niños para evitar la humedad producida por las heces y la orina.
  • Procure no tener las manos mojadas constantemente.
  • Evite en lo posible los ambientes húmedos y calurosos.
  • Lleve siempre zapatillas en las piscinas y duchas de gimnasios.
  • Evite el contacto con animales que tengan calvas en el pelo.
  • Los tratamientos con antibióticos pueden favorecer la aparición de infecciones por hongos. Tómelos sólo cuando los necesite y utilice un probiótico.
  • También las dentaduras postizas mal encajadas favorecen las infecciones por hongos en la boca.
  • Lleve zapatos estrechos que no transpiran en el trabajo o para practicar deporte.
  • Los lugares húmedos y cálidos son el hábitat preferido de los hongos.

Para evitar el contagio a otras personas:

  • No comparta ropa de vestir ni toallas.
  • Si la infección está en los pies, no camine descalzo por el cuarto de baño ni en piscinas y duchas de gimnasios.
  • Si la infección está en el pelo, se contagia con mucha facilidad, sobre todo entre los niños. No debe ir al colegio hasta 15 días después del inicio del tratamiento, ni compartir peines ni gorros.
  • En los hombres: si la infección está localizada en el pene, su pareja sexual debe ser examinada, aunque no note ninguna molestia en la vagina.
  • En las mujeres: si la infección está localizada en la vagina, no mantenga relaciones sexuales o utilice preservativo para evitar contagiar a su pareja.

¿La homeopatía puede ser de ayuda en el tratamiento del pie de atleta?

Personalmente el tratamiento que realizo para la infección por hongos en los pies es algo más amplio que sólo homeopatía.

Ya he comentado con anterioridad que la utilización de un probiótico siempre es importante. Es importante la elección correcta pues no todos los probióticos son útiles. Por otro lado, la realización de una dieta donde se suprima los hidratos de carbono es importante. En situaciones rebeldes, suelo pedir un análisis de disbiosis intestinal.

Con respecto a los medicamentos homeopáticos que he usado con frecuencia y con buen resultado son:

  • Arsénicum Iodatum: lo pauto como prescripción sistemática en infecciones por hongos y en concreto por Candida Albicans.
  • Berberis Vulgaris: lo pauto en erupciones pruriginosas, con sensación de cocción y cuando el picor se agrava al rascarse. El paciente suele referir que mejora con agua fría.
  • Graphites, en las micosis de pliegues con picores que se agravan por la noche con el calor, incluso que pueda supurar.
  • Nitricum acidum lo usaremos en el caso de que se presenten fisuras dolorosas y el fondo se presenta como en carne viva. Suelen sangrar.
  • Sepia en el caso en el que la micosis sea en pliegues, como en el pie de atleta (interdigital) que en ocasiones sangra, no suele ser dolorosa.

La infección por hongos es muy frecuente en la población española, en ocasiones requiere un tratamiento integrativo con una alimentación adecuada y probióticos que junto con la homeopatía puede conseguir un resultado muy positivo.

  1. Tinea pedis: the etiology and global epidemiology of a common fungal infection. Crit Rev Microbiol. 2015;41(3):374-88.
  2. M Ilkit Tinea pedis: The etiology and epidemiology of a common fungal infection. Crit. Rev Microbiol 2014:1-15. Apartado: The prevalence of tinea pedis increases with age and it is more frequent in adults aged 31–60 years, followed by adults aged 460 years (Drakensjo¨ & Chyrssanthou, 2011; Szepietowski et al., 2006). The risk of tinea pedis has been shown to be higher in men than in women.

Sobre el Autor

Dr. Alberto Sacristán
Dr. Alberto Sacristán

Alberto Sacristán Rubio. Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, con máster en Nutrición y Experto Universitario en Actividad Física. Desde 2015, ocupo el cargo de Presidente de la Sociedad Española de Médicos Homeópatas (SEMH).

Desde que tenía más o menos 10 años, acudía al “ambulatorio” donde mi padre trabajaba de ATS y estaba con él durante las últimas horas de su guardia de los sábados y algún día entre semana. Él me enseñaba como entonces se hervían las jeringuillas de cristal y las agujas metálicas para desinfectarlas. Era todo un proceso artesanal. Incluso iba con él a hacer los domicilios, pero claro, yo me quedaba en el salón esperando. Aquí surgió la semilla de mi vocación y desde entonces este fue mi objetivo, ser médico y además médico de familia.

Un tiempo después estaba haciendo la especialidad y a punto de terminar descubrí la homeopatía como paciente. Acudí a un compañero por un esguince y mi sorpresa fue que no me prescribió un antiinflamatorio, me prescribió un medicamento homeopático y con unos resultados para mi, novedosos. Estudié homeopatía y a la vez ejercicio y nutrición para realizar una medicina más integral, y tratar a mis pacientes lo mejor posible.

Además de ser feliz con la familia que tengo y aprovechar con ellos el mayor tiempo posible, disfruto haciendo deporte como el triatlón o ciclismo.

2 Comentarios

Comentar
  • Gracias,querido Alberto!! Este post, como siempre que escribes y nos ayudas, es genial. Sobre todo en un tiempo tan imprevisible y traumático como éste, la presencia de la medicina que integra a pie de cabecera, es fundamental.
    Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2021 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar