Eficacia de la Homeopatía para aftas y aftosis

En medicina llamamos AFTA a una lesión erosivo/ulcerosa de la mucosa bucal, más o menos delimitada, de fondo blanquecino y rodeado de un halo inflamatorio. Es un padecimiento frecuente siendo raro que no hayamos tenido alguna a lo largo de nuestra vida.

El tratamiento de las aftas suele ser  tópico, existiendo en el mercado numerosos preparados en distintas presentaciones que van desde el spray bucal, líquidos….. hasta las “piruletas”, todo con el fin  de  facilitar  su aplicación en los niños y adolescentes, período de mayor incidencia de aparición cuando no hay una causa determinada.

Si bien la aparición, duración y tratamiento de un afta simple no reviste mayor complicación y las molestias no son importantes, existe una situación clínica en la que las aftas son mas numerosas y se repiten con bastante frecuencia , respondiendo mal al tratamiento y creando una situación muy incómoda  para quien las padece. Es la llamada AFTOSIS.

Ante un paciente con aftosis recurrente, el médico debe diferenciar entre la aftosis simple, lo más frecuente, y la aftosis compleja, que es aquella en la que sospechamos que las aftas puedan deberse a enfermedad celiaca, enfermedades reumáticas, déficit de hierro, vitaminas, VIH, etc. y que como es lógico deberemos descartar.  Varias hipótesis que no vienen al caso se barajan sobre la causa de la aftosis simple, pero en cualquier caso, el tratamiento convencional suele ser de poca utilidad en muchos de los pacientes. La aftosis oral recurrente carece de tratamiento específico, por lo tanto el tratamiento es únicamente local

Cuando empecé mi formación en terapéutica homeopátíca  cayó en mis manos un protocolo que aplicaba  el DR. Jouany, médico homeópata de reconocido prestigio internacional, referente de muchos de nosotros, y en cuyos libros he buceado desde siempre buscando información.  En ese protocolo se plantea el tratamiento de la aftosis desde 3 vertientes:  que se trate de un cuadro de tipo vírico, la posibilidad de una causa vascular, o bien de una influencia de tipo mecánico. Me pareció razonable el planteamiento terapéutico y comencé a prescribirlo.

Para mi satisfacción, las curaciones se produjeron – y se siguen produciendo – en casi un 90% de los pacientes, con la gran satisfacción de poder ayudar a estos enfermos y sobre todo el agradecimiento de los pacientes que han dejado de soportar constantes molestias en la mucosa bucal agravadas al tomar alimentos.

Llegados a éste punto me asaltan varias dudas filosóficas en relación a mi trabajo como médico y que me gustaría trasladarle a esas personas – por desgracia solamente algunos son médicos – que atacan furibundamente a los medicamentos homeopáticos

¿Debo hacer caso a los llamados escépticos y dejar de prescribir éste tratamiento ya que según ellos se debe al efecto placebo y su capacidad curativa es nula?

Si es así ¿Por qué los anteriores médicos que han tratado a mis pacientes no han conseguido curarlos con medicamentos convencionales? ¿Es que su efecto placebo o su capacidad de sugestión del paciente es menor que la mía?

¿Debo retirar de mi prescripción éste tratamiento a pesar de los excelentes resultados que observo en la práctica? ¿Qué pensaría mi paciente si le privara de la posibilidad de curarse basándome en una visión miope y excluyente de la medicina,  la enfermedad y el enfermo?

No albergo duda alguna.

Sé que los medicamentos que utilizo son seguros, tienen una eficacia contrastada por aquellos que los utilizamos. Eficacia refrendada por ensayos clínicos de los que algunos pueden parecer no válidos para los escépticos – los rechazan todos -, pero que se atienen estrictamente a las peculiares características de estos medicamentos y no espero a priori efectos secundario alguno.

Una experiencia clínica con la homeopatía de mas de 2 décadas y como médico de más de 3 no se van a venir abajo por la falta de respeto demostrada en muchas ocasiones por aquellos que anteponen sus criterios metodológicos inamovibles a la salud de su paciente.

No se si alguna vez podremos establecer un diálogo constructivo con estos inquisitoriales interlocutores, pero si tengo claro que la evidencia de la eficacia clínica de los medicamentos homeopáticos  nunca podrá ser rebatida ante quienes los utilizamos a diario. No es fe, es evidencia clínica.

¿Podemos decir lo mismo de muchos de los medicamentos convencionales?

 

Sobre el Autor

Dr. Jorge Manresa
Dr. Jorge Manresa

Soy Jorge Manresa, pediatra y Experto Universitario en homeopatía desde hace mas de 25 años, y sobre todo curioso, muy curioso. Trabajo en un Centro de salud de Cartagena (Murcia) y en mi consulta privada. Como el resto de mis compañeros de blog, me pierde el transmitir a otros compañeros y a todo aquel que quiera oírme, las satisfacciones que me aportan los medicamentos homeopáticos en el trabajo diario.

Por eso, participo en Cursos de Experto Universitario, Seminarios, Congresos…y en todos aquellos foros en los que puedo comunicar mi experiencia. Y os lo advierto, soy incansable

7 Comentarios

Comentar
  • Hola ,mi hijo tiene 6 años y le salen aftas cada tres semanas ,casi siempre 4 en los mismos lados ,hemos probado todos los líquidos, geles ,piruletas ,pero la omeopatia no ,los análisis de sangre salen siempre bien pero las aftas le siguen saliendo.
    Me gustaría que me ayudarais ya que es muy doloroso como madre ver al niño sufrir tanto x escozor .
    Gracias .

    • Hola Cristina. Cuando he tenido en consulta niños o adultos con este problema, solamente he obtenido buen resultado con medicamentos homeopáticos. Los análisis de sangre suelen ser normales y los tratamientos convencionales, si llegan a ser eficaces cuando las tiene a pesar de ser molestos para el niño, no evitan la repetición que es lo importante en este caso.
      Te aconsejo acudas a un médico homeópata de tu zona que solucionará el problema.
      Si no tienes disponibilidad de un médico próximo, puedes solicitar consulta on line con alguno de los profesionales del blog, a través del correo electrónico de la pestaña contacto.

      Recibe un cordial saludo

  • Hola , llevo meses con aftas recurrentes. Me diagnosticaron colitis ulcerosa hace 3 años.
    He probado CORTICOIDE VIA TÓPICA QUE AL PRICIPIO me fue bien, pero los siguientes brotes nada.
    EStoy con homeopatía, tengo mucha confianza en esta médico. Me recetó sulfurium acidum al 9H, y llevo mas de una semana tomándolo. 3 bolitas tres veces al día. Ayer hablé con ella y como el dolor persiste (si ke es verdad que menos) he aumentado la dosis a 5 veces/día.
    Leyendo sobre homeopatía y aftas, leo que tb se usan mercurius solubilis y nitricum acidum. Cual es al diferencia?
    Ella ya me dijo que si no mejoraba sustancialmente que probaríamos con otro.
    Cual es el que recomienda usted? Gracias

    • Buenos días Txaro, disculpa la tardanza en contestarte.

      Sulfuricum acidum es un buen medicamento de aftas así como Borax, Mercurius solubilis o Nitricum acidum, pero no dejan de ser medicamentos síntomáticos, cuando lo que le interesa sobre todo es evitar la recurrencia de los episodios.

      Es por eso que le aconsejo encarecidamente vuelva a consultar con su doctora que además es de su confianza, a fin de que modifique el tratamiento de las lesiones que tiene y sobre todo instaure un tratamiento que acabe con la repetición de las mismas.
      Mientras acude a su doctora puede probar con Borax tomándolo igual que Sulfuricum ac.

      Un afectuoso saludo y muchas gracias por leer nuestros post.

  • Nuevamente coincido con vuestras reflexiones. Las personas supuestamente escépticas que consideran poco ético prescribir un tratamiento homeopático, ¿considerarán más ética la prescripción de un tratamiento alopático que no haya demostrado eficacia, con sus efectos secundarios? ¿O lo ético es decirle al paciente: «no te voy a prescribir nada para aliviar tu enfermedad, tus síntomas ni tu sufrimiento»?

    Tengo experiencia con estas personas, como todos nosotros, tanto en la consulta como en mi familia. La gran mayoría, como dices, no son médicos ni tienen nada que ver con la atención a enfermos. Repiten como papagayos consignas que han oído de «expertos», porque la moda es que la ciencia es rígida e inamovible y «lo que no puede ser, no puede ser», porque «el agua no tiene memoria»… Yo ya no les contesto, es inútil con algunas personas intentar llegar a entendimientos. No les contesto que probablemente la tecnología aún no haya avanzado lo suficiente como para explicar lo que vemos diariamente los que prescribimos homeopatía. No les contesto que lo de «la memoria del agua» es una manera de tratar de explicar la existencia de nanomoléculas, fragmentos de moléculas o alteraciones físico-químicas que aún no se han podido concretar.

    Porque cuando prescribes un tratamiento homeopático a un niño de 3 ó 5 años o a un bebé de 3 meses (poco susceptibles ambos de presentar efecto placebo) y mejoran sus síntomas; cuando a esos mismos niños les retiran el tratamiento homeopático y sus síntomas empeoran y les vuelves a dar el tratamiento homeopático y vuelven a mejorar… Creo que eso en Medicina es prueba de eficacia.

    En Estados Unidos se están planteando prescribir placebos para tratar la tos nocturna en niños pequeños. Como todos sabemos, no hay ningún tratamiento alopático que haya demostrado eficacia para tratar la tos. ¿Qué es más ético: no prescribir nada, prescribir un placebo o prescribir medicamentos homeopáticos que sé que van a ser eficaces y no van a tener ningún tipo de toxicidad? Yo lo tengo claro.

    Muchas gracias por vuestro blog y un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2021 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar