Homeopatía: nuevos bulos en el País Semanal

Algunos nos estábamos preguntando cuanto tardaría el señor del azucarillo homeopático en sacar el tema de su querida homeopatía en El País Semanal.

Pues el día llegó, gente. Y las opiniones son libres, por supuesto. Pero ahora que se habla tanto de fakes o bulos, también en salud, las falsedades no. Las falsedades no deberían ser libres.

Así que, independientemente de las opiniones, analicemos cuántas falsedades hay en el artículo.

1. “Australia impuso la retirada de los productos de medicina alternativa de las farmacias y Estados Unidos anunció la obligación de comercializarlos con la advertencia de que no son medicamentos”

Dos afirmaciones, las dos falsas.

  • Es mentira que Australia haya retirado nada de las farmacias. Supongo que se refiere a una proposición de junio de 2017 que iba en ese sentido. Pero hasta ahora, nada de nada. Falso pues.
  • Tampoco lo es que los medicamentos homeopáticos en USA tengan advertencia alguna. Supongo que también se refiere a una serie de recomendaciones que la Comisión de Comercio de USA (CFT) le hace a la FDA (la que tiene competencias en el asunto de los medicamentos) en noviembre de 2016. Hasta ahora, nada de nada. Falso pues también

2. “En 2015, un niño murió en Italia porque sufría otitis y se le trató con los métodos de esta pseudociencia”

¿A qué viene esta demagogia barata? Este caso concreto, que pudiera tratarse de una mala praxis y que aún no se ha dirimido en los tribunales, veremos en qué queda. ¿Pero esto que tiene que ver con lo que nos ocupa? Desde la ANH (Asamblea Nacional de Homeopatía) emitimos un comunicado oficial sobre ello. ¿Recordamos aquí que según varios estudios la tercera causa de muerte en los países industrializados derivan de los efectos de los medicamentos convencionales?¿Y cuántos niños mueren, por desgracia, a resultas de esos medicamentos y no por eso condenamos a la medicina, la nuestra también, en general?

3. “A partir de ahí desarrolló los postulados de que lo similar cura lo similar y que cuanto más diluido esté un principio activo es más potente”

Otras dos afirmaciones falsas.

  • Lo de que “lo de que lo similar cura lo similar” es un enunciado de Hipócrates, el considerado padre de nuestra medicina occidental, hace más de dos mil años. Hahnemann simplemente lo retoma.
  • Y lo segundo, ¿de dónde lo habrá sacado? Soy Director de un Máster de Homeopatía desde hace varios años y de ningún modo enseñamos eso a nuestros alumnos médicos, veterinarios o farmacéuticos. Ah sí, claro, que ahora los pseucoescepticos nos van a explicar a nosotros, los expertos, qué es la homeopatía. Pues vale.

4. “Para em­pe­zar, los síntomas de un envenenamiento por malaria no son los que él [Hahnemann] describía, por lo que posiblemente lo que sufrió fue algún tipo de alergia”

El que ha escrito estas palabras no ha visto un paciente en su vida pero Hahnemann sí. Hahnemann era un médico muy reconocido en su época que publicaba en las principales revistas científicas de entonces. O sea que conocía perfectamente los síntomas de las fiebres palúdicas. Pero es que además él mismo había padecido esas fiebres. Así que por doble motivo conocía los síntomas mejor que nuestro ilustre divulgador dominguero.

5. “La mejor prueba es que el dolor no es como una amapola, pero de esta planta se extraen potentes analgésicos. Tampoco algo es más potente cuanto más diluido, y lo puede comprobar cualquiera que le eche agua al whisky”. 

¿Dolor y amapolas? Sí, lo pillo, pero ¿qué quiere decir exactamente? Quizás el símil sea tan elevado que no llego. O quizás es uno de esos ingeniosos chascarrillos a los nos tiene acostumbrados. Como lo del agua y el whisky. En mi pueblo se hablaba de “bautizar” que aún queda más campechano pero dudo que con este café, copa y puro expliquemos con rigor algo sobre homeopatía.

6. “¿Alguien conoce algún tratamiento pseudocientífico que haya desplazado a alguna medicación convencional?” 

Pero hombre ¿quién está hablando de desplazar nada? Nuevamente ¿es ignorancia o ánimo de confundir? Hemos repetido hasta la saciedad que los medicamentos homeopáticos son un recurso más de los que puede disponer el médico. En Medicina podemos utilizar distintas herramientas que puedan ser beneficiosas para el paciente. Pero eso no quiere decir que unas cosas sustituyan a otras. Todo depende: del momento, de la situación, del paciente, etc.

Es más lo que solemos remarcar es que la homeopatía suma, añade opciones, y el paciente puede complementar sus tratamientos como crea oportuno.

7. Se han hecho cientos de experimentos para ver si tiene algún tipo de efectividad. De momento, sin éxito”

Hala, esta sí que es buena y aquí sí que no se puede aducir ignorancia. Otra falsedad de esas que se dicen con la esperanza de que si se repite muchas veces quizá se conviertan en verdad.

Hay miles de estudios, de ellos más de 200 aleatorizados y controlados. Hay también metaanálisis. Hay más de 1500 experimentos que muestran efectos biológicos de altas diluciones en células de laboratorio (donde no hay placebo que valga).

Pero lo mejor es el final de la frase: ”de momento, sin éxito”. Muy bueno, me encanta. Lo que quiere decir al sufrido lector es que, no se vayan a pensar, a lo mejor hasta se podría dar la hipotética posibilidad de que algún hipotético día pudiese salir algún hipotético estudio sobre homeopatía y yo hasta hipotéticamente lo aceptaría, oyes. Que se vea que soy serio y ecuánime, ¡que estoy escribiendo en “El Pais”, jolines!

Las opiniones son libres, por supuesto. Pero ahora que se habla tanto de fakes o bulos, también en salud, las falsedades no. Las falsedades no deberían ser libres

8“La homeopatía se beneficia de una excepción de la ley del medicamento…”  “… y ahora mismo los productos homeopáticos viven en un vacío legal”

Otras dos falsedades bien gordas.

  • Los medicamentos homeopáticos están recogidos en un epígrafe como medicamentos especiales junto a otros medicamentos convencionales que por sus características los hacen merecedores de ese apartado.
  • Y no hay ningún vacío legal. Todo está claro y por eso se venden en farmacias.

9. “la próxima vez que vaya al dentista que pida un anestésico homeopático. A ver si siente dolor o no”.

Al leer esto me he preguntado ¿cómo no habrá puesto el ejemplo de los anticonceptivos? Sí, lo de que por qué no hay anticonceptivos homeopáticos. Seguro que ha dudado y al final se ha dicho: “venga, ya que estoy con lo de las amapolas me tiro por los dolores”.

Claro que hay medicamentos homeopáticos para cuadros dolorosos pero ¿por qué la homeopatía debería tener anestésicos? ¿o anovulatorios? Vale para lo que vale y no vale para lo que no vale. Sencillo.

10. “Los productos homeopáticos son prácticamente agua”

Nótese lo de “productos”. Que no que, mal que les pese a algunos, son medicamentos por ley aquí y en Europa.

11/ “…especialidades homeopáticas de 30 y 40 CH que equivalen a disolver una molécula en una esfera de agua del tamaño del sistema solar o del universo”

Bueno, este es el final apoteósico con música de “Star Wars” pero que nos deja también en ascuas siderales porque ya no sabemos si se trata del sistema solar o de todo el universo. Cuestión de tamaños.

¿Igual que la cantidad de bulos, tan grandes, en proporción, que caben en un artículo tan pequeño (y ahora sí que no solo hablo de tamaños)?

Sobre el Autor

Dr. Gonzalo Fernández-Quiroga
Dr. Gonzalo Fernández-Quiroga

Nací en un pequeño pueblo de montaña donde por la noche se contaban historias. Ahora ejerzo de médico (y docente) en Barcelona; actualmente soy director académico del Máster de Medicina Homeopática de la AMHB (Academia Médico Homeopática de Barcelona), pero sobre todo sigo escuchando historias. Historias extrañas, dramáticas, desesperanzadas, vitales. Intento curarlas o aliviarlas con mi arte y con mi ciencia. En la consulta con un paciente, y todos lo somos, busco comprender su historia verdadera. La historia verdadera de cada uno de nosotros.

Me apasiona la literatura, el cine y la comunicación. La belleza de todas las cosas. El humor. Todo es como debe ser jaja. La vida.

Como médico (y científico) aún creo en la antigua magia de las palabras. Ordet.

19 Comentarios

Comentar
  • He llegado aquí buscando alguna página web donde hubiera un listado de médicos homeópatas y ya llevo un buen rato leyendo entradas interesantísimas. Soy una entusiasta usuaria de homeopatía, la descubrí cuando me recomendaron un homeópata para los problemas de bronquiolitis de mis dos hijos y la verdad es que no puedo estar más contenta. Mi casa estaba llena de inhaladores pero hace ya años que no usamos ninguno… La cuestión es que no llego a entender esta brutal ofensiva contra la homeopatía (un buen ejemplo lo tenemos en este infame artículo de El País), aquí en Navarra es muy fuerte. El director del planetario, Javier Armentia, tiene una auténtica fobia hacia ella y no desaprovecha la oportunidad (es un asiduo de los medios) para echar por tierra a homeópatas y cualquiera que ose utilizar la homeopatía. La cuestión más grave es que mi homeópata me comentó el otro día que si las cosas seguían así tendrá que acabar cerrando la consulta ya que los nuevos pacientes son cada día más escasos, y a los pacientes antiguos poco a poco les va dando de alta… Me quedé de piedra, no pensaba que las cosas fueran tan mal pero viendo su tristeza, su rabia y su impotencia me di cuenta de que hablaba muy en serio… Por eso estoy mirando dónde puede haber más médicos homeópatas y he querido enviar este mensaje como simple apoyo y agradecimiento por vuestra labor. Un saludo.

    • Muchas gracias Irati… Me alegro que la homeopatía haya podido ayudar a tu hijos, testimonio, una vez más, de que suma y puede ser tan útil.
      Sí, desgraciadamente la campaña hace tiempo que funciona y nosotros lo denunciamos en este blog o en nuestras intervenciones en Redes pero sobre todo explicamos qué es y para que sirva la homeopatía.
      También comentaros, para los que estéis interesados, que ya hay formadas varias asociaciones de pacientes, usuarios o amigos de la homeopatía en varios territorios. En concreto en Navarra una muy activa http://www.similia.es (navarra@similia.es) con la que te puedes poner en contacto si te parece oportuno.
      Entre todos/as podemos cambar las cosas
      Gracias por tu comentario y por seguirnos

  • La pena es qu e quien hace esos comentarios tiene tanta cera en sus orejas qué no puede escuchar , debería usar homeopatia para desentaponar qu e pena?

    • Hola Julian,
      nosotros vamos a seguir ahí con argumentos y respeto para el que quiera oír… y el que no, pues no pasa nada… disfrutamos escribiendo para maravillosos y activos lectores como vosotros…
      gracias por seguirnos
      un saludo

    • Gracias Sally,
      lo que decía en otro comentario: intentamos ser claros y si además es entretenido mucho mejor
      un saludo!

    • Gracias Ernesto,
      es uno de los mejores halagos que me puedes hacer, el que sea divertido…
      Todas las cosas con un poco de humor mucho mejor
      un saludo y ¡mucho ánimo en tu camino homeopático!

    • Gracias Ana por compartir… De eso se trata, al menos, ya que los medios afectados no nos dan voz ni como derecho de réplica
      un saludo!

  • Gracias Gonzalo, un post brillante.
    Pero sobre todo quiero agradecerte el esfuerzo de leer y leer tanta intoxicación informativa sobre la Homeopatía que con tanta paciencia llevas adelante. Leer y filtrar tanta “basura” para intentar poner un poco de luz y rigor entre tanto despropósito me parece una labor tan dura como encomiable.
    Esos post que soléis escribir tanto Gualberto como tú (Alberto tiene tb alguno muy bueno en este sentido) desenmascarndo mentiras mediáticas son muy alentadores para todos nosotros así que ánimo y a seguir en la brecha, ¡¡¡Valientes!!! jejeje

    Un abrazo querido amigo.

    • Hola Guillermo, amigo
      qué te voy a decir que no sepas…La verdad es que cuando leo trato de ponerme en el el lugar del otro por muy contrario que sea para ver cómo piensa y por qué… Creo que esto es muy útil y deberíamos hacerlo más… Hasta seguro que estaríamos de acuerdo en muchas cuestiones con muchos de estos pseudoescétpicos… Además si pedimos tolerancia debemos practicarla.
      Eso no quita para que si no estoy de acuerdo responda aunque de forma respetuosa…
      En este caso Mulet ha respondido en tuiter y le he vuelto a contestar… Él se quejó en un programa de la tele de que le faltasen al respecto por su físico pero él lo suele hacer sin mayor miramiento… No deberíamos hacer lo mismo
      Hay una buena enseñanza para todos en todo esto que está pasando con la homeopatía
      ¡un fuerte abrazo!

  • Perdón, creo que es importante dejar claro una cosa: el Dr. Gualberto Díaz, médico colaborador de esta web, sí que me derivó a otro tipo de medico, al ver que mi mejoría con homeopatía no se producía.. Desde aquí un saludo y agradecimiento al doctor Gualberto. Mi comentario sobre esta cuestión es de tipo general. Creo que se entiende: nadie va a probar un medicamento que tiene efectos secundarios, si existe otro que cura sin ellos. Disculpen la extensión de mi mensaje.

    • Hola Ángel,
      este comentario lo dejo ahí por si quiere responder Gualberto (que seguro que sí) y que también dice mucho (bueno) de él
      un saludo

    • Gracias por tu confianza y por tu sinceridad, Ángel.

      A veces merece la pena probar primero un medicamento que puede tener efectos secundarios, si son poco frecuentes, poco intensos o si la eficacia demostrada es mucho mayor que la de otras opciones y eso hace que el riesgo merezca la pena.

      Otras veces, se pueden sumar.

      Otras, se puede empezar por la opción más segura o mejor tolerada, incluso si fuera menos eficaz, con la condición de que seamos ágiles en cambiar de opción si los resultados no son los deseados. Porque cada persona responde de una manera que es difícil de predecir…

      Un abrazo
      Gualberto

  • Apreciado doctor; sigo desde hace años esta web. He sido tratado durante tres años con homeopatía de dos problemas muy concretos: diabetes tipo dos y ansiedad social. He probado con cuatro homeópatas diferentes, de diferentes escuelas. Tres de ellos médicos colegiados, Uno de ellos incluso colabora en esta interesante web. Soy una persona que no me dejo convencer por nada hasta que yo mismo comprendo la verdad o falsedad de cualquier cuestión. Créame que me he gastado un dinerillo en intentar cambiar el paradigma de mi propia salud y asistencia sanitaria. Pues bien, después de intentarlo, una media de seis o mas meses con cada uno de los homeópatas citados, he llegado a la conclusión de que la homeopatía no me ha servido de nada. La ansiedad social y la diabetes han ido a más. Ahora con tratamientos convencionales me encuentro francamente mejor. Por supuesto que respeto y comprendo que pudiera ser que en mi caso, por algún motivo que no estoy al alcance de comprender, no funcionara. Lo respeto y lo admito. Pero si me permite un comentario, le diré que no entiendo cómo ustedes afirman (por cierto en casi todos los post) que la homeopatia es una opción terapéutica más. No tiene por qué desplazar a la medicina convencional. Yo creo que esto no es verdad en la praxis diaria, pues el enfermo que requiere de la homeopatía no busca que el médico le cure con un medicamento con efectos secundarios potentes. Lógicamente ante eso siempre, o en la mayoría de los casos va a pedir homeopatía, pues ustedes los prescriptores nos dicen que se cura igual o mejor con homeopatia que con la medicina convencional. Con lo cual dejo constancia, de un detalle que segun mi opinión deberían ustedes de, al menos considerarlo. En cuaquier caso reitero que es una simple opinión, y que respeto profundamente la libertad de quienes quieren abordar su salud desde el método que estimen oportuno, y por supuestos, las mentiras del diario el Pais u otras informaciones me parecen desde todo punto condenables. Un cordial saludo.

    • Querido Angel, en primer lugar gracias por tu comentario.
      Nos ayuda a los médicos a ser conscientes de nuestras limitaciones, ya que tendemos a ser optimistas y a veces en exceso, y también a ser conscientes de cómo nuestro optimismo impregna nuestro discurso y puede llevar a expectativas exageradas a quien nos oye o nos lee.

      La homeopatía es una herramienta terapéutica excepcional, porque A VECES consigue resultados allí donde otras posibilidades (por ejemplo fármacos convencionales) no lo han hecho. Recibimos muchos pacientes que acuden desde las consultas de otros especialistas, tras años de frustración por no conseguir el alivio que buscan, y con nosotros, a veces, por fin lo encuentran. Pero NO SIEMPRE.
      Al mismo tiempo, recibimos pacientes que buscan en la homeopatía su primera opción de tratamiento ya que, pudiendo ser efectiva, es además muy bien tolerada: como haces notar, bajo esas premisas ¿quién no la intentaría primero? Y en efecto para muchos pacientes y en muchas situaciones consigue evitar que otros recursos más agresivos o peor tolerados lleguen a ser necesarios. Pero NO SIEMPRE.

      Mientras tuve el privilegio de tratarte publiqué ese artículo de “Por qué la homoepatía no funciona” (https://www.hablandodehomeopatia.com/5-razones-homeopatia-no-funciona/) y estuvimos hablando de ello: en tu caso no parecía que se cumplieran ninguno de esos motivos que pueden justificar la falta de respuesta… y aún así, no había respuesta. Ojalá pudiera achacarlo a mi torpeza, pero yo no era el primer homeópata en tratarte. En tu caso y en tu situación, la homeopatía no era la solución adecuada. Con seguridad no lo es para otros muchos pacientes como tú, y sólo puedo pensar en una recomendación, la misma que aplico con mis pacientes:
      No hay que apegarse a un médico ni a una terapia, da igual el buen resultado que haya tenido con otros pacientes o en los mismos pacientes pero con otros problemas; si no está dando el resultado deseado hay que buscar otras soluciones que sean más rápidas y más eficaces, y esas otras soluciones pueden incluir otros medicamentos, otros médicos u otros métodos terapéuticos. Entre ellos, los fármacos convencionales: ¡yo mismo los utilizo en mi persona y con mi familia!

      Por ejemplo:
      Hace sólo dos días, en un curso que impartía, le recordaba a mis alumnos ante la pregunta de uno de ellos sobre el tratamiento de los parásitos: “si, en ese problema la homeopatía puede ser eficaz… pero yo usaría primero un fármaco convencional y dejaría la homeopatía para evitar recidivas”. En este caso, el fármaco convencional es eficaz, rápido y bien tolerado: ¡adelante con él! Es lo que usé con mi peque el año pasado.
      También la semana pasada a mi hijo le salió una llaga bastante grande bajo la lengua, le costaba comer y yo pensé durante varios días que era por la garganta (es pequeño y no se sabía explicar); al darme cuenta y empezar el tratamiento para la llaga, sólo usando homeopatía (porque no hizo falta nada más) desde el primer día desapareció el dolor y en 3 días había desaparecido la llaga, un resultado que no es frecuente con otros medicamentos o suplementos.

      Recapitulando…
      1.- La homeopatía no es mejor que la farmacología convencional, sino que en muchas situaciones tiene más sentido probarla primero y desde luego merece la pena intentarla cuando la farmacología convencional no está consiguiendo resultados, o no los suficientes.

      2.- En otras situaciones, hay terapias y fármacos diferentes de la homeopatía que resultan ser la mejor primera opción de tratamiento. En ese caso hay que seguir el sentido común y usarlos, y no ser dogmático y empeñarse en aplicar homeopatía (que puede ser interesante como segunda opción o como complemento).

      3.- No siempre conseguimos los resultados que queremos, ni siquiera aunque en otras situaciones o con otros pacientes los hayamos conseguido. Hay que ser humilde y resolutivo, y buscar (o recomendar) otras opciones.

      Gracias otra vez, Ángel. Además, me alegro muchísimo de que te encuentres mejor.

      Un abrazo
      Gualberto

  • Los señores de “El País” son curiosos, en otras notas no habían censurado comentarios, pero parece que ahora la nota de Mulet es tan simplona y vulgar que no les quedó más que eliminar los comentarios donde pongo el enlace a un análisis completo y desmonto a Mulet (y a otros dos). Mulet no ha dignado en responder absolutamente a nada, porque lo ve como un “no quiero perder mi tiempo con un anónimo”. Las notas de estas gentes son tan repetitivas que hasta resultan patética para el lector con sentido común, y “El País” sólo se está embarrando más.

    https://losseudoescepticos.wordpress.com/2017/11/20/un-analisis-de-libros-escepticos-que-son-para-tirar-a-la-papelera/

    • estupendo zet1… ahí queda tu comentario y enlace para los que quieran ampliar más la info…
      gracias por seguirnos
      un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar