Homeopatía para el asma infantil

Según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) un 12% de nuestros niños sufren asma y esta enfermedad supone la mayor causa de absentismo escolar. 

Estos datos por sí solos ya nos acercan a entender la dimensión de esta patología. Y su incidencia, sobre todo en la población infantil, no para de crecer. Cambios en los hábitos alimenticios con una dieta cada vez más rica en carnes, dulces, alimentos precocinados y cada vez más pobre en verduras, legumbres y frutas o la presencia cada vez más importante de tóxicos y productos químicos en nuestra comida, aire, ropa, envases o cosmética pueden tener mucho que ver con este aumento exponencial del asma entre los niños. Además, hay que tener en cuenta que son mucho más susceptibles a estos tóxicos pues sus órganos y sistemas aun son inmaduros y están sometidos a muchos más cambios de maduración y crecimiento que en los adultos.

El estrés de esta nueva sociedad del consumo y la competitividad (hay que tenerlo todo y, además, ser el mejor) y otros factores emocionales también sabemos que juegan un papel muy importante en la manifestación del asma.

Todo esto, junto con la predisposición particular de cada persona, son aspectos que el médico homeópata entiende e integra en el abordaje de estos pacientes. Pero sobre eso nos detendremos un poco más adelante.

El asma afecta a los pulmones del paciente y sus síntomas centrales son el ruido y la dificultad al respirar junto con la tos. Y esto se produce porque los bronquios se inflaman, su musculatura se contrae y, además, puede aumentar la secreción de moco.

La severidad y el pronóstico del asma son muy variables. Así, habrá niños que mantengan su condición de asmáticos toda la vida, mientras que otros mejorarán a lo largo de la infancia y adolescencia. Y también se puede dar el caso de que la enfermedad debute durante la vida adulta aunque no es lo más frecuente.

Sabemos que hay factores desencadenantes que pueden hacer aparecer las crisis de asma o empeorar el estado asmático del paciente:

  • Infecciones como resfriados y gripes.
  • Contaminación ambiental.
  • Alérgenos como ácaros, polen, sustancias químicas.
  • El clima húmedo y frío, los cambios bruscos de temperatura.
  • Algunos medicamentos.
  • El ejercicio.
  • Olores fuertes, aerosoles.
  • El estrés y determinadas situaciones emocionales.

No todos los niños van a manifestar la enfermedad de la misma manera ni van a responder a los mismos desencadenantes, por eso es muy importante individualizar el tratamiento para poder controlar la enfermedad de la forma más eficaz y segura. Y eso la Homeopatía siempre lo tiene en cuenta; tratamos enfermos no enfermedades y eso supone adaptar el tratamiento a la forma particular en la que cada paciente expresa su enfermedad.

El diagnóstico del asma en los niños pequeños es especialmente difícil. Hay muchos niños que durante los resfriados y catarros pueden presentar ruido al respirar, sin ser asmáticos, por el mero hecho de tener unos bronquios aun un poco estrechos. Además, la prueba clave para hacer el diagnóstico de esta enfermedad, la espirometría, que mide la capacidad de tomar y expulsar el aire, es muy difícil de realizar con rigor en los niños pequeños. Esto hace que tengamos muchos niños mal diagnosticados y otros sin diagnosticar.

Las crisis pueden aparecer de forma brusca pero lo más normal es que lo hagan de forma lenta a lo largo de horas o días. Hay signos que podemos observar en el niño que nos van a alertar de que una de esas crisis puede estar llegando:

  • Tos persistente. Puede agravarse por la noche, hacerle vomitar…
  • Ruido al respirar.
  • Respiración más rápida de lo habitual.
  • Fatiga al esfuerzo.
  • Cansancio, cambios de humor.

También hay que tener en cuenta otros signos que nos pueden hacer ver que el cuadro asmático del niño está agravándose. Estos son los más característicos y es importante saber reconocerlos para poner en marcha las medidas que se hayan hablado con el médico para estos momentos o, incluso, para acudir a urgencias en caso de que no encontremos remisión con las pautas acordadas para esos casos:

  • Dificultad para hablar.
  • No para de toser.
  • Se duerme y es difícil despertarlo.
  • La piel del cuello y de las costillas se retrae cuando el niño respira.
  • Vemos su piel y en especial sus labios azulados.

Los medicamentos convencionales usados para el asma no buscan curar la enfermedad sino controlar sus síntomas y espaciar, en la medida de lo posible, las crisis de los pacientes. Y hay que tener en cuenta que algunos de ellos, como los corticoides, pueden llegar a afectar al crecimiento y desarrollo de los niños cuando tienen que usarse a largo plazo.

Para mí el incorporar la Homeopatía y sus medicamentos en el tratamiento de estos niños supuso un antes y un después en relación a mis expectativas de pronóstico en estos pacientes. ¿Por qué?

  1. Los medicamentos homeopáticos tienen el mejor rango de seguridad que podemos encontrar entre todos los medicamentos útiles en esta patología.
  2. Los medicamentos homeopáticos son muy eficaces y rápidos en el tratamiento de las crisis y nos permiten poder manejar muchas de estas situaciones sin tener que recurrir a otros medicamentos potencialmente más peligrosos.
  3. Los medicamentos homeopáticos pueden utilizarse con los broncodilatadores convencionales o los corticoides siempre que el médico considere que ese sea el tratamiento indicado para su paciente en esa situación particular, tanto en las crisis como en el tratamiento de fondo.
  4. La Homeopatía resulta especialmente interesante por sus resultados en el control de la enfermedad y de sus crisis de agravación. Mi experiencia me demuestra que la inmensa mayoría de los niños a los que les prescribimos medicamentos homeopáticos dentro de su estrategia de tratamiento disminuyen la severidad y el número de crisis, disminuyen el absentismo escolar y consiguen un control mucho más eficaz de su patología.
  5. Cuando introducimos la Homeopatía en su tratamiento conseguimos, en la mayoría de los niños, disminuir o eliminar el uso de los inhaladores de base. Y no es solo mi experiencia, el estudio francés EPI 3 demuestra que los médicos que conocen y utilizan la Homeopatía en sus tratamientos necesitan usar muchos menos medicamentos convencionales.
  6. Sabemos que hay factores alérgicos, infecciosos, emocionales o climáticos implicados en esta enfermedad. En Homeopatía contamos con medicamentos que pueden disminuir la sensibilidad del paciente a determinados alérgenos, mejorar las defensas del niño para que esté más fuerte frente a posibles infecciones víricas y bacterianas, mejorar su capacidad de adaptación al estrés y a determinadas situaciones emocionales que pueden desestabilizar al niño y hacerlo más susceptible de enfermar o también mejorar su fragilidad ante el frío y la humedad.
  7. La Homeopatía nos permite acercarnos al enfermo más allá de su enfermedad, “correr el velo del diagnóstico” y decir: Correcto, tienes asma. Ahora vamos a ver quién es ese niño asmático y cómo manifiesta su enfermedad. Su comportamiento, su complexión, su temperamento y su carácter, su apetito, sus enfermedades presentes y anteriores, la de sus padres y familiares cercanos, cómo hace sus crisis y qué las desencadenan, cómo vive la frustración, qué le gusta hacer… quién es y cómo es. Y a partir de aquí ya podemos ponerle su tratamiento, el tratamiento de su asma.

La Homeopatía nos da un grado de excelencia en el tratamiento de estos niños. Espero que más pronto que tarde esta práctica integrativa sea la norma y no la excepción en el tratamiento del asma infantil. Más oportunidades terapéuticas, mejor medicina.

Sobre el Autor

Dr. Guillermo Basauri
Dr. Guillermo Basauri

Soy Guillermo Basauri, médico formado en Homeopatía y Osteopatía. Ejerzo la medicina desde el año 92, actualmente en Getxo (Bizkaia), y siempre me han interesado las terapéuticas que estimularan los propios recursos del organismo, que son extraordinarios, para llevarlo de nuevo a la salud.

Además, dirijo un espacio sobre salud y Homeopatía todos los domingos por la mañana en Radio Popular de Bilbao-Herri Irratia y soy profesor del CEDH. Y ambas cosas me apasionan.

Y, eso sí, en mi tiempo libre lo que más me gusta es ir con mi mujer a la montaña. Me ayuda a no olvidar que vivimos en un planeta de una belleza que emociona.

6 Comentarios

Comentar
  • Estimado Dr. Basauri:
    Soy peruana y tengo mellizos de ocho años de edad, uno de ellos, el varón, hace episodios de asma cada tres a cuatro veces al año, donde se le suministra medicina convencional para apasigûar los síntomas; pero estos persisten siendo aparentemente cíclicos.
    En mi País lamentablemente carecemos de médicos homeópatas. En mi caso, en la búsqueda de información desesperada, por no querer dar a mi pequeño, medicina que con el tiempo le puede causar daños en su salud irreversibles, es que acudo a UD. para que me oriente por favor.
    He leído sobre el Dulcamara 5CH, Poumon Histamine, La drosera, Silicea, etc. que pueden ayudarnos.
    Por favor, apreciaría mucho nos ayude al respecto.
    Desde ya mil gracias por su apoyo.
    Atentamente,

    Angie

    • Hola Angie.

      De verdad que se me parte un poco el corazón porque muchas veces me pedís si puedo ayudaros con problemas concretos de salud pero tienes que entender, y yo sé que lo harás, que me es imposible indicarte un tratamiento sin conocer a tu hijo y sin poder examinarlo personalmente y hacer un seguimiento de su caso. Y lamento también mucho que no puedas acceder a un médico homeópata porque seguro que podría ayudaros.
      Si, como me dices, no te es posible conseguir un médico homeópata quizás si te sería posible contactar con algún médico que utilice, además de los tratamientos convencionales, otras opciones de tratamiento como plantas medicinales o consejos de alimentación.

      Espero que pronto encontréis algún médico que pueda seros de ayuda. Muchas gracias por tu confianza y os mando un saludo lleno de afecto.

  • Buen dia mi hija tiene 5 años es asmatica hace 3 semanas estuvo internada por neumonia y se le habian ido las flemas pero ahora comenzo otra vez con mucha tos primero fue tos seca y ahora es con flemas ya no se que hacer no se termina de mejorar nunca y me preocupa.

    • Hola Jimena.

      Mi experiencia en este tipo de cuadros es muy buena pero es necesario, como siempre, conocer al paciente y poder valorar cada caso de forma individual. Hay muchos medicamentos que pueden estar indicados y su elección dependerá de las características particulares de cada paciente y de la forma, también particular, en que se expresen sus cuadros. Ya sabes, la individualización del tratamiento e fundamental.
      Espero que puedas encontrar algún médico homeópata en tu zona que pueda orientaros hacia el tratamiento más indicado para tu hija.

      Muchas gracias por leernos y por tu confianza. Un saludo y os deseo un feliz día.

  • Mi hija es asmática, no para de expulsar flemas cada vez que tose, ya tiene apróximadamente 2 meses asi, ando en busca de alternativas

    • Hola Enrique.

      En mi experiencia, el caso de tu hija es uno de esos en donde la Homeopatía puede ayudar en gran manera. Yo te recomendaría que le dieras una oportunidad a los medicamentos homeopáticos de mano de algún médico homeópata de tu zona. Valorando el caso particular de tu hija es muy probable que pueda ayudar en la evolución y el pronóstico de su asma.
      Recuerda que los medicamentos homeopáticos son seguros en los niños y que se pueden combinar con cualquier otro medicamento que se considere necesario.

      Muchas gracias por tu confianza y espero que pronto mejore ese asma. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2018 Hablando de Homeopatía