Herpes labial y su tratamiento con homeopatía

Son ya varios los posts en los que nombramos el herpes labial en relación con la homeopatía y el tratamiento del herpes labial con medicamentos homeopáticos. Yo, en concreto, lo he hecho en este articulo sobre problemas de piel donde la homeopatía puede resultar de gran utilidad) y en este otro sobre enfermedades para las que recomiendo la homeopatía como mejor opción de tratamiento porque, sinceramente y en mi experiencia, es el tratamiento más rápido, seguro y eficaz que yo he conocido. Y lo digo por experiencia propia.

Así que ya era hora de dedicarle el tiempo y el espacio que se merece a esta patología tan común, el herpes labial (pupas o calenturas, como también se le conoce), junto con esta terapéutica, la homeopatía, tan útil y segura.

¿Qué provoca el herpes labial? Causas del herpes labial

El herpes labial es unainfección vírica producida por el virus del herpes simple. Existen dos virus de este tipo: el virus del herpes simple tipo 1 (VHS-1) y el virus del herpes simple tipo 2 (VHS-2). El VHS-1 es el que se relaciona preferentemente con el herpes labial y el VHS-2 es el que produce el herpes genital, aunque ambos virus pueden producir lesiones en cualquiera de esas dos localizaciones.

Síntomas del herpes labial

Las lesiones del herpes labial son muy características y suelen evolucionar en tres fases:

  • Fase inflamatoria. La persona suele sentir ya un día antes, más o menos, una sensación de escozor y pinchazos en la zona en donde saldrán las lesiones.
  • Fase de vesículas y ampollas. Tras estos pródromos aparecen en la zona unas vesículas llenas de un líquido claro al principio que en muy poco tiempo pasa a ser opalescente. Estas vesículas pueden tender a confluir hasta poder llegar a formar pequeñas ampollas.
  • Fase de costras. Estas vesículas se acaban rompiendo y dan lugar a una zona ulcerada que supura y sobre la que van apareciendo las costras.

Este proceso, desde su comienzo hasta que las lesiones desaparecen, puede durar entre dos y cuatro semanas y lo normal es que no deje marcas ni cicatrices a largo plazo.

El primer brote de herpes labial puede ser más severo que las sucesivas reapariciones, si llegan a producirse. De hecho hay personas que pueden manifestar malestar general y fiebre en esta primera aparición. También pueden aparecer ganglios linfáticos inflamados (adenopatías) en las zonas cercanas a las lesiones.

La localización del herpes labial, como su propio nombre lo indica, suele ser alrededor de la boca pero también puede manifestarse en la nariz, orejas y el resto de la cara. Y, como ya comentábamos, también puede contagiarse a la zona genital.

Una vez que la persona ha tenido una erupción el virus ya permanecerá acantonado en las terminaciones nerviosas de la piel y podrá reaparecer cada vez que las defensas del portador bajen.

Herpes labial en niños: la gingivoestomatitis herpética.

La gingivoestomatitis herpética es la manera más frecuente de manifestarse el primer brote de un contagio del virus del herpes labial en los niños menores de 5 años. Con muchísima menor frecuencia pero también puede aparecer en los adultos.

Los síntomas del herpes labial en los niños son llagas y úlceras muy dolorosas por toda la cavidad oral, acompañadas frecuentemente de inflamación intensa de las encías, salivación abundante y halitosis. Es también frecuente que la gingivoestomatitis herpética vaya con fiebre, malestar general, irritabilidad, alteraciones del sueño y rechazo a comer por el intenso dolor que provocan las lesiones. Las adenopatías dolorosas en el cuello también pueden estar presentes.

La infección es muy contagiosa y puede contraerse a través del contacto directo con el niño o por compartir objetos que hayan pasado por su boca.

Hay veces en las que esta primera infección del virus del herpes labial en el niño puede pasar desapercibida o manifestarse como un cuadro catarral o una fiebre sin causa aparente.

Una vez que el niño ha sufrido esta primera infección el virus queda acantonado en su cuerpo y puede volver a aparecer como una nueva estomatitis o, lo que es más frecuente, como un herpes labial típico.

¿Cómo se contagia el herpes labial?

Se estima que 7 de cada 10 personas en el mundo están infectadas por el virus del herpes labial, incluyendo a personas que nunca han mostrado las lesiones típicas de la infección.

El contagio del herpes tanto del VHS-1 como del VHS-2 se produce, fundamentalmente, a través del contacto directo con las lesiones cuando están en fase de ampolla y de supuración aunque el contagio también es posible antes de que esto aparezca. Y hay que recordar que tanto el herpes genital como el herpes de boca pueden afectar a ambas localizaciones. También puede contagiarse al compartir utensilios para comer, ropa o cualquier objeto que haya estado en contacto con las lesiones.

¿Qué puede hacer que reaparezca un herpes labial?

Como ya decíamos, una vez que la persona ha sido infectada el virus permanecerá acantonado en el organismo esperando la oportunidad de manifestarse de nuevo y esto va a ocurrir en esas ocasiones en las que nuestro sistema inmunológico se debilite por diferentes motivos.

Las causas más frecuentemente relacionadas con la reaparición de un brote de herpes labial son:

  • Exposiciones al sol, al viento o al frío intenso.
  • El estrés, la ansiedad y los momentos emocionalmente difíciles.
  • Procesos infecciosos tipo catarros, resfriados, gripes.
  • Periodos de cansancio intenso.
  • Cambios hormonales. Es frecuente que muchas mujeres sufran brotes de herpes alrededor de la regla o desde la menopausia.
  • Enfermedades que cursen con cierto grado de inmunosupresión.

¿Qué complicaciones puede causar el herpes labial?

Las complicaciones del herpes labial son muy poco frecuentes pero en niños y en personas con las defensas bajas el virus puede afectar a otras partes del organismo generando, a veces, situaciones que pueden llegar a ser severas.

  • Ojos. Si la infección afecta a los ojos pueden dejar cicatrices que puedan llegar a afectar a la visión e, incluso, provocar ceguera.
  • Dedos. Es lo que se conoce como herpes panadizo. Suele ocurrir en los niños con estomatitis herpética que se chupan el dedo.
  • Otras zonas de la piel. Es más probable en pacientes con enfermedades de la piel tipo eccema o psoriasis.
  • Sistema nervioso y otros órganos. Esta es una complicación grave que puede ocurrir en personas con un sistema inmunológico muy debilitado por diferentes causas.

Diagnóstico del herpes labial.

Normalmente, para diagnosticar el herpes labial es suficiente con ver las lesiones, aunque si hubiera alguna duda siempre se puede tomar alguna muestra de las secreciones y analizarlas en el laboratorio.

La homeopatía en el tratamiento del herpes labial

El tratamiento convencional del herpes labial se basa en el uso de medicamentos antivirales en forma de pomada o también por vía oral. Las pomadas no aportan mucho a la evolución natural de las lesiones y la vía oral estaría indicada tan solo en los casos complicados y en los pacientes inmunodeprimidos, con lo que la opción de tratamiento convencional resulta bastante limitada.

La Homeopatía nos aporta una posibilidad de tratamiento del herpes labial con dos niveles de acción:

  • Tratamiento de las lesiones del herpes labial en sus distintas fases.

Siempre insistimos en que uno de los valores de la homeopatía como terapéutica es su capacidad de abordar cada problema de salud desde la individualización de cada caso y esto es lo que ocurre cuando nos planteamos tratar un brote de herpes; no va a ser lo mismo ni vamos a contar con los mismos medicamentos según en qué fase se encuentren las lesiones de nuestro paciente.

Fase inflamatoria. Esa sensación de ardor, pinchazos y escozor que suelen notar los pacientes antes de que lleguen a aparecer las vesículas responderá, preferentemente, a APIS MELLIFICA.

Fase de vesículas y ampollas. En este estadio de la infección RHUS TOXICODENDRON será el medicamento más utilizado en el caso de las vesículas, mientras que CANTHARIS VESICATORIA lo elegiremos cuando las vesículas hayan confluido y estén formando lesiones ampollosas.

Fase de costras. Cuando las vesículas y las ampollas empiezan a oscurecer su contenido líquido y las lesiones comienzan a secretar y a formar costras sobre las ulceritas que se forman pensaremos sobre todo en MEZEREUM y GRAPHITES, dos grandes medicamentos homeopáticos de heridas costrosas.

Estos medicamentos podremos usarlos individualmente o asociando varios de ellos según el aspecto que presenten las lesiones en el momento que veamos al paciente. Cada caso tendrá un abordaje y cada médico experto en homeopatía valorará el tratamiento más adecuado. Y, por supuesto, podrían igualmente complementarse con cualquier medicamento antiviral si el paciente lo llegase a necesitar.

A nivel local a mí, particularmente, me gusta mucho recomendar algunas pomadas con caléndula o, incluso, aplicarse directamente (o diluida en un poco de agua) la tintura madre de la caléndula sobre las lesiones.

  • Tratamiento preventivo del herpes labial: cómo evitar las reapariciones.

Pero quizás el aspecto que más suele preocupar a las personas que sufren de herpes labial no es tanto qué hacer en cada brote, que también, sino cómo hacer para que estos herpes dejen de salir cada vez que tienen la regla, que se estresan o que les da el sol o el viento en la zona.

Aquí es donde, en mi experiencia, la homeopatía despliega todo su potencial al actuar mejorando la capacidad de adaptación de nuestras defensas a todas esas circunstancias que les harían debilitarse, favoreciendo así la aparición de un nuevo brote de herpes labial.

Para ello y como siempre, necesitamos conocer en profundidad aspectos de la persona que tienen que ver con su globalidad como ser que siente, que piensa y que tiene un cuerpo y una biología, inseparables e intransferibles. Según la naturaleza de cada persona que sufra estos herpes de repetición pensaremos en medicamentos como SEPIA, NATRUM MURIATICUM, LYCOPODIUM, STAPHYSAGRIA o SULFUR, solo por nombrar algunos. La idea siempre será encontrar el medicamento particular que necesita cada persona para reforzar la capacidad de adaptación de sus defensas, de manera que no sufra una nueva recaída de su herpes labial cada vez que se resfríe, le venga la regla o con cualquier situación vital que tienda a desestabilizarle.

Y siempre recordando que los medicamentos homeopáticos podremos utilizarlos en bebés y niños pequeños, mujeres embarazadas y pacientes con otras enfermedades y sus tratamientos.

En definitiva:

#HomeopatíaSuma

Sobre el Autor

Dr. Guillermo Basauri
Dr. Guillermo Basauri

Soy Guillermo Basauri, médico formado en Homeopatía y Osteopatía. Ejerzo la medicina desde el año 92, actualmente en Getxo (Bizkaia), y siempre me han interesado las terapéuticas que estimularan los propios recursos del organismo, que son extraordinarios, para llevarlo de nuevo a la salud.

Además, dirijo un espacio sobre salud y Homeopatía todos los domingos por la mañana en Radio Popular de Bilbao-Herri Irratia y soy profesor del CEDH. Y ambas cosas me apasionan.

Y, eso sí, en mi tiempo libre lo que más me gusta es ir con mi mujer a la montaña. Me ayuda a no olvidar que vivimos en un planeta de una belleza que emociona.

2 Comentarios

Comentar
  • Qué interesante, Guillermo. Y qué variedad de patologías puede encerrar una sola manifestación física como el el herpes labial, plasmando, además, en el cuerpo los desajustes emocionales, mentales, volitivos y conductuales. Y pensar que por lo general a ese trastorno solo se le da un valor de fastidio estético…
    Cada post que publicáis es un tesoro de conocimiento, de formación y de orientación.
    Muchas gracias, como siempre, por estar ahí, al pie del cañón consciente.
    Un fuerte abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2020 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar