Espolón calcáneo: sus causas, síntomas y su tratamiento con Homeopatía

Este es uno de esos posts en los que me pregunto cómo no lo he escrito ya hace tiempo, y lo digo por los buenos medicamentos homeopáticos que tenemos para atender esta dolencia y, sobre todo, por mi tan satisfactoria experiencia tratando este tipo de pacientes con espolón calcáneo en el pie.

Hoy quiero contaros qué es y cómo se origina el espolón calcáneo, qué síntomas produce y cómo prevenirlo y tratarlo, poniendo especial énfasis en las posibilidades homeopáticas. 

¿Qué es el espolón calcáneo?

Esta dolencia es una de las causas más frecuentes de dolor en el talón.

También es conocida como exóstosis calcánea y consiste en la formación de una calcificación en el talón en la zona de inserción de la fascia plantar que es una banda de tejido elástico que se extiende desde el talón hasta la zona del pie situada delante de los dedos.

Esta fascia es una de las principales responsables de mantener el arco plantar, absorber y devolver la energía que se produce cuando el pie impacta contra el suelo por lo que es de gran importancia en toda la acción de caminar. 

¿Cuál es la causa del espolón calcáneo?

Esta calcificación que crea una excrecencia ósea puntiaguda sobre la base del talón se relaciona con la presencia en el paciente que la sufre de una fascitis plantar crónica, es decir, una inflamación mantenida en el tiempo de esta fascia plantar de la que hemos hablado.

Esta fascitis plantar es frecuente en corredores habituales sobre superficies duras y uniformes (asfalto) unido a problemas en la pisada. Es por ello más frecuente en personas con pie plano o con un exceso de curvatura en el arco plantar.

Otras causas asociadas a esta fascitis pueden ser los problemas musculares, el uso habitual de calzado inadecuado, el aumento repentino de la actividad física y el sobrepeso.

¿Cuáles son los síntomas del espolón calcáneo?

Las personas que lo sufren suelen referir que es “como si pisaran un clavo” o “como si tuvieran una pequeña piedra metida en el zapato bajo el talón”. Es un dolor punzante en el talón que se produce al apoyarlo en el suelo.

Suele ser más intenso al comenzar el movimiento, en los primeros apoyos. Puede mejorar algo con el comienzo de la marcha, pero el dolor suele intensificarse según caminamos cada vez más. El reposo y dejar de apoyar el talón lo alivia.

¿Cómo se diagnostica el espolón calcáneo?

La sintomatología tan clásica ya nos orienta mucho hacia el diagnóstico que suele confirmarse con una radiografía lateral del pie en donde se aprecia la protuberancia calcificada del talón.

¿Podemos prevenir el espolón calcáneo? 

Sí que hay cosas que podemos tener en cuenta a la hora de evitar que esa fascia plantar se inflame hasta el punto de acabar produciéndonos un espolón.

  • Evitar el sobrepeso 
  • Si eres corredor habitual, procurar alternar la carrera sobre asfalto con otros días de entrenamiento en el campo o la montaña en donde la superficie del terreno no sea tan dura. Ya sé que esto no es siempre posible, pero hay que tenerlo en cuenta siempre que se pueda.
  • Utilizar calzado adecuado, tanto para el deporte como para la vida diaria.
  • Planificar bien la actividad física. Asesorarse con profesionales antes de comenzar a practicar una modalidad deportiva es siempre un buen hábito.
  • Evitar el consumo de alimentos procesados, harinas refinadas, bollería y dulces industriales, azúcar refinado y cuidar el exceso de carnes y lácteos.

Lo que comemos es fundamental en la calidad de nuestros tejidos y un exceso de este tipo de productos generará un terreno proinflamatorio que ayudará a sobrecargar nuestros músculos, tendones, ligamentos y fascias.

Una dieta rica en verduras, frutas, cereales integrales, legumbres y enriquecida con un consumo habitual de semillas (girasol, sésamo) y frutos secos (nueces, almendras, avellanas) será una gran aliada de la salud de tu aparato locomotor.

Es importante consultar con un profesional desde el primer momento que sintamos dolor en el talón o en la planta del pie para evitar así que esa fascia se sobrecargue hasta el punto de calcificarse.

En este sentido, me parece especialmente útil e interesante el uso de la Osteopatía por su capacidad de equilibrar la función y la mecánica de todo nuestro aparato locomotor y poder así actuar sobre las tensiones y los desequilibrios que podemos llegar a acumular en nuestra pisada. En este post y en este otro os explico un poco el lugar de la osteopatía en el tratamiento y cuidado de nuestro aparato locomotor.

¿Cuál es el tratamiento convencional del espolón calcáneo?

Lo primero reposo o, mejor, reorganización de la actividad física. Revisar los hábitos de ejercicio (rutinas de entrenamiento, calzado, alimentación…) para ver si algo de lo que hacemos no es correcto.

La terapia física del tipo aplicación de calor-frío puede también ayudar. En ocasiones pueden usarse los ultrasonidos.

Y a nivel farmacológico tendremos los antiinflamatorios en crema, vía oral o infiltrados en la zona de la lesión.

El uso de plantillas personalizadas tras un estudio de la pisada suele ser la última opción.

La homeopatía y la osteopatía en el tratamiento del espolón calcáneo. Un tratamiento altamente efectivo. 

Antes de pensar en las plantillas es muy importante asegurarse de que el equilibrio de nuestra mecánica es el correcto y de que no hay ningún bloqueo, ninguna lesión osteopática, que esté alterando nuestras líneas de descarga al suelo y comprometiendo así nuestra pisada. Por eso insisto en que una revisión osteopática es fundamental, desde mi punto de vista y experiencia, a la hora de valorar, prevenir y tratar esta patología.

Como ya os comentaba al comienzo del post, mi experiencia en el tratamiento de los espolones del pie es francamente buena combinando la osteopatía con algunos medicamentos homeopáticos de los que voy a hablaros. Seguro que hay algunos otros que también podrían ser útiles, pero yo voy a nombraros los que más uso y los que me han funcionado habitualmente. Por supuesto que no siempre los uso todos, valoro cuáles pueden estar más indicados en cada paciente e individualizo la prescripción.

HEKLA LAVA

Este medicamento se elabora a partir de las cenizas del volcán Hekla, en Islandia, ricas especialmente en sílice.

Para mí, es el medicamento estrella de esta patología y está indicado, en general, en las dolencias del aparato locomotor en donde se generen neoformaciones óseas. Lo uso siempre, sistemáticamente.

CALCÁREA FLUÓRICA

Es otro clásico de las patologías en donde están presentes las fibrosis y las neoformaciones y malformaciones óseas. Por ello es también de gran utilidad en las artrosis con deformidad y osteofitos.

Además, está especialmente indicado si el dolor es más intenso al comienzo del movimiento que es algo clásico del dolor del espolón calcáneo.

KALIUM BICHROMICUM

Ya sabéis que en homeopatía son muy importantes las formas particulares en las que se manifiestan los síntomas para pensar en que medicamento homeopático puede convenir más a nuestro paciente.

Pues bien, Kalium Bichromicum es un buen medicamento de los dolores “puntiformes”, de los dolores que el paciente siente que puede cubrir con la punta de su dedo, como es clásicamente el dolor del talón que sienten nuestros pacientes con espolón.

RUTA GRAVEOLENS

Para mí es el gran medicamento homeopático de los tendones, los ligamentos y las fascias, aunque también tiene acción sobre los músculos y el periostio, que es la parte más superficial del hueso.

Así que como la fascia plantar siempre está comprometida en esta dolencia también suele ser uno de mis fijos.

ARNICA MONTANA

Es el medicamento homeopático fundamental en el dolor del aparato locomotor, sobre todo relacionado con la sobrecarga y los traumatismos. Así que en el espolón del pie también lo suelo tener muy en cuenta.

SIMPHYTUM

Symphytum es un medicamento con un tropismo muy especial por el periostio y la zona de inserción de los tendones, las fascias y los ligamentos en el hueso, así que es uno de los que no podían faltar a tener en cuenta en el tratamiento del espolón calcáneo.

En resumen, para mí la homeopatía y la osteopatía son una combinación ideal y tienen que formar parte del mejor tratamiento del espolón del talón por importantes razones:

  • La osteopatía equilibra nuestro aparato locomotor de manera que todo nuestro peso se descargará a través de nuestros pies al suelo de la manera más armoniosa posible.
  • Los medicamentos homeopáticos nos permiten individualizar el tratamiento según sean las características particulares de cada paciente, la forma particular en la que está sintiendo su dolor.
  • Tanto la homeopatía como la osteopatía pueden combinarse con cualquier otra medida terapéutica que consideremos oportuna.
  • Los medicamentos homeopáticos son seguros y podremos utilizarlos en cualquier tipo de paciente; embarazadas, ancianos y pacientes polimedicados. Incluso en niños, aunque esta patología no es propia de ellos.

 

#HomeopatíaSuma

 

Sobre el Autor

Dr. Guillermo Basauri
Dr. Guillermo Basauri

Soy Guillermo Basauri, médico formado en Homeopatía y Osteopatía. Ejerzo la medicina desde el año 92, actualmente en Getxo (Bizkaia), y siempre me han interesado las terapéuticas que estimularan los propios recursos del organismo, que son extraordinarios, para llevarlo de nuevo a la salud.

Además, dirijo un espacio sobre salud y Homeopatía todos los domingos por la mañana en Radio Popular de Bilbao-Herri Irratia y soy profesor del CEDH. Y ambas cosas me apasionan.

Y, eso sí, en mi tiempo libre lo que más me gusta es ir con mi mujer a la montaña. Me ayuda a no olvidar que vivimos en un planeta de una belleza que emociona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualizado el 11-10-2019 11:26:33 - © 2014-2019 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar