Doctor, ¿puede ser que la homeopatía me produzca somnolencia?

Hace unas semanas escribía un post sobre la ausencia de efectos secundarios en la homeopatía, en el que aclaraba que aunque los medicamentos homeopáticos son los más seguros de la farmacia, no se pueden descartar reacciones adversas ocasionales, aunque sean leves y raras.

Sin embargo, hace poco un paciente me ha comentado que sí había sentido sueño al tomar homeopatía para la ansiedad, y no es la primera vez que oigo algo parecido; entonces, ¿es posible?

Ante una situación así uno debe plantearse alternativas y escoger la más probable o bien hacer alguna prueba para descartarla. Las alternativas pueden ir desde la aparición de un nuevo problema de salud que curse con somnolencia, hasta un cambio de hábitos como por ejemplo haber empezado a hacer ejercicio por la noche o a cenar más tarde.

Opté por explicarle que podía ser debido no al medicamento, sino a la falta de descanso. Una falta de sueño de la que antes no era consciente porque el estado de alerta (“la adrenalina”, como suele decirse) que produce la ansiedad no le dejaba ser consciente de ella. Le di algunos consejos generales para mejorar la calidad de sueño y le propuse que se permitiera dormir 7-8 horas seguidas durante 3-4 días para recuperarse.

Tal como habíamos previsto, la somnolencia desapareció a pesar de seguir tomando los mismos medicamentos homeopáticos; por eso descartamos que se tratara de un efecto secundario o de un síntoma de un nuevo problema de salud, ya que esta desaparición del síntoma con el descanso no se produce con los ansiolíticos sedantes convencionales.

En cambio, nos sirve para comprobar, una vez más, que los medicamentos homeopáticos actúan de forma “fisiológica”, es decir de acuerdo con las necesidades del organismo.

 

Sobre el Autor

Dr. Gualberto Díaz
Dr. Gualberto Díaz

Médico y especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, más tarde me titulé como Especialista Universitario en homeopatía clínica y tanto me atrajo su ejercicio (y sus resultados) que ahora soy profesor de homeopatía y formador-de-formadores en la academia internacional CEDH.

¿Qué me atrajo tanto? Descubrí que conociendo bien a los pacientes y sus problemas, y abriendo el abanico de posibilidades terapéuticas, podemos hacer más por cada uno de ellos. La homeopatía permite sacar el máximo partido a esta forma de trabajar, actualmente desde un centro médico de especialidades en Madrid.

Mi experiencia en investigación se remonta a la Unidad de Investigación de Álava, y pasé a dedicarme a ella profesionalmente en la empresa de servicios médicos Softmed, en el Laboratorio Servier y luego en el Departamento Medico de Laboratorios BOIRON. Ahora impulso los esfuerzos de investigación y divulgación de varias sociedades científicas alrededor de la Homeopatía y la Medicina Integrativa. Desde mi experiencia clínica y de investigación, procuro difundir una visión científica e integradora de la Homeopatía, tanto de sus bases elementales como de su aplicación en la consulta.

En este blog, espero aportar las notas de actualidad sobre investigación de una forma accesible y, cuando pueda, divertida o sorprendente.

6 Comentarios

Comentar
  • No debemos descartar el hecho de que el mismo medicamento homeopático induzca al sueño como un requerimiento que se activa por el mismo medicamento buscando a través del descanso una mejora mayor del funcionamiento del sistema inmune, ya que la homeopatía funciona principalmente por medio de la activación de dicho sistema.

    • Gracias Juan,

      En efecto al activar los sistemas de reparación del organismo, éste nos puede exigir el descanso que necesitamos y del que no éramos conscientes porque el propio estado de “alarma” (dolor, ansiedad) durante la enfermedad no nos deja verlo.
      Por supuesto, todo repercutirá favorablemente en el sistema inmunológico, incluso cuando la acción del medicamento se vehiculice a través de otros sistemas como el hormonal o el nervioso.

      Es una aportación muy interesante, gracias de nuevo
      Gualberto

  • “aclaraba que aunque los medicamentos homeopáticos son los más seguros de la farmacia, no se pueden descartar reacciones adversas ocasionales, aunque sean leves y raras.”

    Teniendo en cuenta que los “medicamente” homeopaticos no son tales, porque carecen de principio activo, y por ende son los mas seguros de la farmacia (tanto como pueda serlo un vaso de agua o un caramelo) ¿como es posible que puedan producir una reacción adversa?

    • César, cuando digo que “los medicamentos homeopáticos son los más seguros de la farmacia” lo hago con toda intención, en el sentido de que si tenemos en cuenta SOLO LOS MEDICAMENTOS de la farmacia (y no “los caramelos”), los homeopáticos son aquellos con los que menos reacciones adversas se han declarado.

      Digo medicamentos porque así es como son considerados por las autoridades sanitarias, de ahí que estén sujetos a la venta exclusiva en farmacias, que los laboratorios de homeopatía tengan las mismas inspecciones que los demás, que exista una FARMACOvigilancia regulada por ley, etc. Y quiero aclarar que lo digo sin menospreciar otras herramientas terapéuticas que cualquier médico tiene en su consulta sin que sean medicamentos.

      Los principios activos homeopáticos son el resultado de la dilución y dinamización de una materia prima en un solvente, conforme establece su monografía en alguna de las farmacopeas. Es necesario aclarar que si el Hiperico, por poner un ejemplo, contiene ciertos principios activos que actúan a nivel de fitoterapia (por ejemplo hipericina e hiperforina en el estado de ánimo), no son lo mismo ni actúan igual que el principio activo “Hypericum 30CH” usado frecuentemente en ciatalgias (http://goo.gl/DcNZev).

      En cuanto a las reacciones adversas, un profesional siempre debe estar atento a diversos problemas relacionados con los medicamentos que maneja: alergias o intolerancias a los excipientes, uso inadecuado, agravaciones iniciales…

      Existe bibliografía al respecto y prometo publicar una entrada específica sobre efectos secundarios antes de que termine el mes, y adelanto que lo de “poco frecuentes, leves y transitorios” forma parte de un artículo científico (Dantas, http://goo.gl/puOnLm). ¡Pero hay un estudio más reciente en el que me extenderé un poco más!

      Saludos

  • […] Se llama “huérfanos” a los medicamentos en los que la industria farmacéutica tiene poco interés, bajo las condiciones normales del mercado, porque están dirigidos solamente a una pequeña cantidad de pacientes que sufren de condiciones muy raras. También en el sector de la homeopatía hemos visto que algunos medicamentos, extremadamente poco utilizados, han sido retirados. En este caso de la homeopatía, en lugar de hablar de “enfermedades raras”, hablaríamos de “enfermos raros”: se trata de medicamentos dirigidos a equilibrar a pacientes cuya constitución física y psíquica, y su forma de vivir y sentir la enfermedad (aunque sea una enfermedad común), serían excepcionales. […] seguir leyendo […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualizado el 22-02-2019 11:19:23 - © 2014-2019 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar