Cómo superar la Glosofobia, el miedo a hablar en público

Hoy vamos a ver qué es la glosofobia, el miedo a hablar en público, y cómo vencer ese miedo escénico que todos hemos tenido alguna vez.

Introducción

Te lo has preparado una, dos, cien, doscientas veces. A conciencia. Pero llega el momento y siempre es igual.

La charla, la presentación, la clase, el informe…. No sale como hubieses querido. Y tu trabajo tiene que ver, de vez en cuando, o a menudo, con hablar a los demás en grupo.

Pero, llegado el momento, te pones “nervioso”. Lo pasas mal.

Así que dejas de hacerlo, lo evitas o delegas en otro (si puedes) o hasta buscas otro trabajo (si puedes, también).

Y así vas perdiendo oportunidades laborales o personales pero sobre todo te pierdes un poco más a ti mismo cada vez. Tu autoestima, tu seguridad, tu confianza…

Por ese maldito miedo a hablar en publico.

¿Qué es la glosofobia, el miedo a hablar en publico?

La glosofobia es uno de los trastornos más frecuentes en la sociedad contemporánea. Se dice que hasta un 75% de personas sufren y se ponen nerviosos al hablar en público. Pero estamos en lo de siempre, para ser considerado realmente una fobia tiene que ser un miedo realmente intenso, irracional y persistente. Este miedo sucede cuando la persona está ante número elevado de personas y en situaciones de contacto social

Diagnóstico del miedo a hablar en público

Según el DSM V de la Asociación Americana de Psiquiatría el miedo a hablar en público (glosofobia) es una fobia social específica dentro de los trastornos de ansiedad social.

Según este mismo manual los criterios diagnósticos tienen que ver, de forma resumida, con miedo o ansiedad intensa en situaciones en las que el individuo está expuesto al posible examen de otras personas, cuando las situaciones sociales suelen evitarse, cuando las situaciones sociales producen ese miedo o ansiedad, cuando el miedo es claramente desproporcionado a la situación social, el miedo dura mas de seis meses, y no es debido a otro trastorno mental, afección médica o droga.

Este trastorno puede presentarse solo o acompañando a otros trastornos de ansiedad como, por ejemplo, el trastorno depresivo, la dismorfofobia, el trastorno bipolar o el consumo de sustancias.

Causas de la glosofobia

Las causas de la fobia a hablar en público pueden estar relacionadas con:

  • traumas o experiencias negativas pasadas
  • creencias del propio individuo o de su entorno (“eres un fracasado”, “no eres capaz”, “me van a rechazar”)
  • dificultades con el lenguaje en su pronunciación, etc. con el miedo repetido, o la experiencia, de que se burlaron de ellos, etc.   

En mi experiencia, coincidente con el constructo de la Terapia Breve Estratégica de que, más que los “traumas” del pasado, son las soluciones intentadas las mantenedoras del problema, he encontrado personas que repetidamente han evitado situaciones de exposición, con lo cual, a pesar del alivio inicial, es la manera más segura de crearse una verdadera glosofobia.

Síntomas de la glosofobia

Los síntomas del miedo a hablar en público podemos dividirlos en síntomas físico-psicológicos y de conducta

1. Síntomas físicos y psicológicos del miedo a hablar en publico

  • Respiración acelerada
  • Taquicardia
  • Sudoración, a veces fría
  • Temblores varios
  • Mareos, visión borrosa
  • Molestias gastrointestinales
  • Rigidez o contracturas musculares
  • Sensación de ahogo
  • Enrojecimiento facial
  • Voz entrecortada
  • Confusión
  • Dificultades de concentración
  • Pensamientos negativos

2. Síntomas Conductuales

  • Torpeza en los movimientos
  • Hablar muy bajo  o muy alto
  • Tartamudeos
  • Bloqueos
  • No mirar al público
  • Ganas de huir

Tratamiento de la glosofobia

Fundamentalmente terapia psicológica (cognitivo conductual, racional emotiva, estratégica, EMDR…). También diversas técnicas de relajación tipo yoga, mindfulness, etc.

Desafortunadamente, en mi opinión, algunas personas toman fármacos cada vez que se presenta la situación estresante tipo betabloqueantes (propanolol) o diferentes tipos de ansiolíticos (como diazepam, lorazepam o alprazolam)

Papel de la homeopatía en el tratamiento de la glosofobia

Como decimos repetidamente los medicamentos homeopáticos carecen de efectos secundarios relevantes y pueden ser de gran ayuda en esta afección, de miedo a hablar en público. Menciono algunos de mi práctica:

  • Gelsemium:  probablemente el medicamento más utilizado. El paciente está lento, apático, bloqueado. Aunque se utiliza de forma bastante indiscriminada para todo tipo de eventos que el sujeto anticipa y sufre, en concreto para el miedo a los exámenes y similares prefiero, siguiendo al Dr. J. Scholten, a Cobaltum. Gelsemium tendría más que ver con el “miedo escénico”.
  • Argentum nitricum: impulsivos, inquietos, apresurados… Suelen tener claustrofobia, miedo en lugares altos, etc. Puede haber síntomas gastrointestinales. Tiene también que ver más con el miedo escénico, la performance. Purde ser complementario de Gelsemium.  
  • Silicea:  para el “miedo escénico” (stage fright). Silicea tiene una imagen fija de sí mismo que debe proteger y eso le da inseguridad. A diferencia de Lycopodium, otro buen medicamento en estos trances, cuyo problema es más la falta de confianza, el miedo de Silicea es más por la imagen. Lycopodium tiene miedo de si será capaz, Silicea teme, sobre todo, el sentir que le miran y cómo quedará su imagen.
  • Aconitum: el individuo siente una intensa y repentina amenaza, como una muerte súbita. Los ataques ansiedad son más inespecíficos
  • Calcarea Silicata:  inseguro de su imagen, también la familiar, lo que los demás piensen acerca de ellos o su familia.
  • Baryta Carbónica: totalmente irresoluto, se siente incapaz, depende para tomar decisiones.

Cómo superar la glosofobia

Tal como explico en el video, suelo comenzar con Terapia Breve Estratégica y añadir, en un momento dado, homeopatía. Los medicamentos homeopáticos pueden servir para la crisis concreta o, más frecuentemente, de fondo (en este último caso el rango de medicamentos posibles aumenta de forma exponencial) para prevenirlas.

Con la Terapia Breve Estratégica se trata de romper el círculo del intento de control del individuo que le hace perder el control, así como las evitaciones, racionalizaciones, y “relajaciones” que pone en marcha el paciente.

En este sentido, creo que las técnicas de relajación pueden servir cuando el trastorno está en sus inicios, comenzando. Una vez establecido, en mi opinión, son hasta contraproducente porque el paciente ve como aun intentando relajarse, empeora.

Fue Viktor Frankl (1905-1997), reputado psiquiatra, superviviente de los campos de concentración nazis de Auschwitz y Dachau, donde murió toda su familia, creador de la logoterapia, el que reporta casos, alguno en concreto de glosofobia, con la técnica de lo que él llamó “intención paradójica”, o sea, la prescripción del síntoma. Así, por ejemplo, a este individuo que tenía sudoración excesiva y exagerada a la hora de  hablar en público se le pide que intente sudar aún más de forma voluntaria y consciente.

Todo esto ya tiene antecedentes en la antigua tradición china y, en occidente, los filósofos presocráticos, Séneca, el mismo Aristóteles, Cicerón, Quintiliano, etc.

Sin embargo, ha sido la denominada Escuela de Palo Alto (Watzlawick, Weakland, Fisch), el psiquiatra Milton H. Erckson y, actualmente, G. Nardone el que más evolucionado y refinado estas técnicas. Para la glosofobia, en concreto, tal como explico en el video, algunas como “declarar la fragilidad” (con ilusión de alternativas, similar a la “captatio benevolantae”, benevolencia de los oyentes, de Cicerón) o “la peor fantasía”. En todo caso, siempre, mejor, supervisadas por un profesional porque el éxito del caso no viene dado solo por las técnicas sino por otros factores tales como la relación o la comunicación.

Por último, recordar que si esta afección se presentase como un síntoma de un estado más general alterado habría que valorar y tratar esa globalidad, por supuesto.

Y  la ayuda de un buen logopeda, si es necesario, siempre será bienvenida.

Consejos para hablar en público

miedo a hablar en publico

Recapitulando,  entonces, estos serían los pasos para superar el miedo a hablar en público, convertirnos en buenos oradores y disfrutar de ello

  1. Preparar y organizar el discurso, la charla o informe: “estuve preparando toda la noche la improvisación de mañana” (W. Churchill)
  2. Ensayar una y otra vez: hay que practicar la dicción, etc. Hacerlo delante de un espejo puede ser muy útil
  3. Si es factible, disponer el escenario a nuestra comodidad
  4. Prestar especial atención al lenguaje no verbal
  5. Prestar especial atención al principio y al final
  6. Hablar a todo el mundo (“barrido” con la mirada) y estar atento al feedback del público
  7. Utilizar técnicas de relajación si existe miedo y es aún controlable
  8. TBE + homeopatía, en mi experiencia, con gran efectividad y rapidez cuando se convierte en una verdadera fobia

Y, para acabar, recordemos la frase de R. W. Emerson:

“todos los grandes oradores de la historia fueron, al principio, malos oradores”

Bibliografía

  • Ciceron M. T., El orador, Barcelona, Alianza Editorial, 2013
  • Frankl, V.E. Logoterapia y análisis existencial, Barcelona, Herder, 1994
  • Frankl, V.E. El hombre en busca de sentido. Barcelona, Herder, 1998
  • Scholten, J, https://qjure.com/remedy/gelsemium-sempervirens-9/
  • Sankaran, R, The soul of the remedies, Homeopathic Medical Publishers, Bombay, 1997
  • Wittezaele, J.J; García, T. La escuela de Palo Alto. Historia y evolución de las ideas esenciales, , Barcelona, Herder ,1994

Sobre el Autor

Dr. Gonzalo Fernández-Quiroga
Dr. Gonzalo Fernández-Quiroga

Tal como decía Holden, “Si de verdad les interesa lo que voy a contarles, lo primero que querrán saber es dónde nací, cómo fue todo ese rollo de mi infancia…”

Bueno, pues nací en un pequeño pueblo de montaña donde por la noche se contaban historias. Las mujeres que venían a casa con sus candiles, se sentaban, hilaban y contaban. Todas aquellas largas noches nevadas de invierno escuchando historias. Historias de todo tipo, de miedo, de muerte, de espíritus, de risa, amor, de desamor. Historias.

Después estudié y me licencié en Medicina por  la Universidad de Barcelona (UB). Hice el postgrado en Homeopatía por la UB-Academia Médico Homeopática de Barcelona (AMHB). He sido Director del Máster de Medicina Homeopática de la UB (2011-2016) y de la propia AMHB. Me encanta la docencia y ahora sigo de profesor de homeopatía en la AMHB y el CEDH. También cursé el Máster en Terapia Breve Estratégica, en su primera promoción, con el equipo de G. Nardone en el Institut Gestalt de Barcelona (2000-2002) que ha influido mucho en mi formación.

He incorporado, pues, la Homeopatía y la Terapia Breve a mi consulta médica para así abordar las historias de los pacientes en todas sus dimensiones: física, emocional, comunicacional y también, de algún modo, espiritual.

Porque, más de allá de todo, sigo escuchando historias. Historias extrañas, dramáticas, desesperanzadas, vitales. Intento curarlas o aliviarlas con la ciencia y el arte médicos. Cambiar esas narrativas, esos patrones, físicos y emocionales, que nos aprisionan. Y para ello, primero, busco comprender la historia verdadera. La historia verdadera de cada uno de nosotros.

Me apasiona la literatura, la poesía, el cine, la comunicación... La naturaleza. La belleza de todas las cosas. El humor. La vida, en una palabra.

Como médico, y como científico, aún creo en la antigua magia que tienen las palabras.

Ordet.

8 Comentarios

Comentar
  • Enhorabuena por el post. Es maravilloso que existan profesionales médicos con los que podamos compartir nuestros sufrimientos no solo en su dimensión física sino también emocional, comunicacional, espiritual.
    Salud Doctor.

  • Muchas gracias, Gonzalo, como siempre, abriendo caminos en el autoconocimiento que supone la enfermedad y ciertas incapacidades superables, como las fobias, con la ayuda inestimable de la homeopatía y sus maestros.
    Un fuerte abrazo, maestro y compañero de camino!

  • Interesante, no obstante me gustaría saber si existen antídotos para la vacuna actual, perdón, la inyección génica experimental en el supuesto caso de que la hicieran obligatoria. Investigar en ésa dirección, tal y como están las cosas, me parece una buena estrategia. Gracias y espero respuestas.

    • Hola Pablo,
      no sé si te confundiste de post. Te contesto igualmente de forma breve diciendo que no hay antídotos, pero sí medicamentos que ayudan a paliar efectos secundarios
      Un cordial saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2021 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar