8º Congreso Nacional de Homeopatía: Experiencias de un médico homeópata

Si trabajas en lo que está delante de ti, siguiendo con seriedad, energía y calma la razón correcta sin permitir que nada te distraiga, salvo mantener en estado puro tu parte divina, como si debieras devolverla de inmediato.

Si haces esto, sin esperar nada más que la satisfacción de vivir de acuerdo con la naturaleza, pronunciando verdades heroicas en cada palabra vivirás feliz.

Y no habrá hombre capaz de evitarlo.

Marco Aurelio

El fin de semana del 5 al 7 de abril fue muy intenso en las vidas de las más de 150 personas que compartimos conocimientos, experiencias y vivencias en el octavo Congreso Nacional de Homeopatía.

Fue un encuentro de manos y almas unidas por un mismo fin: la libertad de elección para pacientes y profesionales del tipo de tratamiento más apropiado según sus necesidades y modo de vida en cada momento. Siendo una de las opciones a elegir una terapia segura y efectiva como es la homeopatía.

Desde el principio recordé un ya lejano año 2000 y ese grupo de médicos entusiastas a rebufo de la fuerza de la doctora Dolores Tremiño celebrando en Madrid aquel primer congreso de la Sociedad Española de Médicos Homeópatas que se centraba en la utilidad de la homeopatía en Atención Primaria.

Congreso llevado a cabo con el corazón fundamentalmente, pero del que queda constancia a través de un número de aquella efímera revista de homeopatía que algunos de los alumnos de Lola pusimos en marcha bajo su aliento y supervisión.

Fue muy hermoso mientras duró y luego dio paso a muchas otras iniciativas que hemos compartido juntos y con otras personas valiosas que hemos tenido la fortuna de tener a nuestro lado.

Muchos de los que participamos en aquel evento en el antiguo Palacio de Congresos de Madrid protegidos por el bello mosaico de Miró y la poderosa sombra del Estadio Santiago Bernabéu estábamos en este encuentro especial, con más experiencia y canas pero el mismo entusiasmo.

El tiempo nos ha hecho vivir muy diferentes experiencias personales, profesionales, académicas y sociales relacionadas con la práctica y enseñanza de la homeopatía, y a muchos nos ha cambiado la vida.

Al menos a mí, compartir tiempos y espacios con todos vosotros me ha hecho mejor persona. Más humilde, más reflexivo, más tolerante, y por todo ello posiblemente algo más sabio dentro de la enorme ignorancia que acompaña como una sombra la vida de cada ser humano.

Ese fin de semana magnífico que hemos vivido trabajando y disfrutando juntos farmacéuticos, veterinarios, médicos y pacientes, ha sido para mí un soplo de aire fresco necesario en el que además una lluvia fina nos acompañó para limpiar el ambiente y quitarnos de encima todos los tóxicos que nos acompañan en el día a día.

Pienso en la alegría que me produce estar todos unidos. Todas las sociedades científicas tanto médicas, como farmacéuticas y veterinarias y las asociaciones de pacientes que serán una fuente de aprendizaje e inspiración para los profesionales como ya lo han mostrado con sus actos públicos (conferencias, manifestaciones) y con el trabajo callado.

Tanto en el salón de actos donde se presentaron las ponencias como en los tiempos de café y comida se respiraron aires saludables. Aires de libertad, compromiso, cooperación y humildad.

La humildad y el respeto fueron en gran medida el hilo conductor de muchas de las intervenciones. Especialmente emotivas me parecieron las intervenciones del embajador de la India en nuestro país y el doctor Rajkumar Manchanda.

Siento que ambos calaron hondo en el auditorio y mostraron cuanto debemos aprender los europeos del modo de ser y trabajar de los indios.

Pero también pudimos sentir admiración y orgullo al escuchar las brillantes presentaciones de los interesantes trabajos de investigación de la Dra. Niurka Meneses, la veterinaria Coral Mateo y la Dra. Natalia Sofía Aldana Martínez mostrando el presente y futuro de la homeopatía en España y en el mundo.

Sin embargo, al menos para mí, lo más luminoso fue la presencia de las personas que representaban a los pacientes a través de las muchas asociaciones que en los últimos meses se han creado en España.

Nos hicieron sentir optimistas porque el futuro es de los valientes y ellos han demostrado que lo son con creces.

La consigna fue salir del armario. Mostrarnos tal y como somos. Diferentes. Tocados por la magia de la homeopatía. Por el interés genuino por mejorar, compartir y ayudar. Quitándonos todos los polvos de las batas. Los aprendidos en el pregrado, en el postgrado y en nuestro lugar de trabajo.

Mostrando la desnudez de nuestra pasión y nuestra convicción de las ventajas del método homeopático, pero a la vez con el profundo respeto que merecen nuestros compañeros de profesión médicos, farmacéuticos y veterinarios que prefieren seguir otros caminos, transitar por otros bosques.

Con un respeto aún más profundo si cabe con las ideas y necesidades de los pacientes que eligen libremente cualquier otra terapia diferente de la homeopatía. Respeto por múltiples razones; clínicas, legales y éticas. Y porque el presente y el futuro son y deben ser del paciente. Pacientes informados que son capaces de tomar decisiones compartidas con los profesionales sanitarios.

Sanitarios libres para prescribir, sin conflictos de interés. Cuyo único y exclusivo interés sea el paciente que tiene enfrente en ese momento.

Había en esa sala muchos amigos y maestros a los que quisiera dar mi más fuerte abrazo de consideración y agradecimiento por ser como son y no es necesario que les nombre porque todos saben muy bien a quién me refiero. Como diría Serrat decir amigo es decir tantas cosas, y a la vez no ser necesario decir nada.

Cuando parece que el momento es difícil merece la pena repensar en el poema que inspiró a Nelson Mandela y que todos conocemos por la película que lleva su nombre; Invictus. Un poema de William Ernest Henley que termina con los siguientes versos:

No importa cuán estrecho sea el camino,

cuán cargado de castigos el viaje…

soy el amo de mi destino,

soy el capitán de mi alma.

Quisiera terminar estas líneas confesando que ese fin de semana fui feliz porque entre todos compartimos seriedad, energía y calma y la convicción de que la razón nos acompaña.

Y así, nadie podrá evitar que personas, animales y plantas, todos los seres vivos de este planeta azul, se beneficien de esta terapia maravillosa que nos apasiona y nos une. Porque somos los amos de nuestro destino y los capitanes de nuestra alma.

¡Brindo por el presente y el futuro de la homeopatía por y con todos vosotros!

Sobre el Autor

Dr. Jose Ignacio Torres
Dr. Jose Ignacio Torres

Jose Ignacio. Médico de familia. Después de un año breve pero intenso de formacion en la Fundación Jiménez Díaz como médico residente de hematología, realicé mi residencia de medicina de familia en el Hospital Universitario Marques de Valdecilla (Santander). He trabajado en muchos aspectos relacionados con la medicina de familia: jefe de estudios, tutor de residentes, presidente de la comisión de calidad... Pero sobre todo en mi consulta en los centros de salud de las antenas (Santander), Barcelona en Móstoles (Madrid), San Agustín y Gamonal Antigua (Burgos) y actualmente en Montesa (Madrid). Siempre me han interesado la investigación, la docencia y la asistencia y por eso he tenido la suerte de poder formar muchos médicos residentes la mayoría de los cuales han compartido conmigo la ilusión y el cariño de tratar con personas, de cuidar personas. Me considero un terapeuta, alguien que intenta ayudar a mejorar la salud de los que acuden a su consulta. En los años 90 sentí la necesidad de aprender otras formar de terapia y tuve la gran fortuna de conocer la homeopatía. Soy especialista universitario en homeopatía por la universidad de Valladolid. Desde entonces, tanto en el centro de salud como durante algunos años en mi consulta privada he tenido la maravillosa experiencia de escuchar, comprender y tratar a muchos pacientes con medicamentos homeopáticos y me he sentido realmente útil.

Mis áreas de interés prioritario han sido las actividades preventivas, las enfermedades cardiovasculares crónicas, y las técnicas de comunicación. Pertenezco al grupo-programa comunicación y salud de SEMFYC y he sido varios años parte de un extraordinario grupo de profesionales y amigos en el grupo de comunicación y salud de Burgos.

Como docente actualmente soy profesor del CEDH y he tenido la posibilidad de compartir experiencias y conocimientos con alumnos de pregrado (alumnos de medicina de la facultad de medicina de Zaragoza), médicos, veterinarios y farmacéuticos.

La homeopatía me ha dado la oportunidad de conocer a excelentes profesionales y personas, ayudar a muchos pacientes y proporcionarme las herramientas más poderosas para un médico: la humildad, el sentido común, la escucha activa y unos fármacos seguros y eficaces.

8 Comentarios

Comentar
  • Muchas gracias Mónica por tus entusiastas y amables palabras.
    En ello estamos y somos muchos más de lo que parece.

    Besos

  • Precioso escrito .Francamente, me imagino un mundo llenito de médicos con esta base ….y me lo imagino mejor!!!!! Esta visión integrativa es la que necesitamos a todos los niveles,En Medicina creo que urge. Soy enfermera y creanme que sufrimos la cada vez mayor desintegración del paciente . Jose Ignacio Torres no sólo me ha dejado admirada , sino con la puerta de la esperanza abierta a que regrese la coherencia ,si es que alguna vez la hubo. La Medicina Integrativa ya es un hecho fuera de España, y aquí llegará.Un cordial saludo.

  • Buenas tardes Ana Reina.
    Muchas gracias a usted por escribirnos y por bellas palabras.
    Por lectores como usted merece la pena la existencia de este blog.

    Muchos besos y de nuevo gracias, gracias, gracias.
    Estamos en ello. En cuidar y si podemos aliviar y curar.

  • Buenas tardes. He quedado asombrada con el post sobre el Congreso de Homeopatía. Esto me hace recordar las palabras que mi madre de 80 años, ha tenido conmigo hace unos días, ” Los médicos son buenos, los médicos quieren curar a las personas”. Tengo 43 años y estoy pasando por el peor de los momentos que he vivido, cuando ya creí que más mal no podría estar tras otros padecimientos anales, tengo una fístula anorrectal. Siempre me he tratado con mucha medicación de Herboristería. Cuando en esos días del abceso previo tenía tanto dolor y tanto miedo, busque por internet de nuevo y yo misma fui a la Farmacia por remedios homeopáticos. Nada más tomarlos me pregunté porque no me vino a la mente haberlo hecho antes,el dolor cesó, mejoré. Y desde hace un mes me trato con un médico Homeópata aquí donde vivo, en Málaga. A todo el mundo le digo que no se que hubiera sido de mi si no empiezo con el tratamiento de homeopatía y complementos Herbales, era un dolor insufrible, una infección enorme, un miedo atroz. Sigo con el tratamiento y la esperanza de no visitar el quirófano para esto. Todo el profesional con el que hablo me da ánimos, me dice que siga adelante, que sea positiva y me relaje. Que se puede curar.
    Terminó diciendo que me alegra como dice mi madre, que existan médicos así, pero tengo que recalcar que hasta el momento, los que a mí más me lo parecen, son los médicos Homeopátas. Quizás sea porque en su formación también trabajan con el estado interno de la persona, su psique, y saben escuchar, dar apoyo, consolar, animar.
    Quiero dar las gracias a todos los miles de profesionales y a la terapia Homeopática, Gracias, gracias, gracias.

  • Madre mía , José Ignacio, gran maestro!!!!!!!!
    Muchísimas gracias por poner en palabras los sentimientos, de manera tan magistral, como siempre.
    Por recordarnos lo importante que es el respeto y que el único objetivo son los pacientes.
    Que estamos unidos y entusiasmados.
    Esa fue también mi experiencia del fin de semana!!!

    Un beso, profe y amigo

    • Gracias Nieves
      Tu eres y fuiste una protagonista esos días.
      Con tu alegría, tu entusiasmo, tu bondad y tu sabiduría.

      Besos profesora y amiga

  • Para muchos fue muy Emotivo el homenaje al Dr Antonio Marques que quedará para el recuerdo. Gran idea del Presidente Alberto Sacristán que estuvieran presentes sus familiares.

    • Por supuesto.
      Agradezco el comentario de estos merecidos reconocimientos.
      Me sumo sin duda a ellos.
      Son dos personas imprescindibles para todos nosotros a los que admiramos y queremos.

Responder a Mjpita Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualizado el 16-10-2019 12:13:16 - © 2014-2019 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar