Cómo tratar el asma con medicamentos homeopáticos

Hoy, día 5 de Mayo, se celebra el Día Mundial del Asma. En esta ocasión queremos recordaros qué es el asma y cuales son sus principales causas, síntomas y los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer asma.

El asma es una enfermedad crónica que afecta al funcionamiento de los pulmones y que para algunas personas puede suponer tan solo una molestia menor en su vida pero que para otras, puede ser un problema serio que interfiera en sus actividades cotidianas y que puede producir ataques que pongan en riesgo su vida. Por ello y teniendo en cuenta que no tiene un tratamiento convencional curativo, tan solo paliativo, sumar opciones seguras y eficaces como la Homeopatía en el cuidado de estos pacientes resulta de especial interés.

Según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) en España hay dos millones y medio de personas que sufren asma, de las que dos de cada tres son mujeres. Y otro dato que me parece muy relevante es que el porcentaje de niños que sufren la enfermedad asciende ya al 12% siendo una de las causas más importantes, si no la más, de absentismo escolar.

Según también la SEPAR uno de los problemas más importantes actualmente de la enfermedad es su mal control por parte de los pacientes. Se considera que alrededor del 60-70% de los pacientes asmáticos tienen un deficiente control de su enfermedad y uno de los retos, en este sentido, es conseguir mejorar la adhesión de los pacientes a sus tratamientos. En este sentido, en mi experiencia, la Homeopatía tiene mucho que aportar.

¿Qué es el asma?

El asma, como ya comentábamos, es una enfermedad que afecta a los pulmones del paciente y sus síntomas centrales son el ruido y la dificultad al respirar junto con la tos. Esto se produce porque, por diferentes causas que luego comentaremos, los bronquios se inflaman, su musculatura se contrae y, además, puede aumentar la secreción de moco.

La severidad y el pronóstico del asma es muy variable. Así, habrá niños que mantengan su condición de asmáticos toda la vida, mientras que otros mejorarán a lo largo de la infancia y adolescencia. También se puede dar el caso, menos frecuente, de que la enfermedad debute durante la vida adulta sin que antes la persona haya tenido señales de ella.

¿Qué causa el asma? Desencadenantes del asma

No sabemos por qué unas personas sufren de asma y otras no pero parece bastante claro que hay una combinación de factores ambientales sobre una predisposición personal. Esto en Homeopatía lo entendemos muy bien pues ya sabemos que las personas enfermamos de lo que podemos y no de lo que queremos. Nuestra constitución, nuestro terreno personal, condiciona nuestras tendencias patológicas que el entorno se encarga de activar.

Cambios en los hábitos de alimentación con una dieta cada vez más rica en carnes, dulces, alimentos procesados e industrializados y cada vez más pobre en verduras, legumbres y frutas; la presencia cada vez más importante de tóxicos y productos químicos en nuestra comida, aire, ropa, envases y cosméticos, parecen ser factores claramente relacionados con el aumento en la incidencia del asma en la población en general y muy especialmente entre los niños. Hay que tener en cuenta que los niños que son mucho más susceptibles a estos tóxicos pues sus órganos y sistemas son aún inmaduros y mucho más reactivos que los de los adultos.

El estrés de esta sociedad del consumo y la competitividad (hay que tenerlo todo y, además, ser el mejor), además de otros factores emocionales, también sabemos que juegan un papel muy importante en la manifestación del asma.

Distintas situaciones pueden funcionar como desencadenantes del asma:

  • Resfriados e infecciones respiratorias.
  • Ejercicio físico.
  • Aire frío. Cambios bruscos de temperatura.
  • Sustancias a las que la persona pueda ser alérgica o sensible (pólenes, pelo de animales, polvo, hongos…). Asma alérgico.
  • Contaminantes, polución, humo, tabaco, conservantes alimentarios. A destacar en este contexto el asma ocupacional vinculado al contacto con sustancias irritantes en el lugar de trabajo.
  • Determinados fármacos.
  • Estrés y situaciones emocionales intensas.

Factores que pueden predisponer al asma

Parece claro que hay situaciones que aumentan el riesgo de padecer asma. Las más frecuentes serían:

  • Padres o hermanos con asma.
  • Sufrir algún tipo de alergia.
  • Ser fumador, activo o pasivo.
  • Tener sobrepeso.
  • Exposición a contaminantes y tóxicos. Por desgracia, este factor se ha vuelto algo muy difícil de evitar en nuestro estilo de vida actual con nuestros sistemas de producción y de consumo. En este sentido tiene especial interés el asma ocupacional relacionado con sustancias presentes en el entorno de trabajo.

Síntomas del asma

Las crisis pueden aparecer de forma brusca pero lo más normal es que lo hagan de forma lenta a lo largo de horas o días.

La forma de manifestarse que tiene el asma tiene como signos y síntomas más frecuentes:

  • Sensación de falta de aire.
  • Puede haber dolor y también sensación de opresión en el pecho.
  • Pitidos y ruido al respirar.
  • Respiración más rápida de lo habitual.
  • Tos persistente. Puede agravarse por la noche. En los niños es frecuente que provoque el vómito.
  • Cansancio y cambios de humor.

En el caso de los niños es importante tener en cuenta otros signos que nos pueden hacer ver que el cuadro asmático está agravándose. Estos son los más característicos y es importante saber reconocer el asma infantil para poner en marcha las medidas que se hayan hablado con el médico para estos momentos o, incluso, para acudir a urgencias en caso de que no encontremos remisión con las pautas acordadas para esos casos:

  • Dificultad para hablar.
  • Tos incesante.
  • Somnolencia. Se duerme y es difícil despertarlo.
  • La piel del cuello y de las costillas se retrae cuando el niño respira.
  • Vemos su piel y en especial sus labios azulados.

Clasificación del asma según sus síntomas

Según cómo se manifiesten los síntomas el asma se clasifica en cuatro categorías básicas:

  • Intermitente y leve. Síntomas leves que se manifiestan hasta dos veces por semana y hasta dos noches por mes.
  • Persistente y leve. Síntomas que se manifiestan más de dos veces por semana, pero no más de una vez por día.
  • Persistente y moderada. Síntomas que se manifiestan una vez por día y más de una noche por semana.
  • Persistente e intensa. Síntomas que se manifiestan durante todo el día, todos los días y que son frecuentes por la noche.

Es interesante tener en cuenta esta clasificación porque nos hace entender lo variable que puede ser la manera de manifestarse el asma.

Complicaciones del asma

El asma puede generar situaciones vitales muy difíciles para los pacientes, así como complicaciones físicas derivadas de su evolución e incluso de los tratamientos farmacológicos que esta enfermedad crónica puede necesitar:

  • Dificultar el desarrollo normal del sueño, la vida laboral e incluso, la vida personal (deporte, ocio, vacaciones…)
  • Aumento del absentismo laboral y escolar.
  • Secuelas crónicas que afecten de forma permanente a la capacidad respiratoria.
  • Efectos no deseados de medicamentos usados a largo plazo.
  • Visitas repetidas a urgencias e ingresos hospitalarios.

Diagnóstico del asma

La exploración física y el interrogatorio serán fundamentales.

Se podrán también usar pruebas, como la espirometría, para valorar la capacidad y la función pulmonar.

Otras pruebas adicionales como radiografías, tomografías, pruebas alérgicas o de provocación al frío o al ejercicio, entre otras, pueden también ser necesarias en algunos pacientes.

El diagnóstico del asma en los niños pequeños es especialmente difícil. Hay muchos niños que durante los resfriados y catarros pueden presentar ruido al respirar, sin ser asmáticos, por el mero hecho de tener unos bronquios aún un poco estrechos. Además, la prueba clave para hacer el diagnóstico de esta enfermedad, la espirometría, que mide la capacidad de tomar y expulsar el aire, es muy difícil de realizar con rigor en los niños pequeños. Esto hace que tengamos muchos niños mal diagnosticados y otros sin diagnosticar.

Tratamiento del asma y lugar de la Homeopatía

Algo muy importante en el control del asma es aprender a reconocer los desencadenantes y a tomar medidas para evitarlos. Esto es algo obvio pero que a veces no se tiene en cuenta lo suficiente.

Los medicamentos convencionales usados para el asma no buscan curar la enfermedad sino controlar sus síntomas y espaciar, en la medida de lo posible, las crisis de los pacientes. Y hay que tener en cuenta que algunos de ellos, como los corticoides, pueden llegar a afectar al crecimiento y desarrollo de los niños cuando tienen que usarse a largo plazo.

Para mí el incorporar los medicamentos homeopáticos en el tratamiento del asma supuso un gran avance en mi capacidad de mejorar la calidad de vida de estos pacientes ¿Por qué?

  1. Los medicamentos homeopáticos son los más seguros que podemos encontrar entre todos los medicamentos útiles en esta patología. Podemos utilizarlos incluso en niños, mujeres embarazadas y pacientes polimedicados.
  1. Los medicamentos homeopáticos son muy eficaces y rápidos en el tratamiento de las crisis y nos permiten poder manejar muchas de estas situaciones sin tener que recurrir a otros medicamentos potencialmente más peligrosos.
  1. Los medicamentos homeopáticos pueden utilizarse con los broncodilatadores convencionales o los corticoides siempre que lo consideremos necesario, tanto en las crisis como en el tratamiento de fondo.
  1. La Homeopatía resulta especialmente interesante por sus resultados en el control de la enfermedad y de sus crisis de agravación. Mi experiencia me demuestra, por ejemplo, que muchos de los niños a los que les prescribimos medicamentos homeopáticos dentro de su estrategia de tratamiento disminuyen la severidad y el número de crisis, disminuyen el absentismo escolar y consiguen un control mucho más eficaz de su patología.
  1. Los medicamentos homeopáticos, dentro de una estrategia global de control de la enfermedad, contribuyen a limitar el uso de otro tipo de medicamentos. El estudio francés EPI 3 demuestra que los médicos que conocen y utilizan la Homeopatía en sus tratamientos necesitan usar muchos menos medicamentos convencionales en el contexto de la patología respiratoria.
  1. Sabemos que hay factores alérgicos, infecciosos, emocionales o climáticos implicados en esta enfermedad. En Homeopatía contamos con medicamentos que pueden disminuir la sensibilidad del paciente a determinados alérgenos, al frío y a la humedad, mejorar sus defensas para que esté más fuerte frente a posibles infecciones víricas y bacterianas y mejorar su capacidad de adaptación al estrés y a determinadas situaciones emocionales que pueden desestabilizarle y hacerle más susceptible a enfermar.

La Homeopatía siempre contempla a la persona y a su enfermedad desde toda su globalidad y tiene en cuenta tanto la manera en la que desarrolla sus crisis y con qué factores desencadenantes se relacionan (alérgenos, ejercicio, infecciones, situaciones emocionales…) como la evolución crónica de su asma.

Otras enfermedades que haya pasado con anterioridad en su vida, las que ahora puedan estar conviviendo con su asma, su constitución física, su carácter, su comportamiento, su mundo emocional, su cultura y su dimensión profesional y social, son todos ellos, entre muchos más, aspectos que incorporamos siempre en nuestro análisis de cada paciente para poder poner el tratamiento más ajustado a cada caso en particular.

La medicina del futuro, que ya es presente en muchos de nosotros, será una medicina biopsicosocial e integrativa en la que se contemple a la persona en toda su dimensión biológica, emocional y social y se la trate con todas las opciones válidas que tengamos teniendo en cuenta que en medicina lo primero es no dañar.

#HomeopatíaSuma

Sobre el Autor

Avatar
Hablando de Homeopatía

Una aproximación a la salud y el bienestar desde la homeopatía: Ciencia, experiencia y vocación por las personas.

Hablando de Homeopatía nace como RESPUESTA A LA DEMANDA DE INFORMACIÓN RIGUROSA por parte de los usuarios y profesionales sanitarios que se interesan por esta terapéutica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2020 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar