Drosera rotundifolia. Qué es y para qué sirve

Última modificación: 14-07-2022 17:11:26

Dentro de la descripción que venimos haciendo de los medicamentos homeopáticos más usados, hoy toca el turno a uno de los más utilizados por sus múltiples dianas de acción, Drosera Rotundifolia.

Qué es la Drosera rotundifolia

La Drosera es una planta herbácea vivaz de la familia de las droseráceas. Se trata de una planta carnívora que se encuentra a menudo en turberas, marismas y humedales. Se encuentra diseminada en el norte de Europa, gran parte de Siberia, importantes regiones de Norteamérica, Corea, Japón, y Nueva Guinea.

Conocida también como atrapamoscas, esta planta insectívora es muy rara en España en la que por su escasez es una especie protegida y crece en nuestro país en zonas de alta montaña en puntos muy localizados de los Pirineos, Cordillera Cantábrica, norte de Portugal y Montes de Toledo.

A pesar de su gran utilidad en fitoterapia, al ser una especie protegida en España su uso está muy limitado. Puede llegar hasta los 15 cm de altura y florece a principio de verano. La planta no tiene olor tanto en estado fresco como seco.

Se ha utilizado en fitoterapia desde el siglo XII y en el tratamiento de múltiples enfermedades, sobre todo la tuberculosis y la tosferina.

Con fines medicinales, se cosecha la planta entera que contiene naftoquinonas, el principal la plumbagona, flavonoides, ácidos orgánicos y enzimas digestivos que tiene acción antibacteriana sobre ciertos gérmenes y reducen las secreciones y los movimientos del tubo digestivo (acción vagolítica)

Las naftoquinonas dotan a esta planta de una notable acción antiespasmódica y antibacteriana, que hace de ella un remedio natural excelente para relajar los músculos de las vías respiratorias, mostrándose muy eficaz para calmar tanto la tos persistente y convulsiva, como la tos seca e irritativa.

A nivel externo la tintura de drosera se ha utilizado para aliviar los dolores artríticos, dolores de espalda, lumbalgia, ciáticas y otras molestias musculares.

Que indicaciones tiene en homeopatía la Drosera rotundifolia

Tos

Drosera es un excelente medicamento para el tratamiento de determinados tipos de tos localizada a nivel laríngeo, traqueal o pulmonar, motivo este por el que en la antigüedad se usó como tratamiento en la tuberculosis especialmente localizada a nivel laringotraqueal, pulmonar, óseo, articular y  en los ganglios linfáticos cervicales y abdominales.

Esta utilidad ya fue descrita por Hahnemann en la patogenesia (desarrollo del medicamento y sus indicaciones) de Drosera aunque fue el doctor Kent el que le dio verdadero valor clínico en la tuberculosis.

La tos se debe a un constante cosquilleo en la laringe con sensación de tener polvo o una pluma, que le provoca tos y le impide dormir de noche. No es infrecuente que la tos provoque vómitos.

Es eficaz en trastornos laríngeos en profesionales de la voz, predicadores, locutores, oradores, cantantes, actores, con sensación de garganta o laringe seca, áspera, y voz ronca, profunda, hueca y sin tonalidad.

La ronquera y accesos de sofocación al hablar y toser, con constricción, mejoran caminando y empeoran en una habitación calurosa, después de medianoche, acostado, por hablar, beber, cantar, reír o llorar.

Drosera ha sido utilizado clásicamente como medicamento muy útil para el tratamiento de la tosferina, en homeopatía el más usado para esta enfermedad.

La tos de la tosferina, seca, desgarrarte, profunda, ronca, espasmódica, atormentadora, sobreviene en violentos accesos (quintas) que al sucederse  rápidamente, que casi no dan tiempo a retomar la respiración. Son de tan intensos que el paciente se sujeta el tórax con las manos por la constricción o espasmo en el tórax al toser; terminando muchas veces en arcadas y vómitos.

En los accesos de tos que trata Drosera, la cara suele estar cianótica o roja y a menudo sangra la nariz se tienen sudores copiosos, intranquilidad y angustia entre los accesos.

En los procesos traqueobronquiales presentan puntadas severas o dolores al toser,  estornudar o respirar profundamente. Esas molestias mejoran con la presión del tórax o el abdomen al toser, también con el movimiento.

Para Hahnemann y otros autores, una sola toma de Drosera en alta dilución es suficiente para revertir la tos en pocos días.

Resulta también eficaz también en los cuadros de tos asmática con las características del medicamento. 

Adenopaias (Ganglios linfáticos)

  • En niños con adenopatías por infecciones de vías altas recurrentes.
  • En los accesos de adenitis mesentéricas (inflamación de los ganglios del tubo digestivo)
  • En adenopatías traqueobronquiales, especialmente en las tuberculosas.

Cefaleas

    De distinto tipo:

  • Presión de dentro hacia afuera en la frente y los huesos malares de la cara.
  • Presión en las sienes que empeora al agacharse y por el calor.
  • Dolor ardiente en el cuero cabelludo.
  • Aturdimiento y pesadez cefálica. Vértigo caminando al aire libre.
  • Dolores frontales tipo cuchillada que empeoran al mover los ojos y agacharse y que mejoran apoyando la cabeza en las manos

Problemas osteoarticulares

Los huesos y las articulaciones son otros de los puntos de acción terapéutica en los que podemos contar con Drosera. Con ella podemos tratar:

  • Dolores mordientes, pinchantes, en las articulaciones y los huesos largos, que empeoran en reposo.
  • Dolores en hombros y caderas como contusiones y/o como si nos clavaran un cuchillo y que empeora con la palpación.
  • Dolores nocturnos en el húmero que mejoran con el movimiento.
  • Calambres y rigidez en los dedos al agarrar un objeto 
  • Dolor paralizante en la articulación de la cadera derecha, muslo y tobillo, como dislocado.
  • Es un buen medicamento para tratar la sinovitis de cadera en el niño pequeño y algunas artritis inflamatorias de tipo vírico.       

Si bien es cierto que este artículo no recoge todas las indicaciones de Drosera que pueden ser muchas, si las más importantes de este gran medicamento con acción antiespasmódica a nivel respiratorio, muscular y digestivo y con una importante acción antiinflamatoria.

Para terminar una regla nemotécnica que utilizaba la abuela de mis hijos para recordar el medicamento a tomar cuando trataba su tos. “Para la toserá Drosera”

Sobre el Autor

Dr. Jorge Manresa
Dr. Jorge Manresa

Soy Jorge Manresa, pediatra y Experto Universitario en homeopatía desde hace mas de 25 años, y sobre todo curioso, muy curioso. Trabajo en un Centro de salud de Cartagena (Murcia) y en mi consulta privada. Como el resto de mis compañeros de blog, me pierde el transmitir a otros compañeros y a todo aquel que quiera oírme, las satisfacciones que me aportan los medicamentos homeopáticos en el trabajo diario.

Por eso, participo en Cursos de Experto Universitario, Seminarios, Congresos…y en todos aquellos foros en los que puedo comunicar mi experiencia. Y os lo advierto, soy incansable

2 Comentarios

Comentar
  • Querido Jorge, qué interesante y qué necesario es este post. En efecto la Drosera es estupenda y super eficaz. Muchas gracias por compartir el conocimiento con esa vocación incansable
    que pone por delante de todo la compasión, la empatía y la entrega a la humanidad. El objetivo más completo y pleno es precisamente el vuestro: ser alivio, orientación, guías y pedagogos de nuestra especie, siempre atentos y dispuestos al acompañamiento, a la escucha y a la acogida, que son la base de todo verdadero remedio. Enhorabuena por el cultivo de esas cualidades.
    Un gran abrazo!

    • Buenos días Luz.

      Dada la ausencia actual de medicamentos convencionales eficaces para la tos, el uso de medicamentos como Drosera entre otros se sitúa en primer plano, más aún por su seguridad y ausencia de limitación de edad o toma de otros medicamentos.

      Un fuerte abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2022 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar