¿Cuáles son los beneficios y limitaciones de la Homeopatía?

Cuando decidí estudiar Medicina me ilusionaba la idea de poder curar a las personas enfermas. Tras acabar mi especialidad, me di cuenta de que las enfermedades y tratamientos que había tenido que memorizar no siempre me permitían obtener una respuesta satisfactoria en algunos pacientes de la vida real. Y en demasiadas ocasiones, a pesar de alcanzar un diagnóstico, el tratamiento se limitaba a la supresión de síntomas sin llegar a curar del todo al paciente. Comencéa estudiar Homeopatía hace cinco años en un intento de cambiar esta situación.

La Homeopatía me parece un elemento clave dentro de una medicina integrativa sólida y realista en los Servicios Nacionales de Salud como propone la propia OMS (“Estrategia sobre medicina tradicional para los próximos 10 años: 2014-2023”). Fue descubierta y desarrollada por médicos alemanes hace más de 200 años, y tiene la ventaja de usar un “lenguaje occidental” que todos entendemos, a diferencia del que usa la Medicina Tradicional China o la Ayurvédica. Además, la Homeopatía es una auténtica medicina científica, ya que está basada en la experimentación de numerosas sustancias en seres humanos.

Mi especialidad, la medicina interna, como el resto de las especialidades médicas, afronta numerosos retos en el siglo XXI, quizás el reto más importante sea averiguar cómo reducir los costes ocasionados por la asistencia sanitaria en las enfermedades crónicas. Porque cada vez son más las personas que las padecen y que son sometidas a numerosos tratamientos, con el riesgo aumentado de efectos secundarios que esto conlleva. Muchas veces, estos efectos se confunden con nuevos cuadros clínicos de mayor complejidad, para los que no existe la evidencia científica que ayude a decidir el mejor abordaje terapéutico. Por no hablar de aquellos pacientes con síntomas inclasificables, funcionales o que requieren cuidados paliativos domiciliarios. Todos estos pacientes se pueden beneficiar de la Terapéutica Homeopática.

Del estudio y ejercicio de la Homeopatía también encuentro beneficios para el propio médico, porque le ayuda a entender la  salud y la enfermedad desde otro punto de vista, mucho más sorprendente y enriquecedor. Además, en una medicina cada vez más tecnológica, burocrática y acelerada, la Homeopatía recupera la “relación médico-paciente” como elemento clave sobre el que gira todo el proceso diagnóstico y terapéutico. Esta recuperación del encuentro con el paciente ya de por sí añade más beneficios a cualquier intervención médica.

Pero encuentro también una limitación importante en la aplicación de la Homeopatía relacionada con su enseñanza y estudio. Al igual que la medicina convencional, el estudio de la Homeopatía es muy exigente, y requiere tiempo y constancia. Existen distintos enfoques y escuelas que han ido surgiendo en todo el mundo desde las primeras enseñanzas de Hahnemann.

Unos se centran en diagnósticos convencionales o en protocolos, y otros en aspectos más emocionales o mentales. Estos diferentes enfoques no suponen una limitación, y creo que si han surgido es un indicador sano de que la Homeopatía sigue evolucionando conforme se tiene más experiencia con su uso. Cada enfoque tiene su importancia dependiendo de cada tipo de paciente, en eso consiste la individualización del caso. El problema aparece cuando la forma de enseñarla y estudiarla difiere demasiado de una escuela a otra con respecto a los principios básicos sobre los que se fundamenta la Homeopatía. Se empieza a desvirtuar en qué consiste realmente este método terapéutico, y es entonces cuando dejamos de hablar un mismo “lenguaje”, generando excesiva confusión.

Creo que una buena práctica homeopática se basa en un profundo estudio y entendimiento de la filosofía homeopática. En algunas escuelas la enseñanza homeopática es deficitaria en el análisis correcto de un caso en su primera visita, y más importante, durante el seguimiento del caso. Sin entrar en detalles ni controversias, no estoy de acuerdo en prescribir medicamentos homeopáticos como sustitutos de medicamentos convencionales, porque cada uno cumple su función de una manera distinta.

Estoy convencido de que hoy la Homeopatía es más necesaria que nunca. Hahnemann escribe en el Organón que “el examen individualizado de un caso de enfermedad exige al médico ausencia de prejuicio, sentidos perfectos, atención al observar y fidelidad al trazar el cuadro de enfermedad”. Bien podría traducirse por “tolerancia, atención plena -mindfulness- y veracidad”, aptitudes y valores que me parecen muy necesarios en este mundo cada vez más convulso y huidizo.

Ojalá me hubieran dado la opción de estudiar Homeopatía como asignatura desde mi primer año de carrera, habría sido más estimulante y así de paso me habría ahorrado algún año de frustración e impotencia siendo ya especialista.

 

Pedro J. García, médico internista.

Hospital Universitario Sta Lucía de Cartagena

Sobre el Autor

Pedro J. García
Pedro J. García

Soy médico especialista en Medicina Interna desde el año 2006 y siempre me han interesado las terapias alternativas y la extraordinaria capacidad del cuerpo humano para curarse a sí mismo. Acabé la formación de Especialista Universitario en Homeopatía Clínica organizada por el CEDH en el año 2013. En la actualidad estoy a punto de finalizar otra formación de cuatro años en Homepatía Clásica Unicista impartida por el terapeuta Koby Nehushtan, que a su vez se formó con George Vithoulkas en Grecia.

Soy un defensor de un sistema nacional de salud público que incluya distintos enfoques terapéuticos y que cubra las necesidades de una sociedad con enfermedades cada vez más complejas.

2 Comentarios

Comentar
  • excelente sus apreciaciones sobre las formas que tenemos que ver con la salud y la mejoria de los distintos problemas de salud que se presentan en los seres vivos en este caso el humano la medicina homeopatica esta resultando la mejor alternativa para combatir los males que se van presentando cada vez mas en el mundo y no podemos ver con otros ojos solo porque las grandes farmaceuticas lo dicen desprestijiando a las nuevas alternativas de curar al ser humano todo lo que Dios a creado es bueno y es por eso que la misma naturaleza cura y es alli donde esta la homeopatia con los tres reinos al servicio de la humanidad.

  • Excelente aportación, tu servidor Ernesto Sanchez no soy medico pero soy Lic. Homeópata, hice una investigación donde el 70% de los médicos alopatas que estudian la especialidad de Homeopatía, siguen conceptualizando y razonando de una manera alopatica, no digo que este mal, pero se demuestra que no han profundizado en la filosofía homeopatía como mencionas, pero peor el caso de nosotros que no somos médicos, porque en mi estudio demostré que el 70% de los egresados de escuelas de homeopatía, no tienen practica con pacientes reales hasta que llegan a prestar su servicio social, donde legan a ver muchos pacientes y la premura los lleva solo a paliar sus dolencias, tienes mucha razón en cuanto a que el problema de la homeopatía esta en que no existe un método homogéneo para su enseñanza. creo que ambas medicinas la Homeopatía y la Alopatia tienen su campo de acción bien definido y ambas traen muchos beneficios a la humanidad; pero otro problema es la farmacoterapia y su visión de la salud que es meramente mercantilista.
    Felicidades Médico hacen falta muchos como tu y felicidades a los autores de esta pagina, la mejor que he visto de homeopatía.

    Atte.

    Ernesto Sanchez de Guadalajara Mexico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualizado el 17-10-2019 17:13:00 - © 2014-2019 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar