Mi querido enemigo (de la homeopatía).

Última modificación: 14-04-2015 09:57:49

Yo soy de buen dormir pero reconozco que hoy no ha sido una buena noche. Ya me metí en la cama con algo rondándome la cabeza y, como me temía, a las cinco horas ya estaba arriba delante del ordenador. Pensé, como suele decirse: “mejor fuera que dentro”. Así que aquí estoy viendo amanecer y escribiendo esta carta para enviar a los medios.

Anoche me metí en la cama impresionado de los recursos, medios y energía que se utilizan para atacar a la homeopatía y a quienes la utilizamos en nuestras consultas diarias. En estas últimas semanas ha salido un nuevo libro diciendo básicamente lo de siempre, que la homeopatía, la acupuntura, la osteopatía y hasta la medicina naturista son pseudociencias y que no sirven para nada. Y, verdaderamente, estoy alucinando de la ronda mediática que le están dando al susodicho.

Pero lo que más me impresionó fueron los argumentos que se esgrimían contra estas terapéuticas en una entrevista publicada en un periódico de gran tirada que una colega me pasó. Decía cosas como que estas disciplinas perduraban porque “siempre ha habido en la sociedad una prevalencia del pensamiento mágico” y que en el fondo no son más que modas, que ahora en la farmacia tenemos medicamentos homeopáticos y que hace 20 años había pulseras magnéticas. “Y de aquí a 20 años seguramente no habrá homeopatía, habrá otra cosa”. Y leyéndolo pensaba que como moda, más de dos siglos para la homeopatía y más de tres milenios para la acupuntura no está nada mal.

De verdad, me impacta mucho que alguien tan desinformado, que no es médico ni conoce ni utiliza nada de lo que habla, que no tiene ninguna experiencia al respecto, se anime a desacreditar a cientos de miles de médicos, farmacéuticos y veterinarios que las usan  a lo largo y ancho de este mundo con millones de pacientes que ven como su salud mejora gracias a estas terapéuticas. Y me impacta aun mucho más que haya quien lo publique. Me encantaría ver la cara con la que me mirarían esos editores si yo me presentara con un manuscrito sobre astrofísica, materia que no domino, y les pidiera que me lo publicasen. Creo que no lo harían y les alabaría la decisión.

¿Este señor sabe que la homeopatía está incluida en el servicio de salud pública francés desde los años sesenta o que 9 de cada 10 usuarios de la homeopatía se declaran satisfechos o muy satisfechos de los resultados obtenidos o que hoy en día tenemos evidencias científicas más que sobradas que avalan la eficacia de estas disciplinas? Y no sé que es peor que se escriban esas cosas y se publiquen sabiendo todo esto, y más, o sin saberlo.

Una de las cosas que más triste me pone en esta vida es ver la falta de compasión con la que nos tratamos las personas. Cuando oigo o leo como la homeopatía, la acupuntura o la osteopatía son un fraude y que los médicos que las utilizamos con nuestros pacientes somos unos “embaucadores”, cuando menos, pienso en las decenas y decenas de compañeros médicos, farmacéuticos y veterinarios que conozco y que sé que se van a sentir heridos por esas palabras. Profesionales a los que solo les mueve el afán de cuidar mejor a sus pacientes y que han descubierto en estas disciplinas médicas una herramienta más en ese empeño.

Y también pienso en la cara con la que dices a alguien, que te cuenta que desde que su médico le receta homeopatía ha mejorado mucho de sus dolencias, que es una ilusa y que ese médico que la conoce desde hace años es un estafador. Yo no sé qué clase de personas creen que somos los profesionales de la salud que usamos estas terapéuticas: somos profesionales sanitarios. La sensación que me da es que no lo saben y la pregunta es, ¿les interesa saberlo?

Hay una película de los 80 con Dennis Quaid de coprotagonista y que creo que se titulaba Enemigo mío: Amigo mío. Trataba sobre dos seres de mundos en guerra, un terrícola que era Dennis Quaid y un extraterrestre que no me acuerdo quién lo interpretaba, que por circunstancias tenían que convivir en un planeta extraño. Al principio, por supuesto, comenzaban tratándose como enemigos e intentando acabar el uno con el otro hasta que, poco a poco,  iban conectando con su enemigo y dándose cuenta de que era mucho más lo que les unía que lo que les separaba. Que la distancia entre ellos era solo una ilusión creada por los prejuicios y que, cuanto más se acercaba uno al otro, más hermanados se sentían. Y la peli termina así, enemigos trasmutados en hermanos.

Me gustaría tanto que ese fuera el final de nuestra película, la película que todos nosotros, todos los seres de este planeta, rodamos cada día. Que aprendiéramos a comunicarnos en vez de atacarnos y que nos diéramos motivos y razones a cada momento para que la confianza fuera el sentimiento natural entre las personas. Esto no va a ser fácil ni rápido pero podemos, tenemos, que comenzar a intentarlo.

Y yo propongo una cosa, ¿por qué la gente que critica a la homeopatía, antes de hacerlo, no se acerca a nosotros, a los médicos, farmacéuticos y veterinarios que la usamos, y permite que le traslademos nuestra experiencia? Y no quiero dar a entender que los que usamos la homeopatía somos los buenos y los que la critican los malos, no, de verdad que no. Sólo quiero pediros que os acerquéis y confiéis, pero no porque yo lo diga sino porque constatéis el compromiso y el rigor desde el que practicamos la medicina. Y después, desde el respeto mutuo y la confianza, hablemos de todo lo que haga falta, de todo lo que necesitamos seguir conociendo de la homeopatía y de toda lo demás que tenga que ver con la medicina y el cuidado de la salud.

Yo me comprometo, ¿quién se anima?

Sobre el Autor

Dr. Guillermo Basauri
Dr. Guillermo Basauri

Soy Guillermo Basauri, médico formado en Homeopatía y Osteopatía. Ejerzo la medicina desde el año 92, actualmente en Getxo (Bizkaia), y siempre me han interesado las terapéuticas que estimularan los propios recursos del organismo, que son extraordinarios, para llevarlo de nuevo a la salud.

Además, dirijo un espacio sobre salud y Homeopatía todos los domingos por la mañana en Radio Popular de Bilbao-Herri Irratia y soy profesor del CEDH. Y ambas cosas me apasionan.

Y, eso sí, en mi tiempo libre lo que más me gusta es ir con mi mujer a la montaña. Me ayuda a no olvidar que vivimos en un planeta de una belleza que emociona.

27 Comentarios

Comentar
  • Hace poco ha salido un estudio, que podría considerarse por su extensión y profundidad, definitivo:

    http//www.nhmrc.gov.au/guidelines-publications/cam02

    Traduzco su conclusión principal:

    De la evaluación de la evidencia de la homeopatía, se concluye que no hay ninguna afección para la cual haya una evidencia fiable de que la homeopatía es eficaz.
    La homeopatía NO DEBE usarse para tratar problemas crónicos, graves o que puedan derivar en graves. Las personas que elijan tratarse con homeopatía pueden poner su salud en riesgo si declinan o retrasan tratamientos para los que hay evidencia de seguridad y efectividad. Las personas que estén considerando usar la homeopatía deberían primero consultar con un médico colegiado. Aquellos que usen homeopatía deben avisar de ello a su médico y deben mantener sus tratamientos médicos prescritos.

    A los homeópatas: el argumento de frecuencia (muchos lo usan) y autoridad (muchos médicos lo prescriben, no se les puede desacreditar) no es prueba de eficacia. Del mismo modo que la cocaína no es reconocida como algo bueno por mucho que millones de personas la consuman en nuestro país.

    En cuanto a la experiencia (a mi me vale, etc): la Ciencia es un camino de pensamiento que nos sirve para evaluar nuestras propias experiencias. Muchos mitos y creencias vienen de confundir o no percibir las adecuadas relaciones causa-efecto. Entre otras cosas. El mismo hecho de que cuando alguien tiene una afección que realmente pueda ser una amenaza a su salud le derivéis a la medicina científica debería significar algo.

    • No es la primera vez que un estudio desfavorable es considerado por los más escépticos como “definitivo” (Shang 2005) y sin embargo nuevos estudios han corregido las conclusiones (Ludtke 2008). La revisión encargada por el gobierno australiano que mencionas ha sido criticada por algunos sesgos metodológicos, y podemos confrontar los resultados con los de otro informe, encargado en este caso por el gobierno suizo (donde la homeopatía forma parte del sistema público de salud), y cuyos resultados son favorables.
      Creo que no sigo la lógica de la cocaína: muchas personas la usan pero en general no la consideran algo “bueno” para su salud ni es recomendada por cientos de miles de médicos para aliviar enfermedades de todo tipo, como sí ocurre con los medicamentos homeopáticos. Que sea utilizada por muchos médicos y pacientes no es en efecto prueba formal y científica de eficacia, pero resulta muy orientativo sobre todo porque no se trata de una moda: crece sin prisa pero sin pausa, desde hace 200 años, sobre todo a base de las experiencias positivas relatadas por médicos, farmacéuticos y pacientes. También crece como campo de investigación a medida que los científicos relatan sus “experiencias” positivas… en artículos científicos publicados en revistas biomédicas de prestigio (indexadas y con alto factor de impacto).
      Cuando un paciente sufre debe ser tratado con todos los recursos necesarios y apropiados que le permitan aliviar ese sufrimiento. Tan inadecuado es en mi opinión no usar adicionalmente un fármaco convencional, cuando el beneficio supera los riesgos o no hay otra alternativa, como lo es no usar adicionalmente un medicamento homeopático que puede permitir reducir las recaídas (como las infecciones de oído), tolerar mejor otras intervenciones (como la quimioterapia) o completar la acción de otros fármacos cuando no terminan de aliviar el síntoma (como la fiebre o los síntomas de alergia).

    • Seguimos en lo mismo. Quien no conoce de HOMEOPATÍA que no hable, la ignorancia es atrevida. Hay que conocer muy bien algo para poder hablar bien o mal, de lo contrario se queda en chisme.
      Les recomiendo a los que hablan mal de la Homeopatía, que se tomen un remedio Homeopático y nos digan si si en verdad no funciona, que nos cuenten que síntomas mentales sintieron, que síntomas físicos u orgánicos se manifestaron; para que tengan de que hablar con veracidad y no se quede en un chisme sin fundamento.
      Liliana Ospina Médica Veterinaria Homeópata Colombia

      • Buen día Liliana.

        Suelo decir que cuando a los que usamos la homeopaía todos los días nos dicen que no funciona, nos quedamos sin palabras; solo nos quedan los hechos.

        Muchas gracias por leernos y espero que sigamos vinculados a través de este pequeño blog nuestro.

    • El sonido puede modificar el funcionamiento de las glándulas del cuerpo. Si te digo que visualices un limón y que te imagines cortándolo en dos mitades de las que brota abundante jugo mientras que el corte de la cáscara desprende aromas intensamente ácidos, seguramente tus glándulas parótidas van a lanzar un chorro de saliva hacia tu cavidad bucal. Y es solo sonido. Solo vibración en el aire que produce un cambio fisiológico. No se diga algo mucho más profundo, intenso y sostenido como la homeopatía. Hay que estudiar con la mente abierta y sin prejuicios. Pero hay que estudiar.

  • Dice Arturo Lopez : «…….pacientes se hayan sentido curados…….» Yo le diria que si realmente es honesto en su planteamiento, que mire la analitica de ciertos diagnosticos y vuelva a comparar con la nueva analitica despues del tratamiento homeopatico….Supongo que esto le daria una idea de que el laboratorio no ha “sentido“ las pruebas….. por ejemplo.
    Aunque supongo que si realmente no quiere o no le interesa ver la realidad de esta terapia, evidentemente siempre podra retorcer cualquier idea. Porque mi Planteamiento siempre ha sido, no de estar en contra de ciertas herramientas, si no abierta a todo, incluida la medicina alopatica. Ver y decidir. Sin prejuicios. No es facil liberarse de los perjuicios o ideas preconcebidas, pero hay que tratar de ser «independiente».

    • Hola Ketty.

      Muchas gracias por acompañarnos en esta aventura bloguera. Gracias de corazón.
      Los que conocemos y usamos la homeopatía tenemos la mejor y la mayor de las evidencias, la experiencia. Y vamos a seguir intentando compartirla porque creemos, sabemos, que la homeopatía y sus medicamentos son una fuente maravillosa de salud.
      Y, como tú dices, con un espíritu abierto, crítico e independiente.

      Un saludo muy afectuoso y espero seguir compartiendo contigo este camino.

    • Hola Ketty!

      Te voy contestando:

      «Yo le diria que si realmente es honesto en su planteamiento, que mire la analitica de ciertos diagnosticos y vuelva a comparar con la nueva analitica despues del tratamiento homeopatico»

      En general las dolencias que se tratan con remedios homeopáticos no suelen ser especialmente graves y, como le argumenté a Guillermo en mi otra respuesta, en muchos casos tienden a desaparecer sólas. Yo el problema que tengo es que no hay ningún estudio independiente y publicado en medios de renombre (estoy seguro de que Boiron tiene mil estudios en los que demuestra la eficacia de la homeopatía, aunque no para tratar enfermedades «graves»), en el que se demuestre que la homeopatía tiene un efecto distinguible del efecto placebo. El problema no está en que yo crea o deje de creer sino que debería ser algo que funcione independientemente de lo que yo piense y, hasta donde yo sé, no es el caso en la homeopatía.

      «Aunque supongo que si realmente no quiere o no le interesa ver la realidad de esta terapia»

      No es que no quiera ver. Yo estoy dispuesto a cambiar de opinión pero lo que para mí constituye una prueba es más exigente que ver que la gente dice que le funciona: dame estudios doble ciego en los que se mire la remisión de la enfermedad, no en función de la evaluación del paciente sino mediante medidas objetivas (no me vale que en un proceso gripal se baje la fiebre o cosas así). Dame una cura del sarampión u alguna enfermedad que no sea alergias, dermatitis, etc. Y no es que éstas sean menos importantes u al paciente le afecten menos, es que en muchos casos, pueden ser causadas por circunstancias temporales específicas (todos hemos visto a gente con enfermedades de la piel en épocas de alto estrés que remiten una vez pasado el bache).

      «Ver y decidir. Sin prejuicios»

      Aquí no estoy de acuerdo. No creo que un médico deba decidir los mejores tratamientos de sus pacientes en función de lo que él percibe que funciona. Los profesionales de la medicina tienen cierta responsabilidad ya que se les presume cierto conocimiento, es decir, si el médico recomienda algo, el paciente asume que el médico tiene «pruebas» suficientes de que el remedio funciona. Teniendo esto en cuenta, debería ser muy exigente en cuanto a qué recomienda o receta y no debería depender de, por ejemplo, lo que le dan las farmacéuticas para que recete un medicamento o lo que les digan sus pacientes que les funciona (a ninguno se le ocurriría recetar cataplasmas de mostaza para el dolor de estómago porque un paciente diga que le funciona). Tendría, en mi opinión, que tener un estándar más alto de lo que para él o ella constituye una prueba.

      «No es facil liberarse de los perjuicios o ideas preconcebidas, pero hay que tratar de ser “independiente”.»

      Entiendo que haya que liberarse de prejuicios y yo estoy dispuesto, pero exijo más para poder decir que algo funciona o no y ser independiente no quiere decir que se pueda aceptar lo que sea (porque una sangría haya funcionado cien veces no quiere decir que sea un método correcto de tratamiento). Creo que ya estoy dando vueltas sobre lo mismo, así que voy a parar.

      Un saludo!

  • Guillermo no deberías sufrir insomnio por el tema de los enemigos de la homeopatía, creo que tampoco merece la pena darles tanta » bolilla» porque siempre han existido y creo que siempre existirán, yo llevo más de 25 años usándola, y estoy trabajando como a mí me gusta haciendo una medicina más cercana y más integral, ayudando a mis pacientes con todo lo que sé: medicina convencional, homeopatía, fito-terapia, dietética, y sobre todo escuchando al enfermo. Se critica a la homeopatía por ello, pero me parece equivocado, escuchar da mucha información, pero hasta esto se critica: lo de que les escuchamos mucho y que con eso ya se » curan», pues bastante barato sería para el sistema en crisis ¿no?. Me siento incapaz de demostrar si hay o no hay algo en las diluciones , pero lo que sé es que bien elegido el medicamento funciona, creo que existen muchos medicamentos de la medicina convencional que tampoco sería capaz de explicar el como lo hacen ( ni tampoco lo saben » ellos» pero se aplican por protocolo, y muchas veces sin que sepan la supuesta base » científica»).
    Dices que «te gustaría tanto que ese fuera el final de nuestra película…. Que aprendiéramos a comunicarnos en vez de atacarnos y que nos diéramos motivos y razones a cada momento para que la confianza fuera el sentimiento natural entre las personas», pues va ser difícil por que tu no estas contra ellos pero ellos si contra ti. Continua trabajando como a ti te gusta, continua estando cerca de tus pacientes, dales todo lo que has aprendido y DUERME TRANQUILO, que somos honrados, mas que charlatanes » escuchantes», capaces de buscar otras vías diferentes a las que nos enseñaron en la facultad, inquietos,y bueno si ellos lo quieren un poco » raritos» porque nos atrevemos a usar otros remedios ( me encanta la palabra) diferentes, unas veces como complemento, otras veces ellos solos, capaces de dar mucho tiempo al que lo necesita, capaces de «dudar» sin por ello atacar . Yo duermo tranquila, en mi trabajo no me tengo por timadora,ni charlatana, ayudo con todo lo que sé y lo único que hago es usar algo que lo establecido en este sistema actual español no esta muy bien visto pero nada mas.Un saludo.

    • Hola Blanca, buen día.

      Muchas gracias por leernos, lo primero. Es muy ilusionante que alguien con tu bagaje y experiencia nos lea. Y no te preocupes, te voy a hacer caso y ni una noche más de desvelo (jajaja). Y a seguir trabajando que, como dices, es lo que cuenta.

      Un saludo muy cordial.

  • Buenas tardes Guillermo,
    he acabado este mismo mes de Enero el curso de CEDH de homeopatía y mira si me ha convencido y entusiasmado que he decidido «tirarme a la piscina» y dedicarme a utilizar y promover esta terapéutica.
    Por lo tanto, como tu preguntas YO SI ME COMPROMETO. No solo desde mi consulta sino que también he puesto en marcha una fan page del Facebook para darlo a conocer e intentar llegar al mayor número de personas. Te dejo mi enlace por si te apetece darle un vistazo o compartirlo, soy una principiante pero no me faltan ganas de aprender.
    Gracias.
    Dra. Charques-Nauckhoff (es el nombre de mi facebook)

    • Hola Ingrid.

      Me alegra mucho que hayas podido contagiarte del entusiasmo que sentimos todos nosotros por la homeopatía. Es apasionante, ¿verdad?.
      Pues seguiremos juntos, codo con codo, divulgando esta terapéutica que nos hace mejores médicos y hasta mejores personas.

      Un saludo, muchas gracias por leernos…Y seguimos adelante.

  • La homeopatía hace afirmaciones muy atrevidas que debería sustentar con pruebas y no con autoevaluaciones. Puedo entender que sus pacientes se hayan sentido «curados» por sus medicinas homeopáticas pero, como señala el artículo «Linde K, Clausius N, Ramirez G, Melchart D, Eitel F, Hedges L, Jonas WB: Are the clinical effects of homoeopathy placebo effects? – A meta-analysis of placebo-controlled trials» y «Jacobs J, Jonas WB, Jimenez-Perez M, Crothers D: Homeopathy for childhood diarrhea: combined results and metaanalysis from three randomized, controlled clinical trials» y se resume en «How healthy are chronically ill patients after eight years of homeopathic treatment? – Results from a long term observational study», los resultados de esta disciplina son, cuanto menos, controvertidos.

    Uno de los principales problemas que encuentro yo a la hora de enfrentar la homeopatía es que la mayoría de estudios basan la efectividad de los remedios comprobados en la autoevaluación de los pacientes sobre el tratamiento: hay una falta de un elemento objetivo a la hora de juzgar la eficacia o no de un «medicamento». Utilizo medicamento entrecomillado en referencia a todas las pruebas que tiene que pasar un medicamento de verdad frente a un remedio homeopático para poder ser comercializado.

    Otro de los grandes problemas de la homeopatía es que surge de afirmaciones muy atrevidas, en tanto que «sustancias que causan síntomas en individuos sanos se utilizan para tratar esos síntomas en pacientes enfermos». Si bien no tengo nada de mano en contra de esta afirmación, cuanto menos se debería exigir una prueba de que efectivamente estas sustancias tienen potencial curativo.

    En tercer lugar está la afirmación de que algo que está tan diluido que no se puede detectar la presencia de ése principio activo, tiene los efectos de ese principio activo. Es decir, si no lo he entendido mal, la homeopatía dice que algo de lo que en la medicina no hay ni un átomo, tiene los efectos de ése «principio activo». De nuevo, es una afirmación que debería tener soporte de algún tipo, entendiendo como soporte una prueba científica.

    Por último, para justificar el hecho de que la medicina pueda tener efecto sin tener presencia del «principio activo» se dice que el agua tiene «memoria» y recuerda con lo que ha estado en contacto. Si eso fuera así, el agua del grifo probablemente curaría cualquier enfermedad ya que, con alta probabilidad, habrá estado en contacto con la mayoría de elementos y partículas del planeta, desde oro a petróleo, todo. ¿Por qué ese agua pierde su efecto?

    Estoy dispuesto a cambiar de opinión si me orienta hacia las pruebas que responden a mis dudas. Si es una cuestión de fe, me temo que no es lo mío.

    Un saludo!

    • Buen día Arturo.

      Lo primero agradecerte mucho tu interés por nuestro blog y, sobre todo, tus comentarios.
      Y yo también, como tú, no vivo la medicina como un acto de fe sino de evidencias y es el día a día con mis pacientes el que me carga de ellas. De evidencias de que la homeopatía, cuando está bien indicada, es una herramienta de salud de primer orden.
      Además, a día de hoy hay evidencias científicas más que sobradas para sostener la eficacia de la homeopatía y su seguridad.
      He de reconocerte que no soy un experto en investigación. Soy un clínico que nunca he tenido excesivo interés por ella. Siempre he pensado que en medicina lo primero es la evidencia clínica y luego, cuando llegue, bienvenida la evidencia científica. Así funciona la medicina, la «alopática» también. Solo el 15% de los actos médicos convencionales se apoyan en evidencias científicas que confirmen su eficacia.
      Yo, humildemente, te recomendaría que te descargases «El Libro Blanco de la Homeopatía» Creo que encontrarás lo que buscas en su apartado de investigación; un resumen del estado actual de la investigación en homeopatía e interesantes referencias bibliográficas.
      Insisto: estoy de acuerdo contigo, la fe no tiene nada que ver con la medicina. Los resultados, sí. Y la ciencia tiene que intentar explicar lo que funciona pero no puede ser que porque la ciencia no lo entienda se niege la evidencia. Porque, si así fuera, tendríamos que negar la mayoría de nuestros actos médicos.
      La homeopatía es eficaz y segura, eso ya lo sabemos, y a partir de aquí que se siga investigando, más y siempre, hasta lo más lejos que se pueda.
      Yo, sobre la homeopatía, no tengo dudas. Las evidencias de todos los días me cargan de la ciencia que necesito. Es tan solo mi experiencia.

      Un saludo.

      • Muchas gracias por vuestras respuestas. Primero te contesto a ti (ya que aún no he podido leer con el detenimiento que requiere la respuesta de Gualberto).

        Si te parece, voy a intentar citar lo que has dicho y contestarte los problemas que le veo al respecto:

        «Y yo también, como tú, no vivo la medicina como un acto de fe sino de evidencias y es el día a día con mis pacientes el que me carga de ellas»

        Aquí veo un gran problema: si lo que vale es la palabra de la gente, tendríamos que creer muchas cosas y creo que la ciencia lo que tiene de bueno es eso, que destierra la creencia y se sustenta en una evidencia que no es subjetiva (por ejemplo, la fuerza con que se atraen dos objetos es igual F=G*M*m/r^2 y esto es verdad independientemente de lo que yo diga). No sé si ves mi punto de vista: basar el funcionamiento o no de algo en el testimonio de terceros es algo poco exigente para poder afirmar categóricamente que algo funciona o no (no tendría sentido tampoco que deshechases el funcionamiento de la aspirina o de la homeopatía misma porque yo y cien o mil personas más dijéramos que no sirve para nada). Eso es lo bonito de la ciencia, que funciona independientemente de que se crea en ella o de los que se diga.

        «Además, a día de hoy hay evidencias científicas más que sobradas para sostener la eficacia de la homeopatía y su seguridad.»

        Esto creo que no es cierto. La mayoría de estudios que hay (o mejor dicho que yo he podido leer), no concluyen que haya un efecto discernible entre la homeopatía y el efecto placebo y los que sí concluyen que hay un efecto son ampliamente criticados por sus metodologías o directamente descartados cuando se replican los supuestos experimentos. De nuevo la belleza de la ciencia: da igual lo que nadie diga, alguien tiene que ser capaz de replicar los experimentos y obtener los mismos resultados.

        «Siempre he pensado que en medicina lo primero es la evidencia clínica y luego, cuando llegue, bienvenida la evidencia científica. Así funciona la medicina, la “alopática” también»

        De nuevo, creo que no es así. Si te vas a las exigencias que tiene la ley para medicamentos o para remedios homeopáticos, no son ni parecidas. Se exige un tren de tests clínicos mucho más potente para un medicamento que para un remedio homeopático. Además, bien sabes que antes de que le puedas dar un medicamento a un paciente, pasan muchos años de desarrollo, no sucede al revés: se le da algo a un paciente y se observa qué le pasa. Por suerte esos tiempos ya han pasado.

        «estoy de acuerdo contigo, la fe no tiene nada que ver con la medicina. Los resultados, sí. Y la ciencia tiene que intentar explicar lo que funciona pero no puede ser que porque la ciencia no lo entienda se niege la evidencia. Porque, si así fuera, tendríamos que negar la mayoría de nuestros actos médicos.»

        El problema que veo aquí es que para ti es suficiente evidencia el testimonio de un paciente (o cientos) y creo que, como médico, deberías ser más exigente con por qué consideras que algo «funciona» o no, pero tampoco te puedo decir nada, más que el testimonio de las personas no nos han llevado a donde estamos hoy, a nivel de salud; el método científico sí. Yo te digo que si dices que algo funciona y tiene tantas pegas como la homeopatía, deberías aportar pruebas apñlastantes para sostener esas afirmaciones. Así pasó por ejemplo con la relatividad de Einstein: decir que Newton estaba equivocado era casi pecado, pero llas matemáticas sostuvieron sus afirmaciones hasta que se observó que los efectos que predecía dicha teoría eran observables. Hasta que no hay evidencia, todo es muy bonito pero no es más que un ejercicio intelectual (con mayor o menor acercamiento a la realidad). Y creo que aquí ya estaba divagando.

        «La homeopatía es eficaz y segura, eso ya lo sabemos, y a partir de aquí que se siga investigando, más y siempre, hasta lo más lejos que se pueda.
        Yo, sobre la homeopatía, no tengo dudas. Las evidencias de todos los días me cargan de la ciencia que necesito. Es tan solo mi experiencia.»

        Aquí se resume todo el problema que traté antes: el problema es que para decir que algo funciona no vale la experiencia de uno, tiene que haber un sustento detrás, que en estos momentos la homeopatía no tiene. Este párrafo sugiere más fe que ciencia.

        De nuevo, muchas gracias por contestar, disculpa el retraso en la respuesta y es un placer poder «»»»discutir»»»» acerca de la homeopatía sin que se acabe con descalificaciones. Voy a leer la respuesta de Gualberto y me leeré el libro que recomiendas. Te lo cambio por el documental de la bbc, de cuyo nombre espero acordarme y ponerlo en la próxima respuesta. Obviamente era sobre la homeopatía y un científico francés que obtuvo unos resultados increíbles que no pudieron ser replicados… Sigo divagando. En fin, que cuando me acuerde te lo pondré!

        Un saludo!

    • Gracias por darnos la oportunidad de explicarnos más extensamente. Mis disculpas por adelantado a los lectores que no tienen una alta formación científica y que puedan sentirse abrumados por tantos datos técnicos.

      Me sorprenden las conclusiones que ofreces en el primer párrafo. Al revisar cada uno de los estudios, veo que el estudio de Linde concluye que, a pesar de que la homeopatía parece implausible a su juicio, los resultados del metanálisis son incompatibles con un efecto exclusivamente de tipo placebo (es decir, que parece haber un efecto especifico de los principios activos homeopáticos). Dicho lo cual, los autores echan de menos estudios que concluyan claramente sobre la eficacia en patologías concretas. El siguiente estudio que mencionas, de Jacobs, justamente viene a aportar luz a esa duda con un metanálisis (estudio de estudios) que concluye que, para la diarrea infantil, la suma de los efectos detectados en cada estudio confirma que la homeopatía es eficaz en la reducción de la duración de la diarrea, lo que tiene repercusiones importantes porque se reduce el tiempo de malnutrición y deshidratación de los niños (a no olvidar que los estudios se hicieron en países en vías de desarrollo, donde la diarrea infantil es un grave problema de salud pública). El último estudio mencionado concluye que los efectos favorables de los tratamientos homeopáticos se mantienen a los 2 y a los 8 años de haber sido tratados los pacientes, y leyendo el artículo completo se especifica que es así para el conjunto de las patologías tratadas, no porque unas pocas tiren “hacia arriba” de los resultados globales. La severidad del problema pasa de ser puntuada con un 6,2 (6’1 en niños) a un 2’7 (1’7 en niños), es decir una reducción de la severidad del 56% y 72% respectivamente. La mayoría de médicos con los que he hablado (con o sin formación en homeopatía) los considera muy buenos resultados.

      En cuanto a la eficacia de los medicamentos, que lo son de acuerdo con las leyes europeas y nacionales sobre medicamentos, deben pasar las pruebas que las agencias oficiales prevén, y que varían dependiendo de que se solicite o no poder hablar de una indicación concreta. Desconozco qué estudios has leído para concluir que la mayoría se basa en evaluaciones subjetivas. Ejemplos concretos de variables escogidas para estudios favorables a la homeopatía son: el número de días para alcanzar una reducción “x” de deposiciones en la diarrea, descenso de la fiebre en gripe, reducción de la cantidad de secreciones bronquiales, puntuación en estudios de polisomnografía para el insomnio, puntuación en escalas internacionalmente validadas de depresión o ansiedad (las mismas que se usan para medicamentos convencionales), y tantas otras todas ellas objetivas y objetivables. Claro que también se mide el bienestar o malestar percibido por el paciente o la cantidad de mejoría percibida por el médico, es una práctica honesta en investigación y cada vez más solicitada por las agencias de evaluación, porque a una madre le interesa que baje la fiebre del niño, y le interesa más aún que el niño esté contento y tranquilo, que coma, que juegue y que duerma. Y a los médicos nos interesa (o nos debería interesar) tanto como a las madres.

      Que las sustancias tienen efectos paradójicos o variables según la dosis de dicha sustancia y según la sensibilidad del paciente no es en absoluto atrevido y está presente en la rutina de uso de los medicamentos convencionales (derivados de anfetaminas para reducir la hiperactividad, medicamentos que te “animan” en la depresión también te “tranquilizan” en la ansiedad (ISRS), las benzodiacepinas pueden producir “activación” en lugar de sueño en un gran porcentaje de niños, etc. La novedad de la homeopatía es aprender a aprovechar estos efectos de forma sistemática, y en efecto hay numerosos estudios que lo demuestran. Por poner un ejemplo, en algunas zonas de la India hay un problema de toxicidad permanente por el arsénico de las aguas de uso común que puede ser tratado con medicamentos homeopáticos derivados de arsénico, lo cual se ha estudiado a nivel de experimentación tanto celular (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22313889) como animal (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21057725) como humana (aumento de la eliminación en orina y mejoría de los síntomas http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19703926), por mencionar sólo algunos de los muchos estudios realizados y publicados en revistas biomédicas.
      Que en los principios activos homeopáticos hay algo más que agua, es algo que se ha demostrado por diversos métodos y en numerosas ocasiones, con la participación de muy diferentes laboratorios y universidades independientes. Para no alargarme en esta entrada, ofrezco un enlace interesante (http://homeos.org/diluciones-homeopaticas-hay-algo-detectable-en-ellas-2/) y otro sobre un modelo que propone el modo de funcionamiento de estos medicamentos para desencadenar respuestas holísiticas o multisistémicas (http://www.biomedcentral.com/content/pdf/1472-6882-12-191.pdf). Para la tranquilidad de los que necesitan modelos más «concretos», a este modelo se suman los estudios sobre el mecanismo de acción con principios activos y células concretos, como el de los principios activos derivados de Gelsemium sobre las neuronas: por un lado se evidencia el efecto mediado por los receptores glicinérgicos de estas células (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19628662) y también se producen cambios en su expresión génica (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24613275).

      Que el agua tiene “memoria” es una expresión que resulta adecuada (intuitiva) en los medios, pero a nivel científico preferiría hablar de modificaciones reversibles de la estructura del agua, en este caso a través de la dilución y dinamización de otra sustancia (del mismo modo que para fabricar un medicamento podemos “cortar” o “doblar” una proteína con uno u otro enzima, pero los médicos no decimos que “las proteínas recuerdan el enzima” aunque hayamos retirado el enzima y las proteínas conserven los cambios producidos -hasta que provoquemos nuevos cambios-). Hay que recordar que la memoria (o modificación) se produce al combinar dilución y dinamización, pero no si sólo se produce la dilución (al menos en lo que respecta a los medicamentos homeopáticos), por eso no debe preocuparnos el efecto de las sustancias diluidas en el agua en algún momento pero sin un proceso de dilución y agitación en serie. Por otro lado, determinadas “agresiones” químicas (adición y dinamización de una alta concentración de otra sustancia) o físicas (por ejemplo las altas temperaturas, y evidentemente la evaporación) pueden deshacer estas modificaciones de modo que el agua purificada es solo eso: agua. Agua que podemos utilizar, cómo no, para fabricar nuevos medicamentos.

      A la propuesta de cambiar de opinión si se ofrecen pruebas y respuestas, espero de corazón que así sea. Con frecuencia veo que los debates se alargan pidiendo innumerables nuevas pruebas y estudios con otros diseños, pero yo sí que tengo fe… en que estos datos son suficientes para “abrir una puerta”. Como mínimo, a la posibilidad de que la homeopatía sea una terapia científicamente válida. Miles de médicos y científicos, los que proporcionan estas pruebas y muchos otros, ya han comenzado a interesarse.

      Saludos afectuosos

      • Muy buenas!

        Mi referencia a lo controvertido de esos estudios creo que se sostiene y voy a intentar explicarlo con un artículo sólo porque creo que si no se me va el post de largo:

        En el último estudio que puse (también de Linde K et al.) empezamos por escoger personas que van a consultar a un especialista homeopático, lo cual a mi entender ya introduce un sesgo importante ya que estás escogiendo tu población entre la gente que «cree» que la homeopatía les puede ayudar. Entiendo que para verificar la eficacia o no de un medicamento, el paciente no debe saber qué está tomando (un placebo o el medicamento a evaluar). Como dice dicho artículo el estudio se llevó a cabo en 103 centros homeopáticos entre Alemania y Suiza.

        Otro problema que me surge es que la mayoría de las afecciones tratadas son leves (rinitis alérgica y dolores de cabeza en adultos y dermatitis atópica e infecciones recurrentes en niños). Existen muchas probabilidades de que las afecciones, sobre todo en niños, desaparezcan independientemente del tratamiento (por ejemplo en el caso de la dermatitis atópica en niños).

        Después está el problema de cómo se llega a las conclusiones. Por un lado, tenemos que el 29.2% (794) de los pacientes habían dejado el tratamiento porque habían notado una gran mejoría. Pero parece que ignoramos que otro 26.0% (708) dejaron el tratamiento porque no notaban que les «ayudaba lo suficiente» (en las opciones que formula en la metodología esta opción se llama «tratamiento no satisfactorio»). Otro 10% aproximadamente dejó la terapia por razones ajenas al tratamiento o no dio razón. Además el 41.1% dijo haber visitado a otro terapeuta durante los años del estudio, cosa que se reconoce en la discusión del artículo pero que por algún motivo, no parece tener esa importancia en la conclusión. Copio a continuación dicho párrafo e intento traducirlo después:

        «As patients were allowed to use conventional therapies and other complementary therapies during the study period, the observed improvements cannot be attributed to homeopathic treatment alone. The aim of this study, however, was not to test the effectiveness of homeopathic drug treatment, but rather provide an unbiased representation of contemporary homeopathic health care and its outcome in routine care.»

        «Como a los pacientes se les permitía el uso de terapias convencionales y otras terapias complementarias durante el tiempo del estudio, las mejoras observadas no pueden ser atribuidas únicamente al tratamiento homeopático. El objeto de este estudio, sin embargo, no pretende medir la efectividad del tratamiento con drogas homeopáticas, sino más bien dar una representación no sesgada del tratamiento homeopático y su resultado en el tratamiento cíclico» (sé que la palabra no es cíclico pero seguro que no es rutinario y ahora no me sale!).

        Sin embargo, la conclusión reza:

        «Patients who seek homeopathic treatment are likely to improve considerably. These effects persist for as long as 8 years.»

        «Es probable que los pacientes que buscan tratamiento homeopático mejoren considerablemente. El efecto persiste incluso pasados ocho años.»

        Otro ejemplo lo tenemos en otro de los párrafos de la discusión del estudio:

        «The mean change of the severity ratings after 8 years was large. This may be partly explained by placebo and/or regression to the mean effects that our study was not designed to control. We thus cannot rule out overestimation of the treatment effect.»

        «El cambio medio de las puntuaciones de severidad después de ocho años fue grande. Esto puede que sea parcialmente explicado por el efecto placebo y/o el efecto de regresión a la media que nuestro estudio no estaba diseñado para controlar. Por lo tanto no podemos descartar una sobreestimación del efecto del tratamiento.»

        Creo que con los párrafos anteriores se puede entender un poco mi escepticismo acerca de las conclusiones ofrecidas por este estudio.

        Pasemos ahora al método por el que se pretende cuantificar dicha mejora, los cuestionarios SF-36. Estos cuestionarios pretenden medir la salud de un paciente mediante una batería de 36 preguntas que éste deberá responder (o no). El problema que veo es que el único método para determinar la eficacia de un tratamiento homeopático sea un cuestionario para adultos y una tabla de 4 puntos para niños. Entiendo que la eficacia o no de algo debería ser medible, independientemente de lo que la persona diga.

        Me he extendido un poco con lo controvertido de los estudios, pero como creo que sólo lo vamos a leer tú y yo, ¡pues así queda!

        Pasando a tu respuesta. Dices:

        «En cuanto a la eficacia de los medicamentos, que lo son de acuerdo con las leyes europeas y nacionales sobre medicamentos, deben pasar las pruebas que las agencias oficiales prevén, y que varían dependiendo de que se solicite o no poder hablar de una indicación concreta»

        Esto me parece un uso muy acertado del lenguaje y técnicamente tienes razón en todo, pero sabes tan bien como yo que las exigencias para sacar un medicamento o un remedio homeopático al mercado no son iguales. Como se puede leer en el Real Decreto 2208/1994 en su artículo 5.5:

        «Para la evaluación de la documentación presen- tada en la solicitud de registro de estos medicamentos homeopáticos se aplicarán los criterios generales y se seguirá el procedimiento administrativo establecido en el Real Decreto 767/1993, de 21 de mayo, excepto los que se refieren a la demostración de la eficacia terapéutica.»

        Esto me parece una prueba clara de que los remedios homeopáticos tienen exigencias menores que los medicamentos a la hora de poder acceder al mercado.

        «Que las sustancias tienen efectos paradójicos o variables según la dosis de dicha sustancia y según la sensibilidad del paciente no es en absoluto atrevido y está presente en la rutina de uso de los medicamentos convencionales (derivados de anfetaminas para reducir la hiperactividad, medicamentos que te “animan” en la depresión también te “tranquilizan” en la ansiedad (ISRS), las benzodiacepinas pueden producir “activación” en lugar de sueño en un gran porcentaje de niños, etc.»

        Soy consciente de que a dosis distintas puedes convertir medicina en veneno y viceversa pero eso no es lo que argumentaba. Lo que digo es que un compuesto que al ingerirse por ejemplo, da dolor de barriga se utiliza después para tratar el dolor de barriga. No comprendo por qué algo que te produce un síntoma tendría que curártelo si bajases lo suficiente la dosis. Dicho sea de paso que las dosis que sugiere la homeopatía no son ni siquiera detectables. En una solución 30 CH por ejemplo hay 100^30-1 partes de diluyente por cada parte de «principio activo». Las probabilidades de encontrar dicha parte, estarás conmigo, son escasas.

        En relación a los estudios que me recomiendas, intentaré leerlos (aunque creo que «Effects of Gelsemium sempervirens L. on pathway-focused gene expression profiling in neuronal cells» de Debora Olioso et al. no lo voy a encontrar online 🙁 pero te agradecería que me enseñases alguno que se haya publicado en una revista con cierto renombre y que a ser posible no esté financiado por Boiron u otra empresa dedicada a los medicamentos homeopáticos. Tengo cierto recelo a los estudios financiados por las grandes compañías desde los estudios sobre la relación entre el cáncer de pulmón y el tabaco ;-).

        Hablas también acerca de las «modificaciones reversibles de la estructura del agua, en este caso a través de la dilución y dinamización de otra sustancia». Entiendo que lo que quieres decir es que el agua cambia su estructura al diluir una sustancia y removerla, pero sólo tiene una corta duración temporal (por lo de reversible). Pones a modo de analogía cómo se «doblan o cortan» proteínas y los efectos se sostienen a lo largo del tiempo. Creo que no es muy acertada porque en el caso de las proteínas podemos medir y hasta «ver» si me apuras los cambios sobre las mismas. En el caso de la estructura del agua, no sé a qué nivel haces referencia: ¿es que modifica cómo se disponen los átomos? No entiendo muy bien ese concepto, pero te agradecería que me lo explicaras (o en un artículo si no que esto se está extendiendo muchísimo!).

        Dices además que tiene que haber dilución y dinamización y además dices que «…no debe preocuparnos el efecto de las sustancias diluidas en el agua en algún momento pero sin un proceso de dilución y agitación en serie» con lo que se refuta esa afirmación mía de que el agua, al contener solubles o haber estado en contacto con ellos, debería tener las mismas propiedades que un remedio homeopático. Me surge no obstante otra duda: si yo cojo agua del grifo y la someto a un proceso de dilución y agitación conforme a la metodología homeopática, ¿obtendré un remedio homeopático? Dado que el agua ha estado en contacto con muchos solubles y lo que parece que le da los atributos curativos es el proceso, entiendo que sí.

        De momento me temo que no me sirven las pruebas y respuestas que me has dado pero por supuesto que si existen pruebas validadas entre la comunidad científica más allá del testimonio de los pacientes y estudios de dudosa calidad (no lo digo por los que me enviaste, que aún estoy pendiente de leerlos, aunque insisto en que te agradecería alguno que esté publicado en un medio respetado), cambiaré mi opinión gustoso. No hay nada inamovible en ciencia y eso es lo bonito. Ahora bien, tampoco hay fe en ciencia.

        Siento el terrible tostón de respuesta que me ha salido y reitero el gusto que da poder conversar sobre un tema controvertido sin acabar en descalificaciones.

        Un saludo!

        • Gracias Arturo por el gran esfuerzo que has hecho en ir planteando todos los interrogantes que te han surgido.

          Creo que he aportado ya los enlaces e información más relevantes, y puedes encontrar mucha más (quizás mejor explicada o con la extensión y detalle que necesitas) en webs como http://www.facultyofhomeopathy.org/research/ y http://www.homeopathyeurope.org/Research.

          Estoy de acuerdo en que los estudios son mejorables, los que nos dedicamos a la lectura crítica de artículos científicos sabemos que suele ser así y además siempre nos gusta encontrar más reproducciones, realizadas por instituciones independientes y metanalizadas, pero ni siquiera en convencional con muchos más recursos y acceso a hospitales y becas FIS suele ser así. En cambio, me gustaría que valoraras que los humildes hallazgos hechos y las tendencias encontradas son interesantes como para seguir investigando.

          Aclarar que un medicamento homeopático se fabrica siguiendo una monografía de la farmacopea, y que hace falta una cantidad mínima de sustrato inicial que, durante el proceso de dilución + dinamización, pueda liberar suficientes partículas y modificar el solvente. Si el agua del grifo que mencionas tiene suficiente cantidad de alguna impureza, probablemente ya no sería sólo agua (de hecho es una variable que se ha tenido en cuenta en algunos estudios midiendo la cantidad de silice y otras impurezas producidas durante el proceso, y la fabricación exige el uso de agua purificada).

          Respecto al estudio que me pides a texto completo, sí que está disponible: http://goo.gl/GBy2bV
          Ha sido cofinanciado por Boiron (como muchos estudios ya que es casi el único laboratorio que colabora en la investigación sobre principios activos y no sólo sobre sus especialidades comerciales), pero dado que también ha sido cofinanciado por el ministerio espero que lo consideres fiable.

          Un saludo

          • Hola Gualberto!

            Creo que entenderás mis dudas acerca de estudios financiados por multinacionales dedicadas a la homeopatía, ya que me parece obvio que son los que más tienen que ganar/perder con los mismos. Raro sería que McDonald’s sacase un estudio diciendo que comer en sus restaurantes contribuye a que mueras antes (es un ejemplo bastante tonto pero creo que ilustra el porqué de mi desconfianza).

            Tengo pendiente (aún 🙁 ) el estudio sobre el Gelsemium que tuviste a bien mandarme. Me da la sensación de que en este debate soy el único dispuesto a cambiar de opinión. Por si acaso no lo soy, te paso yo un estudio que seguro que conoces pero yo desconocía: un metaanálisis de una serie de estudios acerca de los efectos de la homeopatía, que concluye sobre el grueso de las conclusiones a las que han llegado-> http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736%2805%2967177-2/abstract

            A éste estudio le siguió unos años después una supuesta crítica por parte de Lüdtke y Rutten (http://www.jclinepi.com/article/S0895-4356%2808%2900190-X/abstract) pero cuya conclusión es un poco pobre: si se modifica la metodología del estudio, los resultados no son tan definitivos (no sé si me ibas a contestar con este estudio pero por si acaso ahí te lo dejo :P).

            Al leer lo del agua purificada, me surge una duda: ¿es agua destilada simplemente? Tenía entendido que se disolvía la tintura madre muchas veces en una mezcla de etanol y agua, pero aquí quizás esté equivocado yo puesto que hablo de memoria. ¿Cómo es el proceso de purificación?¿La metodología que se usa hoy en día para preparar un remedio homeopático es la misma que la descrita por Hahnemann?

            Además me gustaría insistir sobre mis dudas acerca de la estructura del agua, que no entendí en tu primera respuesta y que parece que en esta no te has acordado de ella (o puede que estés preparando un artículo sobre la misma, en cuyo caso mil perdones).

            Por último, he visto que has publicado en tu blog a modo de artículo tu primera respuesta. Creo que sería interesante incluir esta discusión dentro de los comentarios aunque sea, porque me parece que lo cuestionable de los estudios (o al menos del último de Linde) quedó bastante claro en mi respuesta anterior.

            ¡Esta vez la respuesta salió más manejable!

            Un saludo!

          • Arturo, te respondo desde aquí porque no puedo seguir anidando la conversación.

            Siento que mis respuestas no sean satisfactorias para ti, creo que el nivel de detalle que solicitas se escapa de este blog, que es un blog y no una revista científica.

            Y hablando de revistas científicas, seguro que te interesará, en el nivel de la composición y mecanismo de acción de los medicamentos homeopáticos, las explicaciones más extensas en el nuevo número de la revista Homeopathy (http://www.homeopathyjournal.net/issue/S1475-4916(15)X0002-6). Que siendo una revista de Homeopatía (espero encontrar artículos de cardiología en una revista de cardiología), está indexada en MedLine y sus artículos contienen numerosas referencias a otras revistas de los campos respectivos a los que se refieren sus contenidos.

            Por lo demás, existen diferentes congresos internacionales sobre investigación en homeopatía para profundizar en todos los temas relativos a la misma y descubrir las últimas novedades, como el del Instituto de Investigación en Homeopatía (http://www.hrirome2015.org/category/conference-programme).

            Un saludo

        • Hola de nuevo Arturo.

          Después de leer tu nuevo comentario creo que en la réplica de Gualberto encontrarás reflexiones y referencias a estudios que te podrán interesar y ayudar a entender porque la homeopatía y sus medicamentos son tan eficaces.
          Como bien dices, este de la homeopatía es un tema controvertido y hay opiniones, incluso de expertos, encontradas. No voy a entrar en aspectos científicos y os dejo ese debate a Gualberto y a ti. Eso sí, seguiré leyendo con mucho interés y aprendiendo de vuestras reflexiones.
          Pero una cosa sí que te diría. Eso de que la ciencia es objetiva e incuestionable y que separa la creencia de la verdad, que viene a ser lo que expresas, nada de nada. La ciencia es tan subjetiva como que se basa en los conocimientos y tecnología que se tienen en cada momento y a partir de esas «gafas» se interpreta la realidad. La ciencia interpreta y muchas tesis científicamente probadas han tenido que ser recuestionadas y desaprobadas.
          En cambio, para mí, sí que es una realidad la evolución favorable de lesiones como úlceras varicosas o moluscos. Y también lo es que casi 9 de cada 10 personas que han usado la homeopatía se manifiesten satisfechos o muy satisfechos. Y también lo es la experiencia que me trasmiten todos (y digo todos) los médicos a los que formamos en homeopatía al ver como son más capaces de mejorar la atención a sus pacientes,
          Ya ves, nuestro sentido de la importancia de las cosas no es el mismo. Yo, como tú, necesito pruebas y las tengo. Todos los días.
          Pero, sobre todo, a mí también me llena de alegría poder discutir de todo esto con afecto y respeto.
          Un saludo.

          • Hola Guillermo!

            De nuevo voy primero con tus críticas que Gualberto siempre me da deberes de lectura y últimamente ando algo gandul…

            Voy por partes.

            La principal crítica que creo que me haces es acerca de mi afirmación de la objetividad de la ciencia. Creo que eres un poco tiquismiquis, a falta de una palabra mejor, a la hora de criticar mi uso de la palabra «objetividad». Obviamente, dado que nuestra realidad está interpretada por nuestros cerebros y que no podemos demostrar que sea igual a la de la persona de al lado, todo en la realidad es subjetivo. Partiendo de esto, ningún conocimiento puede ser objetivo como tal. Dado que no tenemos o no conocemos ninguna otra forma de aproximarnos a la realidad que a través de nuestros sentidos, el «conocimiento objetivo» debe ser entendido en ese contexto y no como algo independiente del ser humano, que es lo que pareces sugerir que yo entendía por ciencia.

            Lo que sí me parece indiscutible es que el método científico ha sido lo que más ha permitido avanzar a la humanidad en toda su historia, entendiendo por avanzar una mejor calidad de vida, una mayor longevidad, una menor tasa de mortalidad infantil, un mayor y mejor conocimiento del mundo que nos rodea, etc.

            En cualquier caso, otra de las cosas que me criticas es que sea incuestionable y creo que no dije tal cosa. De hecho, puse como ejemplo la gravedad que fue una teoría totalmente aceptada desde Newton hasta Einstein (con los fallos que se sabía que tenía por las mediciones que se habían podido realizar), y que fue corregida y mejorada con la teoría de la Relatividad. Nada en ciencia es incuestionable pero para cuestionar algo con un sustento muy extenso en pruebas, más te vale tener muchas y muy buenas pruebas de que la nueva teoría que contradice el conocimiento científico hasta el momento, es correcta.

            En segundo lugar, hablas de las pruebas que tienes del funcionamiento de la homeopatía en forma de reducción de úlceras varicosas o moluscos así como en la satisfacción de los pacientes. Desconozco de dónde has obtenido el 9/10 en cuestión de satisfacción pero por ejemplo en el estudio que discutí anteriormente con Gualberto, la gente que estaba contenta rondaba el 25% (al igual que los descontentos). Asumo que es tu experiencia personal y poco tengo que decir contra eso.

            El problema de basar la creencia de que funciona en la experiencia personal es que la misma puede estar sesgada (y por supuesto no se tienen en cuenta un posible efecto placebo). Dado que la gente con escaso o nulo conocimiento de medicina va a fiarse de lo que tú digas como médico suyo que eres, entiendo que, y creo que esto lo dije en la otra respuesta, deberías exigir más que tu experiencia como pruebas.

            También soy consciente de que es muy difícil convencer a alguien de que lo que ve no se produce por lo que cree (y aunque no tenga mucho que ver, me viene a la mente esta historia-> http://www.xatakaciencia.com/no-te-lo-creas/el-dios-frumm-y-otras-religiones-y-mitos-delirantes-ii).

            Un saludo!

    • Hola Arturo!
      Me gustaria ayudarte a resolver tus dudas. A ver si lo logro. Soy una persona que uso homeopatía desde hace 25 anos o mas ,mas
      bien considero que uso una medicina personalizada , es decir , combinaremos las medicinas tanto tradicional ,como homeopatica u otras
      que en el momento que lo necesite me ayude a restablecer mi salud .
      Desde el punto de vista del efecto placebo de la homeopatía , yo no me considero tocada por la mano de Dios como digo yo , ni con un poder
      mental extraordinario .Tengo tres operaciones en diferentes países (no voy a mencionar clínicas privadas ,ni país ) y les resulta sorprendentes mis recuperaciones y la ausencia de dolor . Todo ello omitiendo el uso de la homeopatía y en otras clínicas autorizándome el uso porque observan que pacientes que usan homeopatía tienen una recuperación mucho mas rápida que los que no la usan.
      Como soy muy afortunada ,uso mi propio dinero en devolver la salud y mantenerla en colonias de gatos callejeros con unos resultados espectaculares. Creo yo que no voy a ser tan idiota de invertir mi dinero en algo que no funcione teniendo un marido trabajando en el área de las finanzas je,je ….y no solo eso que mis queridos furballs se recuperen por el efecto placebo o el nocebo, es decir, que si yo te doy un medicamento y te digo que te he dado veneno experimentas los síntomas del envenenamiento y te mueres.
      No os parece un poco sacado por los pelos que se puedan curar tantos y tantos pacientes por el efecto placebo , no creo que los médicos sean dioses. Vamos a pensar que si es por el efecto placebo .No te parece maravilloso que se pueda curar tanta gente sin tener que usar una sola pastilla .A mi me parece la bomba.
      Desde el punto de vista de los átomos a mi me parece muy interesante leer el principio de Avogadro (si lo he escrito bien ) y la física Quantica .
      Desde el punto de vista económico , yo con mis tres operaciones y el uso de homeopatía, no tengo que usar ni una sola pastilla, ni tengo ninguna discapacidad, es decir, cuesto 0 euros al seguro de salud y estoy totalmente capacitada para trabajar, luego cuesto 0 euros al Gobierno.
      Si se vende en las Farmacias y se regulan leyes es por motivos económicos, no nos engañemos. Cuanto antes restablezca tu salud , menos coste económico para el gobierno y la empresa , cuyos gastos mas elevados son
      los de personal.
      Aquí no hay cuestiones de fe , las cosas se demuestran con hechos y mucho sentido común.

      • Muy buen día.

        Quiero agradacer a Misi Mu su maravilloso testimonio y contestar solo un par de cosas a Arturo.
        Lo primero decirte que no crea que sea tiquismiquis (me encanta la palabra !!!) con tu apreciación del valor de la ciencia en relación con la homeopatía porque sencillamente creo que hay un montón de gente enrocada en negar una realidad que, además, se sustenta en suficientes evidencias científicas a todos los niveles.
        Yo insisto, porque es mi principal argumento para seguir enseñando, divulgando y, sobretodo, prescribiendo medicamentos homeopáticos, la homeopatía funciona porque todos los días cientos de miles de médicos y millones de pacientes en el mundo lo constatamos en todo tipo de patologías y pacientes. Y lo mismo ocurre en la veterinaria.
        Tú dices; la homeopatía no funciona porque no puede funcionar en ese rango de dilución. Yo digo: a mí la homeopatía me funciona todos los días.
        Tú dices: pues si funciona que se demuestre científicamente. Yo digo: es que ya está demostrado científicamente. Y así podemos estar y estar y estar eternamente pero con una diferencia entre tú y yo. Mientras tú teorizas yo, médico, la utilizo todos los días.
        ¿Quieres pruebas irrefutables de si funciona o no? Ten la experiencia cuando lo necesites. Ponte en manos de un buen médico que utilice la homeopatía y experiméntala. Verás que cuando te ayude en un problema de salud en donde otras alternativas no han sido eficaces todos esos metaanálisis contrarios a la homeopatía ya no serán tan importantes.
        Yo entiendo y comparto todo lo que me dices sobre la importancia de la ciencia y todo eso, ¡cómo no!. Sabes lo que pasa, que cuando a los médicos que estamos tratando todos los días a pacientes y viendo con nuestros propios ojos cómo evolucionan nos dicen que la homeopatía no funciona porque es imposible…nos quedamos sin palabras. Solo nos quedan los hechos.
        Arturo, un saludo muy, muy cordial y, con lo que quieras, seguimos charlando.

    • Buen día Hortensia.

      Me alegra mucho que tú también seas de los millones de personas que disfrutamos de la eficacia de la homeopatía. Ya sabemos que no lo vamos a poder curar todo pero de lo que sí que estamos seguros es que la homeopatía es una herramienta de salud inmensa.

      Un saludo muy cordial y gracias por leernos y por tu testimonio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2019 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar