Cómo controlar los nervios con homeopatía

Si yo lo entiendo; sí, señora mía,
no le reprocho: ¿usted qué culpa tiene
si en cuanto que el octubre sobreviene
derrota a su nariz su artillería?
Sea comprensiva usted: la lluvia es fría,
el viento en nuestras calles se entretiene….
Mire el lado mejor: catarro tiene,
pero al menos no tiene pulmonía.
Carmen Jodra1

 

Después de la introducción con estos versos de Carmen que tanto me gustan y tan bien reflejan la cotidianeidad social quisiera con vuestro permiso escribir este artículo de otra manera.

Con un poco de humor. Un humor periodístico con titulares como si de unas notas de prensa de un periódico o de otro medio se tratara.

Es un modo de poder compartir con vosotros lo útil que puede ser el empleo de medicamentos homeopáticos en la consulta de un médico de familia con ejemplos algunos de ellos reales, pero con datos totalmente ficticios y siendo consciente de que en todas las consultas hay preocupación y a menudo sufrimiento.

Hay muchas situaciones en las que el problema se centra en miedos. En situaciones puntuales de ansiedad que nos impiden llevar a cabo durante días o incluso tiempos más largos una vida normal.

Y cuando por las circunstancias de la duración o intensidad de los síntomas o las características del paciente o el cuadro clínico no hacen recomendable o necesario el empleo de psicofármacos o de distintas técnicas psicoterapéuticas el empleo de medicamentos homeopáticos pueden ser la llave para abrir la puerta a la solución del problema fomentando la confianza y la autoeficacia.

Vaya entonces a modo de ejemplos algunas situaciones en titulares.

El temor a vomitar de una novia provoca el aplazamiento de la boda.

Éste es un titular real publicado el 5 de junio de 2008 en United Press International2 y describe un caso de emetofobia, un miedo patológico a vomitar.

La novia nos cuenta: Tengo esa pesadilla recurrente de sentirme indispuesta durante la boda y de salir corriendo de la iglesia, dejando a mi marido en el altar.

Es muy posible, que si Emma hubiera visitado a un médico homeópata la boda hubiera sido un éxito. Porque lo que Emma necesitaba era controlar sus nervios.

Y podría haberlo logrado con el empleo de medicamentos como Ignatia, Gelsemium o Argentum nitricum3.

Gritos, peleas y agresiones en una fábrica de camiones.

No puedo descansar bien. Tengo una desazón, me pica todo el cuerpo y mira que no tengo nada en la piel.

Así comienza la consulta de Pedro. Y después de analizar varias opciones le pregunto por alguna situación estresante en los últimos días y en la respuesta está la posible solución: tengo un problema con mi jefe, me lo tengo que tragar pero me gustaría decirle cuatro cosas……

La expresión de un problema emocional con rabia y frustración contenida en la piel o en cualquier otro lugar de nuestro cuerpo somatizando dicho problema pudiera ser resuelto con el medicamento homeopático Staphysagria como así lo fue en este caso. Así que este titular no fue noticia en el telediario.

La policía recoge a una anciana desmayada en Almería.

Vengo sin cita. El caso es que me siento fatal. Unos nervios, un nudo en el estómago, una presión en la garganta, un mareo, un no se qué y este corazón que no para de latir. Estando de vacaciones con unos amigos me desmayé y tuvieron que llevarme al hospital. Todo estaba normal, pero estoy muy preocupada.

Después de completar la entrevista y de una exploración física totalmente normal puedo compartir con Inés la angustia de la pérdida de su querida mascota y la soledad que le produce.

El empleo del medicamento homeopático Ignatia amara le devolverá la tranquilidad y hará desaparecer su angustia.

En la siguiente consulta, Inés con una franca sonrisa me dice: Estoy muy bien. Pero sigo llevándolo conmigo en el bolso por si acaso.

A punto de ser detenido en una pelea un actor que tuvo diarrea

Algo tengo que tener. Usted me dirá. Porque esta diarrea no se me quita con nada. Y Luis sigue desesperado a pesar del diagnóstico de síndrome del intestino irritable. Y el irritable a veces es él mismo.

Después de tanto tiempo, tantas consultas y pruebas parece que la diarrea con mucho gas y explosiva suele ser más frecuente por la mañana a primera hora y cuando está nervioso y tiene prisa por hacer su trabajo bien. Confiesa que siempre va acelerado y que hace varias cosas a la vez sin terminar ninguna de forma satisfactoria. ¡Y los diálogos! Teme que en cualquier reunión y en los viajes la diarrea aparezca. Y sobre todo montar una escena estando en escena.

Le propongo el empleo del medicamento homeopático Argentum nitricum con el que se sentirá más tranquilo, menos temeroso y la diarrea podrá controlarse.

No se que es eso que me has dado, pero por fin, la diarrea y la precipitación nerviosa parece que se han acabado.

¡Vaya sin vivir, el carné de conducir!

Le parecerá una tontería. Pero es que es la cuarta vez que me examino del carné de conducir y es que no doy una. Cada vez que el examinador me da una orden me quedo paralizada y ahí se acaba todo. Creo que no lo voy a conseguir.

Y los médicos pensamos que es un problema frecuente. Pero salvo tranquilizantes o betabloqueantes con sus efectos secundarios o tila como recomendación de la abuela no tenemos más recursos. Salvo que conozcamos el medicamento homeopático Gelsemium que de tantos apuros como éste nos saca cotidianamente.

Y la caja de bombones suele llegar después de que el paciente apruebe…sus oposiciones. O el carné de conducir.

Y es habitual que una vez que alguien lo ha probado son los propios compañeros del Centro de Salud que te preguntan por el medicamento que ayuda a aprobar los exámenes. ¿Podrías recomendármelo para mi sobrina?

El fosglutén reforzado ya es cosa del pasado

Me siento muy cansado. Duermo mal y no me concentro. Por muchas horas que estudie no me cunden nada. Y ya he probado un montón de cosas.

En primavera, es frecuente que nos consulten por astenia y especialmente cuando estamos en el momento de los exámenes lo que suele llevar nerviosismo y preocupación, cansancio, alteraciones en el sueño y dificultad de concentración.

En mi experiencia el empleo de los medicamentos homeopáticos Kalium phosphoricum y Acidum phosphoricum resultan muy eficaces para ayudar a los estudiantes y opositores. Y también, para situaciones de estrés emocional con astenia física y psíquica.

Vive siempre en su obsesión una mujer de Alcorcón.

Me siento con mucho malestar, preocupaciones continuas y una sensación extraña de tener algo vivo en el vientre. En una ocasión una paciente lo suficientemente mayor como para no poder estar embarazada me consultó por estos síntomas. Después de escucharle y explorarle siendo todo normal decidí solicitar pruebas complementarias que fueron normales y valorar el empleo del medicamento homeopático Thuya occidentalis con el que desaparecieron sus molestias y esa desagradable sensación.

Este medicamento, suele ser de gran ayuda en personas con problemas obsesivos de todo tipo, con tendencia a rumiar sus problemas y a tener síntomas de bajo estado de ánimo. Conocer este medicamento, como los anteriores descritos, ayuda a comprender a los pacientes, sus síntomas, preocupaciones y perspectivas.

¡Deja los atracones de galletas y polvorones!

La ansiedad me persigue y no puedo parar de comer. Ya no sé que hacer. Estoy en un mar de dudas. Hasta hace un año cada vez que tenía que tomar decisiones me sentía segura. Pero ahora….

Y el médico piensa en el modo de ayudar a esta mujer a no engordar y controlar sus nervios. Han hablado de tantas cosas, de su vida, de sus problemas de pareja, de su trabajo.

A menudo un medicamento homeopático llamado Anacardium orientale es de ayuda para reducir el modo compulsivo de comer y tomar decisiones cuando el paciente se siente desorientado.

Los medicamentos homeopáticos son una opción excelente por su efectividad y seguridad en aquellos pacientes con miedos, temores y ansiedad de anticipación que no precisan un tratamiento psicofarmacológico.

Este es el titular que en un futuro me gustaría poder leer en todos los periódicos y ver en los telediarios, que los medicamentos homeopáticos serán financiados por el Sistema Nacional de Salud.  Como en otros países de nuestro entorno, los pacientes podrán beneficiarse del empleo de estos medicamentos prescritos por su médico.

Muchas gracias a todos por vuestra atención. Y con estas palabras se cierra la edición.

  1. Jodrá C. Las moras agraces. Hiperión. Madrid. 1999.
  2. Stossel S. Ansiedad. Miedo, esperanza y la búsqueda de la paz interior. Seix Barral. Barcelona. 2014.
  3. Díez Llambrich X. Nociones de psiquiatría homeopática. Prescribo homeopatía. Zaragoza. 2013

 

Sobre el Autor

Dr. Jose Ignacio Torres
Dr. Jose Ignacio Torres

Jose Ignacio. Médico de familia. Después de un año breve pero intenso de formacion en la Fundación Jiménez Díaz como médico residente de hematología, realicé mi residencia de medicina de familia en el Hospital Universitario Marques de Valdecilla (Santander). He trabajado en muchos aspectos relacionados con la medicina de familia: jefe de estudios, tutor de residentes, presidente de la comisión de calidad... Pero sobre todo en mi consulta en los centros de salud de las antenas (Santander), Barcelona en Móstoles (Madrid), San Agustín y Gamonal Antigua (Burgos) y actualmente en Montesa (Madrid). Siempre me han interesado la investigación, la docencia y la asistencia y por eso he tenido la suerte de poder formar muchos médicos residentes la mayoría de los cuales han compartido conmigo la ilusión y el cariño de tratar con personas, de cuidar personas. Me considero un terapeuta, alguien que intenta ayudar a mejorar la salud de los que acuden a su consulta. En los años 90 sentí la necesidad de aprender otras formar de terapia y tuve la gran fortuna de conocer la homeopatía. Soy especialista universitario en homeopatía por la universidad de Valladolid. Desde entonces, tanto en el centro de salud como durante algunos años en mi consulta privada he tenido la maravillosa experiencia de escuchar, comprender y tratar a muchos pacientes con medicamentos homeopáticos y me he sentido realmente útil.

Mis áreas de interés prioritario han sido las actividades preventivas, las enfermedades cardiovasculares crónicas, y las técnicas de comunicación. Pertenezco al grupo-programa comunicación y salud de SEMFYC y he sido varios años parte de un extraordinario grupo de profesionales y amigos en el grupo de comunicación y salud de Burgos.

Como docente actualmente soy profesor del CEDH y he tenido la posibilidad de compartir experiencias y conocimientos con alumnos de pregrado (alumnos de medicina de la facultad de medicina de Zaragoza), médicos, veterinarios y farmacéuticos.

La homeopatía me ha dado la oportunidad de conocer a excelentes profesionales y personas, ayudar a muchos pacientes y proporcionarme las herramientas más poderosas para un médico: la humildad, el sentido común, la escucha activa y unos fármacos seguros y eficaces.

2 Comentarios

Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualizado el 25-06-2019 10:20:04 - © 2014-2019 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar