Homeopatía, ¿qué significa?

Aunque ya llevamos casi 500 posts hablando de homeopatía, a veces, aún oigo la pregunta de “oye, homeopatía ¿qué significa?”. Así que vamos a hablar hoy de la homeopatía y su significado.

Homepatía. Definición

En una definición de homeopatía más bien académica podríamos decir que en su significado etimológico viene de “homoios” (semejante) y “pathos” (sufrimiento). O sea, se basa en el conocido aforismo hipocrático “Similia similibus curentur” que consiste en que la misma sustancia que produce unos determinados síntomas en una persona sana es capaz, en dosis mínimas, de curarlos en otra enferma.

Historia

Históricamente el principio de curar por los similares lo encontramos ya en el denominado “Corpus Hippocraticum”, conjunto de escritos atribuido a Hipócrates, que se consideran la base de la medicina occidental. En estos escritos se hace referencia tanto a la curación por los contrarios como por los similares.

Como ejemplos de ello podemos citar:

“…mediante los iguales se produce la enfermedad y mediante la aplicación de los iguales se cura…” o “El colera morbus se cura con el heléboro blanco que puede, por otra parte, provocarlo…”

Aplicación en medicina

En otro post (“Sostiene Novoa”) hice un pequeño recorrido histórico comprobando como este fenómeno, el de la similitud, no solo es propio de la homeopatía sino que se ha utilizado en medicina convencional desde siempre, también en nuestros días.

Homeopatía. Significado

Homeopatía significa, pues, respetar el hecho de que cada persona es única e individual, un todo, un todo interrelacionado. Así que ofrece un tratamiento integral que comprende tanto la esfera física como la psíquica o emocional .

El mismo Platón lo veía así hace más de 2000 años cuando escribía en “Cármides”:

“…Hipócrates, el asclepiades, dice que la naturaleza incluso del cuerpo solo puede entenderse como un todo. No debe tratarse el cuerpo sin el alma y ese es el motivo de que los médicos helenos ignoren como curar muchas dolencias… el gran error de nuestro tiempo al tratar el cuerpo humano es que los médicos separan el alma del cuerpo…”

¿Y qué más significa homeopatía?

Podríamos decir que el reconocer la capacidad innata del organismo para buscar el equilibrio y mantenerse sano. Esta capacidad que los antiguos griegos denominaban “vix medicatrix natura”.

Sin embargo, la “vix medicatrix” es limitada y ahí es cuando interviene el medicamento homeopático estimulando y desbloqueando para conseguir el restablecimiento de la salud. O sea, se actúa a favor de los síntomas. En este sentido, la enfermedad es vista como un proceso adaptativo manifestado en síntomas, que no son más que un intento del organismo por superar la afección.

El médico homeópata y gran humanista el  Dr. Tomás Pablo Paschero, explica mejor este significado profundo de la homeopatía

“…La medicina ha pasado a ser estrictamente una ciencia de objetivación, despersonalizando al enfermo, que no puede ser así considerado sino en su aspecto puramente vegetativo. El alma del enfermo, es decir, sus afectos, sentimientos, emociones, sensaciones, ideas y conflictos espirituales, han quedado, relegados al campo de la filosofía o de la religión. La clínica es en esta forma sólo un sistema de experimentación analítica deshumanizada.

La Homeopatía ha introducido lo subjetivo en la medicina y ha restaurado el valor de lo anímico, lo mental, en la escrutación del cuadro de cada enfermo en particular, con lo que implícitamente se yergue no sólo como una medicina de individualización, sino también como una medicina de la persona. La Homeopatía no es la aplicación de remedios homeopáticos.

La Homeopatía es la búsqueda en cada enfermo de aquellas singularidades características que lo hacen un caso individualísimo, no reductible a una fórmula general. Lo que existe en realidad es el enfermo, aunque sus enfermedades se ajusten a determinados tipos morbosos y aunque su cuadro actual sea idéntico a un remedio homeopático. La visión clínica debe ser lo más amplia y profunda que se pueda, supeditando siempre la terapéutica a la comprensión integral del enfermo.

Para ello tenemos el deber fundamental de propender personalmente a nuestra cultura integral, a nuestra seria formación espiritual y a la conquista de los valores éticos que se destacan de una profunda cultura de ser. No debemos olvidar nunca que, como médicos, el problema que debemos enfrentar es el problema del hombre y el primer hombre que nos sale al paso es… nosotros mismos.”

¡Qué buenas reflexiones! ¿Qué médico, cualquier médico, no estaría de acuerdo con todo ello? En mi opinión, estos párrafos dan idea de este significado profundo antropológico y clínico, que la homeopatía tiene para nosotros. Pero, aún más, cómo todas estas ideas están profundamente enraizadas en lo que es, o debería ser, la medicina, toda la medicina.

Final

Homeopatía no es, entonces, solo, prescribir medicamentos homeopáticos, es toda una filosofía que tiene que ver con quiénes somos como personas, como médicos, cuáles son nuestros valores, cómo abordamos a la enfermedad en el todo del paciente y contamos con él y sus preferencias para tratarlo y acompañarlo.

Homeopatía no es, tampoco, solo, diluciones y dinamizaciones  y la última controversia alimentada por el enterado de turno. No, es mucho más. Son unos conceptos holísticos e integradores que deberían estar en el alma de la medicina, toda la medicina, y que, extrañamente, algunos quieren desterrar.

Así que cuando oigan “homeopatía, ¿qué significa?” olvídense de controversias estériles y vayan a las palabras de Paschero o a las de el mismo Hahnemann. Es una buena puerta de entrada para entender la homeopatía y su verdadero significado.

Sobre el Autor

Dr. Gonzalo Fernández-Quiroga
Dr. Gonzalo Fernández-Quiroga

Tal como decía Holden, “Si de verdad les interesa lo que voy a contarles, lo primero que querrán saber es dónde nací, cómo fue todo ese rollo de mi infancia…”

Bueno, pues nací en un pequeño pueblo de montaña donde por la noche se contaban historias. Las mujeres que venían a casa con sus candiles, se sentaban, hilaban y contaban. Todas aquellas largas noches nevadas de invierno escuchando historias. Historias de todo tipo, de miedo, de muerte, de espíritus, de risa, amor, de desamor. Historias.

Después estudié y me licencié en Medicina por  la Universidad de Barcelona (UB). Hice el postgrado en Homeopatía por la UB-Academia Médico Homeopática de Barcelona (AMHB). He sido Director del Máster de Medicina Homeopática de la UB (2011-2016) y de la propia AMHB. Me encanta la docencia y ahora sigo de profesor de homeopatía en la AMHB y el CEDH. También cursé el Máster en Terapia Breve Estratégica, en su primera promoción, con el equipo de G. Nardone en el Institut Gestalt de Barcelona (2000-2002) que ha influido mucho en mi formación.

He incorporado, pues, la Homeopatía y la Terapia Breve a mi consulta médica para así abordar las historias de los pacientes en todas sus dimensiones: física, emocional, comunicacional y también, de algún modo, espiritual.

Porque, más de allá de todo, sigo escuchando historias. Historias extrañas, dramáticas, desesperanzadas, vitales. Intento curarlas o aliviarlas con la ciencia y el arte médicos. Cambiar esas narrativas, esos patrones, físicos y emocionales, que nos aprisionan. Y para ello, primero, busco comprender la historia verdadera. La historia verdadera de cada uno de nosotros.

Me apasiona la literatura, la poesía, el cine, la comunicación... La naturaleza. La belleza de todas las cosas. El humor. La vida, en una palabra.

Como médico, y como científico, aún creo en la antigua magia que tienen las palabras.

Ordet.

6 Comentarios

Comentar
  • Realmente muy impresionada por las sabias palabras de quien se adentra en los sentimientos del otro para ayudar sin más propósito de entender su propia humanidad y poder hacer de este un mundo mejor, más comprensivo, dadivoso y lleno de Amor. Muy agradecida por divulgar tan importante parte de la Medicina y del ser Médico.

    • Gracias Lucía por tus palabras llenas, ellas también, de humanidad y comprensión
      Un afectuoso saludo y gracias por seguirnos

  • Gonzalo, qué ELEGANCIA en el desarrollo de este post!!!
    Qué manera mas SENCILLA y PROFUNDA de hacer un repaso al verdadero significado de la homeopatía!!!
    Muchísimas gracias por ello.
    Un beso

    • Hola Nieves,
      decía en la respuesta al otro comentario que siempre debemos estar cerca de nuestro eje, nuestro centro: una aproximación humanista al paciente en toda su globalidad y complejidad. La homeopatía nos ha ayudado en ese camino y por eso vamos a seguir difundiéndola en ese su verdadero significado.
      Muchas gracias y un gran abrazo

  • Gracias querido amigo por recordarnos lo esencial, y cuando digo lo esencial es porque creo que tu post conecta con la esencia de nuestro arte de curar a través de una medicina en la que la Homeopatía es nuestro eje, nuestra manera de acercarnos al sufrimiento de nuestros pacientes. Gracias siempre.

    • Gracias Guillermo! Creo que, aunque nos cueste, a veces, con todo lo que está pasando, no debemos olvidar el centro, como tú muy bien dices, lo esencial, el eje en el que nos movemos y que queremos difundir: un tipo de medicina humanista que, quizás, por diferentes motivos, se está perdiendo.
      Y la homeopatía nos ha facilitado ese acercamiento y, por eso, ¡cómo no vamos a seguir con ella!
      Un fuerte abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2020 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar