Homeopatía en el tratamiento del TDAH en niños

Última modificación: 29-09-2016 17:58:10

Hace muy poco tiempo, antes del verano, me quedé impactado en una clase sobre los trastornos del comportamiento en la infancia escuchando hablar sobre el TDAH a un neuropediatra experto, precisamente, en esos temas. Me impactó su compromiso, su valor y su humildad. Antes de esto ya me habían impresionado su curriculum y sus conocimientos sobre la materia.

Lo que dijo fue que, en su criterio (y en el de otros muchos expertos), el TDAH no es una enfermedad mental ni un trastorno del neurodesarrollo sino una forma de ser. Eso sí, una forma de ser que hace muy difícil al niño adaptarse al sistema educativo tal y como se le presenta. Y que, como el sistema no iba a cambiar, había que escoger entre dejar desadaptado a ese niño durante toda su educación o ayudarlo, en su criterio también, con psicofármacos. Según él, los “efectos secundarios” de la desadaptación al sistema serían mucho mayores que los de medicar al niño.

Me pareció una declaración valiente, honesta pero devastadora.

Poco después de acudir a este curso leía un artículo en INFOCOP ON LINE, una publicación del Consejo de la Psicología de España. El artículo se titulaba La OCU advierte de los riesgos del abuso de los psicofármacos en el tratamiento del TDAH. Eso es lo que se desprendía de un informe realizado por la OCU y publicado en su Revista Ocu Salud, el pasado mes de junio.

En este artículo se afirma que “según la Organización, existe hoy en día una conciencia social “muy viva y extendida” respecto a este trastorno que conlleva a que, frecuentemente, padres con niños muy movidos e impulsivos y con dificultades para concentrarse, sospechen que sus hijos puedan tener TDAH. Concretamente, un 25% de los padres encuestados afirmó haber tenido la sospecha. Tras consultar con un profesional, al 56% se le diagnosticó un TDAH, mientras que no se encontró ningún problema de salud en el 33% y el 11% presentaba “otro problema de salud diferente”.

Así mismo se comenta en el artículo como “la OCU invita a la reflexión ante la posibilidad planteada en algunos estudios de que “no en todas las ocasiones se sigan con rigor los criterios para diagnosticarlo de las guías médicas de referencia”, pudiendo comenzar un tratamiento “sin que en su evaluación se cumplan todos los criterios que marca el consenso científico actual”. 

Otro aspecto muy destacado de este artículo tiene que ver precisamente con el diagnóstico. Lo primero es decir que no existe ninguna prueba clínica ni test que diagnostique el TDAH. Este es un diagnóstico basado exclusivamente en criterios de comportamiento consensuados. De hecho el estudio publicado por la OCU señala que el 52% de los padres a cuyos hijos les diagnosticaron el trastorno pidieron una segunda opinión. Pues bien, sólo en el 9% se confirmó el diagnóstico.

Y el artículo sigue señalando como según lasGuías de Práctica Clínica para el TDAH del Instituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica (NICE) de Reino Unido  entre sus recomendaciones basadas en la evidencia científica, se aconseja la intervención psicosocial frente a la farmacológica, como tratamiento de primera línea en niños y adolescentes. No obstante, los datos que se desprenden de la encuesta muestran que sólo en el 32% de los casos se han implementado otros métodos terapéuticos diferentes: el 24% un tratamiento psicológico, el 25% psicopedagógico y en el 19% se ha seguido un entrenamiento para padres”. 

Y el artículo termina señalando que “por otro lado, la OCU recuerda que, tanto en el diagnóstico como en el tratamiento, la escuela del niño juega un papel relevante, empero, a tenor de los padres “no siempre es el más lúcido”: el 39% se manifiesta muy insatisfecho con la ayuda prestada en la fase del diagnóstico y un tercio muy descontento con la coordinación entre el centro y los profesionales de la salud. Por ende, un 53% reprueba la poca colaboración una vez establecido el diagnóstico de TDAH, y el 16% ha llegado a cambiar a su hijo de colegio con la intención de que esta fuese mejor. Una contrariedad añadida a las muchas incertidumbres expresadas por los padres, es la ausencia de adaptaciones y medidas especiales en el aula”.

Y otro dato que habla de la excesiva medicación en estos niños; el informe señala que “aunque no existe la certidumbre de que este tipo de tratamiento sea eficaz a largo plazo y mejore los parámetros de funcionamiento social, escolar y familiar pasados los tres años desde el inicio de su consumo”, más del 50% de los pacientes excede ese plazo”. 

Conclusión según la OCU: malos diagnósticos, mucha medicación y escaso abordaje psicoeducativo. Y es lo que a mí me parece. Ah, y por supuesto, nula autocrítica del sistema educativo.

En relación a todo esto me gustaría hacer unas cuantas reflexiones personales:

  • Es prioritario ayudar a todo niño que se encuentre en riesgo de desadaptación social y/o escolar. Esta actuación debe hacerse en el marco de un diagnóstico de la situación riguroso y debe ser multidisciplinar, implicando a padres, maestros y médicos/psicólogos.
  • La medicación debe ser el último nivel de tratamiento, dándose preferencia al abordaje emocional y educacional, además del apoyo y asesoramiento constante a los padres.
  • Antes de implementar un tratamiento con psicofármacos sería mucho más interesante utilizar medicamentos homeopáticos, infinitamente más seguros y con una gran eficacia en el manejo de los problemas emocionales y comportamentales.
  • Un sistema educativo en el que cada vez más niños se sienten “extraños” en él (según fuentes en EEUU cerca del 10% de sus niños están medicados en relación con este diagnóstico) debiera cuestionarse seriamente sus métodos y objetivos.
  • Nuestro sistema educativo, ¿está pensado para crear piezas que encajen en un sistema o para desarrollar personas capaces de ser felices y mejorar este mundo?
  • Por ej.: ¿Por qué ponemos a aprender a escribir y leer a niños de menos de 6 años que es cuando su neurodesarrollo les permitiría adquirir esas habilidades de manera óptima? ¿Por qué para el sistema educativo antes es siempre mejor?
  • ¿Por qué nuestros niños tienen cada vez menos tiempo y espacio para ser niños? ¿Por qué su agenda (es que ahora la necesitan!!!) se parece cada vez a la de un adulto?
  • ¿Por qué los docentes, padres, sanitarios trasladamos el problema sobre quienes en realidad lo están sufriendo?

Y seguiría con mil preguntas y reflexiones.

Yo estoy profundamente convencido de que la mayoría de los casos diagnosticados como TDAH no tienen que ver con ninguna disfunción del neurodesarrollo sino más bien con una incapacidad por parte de los adultos de crear un marco vital y educativo capaz de acoger las “variaciones de la normalidad” que encontramos en la forma de ser de nuestros niños.

Me parece atroz trasladar a un niño incapaz de estarse quieto en un aula la idea de que es un niño enfermo y que para ser “normal” necesita medicarse. Y cuando se medica, el niño está más calmado, claro. Y cuando me anestesian una muela careada ya no me duele. Claro.

En Homeopatía sabemos que no todos los niños son iguales. Cómo va a adaptarse de igual manera un niño carbónico/sicótico, obediente, tenaz, perseverante, racional, frente a un niño psorotuberculínico/fosfórico mucho más lábil, emocional, curioso, movido. Hay un tipo de niño que encaja perfectamente en nuestro sistema. Y los que no encajan: ¿son enfermos?, ¿los medicamos para que encajen?

Creo, y tengo la experiencia propia y de muchos otros colegas, que la Homeopatía puede ocupar un lugar muy importante en el intento de ayudar a estos niños a encontrar un estado emocional y vital que les ayude a adaptarse a un sistema que les es hostil. Y claro que sé que hay niños muy difíciles, con rasgos casi psicopáticos, y claro que sé que en algunos casos el uso de psicofármacos en niños/adolescentes puede estar justificado. Pero la dimensión diagnóstica y las estrategias terapéuticas que se están usando en el supuesto TDAH, no, en eso no estoy de acuerdo.

Sinceramente, creo que los adultos no estamos a la altura que nuestros niños merecen. No les estamos ofreciendo una sociedad, una educación ni un ejemplo de vida que les ayude a crecer más felices y sabios de lo que nosotros crecimos y vivimos. Nos estamos equivocando en la forma de vivir y de educar y para compensarlo, los medicamos.

La solución a la creciente y preocupante psicomedicalización de nuestros niños yo pienso que pasa por que los adultos cambiemos. Pasa por que nos demos cuenta de que esta sociedad, estos valores de competitividad y productividad, nos están deshumanizando más cada vez y que están haciendo cada vez más difícil SER NIÑO.

Y muchos pensaréis: “eso es una utopía”. Sí, pero si no buscamos la utopía ¿para qué vivimos?

Sobre el Autor

Dr. Guillermo Basauri
Dr. Guillermo Basauri

Soy Guillermo Basauri, médico formado en Homeopatía y Osteopatía. Ejerzo la medicina desde el año 92, actualmente en Getxo (Bizkaia), y siempre me han interesado las terapéuticas que estimularan los propios recursos del organismo, que son extraordinarios, para llevarlo de nuevo a la salud.

Además, dirijo un espacio sobre salud y Homeopatía todos los domingos por la mañana en Radio Popular de Bilbao-Herri Irratia y soy profesor del CEDH. Y ambas cosas me apasionan.

Y, eso sí, en mi tiempo libre lo que más me gusta es ir con mi mujer a la montaña. Me ayuda a no olvidar que vivimos en un planeta de una belleza que emociona.

52 Comentarios

Comentar
  • Dr Guillermo somos de alicante y mi hijo de 7 años con TDAH ha sido tratado con ningún medicamento por el miedo a sus efectos secundarios a largo plazo, tendrá algún colega homeópata que pueda tratarlo aquí en alicante?…

    • Hola Jose.

      En la página homeopatiasuma.com, en la pestaña “sobre ohmeopatía”, encontrarás un directorio con dos colegas de Alicante que podrían ayudarte. Son dos grandes profesionales.

      Muchas gracias por tu confianza y espero que todo vaya muy bien. Un saludo y muy feliz día.

  • Dr.Basauri me gusta su planteamiento con respecto al TDAH tengo un nieto de 7 años que esta diagnosticado y esta en tratamiento sicológico sin medicación,pero esta siendo muy difícil para toda la familia sobrellevar esta situación,le agradecería me recomiende un médico homeópata para poder tratar al niño, vivimos en Barcelona,yo tengo mucha confianza en la homeopatía xq ha curado a mis hijos de diferentes problemas de salud y he evitado inclusive la cirugía,desde ya le quedo muy agradecida.

    • Hola Ana.

      Yo te recomiendo acudir a la página homeopatiasuma.com. En la pestaña “sobre homeopatía” encontrarás excelentes médicos expertos en homeopatía en Barcelona. El mismo Dr González Quiroga, compañero en este blog. trabaja en tu ciudad.

      Muchas gracias por tu confianza y espero que todo vaya muy bien. Saludos y buen día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualizado el 25-06-2019 13:22:34 - © 2014-2019 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar